1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

Gracias por defender un periodismo de servicio público. Suscríbete a CTXT

Solidaridad

Redes de migrantes como ‘contra-doctrinas del shock’

Dos organizaciones guatemaltecas, una en Nueva York y otra en la capital del país centroamericano, asumen el rol del Estado en la provisión de alimentos durante la pandemia. La tecnología es clave para conseguir donativos

Ricardo M. Coloma 27/02/2021

<p>Cartel de protesta de Olla Comunitaria.</p>

Cartel de protesta de Olla Comunitaria.

Florecerás Guatemala.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

En una intervención sin precedentes desde un marco estrictamente local, dos organizaciones no gubernamentales en Nueva York y en Guatemala han reutilizado sus redes de apoyo para operar, gracias al streaming, como un conglomerado transnacional que aliviara temporalmente la crisis alimentaria derivada de la pandemia en la Ciudad de Guatemala. “La ciudad de Nueva York está más organizada y cuenta con más recursos para poder apoyar a la gente, cuando en Guatemala literalmente muchos se mueren de hambre”, dice Gabriela Álvarez, una de las líderes activistas migrantes que utilizan la potencia de vivir en Estados Unidos como punto de partida de su estrategia. Aunque sus intereses laborales levitan alrededor de prácticas artísticas como la danza o el cine documental, Álvarez, junto a Izabel Acevedo, encabeza Florecerás Guatemala, la organización establecida en Nueva York que junto a Olla Comunitaria, en Guatemala, ha ayudado a paliar las consecuencias de la pandemia en la capital del país centroamericano. “Decidimos enfocar nuestras energías en el apoyo hacia allá (hacia Guatemala), a través del arte, utilizando el arte como un recurso”, agrega Acevedo.

Aquel día es jueves 19 de noviembre y al abrir el link a la reunión en Zoom, mi pantalla se divide en dos celdas sobre un fondo negro. En cuestión de segundos, los píxeles se tiñen del azul cian de la pared que asoma al fondo de la estancia en algún lugar de Queens, desde donde sé que me hablan. Sus rostros se materializan en dos dimensiones en la celda de la izquierda y mi semblante envuelto en las paredes blancas de mi cuarto hace lo propio en la de la derecha.

Álvarez y Acevedo me cuentan entonces que parte de su programa tiene que ver precisamente con una intersección entre la propia pandemia y la recién estrenada era digital.

Al margen de lo tecnológico, la pandemia ha supuesto varias crisis (de salud pública, social, económica y política, por nombrar algunas) y también una oportunidad para que los gobiernos se reestructuren con el objeto de avanzar en sus políticas neoliberales, aprovechando el estado de shock político y social de la población o lo que la periodista y activista Naomi Klein llama capitalismo del desastre. En algunos casos, como en el del gobierno de Guatemala, la pandemia, conceptualizada como crisis, o doctrina del shock en palabras de Klein, ha servido como justificación para no cumplir con la obligación de proveer de alimentos a la población en situación de vulnerabilidad. De acuerdo con la organización Acción Contra el Hambre, el número de personas en situación de necesidad de ayuda alimentaria ha aumentado en 570.000 desde principios de 2020 a raíz de una pérdida de medios de vida derivada de la pandemia, y para el mes de junio llegó a 1,2 millones seguido de la destrucción de más de 500.000 empleos.

En este contexto, disponer de una tecnología que permita trasladar las realidades intramuros a una cuadrícula de celdas ha sido precisamente la receta de “contra-doctrina del shock” que han seguido organizaciones no gubernamentales para convertirse en sujetos políticos. El objetivo era revertir de manera temporal las consecuencias de este vacío en las políticas de los Estados e incluso intervenir sobre el espacio urbano en lo que podría entenderse como una performance de protesta contra el gobierno.

Modelos organizativos y redes transnacionales originales
Las organizaciones Florecerás Guatemala y Olla Comunitaria se forman originalmente antes de la pandemia con un objetivo diferente al de la provisión y distribución de alimentos y lo hacen a una escala local en sus respectivos contextos, el estado de Nueva York y Ciudad de Guatemala. Por un lado, Florecerás Guatemala aparece como un eco de las protestas de 2015 en el país que se saldaron con la dimisión del presidente Otto Pérez Molina como consecuencia de una orden de arresto por corrupción procesada por un juez de la capital. Esta réplica de las manifestaciones contra la administración de Pérez Molina en Nueva York congregó a un grupo numeroso de migrantes guatemaltecos que más tarde se convirtió en una red de apoyo y una comunidad de activismo político que vuelve a activarse de manera intermitente como respuesta al descontento social derivado de eventos ocurridos con posterioridad en Guatemala, como los desastres naturales o la pobreza. Para 2019, este modelo organizativo se había transformado en un colectivo de artistas aunados por la misión de promoción de fotógrafos, cineastas, músicos y escritores guatemaltecos en los Estados Unidos, y cuya producción cultural se presenta al resto de la comunidad a través de eventos mensuales. Como apunta Izabel, el colectivo también combina su patrimonio del activismo político con esta producción artística para crear y distribuir vídeos de concienciación social relacionada con sucesos ocurridos posteriormente en Guatemala.

Los orígenes de Olla Comunitaria se remontan a 2014, bajo el nombre de Café Pendiente, una iniciativa que llega de Italia y que en Ciudad de Guatemala cristaliza en el restaurante Rayuela. Los socios de dicho restaurante, Byron Vásquez, Viviana Morales y Emilio Molina, son los encargados de poner en marcha este proyecto que permite a los clientes pagar por un café por anticipado en el momento de abonar la cuenta que será posteriormente canjeado por personas que no pueden pagarlos.

Aunque aún no saben de la existencia del otro, las redes de Florecerás Guatemala y Café Pendiente se expanden rápidamente en sus respectivos contextos. Dado el elevado número de migrantes guatemaltecos en los Estados Unidos –1.300.000 según datos de 2015, y en aumento–, la visibilidad de Florecerás Guatemala crece hacia otros estados y, en cuestión de meses, sus eventos alcanzan a residentes de Massachusetts, Nuevo Hampshire, Pennsylvania, e incluso llega a acoger a artistas en tránsito temporal en la ciudad de Nueva York afincados en otros países. De acuerdo con Gabriela Álvarez, el centro de esta labor de promoción cultural es su festival de cine, formado por una serie de proyecciones acompañadas de coloquios que tratan temas relacionados con la memoria histórica. “Lamentablemente, no es un tema del que se hable tanto como se debería en Guatemala”, afirma Álvarez. Debido al creciente interés por conocer el trabajo de los artistas emigrados a los Estados Unidos, en 2019 la organización adapta sus eventos a un formato híbrido entre presencial y retransmisión online. De esta manera, Florecerás Guatemala se especializa en la producción de retransmisiones por internet utilizando las plataformas Jit Si, Zoom, YouTube o Facebook Live. “Me atrevería a decir que tuvimos un año de práctica, de empezar a tratar de hacer cosas virtuales sin esperar a lo que sucedió este año [2020]”.

Fuente: Florecerás Guatemala.

Con la llegada de la pandemia en febrero de 2020, Florecerás Guatemala se adapta con relativa facilidad a un formato exclusivamente virtual. Y en ese entorno transnacional, la organización toma conciencia de los niveles alarmantes de hambre en Guatemala a través de testimonios personales directos. En este momento establecen los primeros contactos con Olla Comunitaria en el Café Pendiente Rayuela en Ciudad de Guatemala.

A pesar de que el 60% de los miembros de Florecerás Guatemala colaboran en proyectos de distribución de comida en la ciudad de Nueva York, la organización es consciente de que la situación en Guatemala es verdaderamente crítica. Los miembros del grupo llegan a la conclusión de que reciclando sus redes transnacionales de apoyo y el poder de convocatoria de sus eventos de promoción cultural pueden captar fondos para la financiación del proyecto Olla Comunitaria en Guatemala. Para el mes de julio de 2020, la misión y el modelo organizativo de Florecerás Guatemala se reorienta por completo hacia la producción de conciertos en plataformas virtuales para la financiación de la Olla Comunitaria en Guatemala.

Estos eventos online llegan rápidamente a un gran público asentado en la Ciudad de Guatemala y operan como un espacio fundamental para el intercambio de experiencias y apoyo mutuo. Los streaming juegan un papel crucial en este ensamblaje entre las dos organizaciones. Gracias al alcance a escala mundial de las mismas, Florecerás Guatemala también opera como canal e intermediario para que las comunidades migrantes asentadas en cualquier parte del planeta puedan hacer sus donativos a Olla Comunitaria y su misión de distribución de alimentos para estas comunidades emisoras en Guatemala.

Fuente: Florecerás Guatemala.

La formación oficial de Olla Comunitaria se da unos meses antes, concretamente en la tercera semana de marzo de 2020, pasadas cinco semanas del inicio de la pandemia en Guatemala. Después de presenciar el rechazo del gobierno a las numerosas peticiones de ayuda social ante los altos niveles de desempleo y la inminente evolución de una crisis económica y social, los socios de Café Pendiente Rayuela deciden repensar su modelo organizativo y reorientan su misión hacia la provisión y distribución de alimentos. De acuerdo con el testimonio de Izabel, la organización comienza ofreciendo comidas para unas 20 personas al día, pero en poco tiempo se llega a las mil diarias. Es entonces cuando Olla Comunitaria se replica en distintas partes de la ciudad para poder hacer frente a la demanda. La organización alivia temporalmente la fatiga social derivada de la crisis alimentaria, pero también hace las veces de contenedor cultural, apostando por la idea de comunidad alrededor del consumo de alimentos que se reproduce en otras partes de Latinoamérica como Chile, Perú o Argentina.

Fuente: Florecerás Guatemala.

Olla Comunitaria y la distribución alimentaria
La distribución de alimentos en la Olla Comunitaria se da en una multiplicidad de emplazamientos que opera como una sola red. Dependiendo de los requisitos de la comunidad y los recursos económicos y alimentarios de las donaciones, la frecuencia de distribución varía entre una y tres veces al día y el formato de la distribución se adapta igualmente dependiendo de cada localización. En lugares como la Olla Comunitaria Cobán, se distribuyen alimentos empaquetados con objeto de que los beneficiarios puedan cocinarlos en sus viviendas y que duran algunos días e incluso una semana por distribución. Otras Ollas optan por formatos híbridos que combinan la distribución de alimentos empaquetados con comidas calientes preparadas para el consumo en el lugar.

La labor regenerativa de Olla Comunitaria igualmente convierte a sujetos desempoderados en la adquisición o cultivo de alimentos en sujetos empoderados de vuelta y en consecuencia en nuevos donantes: “En las zonas rurales pasaron cosas como que los campesinos que tal vez de paso habían recibido un alimento de parte de una de las Ollas Comunitarias, luego volvían con congrí, con costales de tomates, con costales de papa de su propia cosecha a decir: ustedes me dieron de comer a mí.  Esto es para que ustedes sigan ayudando a otra gente”, afirma Gabriela Álvarez.

Fuente: Florecerás Guatemala.

La organización trata de hacer al Estado responsable de su falta de apoyo a los más vulnerables. Una de las estrategias de Olla Comunitaria a este respecto es el traslado de una de sus distribuciones de alimentos al Palacio Nacional de Guatemala. El emplazamiento de las Filas del Hambre frente al poder institucional materializado en el espacio de la plaza, frente al edificio del palacio y ante los cuerpos policiales es explícito. “Era tanta la necesidad de que el gobierno reaccionara a lo que estaba sucediendo, que muchas veces fueron como una especie de performance a distribuir la comida frente al Palacio Nacional delante de los policías y a decirles oiga, vea, su gente está haciendo filas de hambre”, comenta Álvarez.

La aparición de estos cuerpos de manera organizada en el espacio público es contestada con presteza por grupos de extrema derecha que pretenden capitalizar el reparto de alimentos y aparcan una camioneta en la que ofrecen pollos como respuesta a la toma de este espacio. Esta disputa ideológica, ahora materializada en la distribución de comida en este espacio simbólico, queda resuelta a manos de los propios beneficiarios de la distribución e integrantes de las Filas del Hambre, que rechazan las donaciones de los grupos de extrema derecha y los invitan a abandonar la plaza.

Fuente: Florecerás Guatemala.

La plasticidad organizativa y las redes de apoyo transnacionales de migrantes

La labor conjunta de Florecerás Guatemala y Olla Comunitaria es un ejemplo del poder de resistencia de las organizaciones no gubernamentales contra las crisis sociales. En este tipo de estrategias es imprescindible el reciclaje de las redes locales de apoyo y su reutilización posterior para formar redes a escala transnacional que a su vez son sostenidas por vínculos creados entre comunidades emisoras y receptoras de migrantes. El uso de la tecnología para la producción de actividades que evaden las restricciones presenciales de los espacios físicos en conjunción con la plasticidad de los modelos organizativos de estos colectivos puede ofrecer soluciones temporales a la crisis alimentaria, como en el caso de Guatemala, que por otra parte son impensables desde un contexto físico a una escala estrictamente local. Igualmente, el potencial de crecimiento y retroalimentación de estas redes de apoyo establecidos por Florecerás Guatemala y Olla Comunitaria muestra una valiosa lección aplicable a otros contextos de acción social previos a la pandemia, en los que rigidez de las organizaciones ligadas a instituciones del estado suponen en muchos casos un lastre fatal para el desarrollo de iniciativas como las mencionadas. De acuerdo con Gabriela Álvarez e Izabel Acevedo, en Florecerás Guatemala están al tanto de que es precisamente esta plasticidad organizativa lo que les ha permitido atender este tipo de necesidades según las circunstancias y planean seguir moldeando la organización y su misión de acuerdo con los nuevos contextos que estén por llegar: “Florecerás Guatemala va a seguir transformándose, aunque las personas que colaboremos sigamos siendo las mismas”, concluye Álvarez.

 

Autor >

Ricardo M. Coloma

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí