1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

movimientos

Sobre la deriva protofascista del electorado europeo

Controversias en torno al ‘Manual de instrucciones para combatir a la extrema derecha’ de Steven Forti

Martin Gak 2/03/2021

<p>Poster de campaña Hitler-Hindenburg “El mariscal y el hombre libre. Lucha con nosotros por la paz y la igualdad.”</p>

Poster de campaña Hitler-Hindenburg “El mariscal y el hombre libre. Lucha con nosotros por la paz y la igualdad.”

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Steven Forti tiene razón cuando dice que no hacía falta esperar a ver el paroxismo de violencia a principios de enero en Washington para reconocer que el espectro de la barbarie política se cierne nuevamente sobre las democracias occidentales. También tiene razón cuando señala que el carnaval de presunto patriotismo, con sus participantes disfrazados para matar o morir, debería suponer una última y desesperada llamada de atención a quienes aún les pueda quedar alguna duda sobre la gravedad de la amenaza y de la promesa que esa amenaza encierra. Al igual que la respuesta de Ramón Mantovani en “Neoliberalismo, globalización y crisis de la democracia”, mi intención no es necesariamente dar réplica al manual que Forti ofreció en estas páginas en enero. Más bien lo que busco es contribuir al diagnóstico del estado de situación y a rearticular la amenaza, que, a mi parecer, excede lo que normalmente solemos llamar la extrema derecha, tanto a la antigua como a la 2.0. 

¿Qué combatimos?

No estoy convencido de que sea suficiente hablar de la extrema derecha. Me gustaría empezar haciendo lo que espero sea una afirmación algo controvertida: el espectro que acecha a la política europea ha desbordado desde hace tiempo los márgenes de la extrema derecha para forjar un organismo político mucho más peligroso, que ha desarrollado metástasis en espacios políticos que durante mucho tiempo se han asumido como impermeables a la agenda política, social y cultural de la extrema derecha. El crecimiento explosivo de las fuerzas políticas de extrema derecha, hasta convertirse en agrupaciones políticas de gran importancia o mayoritarias en lugares como Alemania, Italia, Francia, Suecia, Reino Unido y Estados Unidos, muestra no sólo la radicalización de la derecha, sino sobre todo la más que notable transformación política de los votantes que tradicionalmente se han contado entre la izquierda. 

Esta amplia coalición de fuerzas se ha estado gestando durante casi dos décadas y los signos de la amenaza política han sido visibles para aquellos que seguíamos la trayectoria de las fuerzas políticas de extrema derecha que buscaban recrearse como fuerzas políticas convencionales con ideas y programas políticos convencionales. Sin embargo, la mayoría de estas derivas tectónicas permanecieron ocultas al público general y tuvieron lugar en la intimidad de los hogares y en las cabinas de votación. Para mí, se hicieron alarmantemente evidentes en un patrón que surgió en conversaciones primero con estadounidenses y luego con europeos que se habían sentido traicionados por los partidos de izquierda y centro izquierda a los que habían visto como el principal conducto de sus aspiraciones políticas.

Este cambio, que para mí se personificó en un inmigrante ecuatoriano simpatizante de Trump en Brooklyn en 2016, en un sindicalista francés votante de Marine Le Pen en 2017 en París y en un comunista toscano partidario de Salvini en 2018, recibió el 6 de enero en Washington un nombre propio: Ashli Babbitt, la mujer asesinada a tiros en el Congreso.

Ashli Babbitt no era una activista de extrema derecha aunque se había convertido desde principios de 2020 en lo que podríamos llamar una replicadora de sus mensajes políticos y una propulsora de sus vectores. Más bien, la señora Babbitt era una libertaria que no sólo había votado a Obama, sino que seguía defendiendo el historial del expresidente, incluso cuando se convirtió, según la mayoría de los testimonios, en una ardiente partidaria de Trump. En un tuit escribió: “Creo que Obama hizo grandes cosas. Creo que hizo mucho bien... en un momento en que lo necesitábamos”. En los relatos sobre la radicalización de Babbitt elaborados tras su muerte, la imagen que se desprende es la de una mujer que se había sentido traicionada por el Partido Demócrata y que había visto cómo su negocio se hundía en unas condiciones de mercado anárquicas que la convirtieron en víctima de préstamos depredadores y la pusieron en el punto de mira de las medidas establecidas para frenar la propagación de la pandemia. Babbitt vio a Trump como una solución. 

Salvando la distancia y la crudeza de la respuesta, la deriva de votantes tradicionalmente de izquierda hacia las filas de la ultraderecha en Europa puede ser vista de forma similar y representa los mismos peligros. Permítanme sugerir una segunda idea, probablemente también controvertida: de lo que debemos hablar es de una deriva protofascista y no solo en la derecha, sino en el electorado en general, incluyendo a la izquierda. Esta deriva no es nueva y en sus peores formas se dio entre los comunistas italianos que encontraron un hogar en el fascismo o los socialistas alemanes que vieron con buenos ojos las políticas sociales del nazismo. 

En este sentido, la primera prioridad debe ser frenar la deriva del votante de centro y de centro izquierda hacia las filas de la extrema derecha. Esto también significa  que es esencial dejar de utilizar la palabra fascista de manera abusiva en contra de antagonistas ideológicos y reconocer que la fascistización del electorado depende de la capacidad de reclutamiento de fuerzas ajenas a la extrema derecha en la configuración de una masa crítica política.

Necesitamos una izquierda

La migración de votantes, incluso de segmentos distantes en el campo político, responde, en mi opinión, al colapso de la izquierda y del centro izquierda. Dos tendencias han contribuido igualmente a dejar en situación de desamparo político a muchos de estos votantes y ambas deben ser revertidas: los partidos de izquierda ya no son de izquierda y la izquierda ideológica no sabe hacer política. 

La primera cuestión, que Forti señaló en su artículo y ha sido subrayada por Ramón Mantovani en su respuesta, comprende la deriva neoliberal del centro izquierda, la destrucción del centro izquierda, que comenzó con el clintonismo en EE.UU. y el blairismo en Reino Unido como proyectos diseñados para reconquistar el espacio de centro de los partidos conservadores. Este proceso dejó a los votantes tradicionales de centro izquierda sin opciones políticas. Tras quedarse a merced de poderosas fuerzas económicas sobre las que no tenían control, la falta de un conducto político dejó a muchos de estos votantes indefensos. Esta es, en cierto sentido, la trayectoria ideológica de Ashli Babbitt. 

Uno de los brebajes más peligrosos para la izquierda es la importación de la política identitaria estadounidense al ámbito europeo

Este patrón de devastación política se impuso también en la Europa continental con las reformas de Schroeder en Alemania, la reforma socialdemócrata del Estado del bienestar en Suecia, el giro radical a la derecha y la consiguiente devastación de los socialistas franceses a manos de Macron y Hollande y la destrucción del PSI en Italia a manos de Renzi. Frente a la fuerza tan destructiva de las economías de mercado globales, con un marcado gusto por la desregulación anárquica, y tras los experimentos políticos y sociales más catastróficos, el centro izquierda tradicional abandonó al ciudadano a su suerte.

La segunda tendencia es la ideologización del sector restante de la izquierda, que a menudo ha perseguido agendas ideológicas en detrimento de las urgencias en materia de políticas públicas. Uno de los brebajes más peligrosos para la izquierda es la importación de la política identitaria estadounidense al ámbito europeo. Hay un gran número de razones para afirmar esto, pero desde un punto de vista estratégico hay una que se alza por encima de todas las demás: el hecho de que ante la pobreza endémica y creciente entre la clase media, el hambre, el desempleo, la falta de un sistema sanitario apto, la obsolescencia de infraestructuras, etc., los derechos de las mujeres, de las minorías sexuales, de los inmigrantes, la salud de los árboles y de las ballenas y la transformación del lenguaje para incluir a aquellos que puedan sentirse marginados por el masculino genérico no son más que problemas del primer mundo.

En este sentido, no estoy de acuerdo con Forti. Las necesidades materiales de poblaciones a las que el Estado ha abandonado en sus obligaciones se presentan con una urgencia política tal que ponerlas en la misma lista de prioridades que los debates sobre patriarcado o el colonialismo es un enorme error. En el discurso público, equiparar la falta de comida con derechos de género no puede más que ser visto como la trivialización del hambre. Es irrelevante si estamos de acuerdo con esta afirmación o no. La evidencia de ello la ofrece toda la ultraderecha europea y americana que se ha nutrido de la falta de claridad en cuanto a prioridades políticas de la izquierda militante y que en muchos casos se ha instalado en los recovecos de política pública que la izquierda tradicional ha abandonado. Particularmente interesantes quizás sean, en este sentido, las posiciones del AfD en Alemania y los Demócratas Suecos.

Polarización y cuñas

Cuando hace unos años Bannon llegó a Europa, los medios de comunicación europeos parecían desconcertados y malinterpretaron su misión como el intento de construir un partido político paneuropeo. Esto era totalmente erróneo. Lo que Bannon vino a hacer a Europa fue construir una infraestructura política para los partidos políticos de ultraderecha de toda Europa. 

Europa carecía de una derecha cristiana del tipo que EE.UU. tiene desde hace décadas y que está constituída por el votante cautivo de los candidatos conservadores. Lo que Bannon sabía es que ningún votante es más rentable que el proverbial votante de un solo tema. Si se pudiera construir alrededor de Europa un electorado antigay o antiaborto, sus votantes estarían encantados de votar en contra de sus propios intereses económicos y políticos para impulsar su único tema de agenda. Fetos salvados y clase social completamente olvidada.

Cuando se examina el estado de los medios de comunicación europeos se puede ver a una ultraderecha despachada en los salones como entretenimiento político

Los artefactos ideológicos como el aborto, derechos de los homosexuales o inmigración, funcionan como cuñas que permiten dividir a un electorado. Muy a menudo lo hacen muy cerca de la mitad. De hecho, son los temas cuña los que suelen ser la fuente de lo que ahora está de moda llamar polarización. La polarización tiene un gran beneficio político para los activistas y estrategas políticos: sólo se necesita una fracción muy pequeña del electorado para inclinar una elección. Por supuesto, un sistema político bipartidista es más vulnerable a este tipo de maniobras que un sistema de representación proporcional, pero eso no debe ser fuente de tranquilidad.

Las cuñas suelen estar íntimamente relacionadas con las intuiciones morales y, como tales, no son fácilmente susceptibles de un escrutinio racional. Por eso se construyen tan a menudo a partir del material político tomado de las normas religiosas y tienen la textura y el tacto de las grandes certezas. La estrategia que la izquierda tiene que aprender a despegar tiene como fin desmontar la lógica de la política de cuña. Esto no quiere decir defender con uñas y dientes un lado y otro de esta brecha. Por el contrario, esto quiere decir circunnavegar la brecha. Muy a menudo esto significa dejar el discurso ideológico fuera del debate político y concentrarse en cuestiones de política pública. 

La indignación como argumento y la crispación como fin

Mientras que las cuñas son naturales en todos los debates políticos, el uso de las cuñas como arma política es el resultado de su cuidadosa construcción y despliegue y ambas cosas se basan en la incitación de lo que hoy es la fuerza más poderosa de la política: la indignación.

La indignación puede ser fácilmente incitada por la presentación minuciosa de un estado de crisis y, en buena medida, varias formas de crisis tienden a interactuar entre sí para engendrar nuevas y más poderosas corrientes de indignación. Por ejemplo, una crisis de inmigración que podría haber sido invisible en un periodo de prosperidad puede convertirse en una amenaza individual en un periodo de recesión económica en el que el empleo escasea.

La maquinaria política ha aprendido en la última década las formas más eficaces de incitar a la indignación y lo ha hecho construyendo amplias narrativas que se apoyan en un amplio espectro de fuentes de información (online y offline) como mecanismos de confirmación mutua. En términos generales, hay tres áreas principales en las que debe construirse un programa eficaz contra la estrategia de la tensión informativa:

Los grupos políticos y la sociedad civil deben construir war-rooms digitales a gran escala. Las lecciones de Cambridge Analytica no deben perderse porque el ágora y los operadores de esa tecnología con la que la empresa participó en más de 200 elecciones en todo el mundo siguen en pleno funcionamiento mediante lo que ahora es una gran comunidad de activistas y plataformas de campaña digitales que no operan sobre el espacio público, sino que tienen penetración directa en el espacio de lo privado. Para hacer frente a estas campañas no van a bastar las buenas intenciones. 

Los medios de comunicación, como bien indica Forti, tienen una gran parte de responsabilidad en la construcción del contingente político en cuestión. Ningún ejemplo de esto es tan claro como la construcción de la figura política de Trump, que comenzó su vida pública como una figura de celebrity show y prácticamente sin traducción ni rearticulación trasladó la escandalosa frivolidad del reality-TV al campo político. Si los medios de comunicación construyeron a Trump es porque lo vieron como un producto rentable. Cuando se examina el estado de los medios de comunicación europeos –y los casos de Francia, España e Italia son particularmente graves– se puede ver a una ultraderecha despachada en los salones como entretenimiento político del mismo modo que lo fue en su momento Trump.

Pero a diferencia de Forti, no creo que el problema tenga que ver con fake news, contra las que corroborar los hechos sistemáticamente sea un antídoto. A mi parecer, el servicio más importante que los medios de comunicación ofrecen a la ultraderecha es la producción de potentes fragmentos de pornografía emocional sobre la que la extrema derecha construye sus proyectos de pornografía política. A esto no hay fact-checking que le pueda hacer frente. La batalla en los medios de comunicación es una batalla editorial y demanda presión pública constante, periodismo independiente y el uso de las armas legales pertinentes para frenar la incitación, las apologías de violencia o la promoción del odio. Al mismo tiempo, en un sistema de clientelismo, el arma más directa que el público tiene para incidir sobre la línea editorial de un diario o un canal de televisión sigue siendo la salud económica de quienes financian esas operaciones y en general estos tienden a ser sus auspiciantes. 

Necesitamos una respuesta europea

El proyecto político en cuestión es global y en Europa se ha constituido en una red transnacional sustentada no solo por el lobby estadounidense, como bien dice Forti, sino también con un fuerte apoyo financiero, transferencia de tecnología, colaboración y formación estratégicas de cuadros políticos. 

Europa necesita generar una respuesta conjunta. No solo desde sus cuadros políticos y grupos de sociedad civil sino también desde sus instituciones. Es menester que el aparato legislativo europeo se ponga en marcha para modular el tipo de discursos y el movimiento de información y dinero que han sido usados para cultivar el tipo de violencia política que Washington vio a principios de enero. 

El asedio al Capitolio de EE.UU. el 6 de enero debería haber ofrecido una imagen aleccionadora de cuál es el precio que hay que pagar cuando la negligencia reguladora da lugar a una esfera pública digital anárquica. Ya no es necesario hipotetizar el peligro que representa la mala gestión de las redes sociales y los activos digitales. Ahora tenemos la confirmación de dos hechos críticos. En primer lugar, queda establecido, más allá de toda duda razonable, el hecho de que, en su forma actual, el conjunto de herramientas mediáticas digitales a disposición del público en general permiten la construcción y coordinación de algo tan insondable como el asalto armado y frontal a la democracia. En segundo lugar, queda establecido con total certeza el hecho de que los gigantes tecnológicos son incapaces de regularse a sí mismos y de vigilar la actividad de sus usuarios.

Las democracias europeas son imperfectas pero las alternativas son mucho peores. Para preservar las democracias europeas, para detener el desarrollo de las constelaciones proto-fascistas que se conjura en la región, es esencial que Europa construya una esfera pública digital bien regulada. Europa necesita soberanía digital y una ciudadanía digital. Europa necesita un modelo de esfera pública digital vinculado al Estado de Derecho en donde la ley europea, construida para proteger al ciudadano europeo del potencial rebrote de la barbarie política del siglo XX, tenga soberanía sobre el discurso y la práctica política. 

––––––––––

Martin Gak es periodista y experto en ética y religión en Deutsche Welle.

Steven Forti tiene razón cuando dice que no hacía falta esperar a ver el paroxismo de violencia a principios de enero en Washington para reconocer que el espectro de la barbarie política...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Martin Gak

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí