1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Psicología deportiva

Ansiedad: el otro rival del Atleti

Los rojiblancos han perdido parte de la ventaja que llevaban en el campeonato. ¿Cómo hacer frente a los pensamientos negativos que pueden aparecer en los jugadores colchoneros en el momento decisivo de la temporada?

Ricardo Uribarri 24/03/2021

<p>Celebración de un gol.</p>

Celebración de un gol.

Club Atlético de Madrid

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

El Atlético de Madrid va a tener que lidiar hasta final de temporada con un rival más, aparte del Barcelona y el Real Madrid, si quiere quedar campeón de Liga. Es un adversario invisible, pero puede llegar a ser igual o más peligroso que los otros. Se llama ansiedad y sus efectos pueden ser muy dañinos si no se sabe combatirlos. A falta de 10 jornadas para el final del campeonato, el momento en que se deciden los objetivos de cada equipo, como siempre decía el gran Luis Aragonés, los rojiblancos deben demostrar si están preparados para aguantar la presión que se les viene encima. De ello dependerá en buena parte la resolución del título.

La clasificación dice que los de Simeone son primeros con cuatro puntos de ventaja respecto al Barcelona y seis sobre el Real Madrid. Pero las sensaciones con las que han llegado los tres equipos al parón de selecciones hacen que muchos cambien ese orden a la hora de pensar quién puede terminar levantando el trofeo. Los colchoneros han perdido parte de la sustanciosa ventaja que tenían hace algunas semanas tras dejarse 11 puntos en las últimas nueve jornadas, mientras que los azulgranas han sumado 37 de los últimos 39 puntos, logrando victorias holgadas, y los merengues sólo han perdido un partido de los últimos 18, ganando 13 de ellos. ¿Lo del Atleti es un simple bache que todos, antes o después, atraviesan? ¿O es el resultado de la tensión que entra al ver que las distancias se acortan y que tú no atraviesas un gran momento mientras tus competidores directos se muestran poderosos?

Más allá de los resultados, la imagen que ha dado el conjunto del Metropolitano en algunos de estos últimos encuentros no ha sido la misma que ofreció en la primera vuelta del campeonato. Varios de sus jugadores han bajado su nivel, mostrándose como agarrotados ante la necesidad de tener que ganar cada cita. Puede ocurrir que el equipo que ha estado gran parte de la competición al frente de la tabla se haya ilusionado con la idea de quedar campeón, y al ver esa opción en peligro le entren las dudas, mientras que los que observaban lejano ese objetivo ahora se entusiasmen al comprobar que es posible. Unos síntomas, los de los atléticos, que pueden ser compatibles con los que genera la ansiedad, que el especialista en psicología deportiva Diego Ruano, define como “un estado psicológico en el que el individuo no es capaz de hacer frente a lo que el entorno le está exigiendo en ese momento. La ansiedad en sí misma no tiene por qué ser mala, porque lo que hace es que la persona se active ante el reto que tiene delante y en deporte hace falta cierto nivel de activación. El tema está en que cuando esa activación es excesiva agarrota al deportista y puede provocar lesiones, perder la concentración, tener pensamientos que no permiten centrarse en los estímulos que son correctos, no atender a lo que es necesario en cada momento…”

La posibilidad de perder algo deseado que has visto al alcance puede llevar a la persona que vive eso a disminuir su rendimiento. “Ese temor provoca un estado de ansiedad en el que aparecen una serie de pensamientos intrusivos que rompen con tu manera de ejecutar habitualmente las tareas que realizas –señala el psicólogo–. Eso puede hacer que te centres más en las consecuencias aversivas que puede tener un resultado y no en lo que tienes que hacer ahora mismo. Todo depende de las expectativas. Si las tenemos altas y nuestra ejecución no está siendo la correcta, la evaluación de lo que estamos haciendo va a ser negativa y entonces van a entrar pensamientos del tipo ‘y si fallo’, ‘y si no lo consigo al final’... También habría que diferenciar la ansiedad que puede sentir un individuo y la del colectivo, y como se están tratando las expectativas del grupo y de cada jugador”.

La presión no es algo que afecte por igual a todos los componentes de un equipo

En relación a esto, la presión no es algo que afecte por igual a todos los componentes de un equipo. Hay quién la sabe llevar mejor y otros peor. ¿De qué depende? Ruano explica que “principalmente de su historia de aprendizaje, de haber pasado por situaciones previas, que no tienen porque haber sido similares, sino que le hayan servido para adquirir una serie de herramientas para saber afrontar esos momentos. A veces surgen de manera natural, por haberse enfrentado en el pasado a experiencias parecidas, o por tener apoyo dentro o fuera del equipo con un psicólogo deportivo que te enseñe esas herramientas, que hay que entrenarlas, porque si no se hace no valen de nada”.

Cabe pensar que, si el haber vivido experiencias previas similares es un punto a favor a la hora de hacer frente a situaciones de ansiedad, los jugadores del Barcelona y el Real Madrid pueden tener algo de ventaja en este aspecto en las jornadas que restan. “A pesar de que tengan esa experiencia previa, la situación siempre es distinta. Va a depender también de las circunstancias. Probablemente en igualdad de condiciones, sí que los jugadores azulgranas y madridistas tendrían una pequeña ventaja en este sentido, porque ellos ya se han visto en otras situaciones similares y saben cuáles son sus fortalezas y conocen las debilidades de sus rivales. Pero hay que tener en cuenta otros factores, como el calendario y el que Barça y Atlético estén fuera de Europa y puedan centrarse en la Liga”.

Esa circunstancia de tener solo una competición de la que preocuparse hasta final de temporada es algo que Ruano considera beneficioso en el momento actual. “Eso les va a liberar mentalmente de tener que pensar en otro objetivo y físicamente les va a suponer un descanso al evitarse desplazamientos y el tener que competir entre semana. El parón de selecciones también puede ser positivo porque puede haber jugadores que necesiten este pequeño descanso, bien por no estar convocados por sus países o porque cambian de ambiente por unos días. Es cierto que es algo que van a disfrutar todos los equipos pero también que algunos, como el caso del Atleti, pueden necesitar más ese respiro”.

En la situación actual, ¿qué herramientas debe utilizar el equipo rojiblanco para minimizar los efectos de esa presión? Ruano considera que “ellos tienen una ventaja y es la filosofía del Cholo de ir partido a partido. Me parece adecuado centrarse en lo que va a pasar el fin de semana y tratar de no ir más allá. No es fácil, porque todos saben que quedan diez finales y que el objetivo está mucho más cerca. Por eso se debe reforzar mucho lo que es el partido próximo y fijarse en lo que pueden controlar. Además de eso sería conveniente que evitaran todas las noticias que no son estrictamente deportivas, que van dirigidas más a la especulación y el sensacionalismo, y que lo que pueden hacer es enviar una información equívoca a los jugadores y crear ese estado de ansiedad. Quiero pensar que siendo profesionales y con la experiencia que tienen sabrán aislarse de aquella información que les resulte nociva y centrarse en su trabajo diario. Y a nivel individual, trabajar con aquellos jugadores que puedan sentir un poco más de presión o de encontrarse menos cómodos en el campo”.

Ruano advierte también de la importancia de tener preparado un plan “B” en los partidos por si las cosas no salen como se pensaba en un inicio, lo que puede propiciar la aparición de esos pensamientos negativos. “Si en el minuto 80 están 0-0, es posible que a los jugadores les surjan esas ideas. Por eso es necesario tener una alternativa para que antes de llegar a esa situación, en la que algún jugador se puede ver angustiado, que pueda notar esa ansiedad y ese agarrotamiento, lo que puede provocar que los centros no vayan a ser todo lo precisos que debieran, ni los disparos tan ajustados, buscar una solución”.

Con la presión que va a haber en los próximos partidos, puede que el aspecto mental sea tan importante como el físico, el técnico o el táctico

Con la presión que va a haber en los próximos partidos, puede que el aspecto mental sea tan importante como el físico, el técnico o el táctico a la hora de que los entrenadores elijan un once inicial o los cambios durante su desarrollo. Diego cree que “no es que sea importante ahora, es que debe serlo desde pretemporada, precisamente para que lleguen a este momento lo más preparados posible. Los psicólogos solemos decir que tratar de solucionar una situación a partir de lo psicológico cuando no le has dado la misma importancia antes es complicado que vaya a tener un efecto visible. Pocas veces trabajar el aspecto psicológico en un momento delicado ha funcionado cuando se produce a tan poco tiempo para el final de un torneo. A nivel individual, con determinados jugadores y con todas las vicisitudes que han pasado, sobre todo en estas circunstancias del Covid-19, quizás si haya alguno que necesite trabajo extra”.

El propio Simeone ya se ha referido a este tema de la presión y la angustia que pueden sentir los jugadores en momentos decisivos de una campaña. Habló de ello en el programa Asado Reservado, de Canal Plus, en referencia al final de la temporada 2013-14, cuando el equipo ganó su último título de Liga: “Tras el partido ante el Levante (antepenúltima jornada del campeonato, en el que perdieron por 2-0), uno de los chicos me decía: ‘Míster, en los primeros 20 minutos no podía mover las piernas’ ¡Y veníamos de ganarle al Chelsea en Londres! Y habíamos jugado un martes, que no había excusa de cansancio ni nada. Eran las piernas, que vos como futbolista cuando no estás acostumbrado a ganar –cuando estás acostumbrado es otra cosa y nosotros de esos solo teníamos a Villa–, te empiezan a pesar, se te bloquean y no puedes jugar. Estás en la final de la Champions, la Liga depende de ti y llegas a ese momento que te explota la cabeza. Dependerá de aislarte de todo ese cúmulo de cosas que te florean por la cabeza y te centres simplemente en jugar a la pelota”.

La experiencia de lo vivido en aquella ocasión y la capacidad de motivación que tiene, puede convertir precisamente al Cholo en uno de los puntos positivos que tiene el Atleti para sacar mentalmente lo mejor de cada jugador en estos momentos. “Por lo que se ve desde fuera y por como habla de los jugadores, a Simeone se le ve un entrenador muy apasionado que sabe transmitir, ya no solo su idea, sino su emoción. Tiene facilidad para conectar y eso es muy bueno. Hay que esperar que él sepa controlar también esa posible ansiedad que pueda aparecer, pero en principio sí que se le ve preparado y capaz de hacerlo”, comenta Ruano.

El que quiera ser negativo con el Atleti dirá que ha desperdiciado parte de la gran ventaja que tenía. Pero el positivo pensará que todos los colchoneros habrían firmado antes de empezar la Liga estar en esta situación. El pesimista pensará que es difícil plantar cara a Barcelona y Real Madrid cuando están en racha. Pero el optimista podrá replicar que seguro que ellos se cambiarían por la situación actual de los rojiblancos. Y habrá quién crea que azulgranas y merengues saben manejarse mejor en estos momentos de máxima tensión. Pero el esperanzado dirá que frente a eso no hay nada que impulse más que la posibilidad de hacer historia en el club. De cómo vean ahora la botella los jugadores colchoneros, si medio vacía o medio llena, puede depender la resolución del título. Bloquearse por el miedo a perder o liberarse por la ilusión de ganar. Ahí está la diferencia.

 

El Atlético de Madrid va a tener que lidiar hasta final de temporada con un rival más, aparte del Barcelona y el Real Madrid, si quiere quedar campeón de Liga. Es un adversario invisible, pero puede llegar a ser igual o más peligroso que los otros. Se llama ansiedad y sus efectos pueden ser muy dañinos si no se...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Ricardo Uribarri

Periodista. Empezó a cubrir la información del Atleti hace más de 20 años y ha pasado por medios como Claro, Radio 16, Época, Vía Digital, Marca y Bez. Actualmente colabora con XL Semanal y se quita el mono de micrófono en Onda Madrid.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí