1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Apoyo mutuo

Hacia un sindicalismo de la vida

Con la deuda hipotecaria sufrimos los efectos de un mecanismo que agudiza todas las violencias, porque ata a la situación en la que estas se perpetúan

Lotta Meri Pirita Tenhunen / Myrian Espinoza Minda 7/03/2021

<p>Integrantes de la PAH Vallekas en la manifestación del 8 de marzo de 2018.</p>

Integrantes de la PAH Vallekas en la manifestación del 8 de marzo de 2018.

Lotta Meri Pirita Tenhunen

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Luchar por nuestras casas se ha tragado una gran parte de nuestro tiempo y de nuestras fuerzas en los últimos diez años. Como integrantes de PAH Vallekas, hemos aprendido sobre apoyo mutuo, sobre la organización de una asesoría colectiva, a leer y entender las leyes y a descifrar las malas prácticas bancarias, a llevar adelante acción directa y desobediencia civil, cómo coordinar a nivel local y estatal un movimiento popular, y también a hacer campañas mediáticas y ejercer portavocías. El año pasado, además, nos vimos inmersas en una investigación colectiva sobre algo más que las mujeres del grupo habíamos ido aprendiendo en la sombra: que nos movíamos continuamente en la intersección entre la violencia financiera e inmobiliaria y la violencia del orden patriarcal. En medio de una pandemia y de manera inextricable con nuestra propia lucha por la vivienda, nos pusimos a escribir la historia del despojo y del derecho a la vivienda desde una mirada feminista. Este texto es una parte de esa investigación que pronto se podrá leer en papel, gracias a la red de espacios de investigación feminista La Laboratoria. Para este 8M pandémico, estas son las señales de humo que queremos mandar a los muchos otros terrenos de lucha en clave feminista.

*******

Aisha luchó desde pequeña por no terminar maltratada y extenuada como su mamá, sino dueña de su propia vida. Mina soñó con la misma autonomía, y encontró en la lucha por la casa una herramienta fundamental para no vivir bajo el mandato del padre ni de los novios. Gicela huyó de una pesadilla de violencia machista y se curó del miedo y de la vergüenza en PAH Vallekas. Carla se implicó en la lucha por la vivienda gracias a su temprana conciencia social y sus ganas de hacer barrio junto a otras mujeres. Libertad se hizo fuerte al encontrarse con otras mujeres en lucha y volvió a reconocer su valor y sus deseos después de largas décadas de ninguneo por parte de su exmarido.

Ellas somos nosotras, algunas mujeres de PAH Vallekas, que nos pusimos a hablar, a investigarnos. Salvo alguna excepción fortuita, nos dimos cuenta de que habíamos llegado a la lucha por la vivienda con un bagaje de violencia machista –y para muchas, racista– que se nos había grabado en el cuerpo. Para algunas, los problemas de vivienda ya estaban presentes desde la infancia, y tenían su trasfondo en la pobreza estructural que no les permitió crecer en un entorno seguro. De ahí que no todas hayamos sido capaces siempre de reconocer el maltrato al que nos enfrentamos en la propia familia o en la pareja, por haber crecido en medio de él, por haberlo normalizado. De este modo, contamos un sinfín de tensiones latentes y violencias cotidianas, vividas tanto en relaciones con hombres cercanos como en amenazas de desconocidos, en cuyo extremo encontramos la violación, las amenazas de muerte o, cuando de las palabras se pasa al acto, el intento de feminicidio.

La vasta mayoría compartimos la experiencia de la migración. Eso sí, migraciones hay de muchos tipos: no es lo mismo endeudarse para migrar desde una pobreza casi absoluta que cruzar el charco respaldada por los ahorros y con la vida laboral resuelta. Tampoco es lo mismo desplazarse desde el norte global hacia el sur que al revés. Los escalones en los que se nos coloca según con qué recursos económicos contamos han determinado una parte importante de los obstáculos con los que nos hemos topado en el camino. Es más, nos hemos dado cuenta de que, según de dónde veníamos y de cómo eran nuestros cuerpos, se nos había reservado un lugar u otro. Hablamos también de experiencias de racismo y colorismo [estratificación por tono de piel] o del privilegio de la blanquitud, que son las dos caras de la misma moneda y que forman parte inseparable del orden patriarcal, un sistema del que hemos aprendido que es fundamentalmente racista y colonial.

Aún así nos encontramos en la lucha, codo con codo, por los mismos objetivos. Hemos aprendido a celebrar nuestras diferencias y seguiremos aprendiendo a deshacer las jerarquías que vienen dadas. Y nos parece que nuestras muchas migraciones sí tienen algo en común: el deseo de libertad como mujeres. Es algo que muchas hemos tenido que defender frente a la imposición del trabajo de cuidados, mientras que muchas migraciones han sido también huidas de un destino de cuidadoras escrito de antemano. Hablar de ello nos ha ayudado a poner en palabras la violencia indirecta que implica la división sexual del trabajo y la sobrecarga familiar que extrae nuestras fuerzas vitales.

Con la deuda hipotecaria hemos sufrido los efectos de un mecanismo que agudizó todas las violencias, porque ata a la situación en la que estas se perpetúan. La deuda fija en un lugar y roba el tiempo actual y futuro. Es la extracción por antonomasia de nuestra fuerza laboral y vital, es violencia. Pero lo que todas las formas de la violencia inmobiliaria tienen en común con la hipotecaria es que se oponen a la lógica de vivienda como derecho y, por lo tanto, se oponen a la vida. No nos negamos a hablar con quienes nos violentan, pero tenemos las miras puestas en cambiar la relación de fuerzas. Sabemos que todos ellos, hasta las empresas más gigantescas, funcionan gracias a personas reales con nombres y apellidos que toman diariamente decisiones que se materializan en la violencia inmobiliaria a la que nos enfrentamos. La lucha empieza por saber quién te violenta, por ponerle nombre y hacer visible la violencia que ejerce. Siendo muchas, haciendo uso de los pocos derechos que nos quedan, denunciando cada vulneración y formulando un discurso común que reclame más derechos, podemos ganar. Y en el camino dejaremos de vernos como meras víctimas de la situación para convertirnos en protagonistas de nuestra propia vida.

Se trata de una lucha impura a los ojos de cualquier formulación puramente ideológica y de una lucha parcial, en la que cada pequeña victoria debe convertirse en combustible para continuar al día siguiente. En estas dos cosas se parece mucho al feminismo como forma de vida. Y paulatinamente hemos visto cómo las prácticas aprendidas en el grupo han ido permeando también otros ámbitos. Compartimos la sensación de una expansión; sentimos que ya no podemos separar nuestra lucha por la casa del resto de la lucha que es la vida. Cuando intentamos nombrar de qué se trata en concreto, surgieron algunas definiciones como: “por fin pude soltar lastre”; “no tengo ni fuerzas ni tiempo, quiero a hombres y banqueros parásitos fuera de mi vida”; “aprendí a hablar verdad al poder”, como dicen los angloparlantes, “sabiendo que cuesta, que tiene un precio que muchas veces es real, pero que al poder explicar a la cara el daño que hacen, nosotras nos hacemos más enteras como mujeres”; “gané una voz propia”, pero una que ya no es individual, sino “una voz mezclada con otras, enriquecida con las mil experiencias y la fuerza de otras”. ¿Os suena?

Hacemos lo mismo que el sindicalismo de toda la vida: nos juntamos para ser más fuertes y conseguir imponer una negociación colectiva a quien nos explota

Sindicalismo social, así veníamos llamando a nuestra práctica desde hace unos años. Sindicalismo porque al igual que las que pelean por unas condiciones dignas de trabajo de limpieza, cuidados, sexo, enseñanza o sanidad, las mujeres en lucha por la vivienda reclamamos un espacio que garantice poder seguir trabajando con dignidad aún cuando ese trabajo no se reconozca como tal. Hacemos lo mismo que el sindicalismo de toda la vida: nos juntamos para ser más fuertes y conseguir imponer una negociación colectiva a quien nos explota. Social porque el trabajo que se despliega en las casas por las que luchamos es el sostén de toda la sociedad. Estamos cansadas de sostener el mundo gratis, así que reclamamos una reducción parcial o total en el precio de nuestro espacio de trabajo gratuito. Ya sea el caso de un impago  de alquiler sobrevenido, de una hipoteca incumplida o de una casa recuperada al banco, ofrecemos pagar un 10-30% de lo que ingresamos al mes.

Sindicalismo feminista, decimos recién desde hace poco, porque hemos dado con otras y otres que trabajan en los sectores precarizados o informales y entienden sin rodeos teóricos que nuestras luchas son una y la misma. “Trabajadoras somos todas”, pudimos decir al encontrarnos el primer fin de semana del pasado mes de diciembre en el encuentro “El feminismo sindicalista que viene”. Ahora queremos que todas sepan que si nos organizamos, podemos intervenir para que en nuestra sociedad la vivienda cumpla con los requisitos de la vida y no con los del capital rentista y parasitario. Podemos desobedecer, no pagar, recuperar, tomar y convertir en un recurso común lo que antes fue un objeto de especulación. Podemos dotarnos de una red que se expande de una casa a la otra, y responde cuando tiramos de la cuerda, tanto para pedir socorro como para ofrecer lo que tenemos para compartir. Primero nos impresionó la conversión de la vulnerabilidad en fortaleza a través de la organización colectiva. Y al rato, ya no nos bastaba con asesorarnos y acompañarnos cuando tuvimos problemas con la casa. Nos pusimos a soñar con que el apoyo mutuo se extienda hasta el terreno de la vida personal y familiar, con la posibilidad de incorporar a les peques a la comunidad de una manera que les aporte felicidad. Nuestro entorno privado se estaba volviendo común, compartido... y por lo tanto, político.

Ya no queremos entender la casa como una cárcel de las tareas domésticas, sino como el espacio en el que encontrar nuestros propios deseos y explayar nuestra expresión creativa; una guarida para cuidar de la vida en todas sus etapas y formas y, sobre todo, como el lugar en y desde el que poner patas arriba el sistema que intenta dictar cómo debemos vivir y nos violenta a cada paso para hacernos obedecer. Para seguir en ello necesitamos aguantar, agarrarnos a lo que ya tenemos para repartirlo entre todes, no permitir que nos aíslen y desdibujen nuestras comunidades por muy incipientes o frágiles que estas nos resulten. Para seguir debemos, en definitiva, no soltarnos. Defendemos el derecho a una vida digna en una vivienda digna para todas, para todes. Este 8M nos convocamos a nombrarnos sindicalistas de la vida.

–––––––––

Lotta Meri Pirita Tenhunen (@sydansalama) y Myrian Espinoza Minda (@NoNomecallo) son feministas e integrantes del grupo de mujeres de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca de Vallekas (@pahvallekas)

Autor >

Lotta Meri Pirita Tenhunen / Myrian Espinoza Minda

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí