1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

TECETIPOS

Pocos Vivas a Gloria Fuertes

Para qué dividir a la sociedad de un país tan peculiar, en el que los fans del derrotado Tejero lo son también de los ganadores Felipe VI y Juan Carlos I

Gerardo Tecé 23/02/2021

<p>Felipe VI toma la palabra en el acto con motivo del 40 aniversario del 23-F.</p>

Felipe VI toma la palabra en el acto con motivo del 40 aniversario del 23-F.

Congreso

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Cuarenta años del 23-F con celebración en el Congreso de los Diputados. Por algún motivo, la casa que representa la voluntad del pueblo conmemoraba hoy el aniversario de la fecha elegida por Tejero&Friends para torcer esa voluntad del pueblo a tiros. Dadas las circunstancias en torno al emérito, es entendible la necesidad que tiene la Casa Real de actos propagandísticos como el de hoy, pero no por eso deja de ser sorprendente vernos conmemorando una fecha elegida por el golpismo. Por más que uno se esfuerce, no acaba de ver a José Luis Moreno celebrando por todo lo alto el décimo aniversario de aquel día en que una banda de albanokosovares –toma, Moreno– le entró al chalet. A pesar del enorme tamaño de la paradoja del acto, toda la ironía cupo sin problemas en un Salón de los Pasos Perdidos lleno de autoridades y lleno también de ausencias. No estuvieron, como ya anunciaron, los partidos independentistas. Tampoco el líder de Vox, Santiago Abascal, al que, por algún motivo, celebrar un ridículo histórico del fascismo español no le hacía especial ilusión. Quizá sea lo más coherente. Hace sólo 10 meses, desde ese mismo Congreso, su partido pedía la intervención de los militares para sacar del poder al gobierno elegido en las urnas. En su lugar, Iván Espinosa de los Etcéteras acudía en nombre de la formación ultraderechista. Por no hacerle un feo a su majestad –reverencia– y para, cabreado por la encerrona, hablar de los problemas reales de la España de hoy: Venezuela, la ETA y un contenedor de Barcelona que se ha quedado hecho un asco.

Desde el retiro de su casa de Marbella, Antonio Tejero comentaba con su señora lo bonito y lo bien costeao que estaba quedando el bolo. Y es que, a pesar del cabreo de Vox, no había motivos reales para el enfado entre las filas de ultraderecha. Si el supuesto espíritu del acto era hacer una sentida y real defensa de la democracia, para ello hubiera sido necesario llamar por su nombre a la derecha golpista que la puso en peligro aquel 23 de febrero de 1981 entrando a tiros al Congreso. Cosa que el rey Felipe VI, por supuesto, no hizo en nombre de la concordia entre los demócratas y los fascistas. Con los dos actores principales del 23-F ausentes, uno de vacaciones permanentes en Marbella y el otro en Abu Dabi por motivos personales –ya es el segundo 23-F que se pierde, el primero fue en 1981–, el rey Felipe VI se convertía en protagonista y beneficiario de la gala benéfica de ayuda a la causa borbónica. Limitado el protocolo del besamanos por las medidas anti covid, antes de los discursos los invitados fueron desfilando ante Su Majestad que saludaba uno a uno con el últimamente protocolario gesto de llevarse la mano al corazón. Un gesto que, sin ser zurdo, Felipe VI hacía a la inversa. Mano izquierda a su corazón, situado a la derecha. Pura casualidad, no piensen mal.

Tras los recibimientos, el discurso de la presidenta del Congreso y organizadora de la fiesta benéfica, Meritxell Batet, que ofreció lo esperable. Tenemos una democracia de lo más chachi y se la debemos a la decidida y valiente actuación de un rey Juan Carlos que no dudó en aparecer por televisión siete horas después del inicio del golpe –ya siendo 24-F– con los altos cargos del ejército echándose atrás, para, cual notario, declarar aquello fallido. Viva el rey. Viva la democracia. Viva Gloria Fuertes. Con carraspeo y una voz tomada que provocaba algunos agudos involuntarios. Así comenzó un discurso de Felipe VI que obligaba a mirar a la señal de televisión del Congreso para descartar que se hubiera colado por allí Lluís Llongueras. ¡Se peinen, coño! Era el momento álgido de la cita. ¿Qué diría de su padre? Era la chicha periodística del día, aunque no había que ser muy avispado para suponer que el tono hoy no sería el de la última vez que se refirió a su antecesor. En aquel frío comunicado, emitido aprovechando el ruido provocado por una pandemia mundial y un confinamiento domiciliario nacional, renunciaba a la herencia para desvincularse de los escándalos económicos de su padre. Hoy tocaba lo contrario, vincularse. Vincularse al imaginario colectivo que sitúa a Juan Carlos I, heredero de Franco, como autor intelectual de las libertades en España. Se le gritan pocos vivas a Gloria Fuertes. En su discurso de hoy, Felipe VI anunció, solemne, que él, como su padre, también estaba comprometido con el sistema democrático. Declaración que, a los hipocondriacos como yo, nos genera más inquietud que otra cosa. Espero no encontrarme nunca con un cirujano que, antes de operarme, se ponga solemne y me diga que está comprometido con lo que es el mundo de la medicina. 

Como niño que vivió aquella anoche del 23-F desde una posición privilegiada, metió Felipe VI anecdotario en su discurso, aprendió de la gran actuación de su padre lo importante que era la libertad para el pueblo español. Se ve que hasta entonces la libertad del pueblo español no era un tema recurrente en esa casa a la hora de la cena. Chim-pum. Fin del bolo y aplauso de –casi– todos los asistentes –también estaba allí Pablo Iglesias–. Al finalizar el acto, comienzo del corrillo entre altos cargos del Estado. Como pasa en el palco del Bernabéu mientras el Real Madrid juega en el césped para distraer la atención, lo que sucede ahí es lo verdaderamente interesante y lo que no vemos. Hasta dentro de 10 años, suponemos, cuando celebremos el ya 50 aniversario de aquella ocurrencia de fascistas antidemócratas que no han sido nombrados en un día que se suponía de celebración de su derrota. Quizá, dirán las tertulias oficiales, hacerlo así sea muy inteligente y demuestre la enorme preparación del rey que nos ha tocado en suerte. Para qué dividir a la sociedad de un país tan peculiar, en el que los fans del derrotado Tejero lo son también de los ganadores Felipe VI y Juan Carlos I.

Autor >

Gerardo Tecé

Soy Gerardo Tecé. Modelo y actriz. Escribo cosas en sitios desde que tengo uso de Internet. Ahora en CTXT, observando eso que llaman actualidad e intentando dibujarle un contexto.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. ugeconcha

    Oidos sordos al clamor de desvelar los misterios del 23F, estos dogmas monárquicofranquistas no casan con la cacareada democracia plena y maravillosa. Lo maravilloso es que se desclasifiquen estos secretos tan sospechosos por ser tan secretos, porque sabemos que si realmente mostraran que estos héroes que desarmaron a Armada y Tejero, no eran sus sucios socios, ya los habrían hecho públicos con bombos y platillos. Poco curioso el rey que no quiere saber la verdad, o, ya la sabe y cree que es mejor que nadie mas la sepa.

    Hace 9 días

  2. Aramis

    JAJAJA… En España no se puede mirar la realidad con una actitud seria porque se pierden las esencias. Estamos tan acostumbrados a hacer el ridículo orbi et orbe; por tierra mar y aire, que ni siquiera el cuento de Andersen encaja en el palacio. Con el golpista protagonista en Marbella y su contraparte de actor secundario en Arabia Saudí rescatando princesas secuestradas todo racionalista protestante fracasaría ante tan potente cristiandad universal santificada generosamente con paella y sangre riojana; jamón pata negra y chupitos del país. La escena me recuerda aquella época en la que uno iba en provincias de rueda de prensa en rueda de prensa culminadas con generosas tortillas, aceitunas aliñadas y patatas fritas con cervecitas… Es una pena que el parlamento no reconozca lo mucho que nuestros bares de cercanía apoyaron nuestra Democracia transitada; inventando el catering. Sin catering; no hay nada en España, así que nuestro cuento de hadas debía titularse; «el catering nuevo del monarca»… Un saludo y gracias por un análisis divertido.

    Hace 10 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí