1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Reportaje

Cuerpos con discapacidad, sexualidades invalidadas

La prohibición de las esterilizaciones forzadas a personas judicialmente incapacitadas es una conquista. Son necesarias más para hacer efectivos los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres con discapacidad

Meritxell Rigol Barcelona , 2/02/2021

<p>Representantes de CERMI Mujeres frente al Congreso el 16/10/2020, cuando se aprobó la prohibición de las esterilizaciones forzosas.</p>

Representantes de CERMI Mujeres frente al Congreso el 16/10/2020, cuando se aprobó la prohibición de las esterilizaciones forzosas.

CERMI MUJERES

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Lorena tiene 22 años, pero su desarrollo cognitivo ronda los 20 meses. Le diagnosticaron síndrome de Angelman, “un retraso madurativo severo que implica ausencia de habla y una motricidad muy afectada”, nos traduce su madre, Lola del Val. Al llegar a la mayoría de edad, Lorena fue incapacitada judicialmente. “Esto nos permite gestionar su pensión cuando llega al banco y también evitaría que Lorena, por una imprudencia, pudiera llegar a ser acusada de un delito, por ejemplo”, vuelve a interpretarnos su madre, que forma parte de la Fundación ADEMO y del Observatorio de Familias de Plena Inclusión, en Madrid. La incapacitación es una herramienta que, hasta finales del año pasado, también podría haber permitido a los padres de Lorena solicitar una autorización judicial para esterilizarla.

El 18 de diciembre entró en vigor la Ley Orgánica 2/2020, de modificación del Código Penal para la erradicación de la esterilización forzada o no consentida de personas con discapacidad incapacitadas judicialmente, un cambio legislativo que adecua la legalidad española a la Convención sobre los derechos de las personas con discapacidad –más de una década después de ratificarla–, en la que se reconoce, entre otros, el derecho de las personas con discapacidad a mantener la fertilidad en igualdad de condiciones.

Esterilizar a su hija era una opción que Lola del Val vio durante un tiempo con buenos ojos. Hasta que los abrió, cuenta. Otras familias son favorables aún a esta intervención como método anticonceptivo –y antiangustia por un embarazo no planificado– irreversible. Eliminar la posibilidad de practicar esterilizaciones no consentidas del marco legal ha implicado un progreso en derechos sexuales y reproductivos de las personas –básicamente, niñas y mujeres– con discapacidad, pero eliminarla también del imaginario como “la mejor opción” requiere algo más que modificar el Código Penal.

“Hay que hacer ver a las familias que, en los casos de personas con grandes necesidades de apoyo, como mi hija, la esterilización más que protegerlas, las desprotege ante posibles agresiones sexuales, porque ven a la mujer esterilizada más vulnerable; los agresores, que están en el entorno, saben que hay menos posibilidades de enterarse de lo que pasa si están esterilizadas [porque no hay riesgo de embarazo]”, argumenta del Val, quien remarca también los deberes pendientes de cara a las familias de personas con discapacidad menos severa: “Hay que hacerles ver lo injusto que resulta decidir por personas que, explicándoles, pueden entender y decir si quieren o no esa intervención”.

Lejos de responder a una decisión autónoma e informada, muchas ceden a esterilizarse por voluntad de sus familiares o, incluso, ante el requerimiento no escrito de algunos centros de atención

“¿Qué va a ocurrir si no pueden esterilizar a sus hijas?”, les han expresado ya algunas personas, con preocupación, a la Fundación CERMI Mujeres, organización motor de esta reciente modificación del Código Penal que ha sido promovida por el movimiento de mujeres con discapacidad durante años. “Las familias acudían a esta práctica porque consideraban que era una forma de proteger a las chicas e incluso hay algún argumentario de tribunales españoles que considera que esterilizar es una buena práctica para garantizar el goce de la libertad sexual de las personas con discapacidad sin verse expuestas al embarazo, que es lo que claramente se trata de evitar acudiendo a este sistema de mutilación, en lugar de enfatizar la necesidad de formación afectivosexual y de articular los mecanismos de apoyo para la toma de decisiones”, explica Isabel Caballero, coordinadora de CERMI Mujeres.

De los datos del CGPJ se extrae que se han autorizado un centenar de esterilizaciones forzadas o no consentidas cada año a lo largo de la última década. Pero diversas organizaciones del movimiento de mujeres con discapacidad denuncian que estas esterilizaciones judicialmente autorizadas son solo la punta del iceberg. Según detectan, son muchas más las mujeres a las que “se recomienda” o, en la práctica, se impone, este método anticonceptivo quirúrgico irreversible. Así, lejos de responder a una decisión autónoma e informada, muchas ceden a esterilizarse por voluntad de sus familiares o, incluso, ante el requerimiento no escrito de algunos centros de atención a mujeres con discapacidad, principalmente, con discapacidad intelectual, del desarrollo o psicosocial (con trastornos de la salud mental).

El estudio Género y discapacidad intelectual o del desarrollo, elaborado por Plena Inclusión Canarias, en 2018, detecta que el control sobre el propio cuerpo y la intimidad de las mujeres con discapacidad está “estrechamente relacionado con cómo la sociedad incluye (o excluye) en las diferentes esferas sus necesidades, discursos y deseos”. Este informe advierte de que los apoyos –familiares, médicos, sociales, institucionales– pueden transformarse en dispositivos de control, especialmente cuando responden a “intereses ajenos y muchas veces desconocidos por las propias mujeres”.

Adaptarse y reconocerles

El ginecólogo no explicó a Cristina Paradero qué implicaba hacerse una ligadura de trompas. “Ya lo debían tener todo hablado mis padres con el médico”, comenta. La única información que le llegó fue sobre las ventajas que sus padres veían a esta intervención. “Lo que me quedó grabado a fuego fue que sería una irresponsable si traía al mundo a personas que tenían la misma enfermedad que yo, e interioricé su discurso”, explica al preguntarle por qué aceptó la operación.

¿Es la maternidad o la paternidad un derecho vulnerado cuando se vive con una discapacidad? La psicóloga Gemma Deulofeu, referente del programa para personas con diversidad funcional Plaers (Placeres), del Centro Joven de Atención a las Sexualidades (CJAS), en Barcelona, remarca que si bien tener una discapacidad no es sistemáticamente sinónimo de incapacidad para tirar adelante la crianza, hay casos en los que las personas no cuentan con una situación que les permita vivir de manera autónoma y que, más que un derecho, la maternidad y la paternidad deben entenderse como un deseo, “que ni tiene todo el mundo ni es posible para todo el mundo”.

En el momento en que la operaron, Paradero tenía 18 años. Han pasado diez y ahora vive con su pareja, tiene un trabajo, estudia periodismo y es parte de la junta directiva de Plena Inclusión. Poco antes de la intervención, le habían diagnosticado síndrome de Asperger, un trastorno del desarrollo dentro del espectro autista. Fue el diagnóstico lo que la ayudó a entenderse más a sí misma. Mejoró desde entonces su autoestima y su capacidad relacional. “Empecé a salir más y, como cualquier chica de mi edad, empecé a tener pareja, y cuando mis padres se enteraron de que tenía relaciones sexuales montaron en cólera”, narra. En este caso, ella ya era mayor de edad y no estaba incapacitada judicialmente, pero siente que la suya no fue una esterilización voluntaria.

“Si la esterilización es decidida, con la información suficiente, fantástico; el problema es cuando este método se impone o se engaña a las personas para hacerlo, por lo que quizás no serán esterilizaciones forzosas, pero si esterilizaciones ilegítimas, y los profesionales a veces no asesoran muy bien sobre esto a las familias”, plantea Deulofeu.

Ahora bien, el problema va más allá del alto número de esterilizaciones entre las mujeres con discapacidad. La carencia de servicios adaptados para responder a sus necesidades limita su posibilidad de escoger un método anticonceptivo de la manera más consciente e informada posible. Para cambiarlo, Deulofeu considera que es básico superar la tendencia a pensar que “no lo van a entender”, predominante aún entre familiares y personal médico, y poner el foco en su derecho a contar con recursos públicos inclusivos e información accesible. Es decir, que les resulte comprensible y les facilite la toma de las decisiones que afectan a su salud y a sus derechos sexuales y reproductivos.

Educación para prevenir y para disfrutar(se)

Un gran miedo, el embarazo, se cruza con un gran vacío –para la población en general, pero acentuado para la población con discapacidad–, la educación afectivosexual. Son ingredientes básicos para entender la mayor incidencia de las esterilizaciones entre las mujeres con discapacidad, más allá de aquellas incapacitadas judicialmente.

Además, esta carencia de educación afectivosexual es uno de los factores que explica la mayor exposición de las mujeres con discapacidad a sufrir violencia sexual, básicamente, en su entorno familiar o institucionalizado (familiares, cuidadores, personal sanitario). La sufren cuatro veces más que las mujeres sin discapacidad, según estima el Informe sobre Violencia en Mujeres y Niñas con Discapacidad del Consejo de Derechos Humanos de la ONU.

Un gran miedo, el embarazo, se cruza con un gran vacío –para la población en general, pero acentuado para la población con discapacidad–, la educación afectivosexual

Adaptar la educación afectivosexual para que sea accesible y pueda actuar de herramienta preventiva de las violencias machistas, así como garantizar que el asesoramiento sobre el derecho al aborto sea también accesible a las mujeres con discapacidad intelectual o del desarrollo, son otros avances pendientes.

El informe de la Fundación CERMI Mujeres Poner fin a la esterilización forzosa de las mujeres y niñas con discapacidad, del 2018, denuncia que la práctica de la esterilización forzosa era parte de “un patrón más amplio de denegación de los derechos humanos de las mujeres y niñas con discapacidad”, que incluye la exclusión sistemática de los servicios de atención a la salud reproductiva y sexual. Desde la Sociedad Catalana de Obstetricia y Ginecología, afirman que en las consultas públicas de atención a la salud sexual y reproductiva “no es frecuente” la demanda de visitas para pacientes con discapacidad psíquica. La Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia ha ignorado los reiterados intentos de establecer contacto para este reportaje.

Carme Riu, presidenta de la asociación Dones no estàndards (Mujeres no estándares), denuncia las barreras de acceso existentes, también, para las mujeres con discapacidades físicas que, asegura, engrosan el peso de la esterilización en mujeres con discapacidad –respecto a las mujeres sin discapacidad–. “A lo largo de la vida, a casi todas las mujeres con discapacidad nos han hecho la propuesta de esterilizarnos y, mientras que a nosotras se nos machaca en este sentido, a los hombres se les acompaña a prostíbulos por más afectados que estén”, afirma Riu. Asegura que a muchas de las participantes de la entidad que preside les han extirpado la matriz.

“Los médicos lo recomiendan porque dicen que así estarán más cómodas, más higiénicas y que no tendrán que ir tantas veces al ginecólogo, o sea, que ellos no tendrán que revisarlas en el potro, que creen que es muy complicado… ¡En lugar de poner una mesa en la que una se pueda tumbar bien, la opción que ofrecen es quedarse sin menstruación ni posibilidad de reproducirse!”, expone Riu, que es madre de dos hijas, pero que tampoco se salvó de recibir esta sugerencia en su juventud. “Hay bastante miedo, en las familias y en el conjunto de la sociedad, a que nosotras nos reproduzcamos, incluso cuando nuestra discapacidad es sobrevenida, y el personal médico sigue el pensamiento que tiene todo el mundo”, plantea. Desde la Sociedad Catalana de Obstetricia y Ginecología afirman que “no hay ninguna indicación médica para practicar una histerectomía en mujeres sin movilidad en las piernas” y que se trata de una intervención “no exenta de riesgos”.

Incentivar la supresión de la menstruación en las niñas y mujeres con discapacidad, la atención deficitaria que reciben durante el embarazo y en el parto y la existencia de abortos coercitivos –promovidos por profesionales de servicios de atención sanitaria o social o por familiares–, son otras vulneraciones de derechos sexuales y reproductivos detectadas por las organizaciones del movimiento de mujeres con discapacidad. “Detrás de todo esto se esconde la idea de que las personas con discapacidad somos inválidas, un error, y esto se aplica en todos los ámbitos de la sociedad y en contra de la calidad de vida y la autonomía de las personas, que es lo contrario al paternalismo del que parten los prejuicios y discriminaciones contra nosotras”, critica Paradero, ante las habituales limitaciones que viven para decidir sobre su sexualidad. Y para disfrutarla.

El cambio de chip que se necesita, según Deulofeu, es el de reconocer que las personas con discapacidad, como cualquiera, tienen deseos y afectos. También queda pendiente conseguir que los profesionales sepan asesorarlas a ellas y a sus entornos para hacer efectivos sus derechos sexuales y reproductivos –parte de los derechos humanos–. Así como que la educación sexoafectiva se generalice –y no presuponga que toda persona es heterosexual hasta que demuestre lo contrario–. Deulofeu también reivindica la necesidad de “acompañar a estas mujeres a conocerse y a vivenciar su sexualidad, que es emoción, es intimidad, es masturbación”, define. “Y no es especial, sino la suya”, remarca la psicóloga: “Hay tantas sexualidades como personas”.

Autora >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí