El litio amenaza el patrimonio de Cáceres | ctxt.es
  1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

Gracias por defender un periodismo de servicio público. Suscríbete a CTXT

impacto ambiental

El litio amenaza el patrimonio de Cáceres

La explotación de una mina a cielo abierto situada en las inmediaciones de la ciudad protegida por la Unesco afronta semanas clave. Solo en esa zona, la Junta tramita permisos mineros en más de 9.000 hectáreas

J. Marcos / Mª Ángeles Fernández 1/03/2021

<p>Infografía que indica la ubicación de la mina de Valdeflores (Cáceres).</p>

Infografía que indica la ubicación de la mina de Valdeflores (Cáceres).

Salvemos la montaña

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Expolio u oportunidad. Colonialismo o desarrollo. Saqueo o inversión. Así ven sus diferentes protagonistas, como las diferentes caras de un cubo de Rubik, la mina a cielo abierto que pretende extraer litio en las inmediaciones de Cáceres, ciudad patrimonio mundial de la humanidad. Detrás de la iniciativa de explotar el yacimiento de Valdeflores (o Valdeflorez), ubicado en la sierra de la Mosca, está la empresa Tecnología Extremeña del Litio, participada al 75 por ciento por la australiana Infinity Lithium y al 25 por ciento por Valoriza Minería (filial del grupo español Sacyr).

La historia de Valdeflores no solo tiene diferentes caras y colores sino que, como en todo cubo de Rubik, la compleja tarea de reubicar las tonalidades es la única forma de resolver la problemática. La zona ya fue explotada durante los años 70 del siglo XX, principalmente para la extracción de estaño, pero fue quedando en el olvido y en la década siguiente cesó la actividad. El interés minero comenzó a despertar en la España posterior a la crisis de 2008 y, en concreto, la extracción de litio en Valdeflores atraviesa desde hace cinco años por el necesario período de permisos. Una travesía que en las últimas semanas ha acelerado el ritmo.

En julio del año pasado envió una carta al Ayuntamiento, en la que preguntaba por las consecuencias de la mina sobre el municipio

Uno de los colores que primero hay que ordenar para comprender el cubo de Rubik de Valdeflores es el reconocimiento que en 1986 obtuvo Cáceres como patrimonio de la humanidad. La zona prevista de extracción dista menos de tres kilómetros del centro histórico del municipio, una separación que se reduce a cerca de la mitad hasta el nuevo hospital, el campus universitario o la ciudad deportiva, tal y como puede comprobarse con un mapa cartográfico. ¿Puede perder Cáceres el título de patrimonio de la humanidad con la puesta en marcha del proyecto minero?

La empresa niega que exista alguna “razón objetiva” para ello y la posibilidad, al menos de momento, no está oficialmente incluida en un listado que ofrece la Unesco de 53 bienes que corren el riesgo de perder su marca de calidad. Pero lo cierto es que el organismo de la ONU sí ha mostrado su preocupación. En julio del año pasado envió una carta al Ayuntamiento, en la que preguntaba por las consecuencias de la mina sobre el municipio. “La Unesco consideraba que esos valores podían estar en riesgo. Una institución como esta no se pone en contacto si no se preocupa y si se preocupa es que tiene motivos para ello. No estoy diciendo que una cosa conlleva la otra, causa-efecto, pero es evidente que este proyecto ha levantado su preocupación”, alerta el concejal de Urbanismo y Patrimonio del Ayuntamiento de Cáceres, José Ramón Bello (PSOE).

Protestas en contra de la mina (Cáceres) / Salvemos la montaña

Arqueólogo de profesión, Bello se opone “a esta mina por su ubicación. Pero ni el partido ni nosotros estamos en contra de la minería. No estamos en contra del desarrollo. Pero el cumplimiento de la ley es básico”. Según refleja el visor del Sistema de Información Geológico Minero de Extremadura (Sigeo), solo en el entorno de la ciudad de Cáceres la Junta tramita en estos momentos permisos mineros en más de 9.000 hectáreas (casi 13.000 campos de fútbol): Valdeflores y Ampliación Valdeflores rondan las 1.400. “Como extremeños nos duele que Extremadura esté quedando como un queso Gruyer. Se está utilizando el mismo modelo colonialista que implantó en Sudamérica y en África”, denuncia la portavoz municipal de Unidas Podemos, Consuelo López.

“Las minas o los recursos están donde están, los pone la naturaleza y, en cuanto al potencial productivo, esta ubicación es importante. Dentro de la minería hay un término que se llama world class, los de clase mundial, y Valdeflores sería un yacimiento de ese tipo”, indica el jefe de área de recursos minerales en el Instituto Geológico y Minero de España (IGME), Roberto Martínez, quien admite que “sí es muy extraño que se abra una mina nueva en un entorno urbano y más en un municipio grande como es Cáceres”. 

¿Una imposición de la macropolítica?

Aunque este proyecto lleva alrededor de cinco años sobre la mesa, ante el contexto político, energético y económico ha reclamado su hueco en los últimos meses. Otra de las tonalidades que hay que recolocar en el cubo de Rubik que representa la mina a cielo abierto de Valdeflores es la actual apuesta de la Unión Europea (UE) por el litio en su ruta para abandonar los combustibles fósiles. Según Peter Handley, alto funcionario de la Comisión Europea, el litio es una “materia prima estratégica” y la UE tiene especial interés en que se extraiga en yacimientos europeos, para no depender así de países externos a la hora, por ejemplo, de fabricar las baterías de los dispositivos electrónicos y de los vehículos eléctricos.

Este órdago europeo da para otro reportaje, pero se resume en el gran Pacto Verde que presentó a finales de 2019 Ursula von der Leyen, la presidenta de la Comisión. Para ello se creó un “fondo de transición” de hasta 100.000 millones de euros y en el camino se han conformado la EBA (Alianza Europea de Baterías, en español), la ERMA (Alianza Europea de Materias Primas), el EIT (Instituto Europeo de Innovación y Tecnología) y todo un baile de siglas sostenidas sobre una lluvia de millones de euros. Dinero al que aspiran iniciativas como Battchain, nacida a principios de este año. Este consorcio pretende impulsar el negocio de las baterías para automóviles en España y ha sido calificado como “un gran proyecto tractor” por la ministra de Industria, Reyes Maroto, en referencia a que va a suponer un importante empuje para la economía estatal.

Battchein está concebido concretamente como una enorme cadena de montaje dentro del Estado, en la que Cáceres ocupa el primer puesto, el de la extracción y el refinado de litio. El pasado mes de febrero Valdeflorez anunció su participación vía Extremadura Mining, empresa perteneciente a Infinity Lithium. “Se empieza a plantear que la Extremadura saqueada va a volver a ser saqueada y va a convertirse en un expolio minero del litio. Nosotros nos vamos a quedar con lo malo y el resto va a salir fuera. Volvemos a ese concepto de caciquismo nacional de que vienen a sacar todo lo que pueden de Extremadura y a esquilmarla”, lamenta Santi Márquez, fundador y uno de los actuales portavoces de la plataforma Salvemos la Montaña de Cáceres.

El proyecto está pensado para 30 años, “el máximo que permite la ley”, puntualiza el investigador del IGME. Los cálculos más actuales que hace Tecnología Extremeña del Litio, según narra a este medio, prometen 218 puestos de trabajo directo una vez iniciadas las operaciones, además de otros 855 indirectos. “Esos datos no son reales porque, como sucede en este tipo de minas, incluyen a trabajadores muy cualificados que vendrían de fuera. Además, los datos de las minas que existen ahora mismo en España son mucho menores”, denuncia la portavoz de Unidas Podemos, quien subraya en todo caso que, “aunque el empleo fuera mayor, no es el futuro de ciudad ni el modelo de desarrollo económico que queremos. Cáceres tiene otros valores”.

La Junta de Extremadura, ante el requerimiento de este medio, ha confirmado su alineamiento con las políticas promovidas desde la UE, y explica que “esto puede considerarse una oportunidad para que España sea el abastecedor de Europa en este mineral y para que territorios como Extremadura se consoliden como puntos de producción industrial unidos a la propia extracción del litio”.

¿Puertas giratorias en la política extremeña?

Con una hoja de ruta europea tan marcada, abrazada tanto desde el ámbito estatal como desde el regional, con tanto dinero en juego, cabe preguntarse por el margen de decisión de la ciudadanía cacereña a la hora de elegir su futuro y su modelo de ciudad.

El Plan General Municipal (PGM) de Cáceres es la puerta, de momento tapiada, para que la mina sea una realidad. Pero “te cambian la normativa y lo que no puede ser posible ahora podría serlo en un futuro”, vaticina Márquez. En la memoria reciente de la población extremeña aparece Marina Isla de Valdecañas, la urbanización de lujo construida en 2007 en una Zona de Especial Protección de Aves (ZEPA). Tampoco en aquella ocasión había permiso, pero siguió adelante porque el Ejecutivo regional la declaró un bien de interés regional y recalificó los terrenos. Fue declarada ilegal por la Justicia, que dictaminó respetar lo construido y demoler solo lo que estaba a medias.

La mayoría de la corporación (PSOE, PP, Unidas Podemos y tres concejales no adscritos) rechazó el proyecto; la única voz discordante fue la de Ciudadanos

En abril de 2018 el pleno municipal de Cáceres votó la posibilidad de cambiar el PGM: 21 concejales (PSOE, PP y CáceresTú) votaron en contra, frente a los cuatro de Ciudadanos que estaban a favor. Entre estos últimos estaba Cayetano Polo, quien en septiembre del año pasado dejó C’s, partido del que era líder regional, con el que fue candidato a la Junta en 2019 y del que era diputado en la Asamblea extremeña, para, menos de dos meses después, incorporarse a las filas de Ininity Lithium como jefe de relaciones institucionales. ¿Casualidad? ¿Qué capacidad de incidencia tiene la empresa sobre quienes representan a la ciudadanía cacereña? Contactado por CTXT, Polo ha preferido mantenerse en silencio. Quien sí se ha pronunciado al respecto es Bello, el concejal de Urbanismo de Cáceres: “Fichajes estelares o no aparte, pongo la mano en el fuego por todas las personas y por la integridad de mis compañeros concejales, tanto de mi color como de otros. No me constan presiones. Hablamos mucho de esto, siempre con un árbitro concreto que es la ley”.

El pasado jueves 18 de febrero, el pleno municipal se pronunció nuevamente sobre la mina. En este caso, la pregunta era más directa: sí o no a Valdeflores. La situación volvió a repetirse, con matices: la mayoría de la corporación (PSOE, PP, Unidas Podemos y tres concejales no adscritos) rechazó el proyecto; la única voz discordante fue una vez más la de C’s, ahora con tres concejales… de los que solo votaron dos porque el tercero, Antonio Bohigas, se desconectó antes del debate (fue online), “por motivos personales”, según declaró después a El Periódico de Extremadura.

“¿Cuántas veces vamos a tener que votar? ¿O estamos esperando a que haya una nueva representación para que el resultado sea diferente? No lo sabemos. Creo que están haciendo tiempo”, reflexiona la portavoz de Unidas Podemos. El concejal del PSOE entiende sin embargo que “el hecho de volver a debatir sobre esto en un momento en el que parece que hay una ofensiva en medios de comunicación para sacar adelante el proyecto es legítimo. Actualizar la opinión me parece positivo”.

En las últimas semanas se han reactivado las noticias en torno al proyecto de la mina de cielo abierto en los medios de comunicación regionales. Entre otras cosas, porque la Junta ha otorgado un permiso para estudiar los minerales. De nuevo, hay diferentes colores en el cubo de Rubik de los trámites administrativos.

¿Puede aprobarse la mina por la ‘vía Valdecañas’?

Sobre la mesa hay dos solicitudes de investigación, que no de explotación, siguiendo el procedimiento habitual en este tipo de minas. Ambas fueron aprobadas (2017) y posteriormente anuladas (2019), tras los recursos. Con cerca de 60 hectáreas, Valdeflores es la más importante porque es la que afecta a la zona donde se quiere excavar. La Junta de Extremadura confirma a este medio que su tramitación está “muy avanzada. Ha finalizado el trámite de audiencia a interesados y se están analizando las alegaciones presentadas. En el caso de que hubiera oposición al otorgamiento del permiso, se recabará informe jurídico y finalmente se dictará la propuesta y la correspondiente resolución”.

La segunda solicitud es la de Ampliación Valdeflores, 1.329 hectáreas que abarcan el área en la que se pretende construir la planta de tratamiento del mineral. La polémica se ha reavivado desde que esta volvió a ser concedida por la Junta a finales de 2020, una aprobación que las asociaciones que forzaron las denegaciones anteriores han anunciado que volverán a recurrir. La concesión esta vez ha llegado con limitaciones a 854 hectáreas de las solicitadas, en las que únicamente están permitidos los “trabajos en los que no sea preciso la aplicación de técnica minera”. Un informe desfavorable por parte del Ayuntamiento de Cáceres propició ese condicionamiento, bajo el argumento de que violaba la normativa local, en concreto, el Plan General Municipal (PGM), que prohíbe expresamente la actividad extractiva en suelos no urbanizables de protección de masas forestales y también algunos de protección de montaña.

Si Tecnología Extremeña del Litio logra el permiso ahora en trámite, Valdeflores, adelanta que presentará el proyecto de explotación y la declaración de impacto ambiental: “Estaríamos preparados para empezar a construir un año después de los permisos definitivos”. Pero mientras el Plan General Municipal impida explotar la sierra de la Mosca, la mina parece condenada al fracaso.

Sierra de la Mosca (Cáceres) / Turismo Cáceres

Modificar un PGM, aseguran fuentes consultadas por CTXT, no resulta en todo caso sencillo, pues no depende solo del juego de mayorías políticas dentro de la corporación municipal. Se trata, según explican, de una modificación estructural que se demoraría varios años, implicando el posicionamiento de los diferentes organismos afectados, que tendrían que emitir informes favorables. El más importante, el de impacto ambiental.

¿Puede volver a repetirse una situación como Valdecañas? El régimen urbanístico sobre el suelo de los municipios ha tenido modificaciones desde entonces: en 2018 Extremadura aprobó la Ley de Ordenación Territorial y Urbanística Sostenible (LOTUS) y ahora declarar un Proyecto de Interés Regional (PIR) no es tan sencillo, porque requiere demostrar que la iniciativa tiene carácter social y exige además que el promotor de las obras sea una administración. Las mismas fuentes consideran muy difícil lo primero al tratarse de una mina (aunque siempre podría recurrirse al argumento del empleo y del desarrollo) y prácticamente impensable lo segundo.

Descartada a priori la ‘vía Valdecañas’, advierten sin embargo que, por muy complejo que resulte modificar el PGM, es posible, incluida la declaración de impacto ambiental favorable: “Uno de los argumentos va a ser que esa zona ya no tiene los valores naturales que indujeron a su protección porque hay muchas viviendas unifamiliares aisladas, mucha antropización del territorio, por lo que los valores que había que preservar ya se habrían perdido”.

El impacto ambiental es, de hecho, uno de los argumentos que la plataforma Salvemos la Montaña de Cáceres esgrime para explicar su oposición a la mina de litio a cielo abierto. Entre otras cosas, hablan de la destrucción “irreversible de nuestra montaña” y de la afección al agua subterránea. La compañía responde que usarán “agua reciclada” y que las filtraciones al acuífero son “geológicamente imposibles”.

Así es como va conformándose el cubo de Rubik de la mina de litio a cielo abierto de Valdeflores. Los colores por reubicar son todavía varios y, por ahora, cada protagonista los analiza a su manera: la salud pública, el medio ambiente y la posibilidad de una minería sostenible, la “aceptación social” que exige la propia Comisión Europea para que la mina salga adelante. Desde la plataforma Salvemos la Montaña de Cáceres, Márquez lanza un último mensaje: “No sé hasta dónde puede llevar esto si los planes van para adelante. La Junta se puede encontrar con un gran problema. Si entran las máquinas estoy seguro de que Cáceres se va a movilizar y no lo va a permitir. ¿Recordáis Gamonal? Es el sentir que se está creando ahora. Nosotros vamos a incentivar a seguir la lucha para no decaer en el pesimismo y que la gente no se conforme con la idea de que no se puede hacer nada”.

Autor >

J. Marcos /

Autora >

Mª Ángeles Fernández

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí