1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Organización

Trabajar para vivir

Unas 250 empresas ensayarán en España la reducción de la jornada laboral o el trabajo cuatro días por semana, dos alternativas que pueden mejorar la productividad y la calidad de vida

Mar Calpena 16/02/2021

<p>Alienado.</p>

Alienado.

La boca del logo

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

La idea es, cuanto menos, seductora: trabajar un día menos a la semana cobrando lo mismo. La reducción de la jornada laboral de cinco a cuatro días de la semana, sin pérdida de salario, es un concepto que planea desde hace años sobre sitios tan dispares como las negociaciones sindicales, los manuales de gestión empresarial y los grupos de Whatsapp de padres y madres.  En todas partes se está comenzando a poner a prueba, bien a través de experimentos en empresas privadas en diversos lugares del mundo, o, embrionariamente, en políticas públicas, como las que serán evaluadas ahora en España a través de dos iniciativas parecidas: la que anunció la Generalitat Valenciana a finales de 2020, y otra a escala estatal, a la que se destinarán 50 millones de euros, impulsada por Más País, que se acordó recientemente con el Gobierno a cambio del apoyo de este grupo al decreto sobre los fondos europeos. Esta última se articulará previsiblemente a través del Ministerio de Industria y examinará en empresas públicas y privadas de distintos tamaños y sectores productivos las posibilidades de la medida y las eventuales dificultades para implantarla.

Unas 250 empresas de entre cinco y 200 trabajadores recibirían ayudas procedentes de los fondos europeos durante tres años para cubrir los costes laborales derivados de la medida, que más tarde se les irían retirando, y durante este tiempo se deberían evaluar diferentes posibilidades, como por ejemplo la de reducir la jornada una hora al día, o, por contra, eliminar un día de trabajo, así como sus efectos. La escala se ha elegido porque en empresas de menos de cinco trabajadores es muy difícil controlar la jornada y evitar potenciales fraudes, mientras que con más de doscientos el problema está en su coste. La propuesta inicial estima el coste por trabajador y año en una horquilla que oscila entre los 4.000 y los 8.000 euros, y una parte de la dotación presupuestaria estará enfocada al estudio y seguimiento de la medida a través de la universidad pública, con la idea de hacer evidence based politics, es decir, de evaluar esta política pública antes de aplicarla de un modo más generalizado, y no a posteriori, con lo cual es más barato corregirla y afinarla.

¿Existe margen de mejora? Desde la óptica de la productividad, medida como el ratio entre PIB y las horas trabajadas parece claro que sí, porque según la OCDE estamos por debajo de la media europea, aunque la media de horas trabajadas remuneradas en España sea la nada despreciable cifra de 36,6 horas, según la EPA de 2019. En España, la productividad ha ido cayendo sostenidamente desde 1995, y nuestro país ocupa el decimoquinto lugar en el mundo, lo que denota un sector productivo poco eficiente y muy centrado en industrias de bajo valor añadido, con empresas pequeñas, que tienden a demandar personal poco formado. La teoría es que la introducción de la jornada de cuatro días podría revertir esta situación.

Una encuesta de Gallup sobre satisfacción laboral muestra que el 85% de los trabajadores asalariados sentían en 2017 poco o ningún compromiso con su empresa en todo el mundo

Ese es el argumento económico a favor de la reducción de jornada, porque luego está ese otro detalle menor que se llama vida: una encuesta de Gallup sobre satisfacción laboral muestra que el 85% –sí, sí, ocho, cinco– de los trabajadores asalariados sentían en 2017 poco o ningún compromiso con su empresa en todo el mundo. Además, la media de las 36,6 horas esconde asépticamente otra realidad, la de la escasa conciliación, porque las horas de la jornada dedicadas al trabajo no remunerado en el caso de las mujeres son 26,5 a la semana, mientras que en el de los hombres el tiempo es solo un poco más de la mitad, 14 horas. A menudo, se atribuye todo esto a los horarios de un país que come y se va a dormir tarde, y que se detiene a comer dos horas, poco en la línea de lo que hace el resto de Europa. “¡Pero no basta con racionalizar los horarios! Racionalizar horarios puede ayudar, pero en el fondo es ahondar en una idea muy nociva, que es solo cuestión de organizarse, y que se puede tener todo, cuando el problema de verdad es esta forma de vida”, comenta María Álvarez, activista de la plataforma 4suma, que propugna esta reducción de jornada, “porque eso es como si tienes un elefante en medio del salón y tu preocupación es cómo hacerlo encajar mejor. El problema de base es otro, y tiene que ver con la crisis de cuidados y con el precio de la vivienda, que obliga a las familias a trabajar el máximo de horas para poder pagarla”. La plataforma reclama, además, que la reducción de las jornadas laborales venga acompañada por otras medidas, como una jornada escolar también de cuatro días, así como un mayor acompañamiento del Estado en materia de cuidados, digitalización y formación…

Álvarez lo defiende a través del ejemplo en las empresas de las que es socia. Una de ellas es una consultoría, en la que no fue muy difícil establecer este modelo “porque en realidad ya teníamos muy implantado el teletrabajo y el trabajo asincrónico”, pero sorprende más que lo haga en los tres establecimientos de hostelería en los que participa. En este sector la jornada partida es lo más habitual y los horarios son, a menudo, larguísimos. “Cuando llegó el confinamiento, mi socia y yo vimos que aquello era insostenible. En primer lugar porque estuvimos tres meses encerradas con nuestros hijos, y cuando volvimos a abrir en mayo decidimos que no podíamos traspasarle el problema a las trabajadoras de la empresa que también eran madres. La pandemia nos obligó a reorganizar los turnos para que no se cruzaran los trabajadores, facilitarles la conciliación y pensar en ser más eficientes porque veíamos que los ingresos iban a caer y los costes no iban a bajar. Pero los salarios no se tocan”. De aquella decisión, cuenta, se derivó un cambió de forma de trabajar, pero también de perfil de sus trabajadores. “Cuando mi socia y yo nos metimos en este mundillo, nos sorprendió que la hostelería fuera un sector de último recurso, que obliga a los trabajadores a hacer todas las horas del mundo, y que, cuantas más hacen, menos opciones de ir a otro sitio les da, porque no les permite tener tiempo para formarse. El trabajador acaba hasta el moño de su empresa, pero tampoco puede irse. Hay siete millones de personas en esta situación en España y eso no es bueno para nadie”. 

Coinciden con el diagnóstico los sindicatos: “Hace más de cien años que se instauró la jornada laboral de ocho horas. Es hora de dar ya un paso adelante y reducirla. No es aceptable que la productividad haya aumentado exponencialmente en un siglo mediante la automatización y la digitalización, a veces incluso pagadas con dinero público, pero en cambio los trabajadores sigan trabajando las mismas horas”, comenta Núria Gilgado, secretaria de Política Sindical de UGT Catalunya, sindicato que incluye la reivindicación de la jornada laboral de 32 horas en sus directrices de negociación colectiva desde hace dos años. Gilgado comenta que las empresas son muy reticentes a ello, y valora positivamente la prueba piloto por su carácter didáctico “porque puede servir para mostrar a trabajadores y empresas cuáles son sus beneficios”. Gilgado añade que no es posible aplicar esta reducción si “las empresas no entienden que tienen que mejorar su productividad, y que esto revertirá positivamente en sus beneficios”. La sindicalista atribuye las reticencias a “una nociva cultura del presencialismo”.

El teletrabajo y la reducción de jornada incidirían pues en el número de desplazamientos, y, por tanto, en la huella ecológica de los mismos

Unos y otros coinciden en que no se trata de una medida para repartir mejor el empleo, sino de un fin en sí mismo, y que tiene otros beneficios además del de la productividad. Se estima, por ejemplo, que el tiempo de desplazamiento al lugar de trabajo es de 45 minutos diarios en Madrid, y 37 en Barcelona, y que hasta un 26% de madrileños tienen que desplazarse más de doce kilómetros diarios para ir a trabajar. El teletrabajo y la reducción de jornada incidirían pues en el número de desplazamientos, y, por tanto, en la huella ecológica de los mismos.

Los riesgos

Sin embargo, no todo el mundo ve tan clara la viabilidad o la utilidad de reducir la jornada. El economista e investigador Sergi Cutillas, de Ekona, es escéptico sobre sus efectos macroeconómicos. “Vaya por delante que soy el primero que estaría encantado si funcionara, ojo”, comenta, “y puede que sea viable en términos materiales, pero en un contexto capitalista, si unos países lo hacen y otros no, se pierde competitividad. Para esto haría falta una transformación aún mayor de la economía, pero estamos atrapados en esto, y más con el euro, que no nos permite hacer ajustes sobre los tipos de cambio, que podrían aliviar esta pérdida de competitividad al devaluar un poco la moneda. No creo que tuviera un impacto real en lo macro, si no se adoptara coordinadamente en todas partes, y eso es muy difícil, porque lo cierto es que nuestras democracias son liberales, sí, pero están encajadas en una lógica de imperialismo económico, con jerarquías entre Estados y estructuras como la UE, el FMI y el Banco Mundial, que frenan todo lo que no sean estrategias de crecimiento”.

Otras críticas van en el sentido de la feminización del trabajo de cuidados, un desequilibrio que no se corrige simplemente por trabajar jornadas más cortas, y además exigiría una armonización con el resto de horarios de la sociedad –y en particular, los de las escuelas– no siempre fácil.

La jornada de cuatro días difícilmente llegará a imponerse nunca por decreto

Héctor Tejero, coordinador de Más País en el Congreso, señala que una parte importante de la prueba piloto es precisamente la evaluación de la medida, “para lo que debemos contar con la universidad pública y los profesionales de las ciencias sociales, porque hay sectores en los que está muy claro que es fácil implantarla, pero hay otros en los que no sabemos muy bien hasta dónde se puede llegar”. El primer borrador que han presentado Más País, Equo y Compromís al Gobierno contempla plantear la prueba piloto como un ensayo clínico: con un ensayo aleatorizado y controlado, con un grupo de empresas que aplique la medida y otro grupo de control, y prevé gestionarse a través de un consorcio público-privado. El acceso se hará por concurso público.

Tanto Tejero como Gilgado remarcan que la jornada de cuatro días difícilmente llegará a imponerse nunca por decreto. “En Francia se intentó hacer algo parecido por ley en los noventa y no funcionó, porque hubo presiones políticas por todos lados. Lo que sí se vio es que, excepto en algún sector concreto, los trabajadores estaban muy contentos con la medida, que desapareció a la que hubo un cambio de gobierno. Una de las lecciones del experimento francés es que cada sector tiene que ir a su ritmo”, cuenta Tejero, quien añade que “hay que avanzar en la idea de que se puede trabajar menos tiempo, pero hacerlo mejor”. O, lo que es lo mismo, tal y como resume Gilgado, recordar otra vez la vieja máxima de que “hay que trabajar para vivir, y no vivir para trabajar”.

Autora >

Mar Calpena

Mar Calpena (Barcelona, 1973) es periodista, pero ha sido también traductora, escritora fantasma, editora de tebeos, quiromasajista y profesora de coctelería, lo cual se explica por la dispersión de sus intereses y por la precariedad del mercado laboral. CTXT.es y CTXT.cat son su campamento base, aunque es posible encontrarla en radios, teles y prensa hablando de gastronomía y/o política, aunque raramente al mismo tiempo.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí