1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Espacio común

Manifiesto a favor de las bibliotecas (extended mix)

En unos tiempos en los que se apela a la utilidad inmediata para justificar el gasto público, resulta reconfortante seguir gastando dinero en instituciones cuyo único objetivo es ampliar nuestra capacidad de placer y de conocimiento

Iban Zaldua 19/03/2021

<p>Biblioteca de la Ciudad de Stuttgart (Alemania).</p>

Biblioteca de la Ciudad de Stuttgart (Alemania).

Peqsels

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Un colega en esto de la literatura me comentó una vez, en tono reprobatorio, que yo me “encontraba cómodo en la confrontación”, que siempre estaba escribiendo en contra de algo, nunca a favor. Yo le contesté, mentalmente, unas horas más tarde –las mejores respuestas siempre se me ocurren mucho después–, que para qué leemos y, por lo tanto, escribimos, si no es para estar en contra, para resistir, para resistirnos. Sin embargo, repasando los artículos que CTXT ha tenido a bien publicarme, me he dado cuenta de que casi todos son en contra de algo: de la poesía, de la novela, de la autoficción. Quizá mi colega tenía razón: ya es hora de que hable a favor de algo. Y en los últimos años, si me he posicionado a favor de algo repetidamente, es de las bibliotecas públicas.

Cuestión que, en principio, no me venía de fábrica: yo he sido, desde joven, más una “persona de librería” que “de biblioteca”. Quizá a causa de mi educación familiar, individualista y mesocrática. Puede que también como consecuencia de que, en aquella época, no conociera, por lo menos donde yo vivía, bibliotecas que no fueran disuasorias, es decir, meros almacenes de libros que hacían todo lo posible para reducir el número de sus usuarios a fuerza de no dejarte pasear entre las estanterías, de enfrentarte con un sistema de fichas y clasificación nada intuitivo, de imponerte cancerberos en forma de funcionarios más o menos mal encarados, y de no permitir tomar en préstamo libro alguno. Y conseguían disuadirnos, a fe mía.

(Por eso me digo que puedo perfectamente imaginarme un mundo sin bibliotecas. Porque lo he vivido: en mi niñez/adolescencia, y ahora, recientemente, durante el confinamiento de la covid-19, en que, por mucho que no pocas hayan hecho esfuerzos ímprobos por continuar funcionando, han estado desaparecidas, si no virtualmente, sí de facto. Es decir, las bibliotecas, tal y como las hemos conocido estas últimas décadas, no son algo que podemos dar por sentado. Pero esa es otra historia, que tiene que ver con el futuro de las bibliotecas, sobre el que no soy tan optimista: esa es, seguramente, una de las razones para escribir este manifiesto).

Y ahora podría contar cómo fue eso de hacerme, primero, aficionado a las librerías y, más tarde, después de un proceso de maduración, en ferviente defensor de las bibliotecas públicas, salpimentando mi narración de significativas y, sobre todo, conmovedoras anécdotas personales. Pero como no soy Emmanuel Carrère ni Sergio del Molino y, por lo tanto, no confío en las virtudes per se de la narración autobiográfica, mejor me callo y paso a lo que me ha traído aquí –vale, lo he vuelto a hacer, no tengo remedio: juro que a partir de ahora voy a hablar en positivo–.

De manera que, aprovechando que acaba de pasar hace poco el Día de las Bibliotecas, voy a recuperar aquí un manifiesto que escribí en euskera hace un tiempo y que, desde aquella primera versión, ha seguido engordando con adiciones varias, hasta llegar a este Extended Mix que presento hoy en castellano. No descarto seguir añadiendo puntos no bien lo termine: como decía Jorge Luis Borges, “el concepto de texto definitivo no corresponde sino a la religión o al cansancio”.

Esta es la pregunta que me gustaría responder: ¿por qué estar a favor de las bibliotecas?

1) Porque están llenas de libros. Este es, sin duda, el motivo más evidente para estar a favor de las bibliotecas, por parte de un letraherido como yo, al menos. Pero no el único. El caso es que además de todos esos libros, las bibliotecas se han llenado de otras cosas en estas últimas décadas: de películas, de discos, de cómics, de arte, de exposiciones, de conferencias, de talleres de lectura y escritura, etc. La biblioteca no es ya solo el libro. Pero sigue teniendo, aún, al libro en su centro. Y así debe ser.

Biblioteca José Vasconcelos (México DF).

2) Porque son refugios privilegiados del silencio. En un contexto social dominado por el ruido urbano, por esa costumbre tan nuestra de dialogar gritando, por la omnipresencia de la música enlatada –que ha llegado incluso a los ambulatorios, a pesar de los viejos carteles de la enfermera con el dedo en la boca– y por el alto nivel de decibelios en general, las bibliotecas, contra viento y marea, siguen optando por el silencio. Ese silencio, como dice Susan Orlean, es relativo, de acuerdo, porque en él se pueden escuchar los pequeños ruidos que producen los volúmenes al extraerse o volver a ser colocados en los anaqueles, el sonido de las hojas al pasar o del rotulador al subrayar –esperemos que no algún libro de la biblioteca–, las tosecillas y los estornudos, e incluso algunos cuchicheos. Pero es silencio, al fin y al cabo. De hecho, las bibliotecas se están convirtiendo en uno de los pocos espacios públicos de nuestra sociedad en los que sigue reinando, y sólo por eso diría que cumplen una importante función.

3) Porque, teniendo en cuenta que la deriva económica de nuestras sociedades es cada vez más excluyente, siguen abiertas para todo el mundo y ofrecen acceso a la cultura –también– a quienes tienen menos. Cuando la brecha de la riqueza –y también la digital– es cada vez más amplia, en esta fase del capitalismo neoliberal, las bibliotecas se han convertido en un refugio, hasta el punto de llegar a ser, a veces, una rama de los servicios sociales. Y aunque esto sea una mala señal –porque no indica nada bueno del modo en que organizamos nuestra sociedad–, es a la vez algo a tener en cuenta –porque habla muy bien de la biblioteca como institución–.

Sala de lectura de la Biblioteca del Congreso (Washington DC, EE.UU.).

4) Porque, en un contexto en el que la mercantilización de la vida se extiende cada vez más, siguen siendo gratuitas. Como dice Zadie Smith, “las bibliotecas bien gestionadas están llenas de gente, porque lo que ofrece una buena biblioteca no se puede encontrar fácilmente en otra parte: un espacio público protegido en el que para estar no hay por qué comprar nada”.

5) Porque, en relación con lo anterior, son símbolos de lo público. Es cierto que también existen bibliotecas y archivos privados, pero normalmente el acceso a los mismos es restringido: la biblioteca sigue siendo, fundamentalmente, una institución pública, es decir, un espacio gestionado por alguna institución pública –ayuntamiento, diputación, comunidad, Estado...–. En tiempos de privatización, externalización y, en general, de retroceso de lo público, las bibliotecas siguen manteniendo, al menos en parte, el espíritu de aquello que se denominó Estado del Bienestar. Y no de manera precisamente pasiva, como demostraron muchas bibliotecas cuando se produjo el conflicto del canon, hace ya unos años...

6) Porque han aprendido a trabajar en red. Una biblioteca ya no es sólo una biblioteca: gracias al préstamo interbibliotecario –y a otras formas de colaboración entre las mismas–, las bibliotecas se han extendido a nivel regional, e incluso nacional o mundial. Y la relación que establecen entre ellas es, además, horizontal, toda una lección en una época en la que el poder se encuentra cada vez más polarizado.

7) Porque se dedican a la crítica literaria, aunque sea indirectamente. En un contexto en el que las pequeñas librerías están desapareciendo –con frecuencia en beneficio de cadenas al servicio de grandes grupos–, y en un momento histórico en que la crítica literaria está en decadencia –bien porque se haya convertido en una prolongación de la propaganda publicitaria, bien porque en las reseñas prevalece el amiguismo o, menos habitualmente, la enemistad–, lo cierto es que la selección que suelen llevar a cabo los empleados y responsables de las bibliotecas, en sus mesas o expositores, para ayudar a las y los usuarios, puede llegar a ser una “crítica” más fiable que la de las y los agentes citados. Hubo un tiempo en que esa labor de selección, en parte, la realizaban las pequeñas librerías. Y por eso nos convertíamos en clientes fieles de las mismas; hoy día algunas bibliotecas desempeñan, cuando renuncian a la tiranía del best seller, esa humilde función de separar el grano de la paja.

8) Porque son un lugar en el que, sin dar la espalda a la revolución digital, la cultura analógica sigue viva. De hecho, muchas bibliotecas se han convertido en una extraña –y atractiva– mezcla entre lo antiguo y lo nuevo, en la medida en que han permitido la introducción de los diferentes aspectos de la cultura digital. Pero siempre sin renunciar a la materialidad del soporte físico –libro, CD, DVD– que tanto apreciamos los viejunos como yo. Algo que me parece reseñable en un mundo cultural que se está desmaterializando cada vez más.

Biblioteca de Tianjin Binhai (China).

Reconozco que, en mi caso, y más tras el atracón de teletrabajo que nos estamos pegando de un tiempo a esta parte, leer –seguir leyendo– en papel es un descanso. Pero, fetichismos aparte, no puedo dejar de acordarme de una novela que leí en mi adolescencia y me impresionó mucho, Cántico por San Leibowitz, del escritor de ciencia ficción Walter M. Miller jr., en la que, tras la Tercera Guerra Mundial, en un futuro postapocalíptico, las bibliotecas de los monasterios volvían a convertirse –como en la Alta Edad Media, pero ahora en los páramos de Texas, por ejemplo– en repositorios del saber “antiguo”, a la espera de un nuevo Renacimiento. Y tampoco puedo dejar de pensar que un seguro histórico semejante sería imposible si desmaterializáramos del todo nuestros libros y los tuviéramos en la nube: un colapso civilizatorio-energético nos dejaría sin ni siquiera ese resquicio. Lo que, una vez más, revela lo boomer que soy: quién se acuerda ya, si no la gente de nuestra generación, del tópico del Holocausto nuclear…

9) Porque, a los que, además de ser letraheridos o simples lectores, nos gustan los libros en sí, nos ofrecen una oportunidad inmejorable para economizar espacio en casa. Hay que admitir que, si no eres un rico –o uno de esos políticos corruptos del PP, Vox, PSOE, PNV o la antigua CiU que recibe áticos en obsequio; táchese lo que no corresponda a la circunscripción política de que se trate–, llega un momento en la vida en el que todos los libros adquiridos desbordan la capacidad de un hogar más o menos normal y, a falta de una segunda o tercera vivienda, ya no hay sitio para uno más. Si no se quieren multiplicar hasta el infinito las estanterías o no se tiene tendencia al expurgo –muchos amantes de los libros sufrimos este síndrome bibliográfico de Diógenes–, y, al mismo tiempo, se desea permanecer fiel al libro de papel, el servicio de préstamo de las bibliotecas puede ser una excelente alternativa.

10) Porque las bibliotecas son uno de los principales impulsos para la socialización de la literatura, vía clubs de lectura, talleres de escritura, presentaciones e iniciativas similares. La lectura es un acto solitario, pero posee un aspecto social que normalmente se realiza una vez terminada la misma y que para mí es, en cierto modo, un componente inalienable del mismo acto de leer: compartir, debatir lo leído. Las bibliotecas, además de poner los libros a nuestra disposición, están entre las principales organizadoras –no las únicas– de estos actos colectivos en torno al libro, algo que también tenemos que agradecerles.

11) Y ya que estamos hablando del aspecto social de la lectura, cómo olvidar aquel otro argumento a favor de las bibliotecas: el que las señala como lugares míticos para ligar –aunque, recordando lo dicho en el punto 2, para hacerlo siempre en silencio, a través de miraditas, gestos y mensajes analógicos y/o telefónicos, etc., lo que siempre redunda en que todo sea más excitante–.

He señalado que son míticos, porque a mí, a decir verdad, jamás me ha ocurrido nada de eso. Aunque juro por todas las Musas que he oído muchas historias al respecto… al menos hasta que llegó la era de Tinder, Grindr, Badoo, Meetic, Kaixomaitia y demás. Si a eso añadimos los cambios en los usos amorosos que se están imponiendo durante esta pandemia, no sé, la verdad, en qué va a parar la cosa. Puede que –por si no había dejado suficientemente claro a qué cohorte demográfica pertenezco– en una nueva versión de “Video Killed The Radio Star”: “Dating App Killed The Library Flirting”. Lo que, ahora que lo pienso, no sería una buena señal para el futuro de las bibliotecas, tal y como las conocemos ahora…

12) Porque, aunque las bibliotecas son, por definición, lugares ordenados, tienen a su vez algo de caótico. Admito que éste es un argumento bastante personal y quizá intransferible, porque yo mismo soy un lector desordenado, no muy sistemático, que gusta de saltar de un tema a otro, de un género a otro. ¿Y qué mejor sitio para continuar siendo ese tipo de lector que una biblioteca? En efecto, puede afirmarse, como prueba, que no existen dos bibliotecas absolutamente iguales, ni en cuanto a los fondos ni en cuanto a la clasificación o distribución espacial de los mismos –al margen de algunas líneas generales, que siempre son de agradecer, claro–. Lo que da pie a algo que el algoritmo, en principio, no permite: pasear aleatoriamente entre los estantes, es decir, a la posibilidad de seguir siendo un flâneur de los libros y otros productos culturales.

Biblioteca Estatal del Sur de Australia (Adelaida, Australia).

13) Pero, con eso y con todo, porque por encima de este caos aparente que pueden ser las bibliotecas, y como ya he insinuado en el punto anterior, prevalece un cierto orden en las mismas. A fin de cuentas, una biblioteca realmente desordenada no serviría para mucho. Como dijo Arthur Schopenhauer, “La biblioteca más grande, pero desordenada, nunca será tan útil como una pequeña pero bien arreglada. Puedes acumular una vasta cantidad de conocimiento, pero será de un valor mucho menor para ti que una cantidad más pequeña si no has reflexionado sobre ella por ti mismo”.

14) Finalmente, las bibliotecas me gustan porque no sirven para nada, al menos no más que, en la línea de lo que afirma Nuccio Ordine, lo que sirven los libros y la literatura. En unos tiempos en los que se apela a la utilidad inmediata para justificar el gasto público –carreteras, alta velocidad, sanidad, pensiones, ejército…–, resulta reconfortante seguir gastando dinero –siempre insuficiente– en instituciones cuyo único objetivo es ampliar nuestra capacidad de placer y de conocimiento.

Por todo eso (y por mucho más),

¡vivan las bibliotecas!


Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí