1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Ambiente cultural

La crítica que susurraba a los espectadores

Los espectadores son los que corren la carrera: los críticos quienes les susurramos al oído

Juan José Santos Mateo 21/03/2021

<p>'Self-portrait in a group', de José Almada Negreiros. Colección Calouste Gulbenkian.</p>

'Self-portrait in a group', de José Almada Negreiros. Colección Calouste Gulbenkian.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Puede que la crítica profesional, escrita negro sobre blanco, naciera de la oposición entre Aristófanes y Eurípides; más probable es que la amateur se remonte a la época de las cavernas: “Pero bruto, ¡Es que no puedes pintar un bisonte en condiciones! ¡Mira que si lo ve alguien!”, o algo por el estilo. Lo que es indudable es que, mientras la “crítica doméstica” no ha dejado de practicarse, la remunerada está en peligro de extinción. Y el meteorito no viene de fuera.

Leer a Cynthia Ozick es un ejercicio tan vigorizante como sombrío. Por un lado, refresca las capacidades de la crítica, pero por otro, te deja como un aficionado merengue cuando la tiene Vini en el área chica. Sin cantar gol. Ejemplifica cuál es el poder latente del análisis cultural, y, a la vez, cómo ese poder ha sido reprimido, doblegado e ignorado. En Críticos, monstruos, fanáticos y otros ensayos literarios (Ed. Mardulce, 2020) Ozick se lamenta de la orfandad de la cultura crítica. Esa habilidad que retienen los críticos de detectar lazos de unión, vasos comunicantes entre obras contemporáneas de distintas disciplinas. Esa destreza de ir más allá del evento puntual y establecer una lectura panorámica, captando el zeitgeist de una época. Ella habla de los usos de la crítica por los moradores del momento presente: “visualizar la sociedad entera a través de la contemplación de sus partes, lo delicado junto a lo tumultuoso, lo grave junto a lo insignificante, así es como una cultura puede aprender a imaginar su propio rostro”. Carecer de cultura crítica no es como quedarse calvo –hoy en día uno se puede volver a poner un casco de pelo tan rápido como un Playmobil–. Es quedarse sin cabeza. Ozick continúa explicando la carencia de ese alguien capaz de discernir redes entre producciones creativas: “Lo que está faltando es una intuición poderosamente persuasiva, y penetrante, sobre cómo se conectan, qué es lo que presagian en tanto que conjunto, cómo abarcan y colorean una era”. Cómo se conectan las obras culturales. Es lo que llama el “trasfondo”.

El espectador ha mutado no en usuario, en el sentido de lo que anhelaba Olafur Eliasson, sino en consumidor activo

El mayor cambio en el arte de finales del siglo XX ha sido la aparición del comisario. El del siglo XXI es el de la transformación del espectador. Ha mutado no en usuario, en el sentido de lo que anhelaba Olafur Eliasson, sino en consumidor activo: una figura que aglutina la del cliente, comisario y crítico; pero uno que no interpreta, sino que usa. No está lejos el día en el que pueda entrar al museo –o el museo entre en su casa– y seleccione las obras que quiere ver/usar. Luego podrán recomendar en streaming sus preferencias lanzando videos tipo Ibai Llanos. Este panorama tendría ciertas cualidades si quien ejerza de gurú fuera independiente de los poderes, del mercado. Todo indica que no lo van a ser.

A mediados de los noventa me explotaba el acné apoltronado en el sofá sin saber que lo que estaba viendo en la tele era una premonición del mundo por venir. En “Del 40 al 1” un George Michael de mercadillo, Fernandisco, recorría en un ranking frenético los mejores videoclips de la semana, mezclando jugosas anécdotas con impactantes datos de número de discos vendidos. La elección musical –y, espero, de su vestuario– no la hacía él, sino las compañías discográficas y el volumen de ventas. Y así, por la vía del método Ludovico, acababa media España sabiéndose de memoria la letra de “Historias de amor” de OBK. Han pasado unas cuantas décadas, Fernandisco sale en Sálvame, vivimos adictos a los rankings, y aún mantenemos en alguna parte de nuestro cerebro la letra de OBK. Al delcuarentaalunismo se le ha agregado un nuevo término igualmente abrasivo: el clickbait. No hay mucha diferencia entre leer Artnet News o el As. Los editores quieren titulares hipnóticos, y si cuando alguien clickea aparece un textito, pues mejor. La imagen de Martin Brody echando cebo al mar como un idiota en Tiburón me daba miedo, pero su aplicación metafórica en el campo del periodismo me aterra aún más. Tengo una pesadilla en la que no paro de leer titulares de Peio H. Riaño hasta que a mi portátil le salen dientes y me empieza a devorar los dedos, mientras llama por el telefonillo el repartidor de Amazon: “Te hemos traído Emocionarte, de Carlos del Amor. ¡Tiene un 4,7 en valoraciones!”  Sí, lo sé. Estás acabando este párrafo y piensas que no he superado las referencias de mi adolescencia. Ya estoy en mis “40 principales” (años) y, aunque no quiera asumir mi edad, debería asumir la de mis lectores.

Costello creció escuchando programas de radio en los que un colgado ponía la música que le gustaba, sin rendir cuentas a nadie, pero ese modelo dio paso al de la radiofórmula

Este es Elvis Costello. Le habían convencido de que tocara una canción que él no quería tocar, y como ven no se dejó amedrentar, dijo aquello de: “Lo siento, damas y caballeros, no hay razón por la que tocar esta canción aquí”, y cantó lo que quería cantar. “Radio Radio” es una crítica a la radiofórmula y un homenaje a la radio de autor. Costello creció escuchando programas de radio en los que un colgado ponía la música que le gustaba, sin rendir cuentas a nadie. Pero ese modelo, que podría generar no sólo amantes de la música, sino futuros músicos, dio poco a poco paso al modelo de la radiofórmula, que consistía en la repetición de las mismas canciones en base a lo que solicitaban los oyentes y, sobre todo, lo que pagaban las discográficas. Esa nueva radio fórmula quizás no generaría nuevos músicos, pero sí miles y miles de oyentes satisfechos, y, sobre todo, unos cientos de artistas y de discográficas millonarias. Así que Costello compuso esa canción como crítica a la radiofórmula. El músico afirmó que las letras reflejaban el momento en el que “te metes en el negocio de hacer discos y te das cuenta de que de lo que realmente se trata es de que un tipo se vaya con un gran saco de dinero para dárselo a alguien con prostitutas y cocaína para que reproduzcan tu disco las veces suficientes para que la gente se enganche a muerte con él y se convierta en un éxito”. En otra ocasión Elvis Costello volvió a referirse a esta cuestión: “Oh, también podría admitir ahora que la radio ya no tiene nada que ver con la música, sino con el negocio de la publicidad. Hay una habilidad real para programar de manera inteligente, pero ya nadie lo hace. Todo se hace por computadora, por comité. La radio es absolutamente enemiga de la música. Son mi enemigo jurado y mortal, y no tendré nada que ver con ellos”.

Siguiendo en la arena cultural, hagamos lectura de cuáles son las películas más valoradas por los usuarios de Netflix. Comedias románticas y apocalipsis; en la mayoría de los casos, combinadas. ¿Qué dice eso de nuestra época, de nosotros? ¿Ya no somos espectadores, sino consumidores? ¿Esta transformación también afecta al creador, que se ha convertido en un mero productor de bienes? No sabemos, porque nadie lo quiere saber. El crítico de hoy redacta con Auto-tune, quiere ser influencer, no intepreter. Más cerca del modelo Tripadvisor, donde todo es personal, la reacción y la contra-reacción. Practica la escritura comercial: sus artículos son como anuncios narrados.

Cuando la oferta cultural se basa únicamente en parámetros comerciales, durante décadas, devenimos en una sociedad infantil

Volvamos al concepto de “trasfondo”. Parece ilusorio pensar que quienes van a rebufo de lo que dicta el comunicado de prensa vayan a ser capaces de rascar la superficie cultural. ¿Qué hay debajo, encima, a los lados del discurso fácil? Sin trasfondo, lo que tenemos es un abismo, un horizonte de sucesos. ¿Y a quién le importa? Cuando la oferta cultural se basa únicamente en parámetros comerciales, durante décadas, apoyado por la figura del reseñista, que no deviene en crítico, sino que funge como cómplice de la mercadotecnia, devenimos en una sociedad infantil, y, por lo tanto, incapaz de desarrollar un pensamiento crítico. Esto afecta a su pericia a la hora de tomar decisiones y de desentrañar la trampa y el cartón. Hay quienes ante esta tesitura han somatizado su desazón y son capaces de generar azufre bajo su lengua. Creen que lo que pasa es que no hay nada que criticar: ni debajo, ni encima ni a los lados. No lo creo, y baso mi afirmación en la cantidad de obras culturales geniales que he visto, escuchado o leído en los últimos años. La mayoría de las veces, recomendado por críticos, que, como bien describe Ozick, son diferentes a los reseñistas, y éstos, a su vez, distintos de los hacedores de rankings. Los críticos pueden hacer rankings, pero lo contrario no ocurre: que hacedores de rankings puedan ser críticos.

“Empecemos por la necesidad. Lo que es esencial es una masa crítica de críticos que persigan la clase de crítica capaz de definir, provocar, inspirar o al menos intuir lo que en determinado marco temporal está pasando en una cultura”, escribe Cynthia Ozick. Los críticos deberíamos ser camaleones, con visión 360º, mimetizados con el espectador, y no topos, ciegos arrasando el campo de la cultura con agujeros. Debemos trabajar por empoderar al lector, al oyente. Los espectadores son los que corren la carrera: los críticos quienes les susurramos al oído.

Autor >

Juan José Santos Mateo

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí