1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

CARLOS SÁNCHEZ MATO / EX CONCEJAL DE HACIENDA DEL AYUNTAMIENTO DE MADRID

“Las élites se han preocupado mucho de ver cómo se hace el reparto de los fondos europeos”

Emilio de la Peña 8/02/2021

<p>Carlos Sánchez Mato en 2019.</p>

Carlos Sánchez Mato en 2019.

Elvira Megias

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Los políticos raramente cumplen dos compromisos esenciales al gobernar: hacerlo con eficacia y éxito y al tiempo ser fieles a sus principios y su programa. Carlos Sánchez Mato, responsable de economía de Izquierda Unida, demostró que se pueden simultanear las dos obligaciones cuando ocupó la Concejalía de Hacienda del Ayuntamiento de Madrid, regido por Manuela Carmena. Le costó el cargo, pero dejó un departamento saneado y eficaz. Ahora da clases de economía en la Universidad y en la enseñanza media.

Hablamos con él de los Fondos de Recuperación Europeos que va a recibir España. Serán 140.000 millones de euros. Lo nunca visto. De ellos, 72.000 millones no habrá que devolverlos y el resto son créditos a bajo interés y a devolver a largo plazo. De momento, el Gobierno ya ha incluido en el presupuesto de este año 27.000 millones. Repasamos con Sánchez Mato cuál va a ser el aprovechamiento de este dinero público.

¿Es posible acometer un cambio de modelo social y productivo con los fondos europeos para la recuperación?

Por el importe, por supuesto que es posible. Estamos ante la mayor inyección de dinero que ha recibido el Estado español en la historia de España a precios constantes. En este caso, además, la mitad de esa aportación es vía transferencia, no sujeta a devolución. Insisto, por importe podría y debería servir para cambiar las cosas y abordar los retos más importantes que tiene la economía española. Nuestra economía está basada en sectores extremadamente vulnerables, como el turismo. De hecho, está sujeto a vulnerabilidades más allá de la covid-19. Pero también las teóricas condiciones que establecen esos fondos europeos darían la posibilidad. Y digo darían, en condicional, porque los fondos son condición necesaria, pero no suficiente. Eso significa que puede quedarse en algo que termine siendo un bluf, lo que sería una gran desgracia.

Examinemos pues con los recursos que nos van a llegar de Europa. ¿Hacia dónde debe ir ese dinero para contribuir a un cambio de modelo?

No da igual que realice un cambio de modelo la iniciativa pública que la privada. Eso es algo fundamental y tiene un efecto importante si es de un modo u otro. Me explico: por ejemplo, uno de los retos a los que hacer frente, y que está dotado con una cuantía muy significativa, es el que se refiere a la transición energética, para lograr un modelo más sostenible. Si ese reto se realiza con la fuerte inyección de dinero europeo, a través de operadores privados que necesitan rentabilizar esa inversión, se producirá un problema serio, porque hará que la energía no sea accesible a todas las rentas, me refiero a las rentas bajas. La pobreza energética no ha caído del cielo, se debe a un modelo energético que la ha causado.

La transición energética, que ha puesto como ejemplo, es la que contará con una mayor partida de dinero. De los 27.000 millones que el Gobierno empleará este año de los fondos para la recuperación, 5.300 se destinan a la transición energética. El 20 por ciento del total. Le he interrumpido cuando hablaba de la pobreza energética.

Si la transición se hace con parámetros similares y con dinero público proveniente de Bruselas, en el nuevo modelo se repetirían las circunstancias que llevan a la pobreza energética de la que hablamos o a olvidar el compromiso de una sociedad ecológica y decidida a salvar el planeta. No basta con pintar de verde los anagramas o la publicidad sobre el cambio de modelo. Por supuesto que puede haber empresas privadas, pero a ellas no les debería corresponder liderar el cambio con los recursos europeos para la recuperación. Por ejemplo, el desarrollo de las energías renovables. ¿Por qué tienen que hacerlo las empresas privadas? El propietario de los parques eólicos y de los parques fotovoltaicos debería ser el sector público, para que se actúe con ellos de forma que den un servicio energético, no una rentabilidad energética.

El propietario de los parques eólicos y de los parques fotovoltaicos debería ser el sector público

¿Debería pues aprovecharse para constituir empresas públicas que actuasen en el sector energético, como es el caso de los parques eólicos o fotovoltaicos?

Claro, claro, eso digo. En relación con estos, ahora acaban multitud de concesiones de saltos hidráulicos, que debería recuperar el Estado. Su inversión está más que cubierta hace mucho tiempo y la energía eléctrica que generan es casi a coste cero. Pues hay enormes resistencias en el PSOE a recuperarlos. Se pretende renovar esas concesiones.

Seguimos repasando los sectores que pueden contribuir a un cambio de modelo. El transporte.

Sobre todo, porque está muy relacionado con la energía. En lugar del sistema de constante transporte de mercancías por carretera que es depredador, porque contribuye al efecto invernadero y no supone un avance contra el cambio climático, se debería abordar el desarrollo ferroviario. Y hasta el momento los fondos estructurales europeos en el pasado lo que planteaban y financiaban era el AVE, y parece que ahora se insiste en ello. En los fondos que se van a recibir no parece que se apueste por el desarrollo ferroviario de mercancías.

Por lo que sí se apuesta es por la digitalización. Lo hacen la Unión Europea y el Gobierno español ¿En qué dirección debería ir esta digitalización del país?

En primer lugar, debería tener un efecto positivo sobre el bienestar de la gente. En ocasiones ocurre lo contrario. No se trata solo de potenciar algo que es evidente que es la nueva realidad, sino de asegurarse que eso va a generar bienestar a las personas. Por ejemplo, una digitalización solo dedicada a aumentar la productividad puede contribuir a algo que ya se da, una sobreproducción.

Probablemente los que más han sufrido en la pandemia han sido los mayores. Y no solo porque son mucho más vulnerables a la covid-19 por su edad, sino por el estado en que se encontraban muchas de las residencias. ¿Esto justificaría una nacionalización de los centros para mayores?

Lo que está claro es que la atención a los mayores, o a los más pequeños, no son ámbitos que puedan mercantilizarse, que deban ir asociados al lucro. Cuando eso ocurre, esa mercantilización al final lo que supone es una peor atención a la gente. La educación, la sanidad, la atención a las personas mayores deberían tener como elemento fundamental la rentabilidad social y no la obtención de beneficios por parte de agentes económicos privados. Por lo tanto, creo que es algo evidente que todas las actuaciones dirigidas a mejorar la red de cuidados tienen que pasar por la actuación colectiva y fuera del lucro económico privado.

La red de cuidados a mayores debería ser pública ¿Es a lo que se refiere?

Claro, fundamentalmente pública. Pero también se puede contar con otras actuaciones de carácter colectivo, por ejemplo, el trabajo cooperativo o de entidades sin ánimo de lucro. Lo que no cabe es la obtención de beneficio económico por parte de los grandes agentes privados, que han sido especialmente protagonistas en esta crisis. Es lo que podríamos llamar la vampirización de lo público. En servicios básicos para el ciudadano, la colaboración público-privada, para paliar las carencias de lo público, no va a ser la solución en ningún caso.

Ese es otro de los temores. Que el dinero que llegue de Bruselas, en este caso, con cifras mayores que nunca, vaya a beneficiar en primer lugar a los de siempre, con merma para el ciudadano y el sector público, que es el que debe protagonizar las actuaciones.

Los mecanismos que se han aprobado hasta el momento, en los reales decretos que cerraron el ejercicio 2020 por parte del Gobierno son muy criticables. Los movimientos sociales más críticos lo han manifestado. Se han realizado modificaciones en la ley de contratos del sector público, en la transparencia para la adjudicación de los fondos. No son decisiones para aplaudir, sino para criticar. Y para manifestar que las élites se han preocupado mucho de ver cómo se hace ese reparto y tener la posibilidad de llevarse una buena tajada. Eso va en contra de los intereses generales.

Eso abona el temor de que las grandes empresas se hayan tomado la llegada de los Fondos de Recuperación como una lluvia de millones que les puede caer.

No es que lo digamos nosotros, lo dice la propia CEOE, la patronal, y ese foro de grandes empresas (la cumbre de la empresa familiar) que se reunió durante la pandemia para dar instrucciones claras de lo que quería, no solo en materia de pensiones o del salario mínimo interprofesional, sino también de cómo quieren que se articulen estos fondos europeos y además qué cantidad esperan recibir como retribución. Esto, modificando determinados elementos en la ley de desindexación para que haya más rentabilidad en esas operaciones de colaboración público-privada. Eso es más de lo mismo y la gente tiene que ser consciente de que en ese tipo de dinámica, los que ganan y las que ganan son los de siempre y las de siempre.

Se trata de que los fondos sirvan para modificar el monocultivo del turismo, para cambiar distintas formas de hacer, estructuralmente asentadas en la economía española

De lo que se trata es de que los fondos sirvan para modificar el monocultivo del turismo, que sirvan para cambiar distintas formas de hacer, estructuralmente asentadas en la economía española. Y en la medida en que los agentes que “cortan el bacalao” se han ocupado de que todo sea como hasta ahora, no dan una pista clara de que las cosas vayan a cambiar.

¿No hay ya remedio de que sea así o, a estas alturas, puede evitarse?

Claro que se puede evitar, pero hay que pelear, porque nos va muchísimo en ello. Pero como siempre, quienes parten en mejor situación en ese reparto y en incidir en cómo se van a hacer las cosas son las élites. Se reúnen con Pedro Sánchez de manera habitual y han hecho su trabajo de lobby durante toda su vida. Eso no quiere decir que no haya capacidad de que se modifiquen las cosas. No se deben bajar los brazos. Hay que hacer ver a la gente que hay alternativas a esta situación. En cualquier caso, eso no significa que debamos desdeñar una cantidad ingente de fondos que, incluso en malas condiciones, puede generar mayores rentas a la gente que está sufriendo.

¿Tendrá España, más en concreto, las administraciones públicas, capacidad para ejecutar, para gastar, todo el dinero que va a suponer el fondo? Es una duda que se ha planteado.

Decía antes que la colaboración público-privada no va a ser la solución en ningún caso. El planteamiento debería pasar también porque las administraciones públicas sean dotadas adecuadamente de personal y no es precisamente lo que se ha hecho en los presupuestos de 2021. La oferta de empleo público que incluye es absolutamente raquítica. Por poner un ejemplo, difícilmente podemos luchar contra el fraude fiscal si acometemos exiguos incrementos de la plantilla de la Agencia Tributaria. Es absolutamente increíble que en el momento actual hayamos sufrido las enormes dificultades de gestión de los expedientes de regulación temporal de empleo, ERTEs, porque el Ministerio de Trabajo ha sido esquilmado en los últimos años, porque las tasas de reposición del funcionariado han sido totalmente ridículas. Se ha jubilado mucha más gente de la que se ha incorporado. Y cuando hay necesidades de actuación de la administración pública, ya sea porque vienen fondos europeos o porque viene una crisis económica, que supone que hay que aplicar medidas de apoyo a empresas y autónomos, como el caso de los ERTEs, no hay funcionariado con capacidad de resolver las cosas. Ese tipo de situaciones las podemos extender al ámbito de la sanidad, de la educación y a tantos otros. Estas circunstancias tenemos que señalarlas como parte de la responsabilidad, en este caso de la irresponsabilidad, a la hora de gestionar los fondos.

Autor >

Emilio de la Peña

Es periodista especializado en economía.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. rosateau

    Políticos como Sánchez Mato es lo que necesita este el partido socialista .

    Hace 2 meses 6 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí