1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

MEMORIA DEMOCRÁTICA

Justicia y verdad histórica: una relación conflictiva

Una reciente sentencia del TS descarta cualquier vía para investigar los crímenes del franquismo, aunque sea una afrenta para los familiares de las víctimas y un desprecio de los tratados de justicia internacional

Luis Castro Berrojo 22/03/2021

<p>Miembros de la Fundación Aranzadi trabajan en una fosa en 2011 en la provincia de Burgos.</p>

Miembros de la Fundación Aranzadi trabajan en una fosa en 2011 en la provincia de Burgos.

Álvaro Minguito

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Una sentencia reciente del Tribunal Supremo (de 16 de febrero) declara que “la búsqueda de la verdad es una pretensión tan legítima como necesaria”, pero añade que no corresponde a la justicia su satisfacción, sino al Estado, mediante otros organismos y profesiones, especialmente la de los historiadores. E insiste: “El derecho a conocer la verdad histórica no forma parte del proceso penal y (…) no es posible en nuestro sistema penal una actividad jurisdiccional de mera indagación sin una finalidad de imposición de una pena”. El TS responde así en última instancia a la Asociación Soriana “Recuerdo y dignidad” (ASRD),  que pedía abrir una investigación judicial sobre el hallazgo de restos de siete personas en dos fosas comunes de la Guerra Civil sitas en Cobertelada (Soria). La exhumación se realizó en 2017 con el equipo de la Fundación Aranzadi dirigido por el forense Francisco Etxeberría.

Pero no se trata de saber, o no solo. En 1983 un libro pionero de Gregorio Herrero y Antonio Hernández sobre la represión franquista en Soria avanzaba ya los hechos esenciales del caso: el 25 de agosto de 1936 fueron asesinados cuatro maestros de pueblo, “un catedrático cuyo nombre no se recuerda (…) y un mendigo”. Todos ellos fueron sacados de la cárcel de Almazán (Soria) y tiroteados “como si fuera una cacería, uno a uno”, en el paraje de Los Tomillares, cerca de una cuneta. Gracias a su investigación, la ASRD –modélica en su rigor y tenacidad– ha puesto nombres a los cinco docentes, aunque en una fosa adyacente se encontraron restos de otras dos víctimas aún no identificadas. La primera fosa es recordada ahora como la de “los maestros” y ello indica la especial inquina que el fascismo español tenía contra los profesores que simpatizaban con los valores republicanos y la libertad de enseñanza.

Así pues, la ASRD es la que ha completado una investigación que hubiera debido llevar a cabo el Estado –los tribunales, más exactamente– y la que solicitaba, partiendo de los datos obtenidos, una actuación judicial que, una vez más, se niega. El TS considera impropio pedirle peras al olmo: no se puede esperar que un tribunal investigue y explique la historia y tampoco cree procedente que en España exista algo parecido a las “comisiones de la verdad” que existen en otros países con pasado traumático. El problema –el vergonzoso problema– es que tampoco se le pueden pedir peras al peral, esto es, justicia a un tribunal. El TS repite su doctrina anterior y descarta cualquier vía para investigar los crímenes del franquismo, por más que ello sea una afrenta para los familiares de las víctimas, una deficiencia, una más, de la democracia española y un desprecio de los tratados de justicia internacional que España ha suscrito y su Constitución recoge en el artículo 10. En síntesis, esa doctrina alega que con la Ley de amnistía habrían prescrito las responsabilidades por esos crímenes y que, además, la distancia temporal obra en el mismo sentido. La competencia de los tribunales quedaría limitada a autorizar la apertura de las fosas, nada más. Si algún juez va más allá los fiscales y la Audiencia Nacional se le echarían encima, como ocurrió en el caso de Baltasar Garzón.

Dos juzgados españoles tienen abiertas sendas causas contra dos historiadores precisamente por investigar y dar a conocer esa verdad que el TS reconoce como un derecho ciudadano

Al menos, el TS reconoce que el derecho a saber la verdad sobre las circunstancias de un crimen es razonable, aunque limita a eso el alcance de la demanda y cierra el expediente sin aclarar nada. Ahora bien, por otro lado, ocurre que dos juzgados españoles tienen abiertas sendas causas contra dos historiadores precisamente por investigar y dar a conocer esa verdad que el TS reconoce como un derecho ciudadano. Así, un juez de Jerez de la Frontera lleva adelante un expediente contra el profesor Juan Ríos Carratalá por señalar en un libro de historia al alférez Antonio Baena Tocón como participante en el consejo de guerra que condenó a muerte al poeta Miguel Hernández, pena luego conmutada por cadena perpetua. (Nos vemos en Chicote: imágenes del cinismo y el silencio en la cultura franquista. Ed. Renacimiento, 2015). Aunque ha trascendido más el nombre de Ríos Carratalá, la demanda va dirigida también contra otros investigadores, universidades, periodistas, canales de televisión y radio, partidos, sindicatos, activistas  de las redes e incluso el buscador Google, donde ha aparecido esa información.

Más recientemente, el historiador Fernando Mikelarena ha sido demandado por publicar que el líder carlista Jaime del Burgo Torres era jefe de requetés cuando se produjo una de las mayores matanzas de republicanos en Navarra durante la Guerra Civil. El demandante es Arturo del Burgo –hijo del exdiputado de UPN-PP Jaime Ignacio del Burgo– y nieto del citado dirigente carlista. El dato aparece en el libro La [des]memoria de los vencedores, Jaime Del Burgo, Rafael García Serrano y la Hermandad de Caballeros Voluntarios de la Cruz. (Ed. Pamiela, 2019) y en un artículo publicado en el diario Noticias de Navarra, el 17 de octubre de 2020, titulado “Saca de Tafalla-Monreal, 21-10-1936”.

Pero podríamos –dadas las circunstancias, deberíamos– ampliar bastante la información que relaciona a del Burgo Torres con la violencia política desatada tras la sublevación militar de julio de 1936. Primero, durante la II República, como líder de la juventud carlista en Navarra y, como tal, implicado en la preparación del golpe del 18 de julio, con las implicaciones de todo tipo que ello conlleva. En relación a esa época, el Diccionario biográfico de la Real Academia de la Historia indica someramente que “en 1932, él y su padre fueron apresados por posesión de armas, resultando absueltos. Recibió adiestramiento militar en Italia” (desde luego, no se precisa el régimen que había entonces en Italia, el cual hizo algo más que adiestrar a milicianos ultras españoles). Más tarde, ya en guerra, del Burgo sirve como capitán del Tercio de Requetés y forma parte de la columna del coronel García Escámez, una de las enviadas por el general Mola a tomar Madrid. Como ocurre con las columnas del Ejército de África que avanzan simultáneamente por las provincias de Huelva, Extremadura y Toledo, la de García Escámez –lo mismo que la otra columna navarra que se dirige a Zaragoza– el avance militar va acompañado de un baño de sangre entre la población civil afín a la República de las provincias de Navarra, Logroño, Soria, Burgos y Guadalajara, de modo que todas pueden ser consideradas “columnas de la muerte”. No es escasa la bibliografía que aporta evidencias de ello, aparte de las obras de Mikelarena; ahí está La nueva Covadonga, de Ugarte Tellería (Ed. Biblioteca Nueva, 1998); las memorias del médico Pedro Uriel, testigo presencial de algunos de esos crímenes, (No se fusila en domingo. Ed. Pretextos, 2005) y la historiografía pionera de Gregorio Herrero, Antonio Hernández García, Jesús Vicente Aguirre y el colectivo Altaffailla. Evidentemente, es imposible vincular directamente a del Burgo Torres en todos estos hechos, del mismo modo que es inconcebible considerarle ajeno a ellos, dado su rango político y militar.

Pero no son los únicos casos en que los investigadores han sido denunciados por hacer su labor. Hace años Francisco Espinosa pudo escribir todo un libro con episodios semejantes: Callar al mensajero. La represión franquista. Entre la libertad de información y el derecho al honor (Ed. Península, 2009). En ellos, el derecho a la investigación y a la libertad de expresión se vieron cuestionados por quienes –por motivos familiares o de otro tipo– ponían el “honor” de los verdugos sobre el derecho a la verdad y a la justicia de sus víctimas e intentaban eliminar los rastros documentales que implicaran a sus antepasados en graves violaciones de derechos humanos. Para ello recurrieron a los tribunales con el propósito de amedrentar y, si era posible, castigar a historiadores, cineastas o periodistas que se atrevieran a exponer la historia documentada. Nos consta que algunos historiadores han preferido guardar silencio por no verse involucrados en procedimientos judiciales que, entre otras cosas, significan incurrir en gastos extraordinarios.

Uno de los casos analizados en el libro de Espinosa es el de la periodista Dolors Genovés, quien, en un documental emitido por TV3, se refería entre otras cosas a la participación del líder falangista Carlos Trías Bertrán como testigo de cargo en el consejo de guerra que condenó a muerte al dirigente catalán Manuel Carrasco i Formiguera por “adhesión a la rebelión”. Los hijos de Trías denunciaron a Genovés por difamación e intromisión en derecho al honor de su padre, dando lugar a un proceso que se desarrolló durante diez años, hasta 2004, y que tuvo como consecuencia inmediata la prohibición de emitir el documental durante ese tiempo. Finalmente, el expediente llegó al Tribunal Constitucional, que negó los cargos y absolvió a Genovés. En los considerandos, el TC argumentaba:

La investigación sobre hechos protagonizados en el pasado por personas fallecidas debe prevalecer, en su difusión pública, sobre el derecho al honor de tales personas cuando efectivamente se ajuste a los usos y métodos característicos de la ciencia historiográfica (…)

El ejercicio de nuestra jurisdicción en la garantía de los derechos fundamentales no sirve para enjuiciar la historia, y menos aún para cambiarla o silenciar sus hechos, por mucho que estos o las interpretaciones (…) resulten molestos y penosos para sus protagonistas o para sus descendientes”.

No es el único caso en que los jueces han dado la razón a los demandados en este tipo de procesos, pero este es el momento en que esa sentencia del TS aún no ha asentado una jurisprudencia incontestable que impida ataques a la libertad de expresión y de investigación como los que venimos comentando. Cuando tal cosa no ocurre, el resultado es que los responsables de la represión franquista no solo consiguen la impunidad, sino también el anonimato. Al parecer, la anunciada nueva ley de memoria histórica abordará esta cuestión.

Por otra parte, hay otro asunto negativo para investigadores y publicistas en el que también tienen que ver los jueces y sus instituciones colegiadas (léase el Consejo General del Poder Judicial, por ejemplo), aunque no solo ellos, también las autoridades archivísticas. Me refiero a la práctica, muy generalizada en los últimos años, de “despersonalizar” los documentos en los que aparecen responsables de la represión franquista o, más en general, ciertas sentencias condenatorias, incluso de la época democrática. Ello consiste en tachar, borrar o permutar los nombres de esos responsables de manera que no puedan ser conocidos ni publicados en modo alguno. Obviamente, si se consolida y generaliza esta práctica será una traba para la investigación histórica y periodística y un gran paso atrás, dado que, desde el citado libro de Gregorio Herrero y Antonio Hernández, de hace casi 40 años, era práctica habitual de mencionar por su nombre, si se consideraba oportuno y se disponía de evidencias bastantes, a los responsables de la represión, tanto más cuanto que en sus documentos oficiales aparecen identificadas las víctimas y no pocas veces con información personal añadida acerca de sus antecedentes políticos y sociales o su vida familiar, cosa que atañe a su intimidad y su honor en muchos casos. Decimos esto porque la supuesta justificación de esos ocultamientos se basa en el derecho a la intimidad, al honor o la buena imagen de las personas.

En ocasiones, esa práctica anonimizadora da resultados absurdos o ridículos. Caso notorio es el del expediente del consejo de guerra del golpe del 23-F. Hasta hace poco solo se conocía la parte dispositiva de la sentencia, no el cuerpo del expediente, al que solo recientemente, 40 años después, han tenido acceso algunos medios. En la condena se sustituyen de oficio los nombres de cuantos aparecen mencionados por otros ficticios y de este modo leemos que “el teniente coronel Luis, penetró en el  Congreso de los Diputados. (...) Como advirtiera que el Presidente en funciones del Gobierno, don Alejandro (...) y el Vicepresidente Primero en funciones, Teniente General del Ejército don Felipe (...) y dijo estar a las órdenes del rey y del Teniente General don Daniel”… Y así sucesivamente, como si a la memoria colectiva le fuera posible olvidar a Tejero, Suárez, Gutiérrez Mellado o Milans del Bosch. Curiosamente, el único que queda identificado en la sentencia es el entonces rey, quizá por aquello de que su persona “es inviolable y no está sujeta a responsabilidad” (artº 56.3 de la Constitución).

La justicia española no se digna actuar en casos de violaciones de derechos humanos de la dictadura franquista, aunque admite como legítimo el derecho a la investigación y a la verdad histórica; sin embargo, pone trabas a esa investigación

Si es el derecho al honor y a la propia imagen lo que está en juego, a primera vista parece claro que es el hecho en sí –el pronunciamiento–  el que socava la dignidad de los condenados, ya que las ordenanzas militares vigentes establecen el respeto a ley, la disciplina y un deber de “neutralidad política” como principios básicos de la conducta y del espíritu militar. Siendo el honor “la cualidad moral que lleva al cumplimiento de los propios deberes respecto del prójimo y de uno mismo”, según el diccionario de la RAE, no parece que eso encaje en absoluto con un pronunciamiento militar y con el secuestro y trato desconsiderado al gobierno y los representantes de la nación española. Por ello el estudio histórico de ese hecho y la publicación de nombres, empleos militares y responsabilidades de ningún modo influyen en esa valoración negativa del supuesto honor de los golpistas, que va implícita en el hecho delictivo mismo y que se confirma una vez resulta cosa juzgada.

Si se me ha seguido, se verá que estamos ante una contradicción y un círculo vicioso: por un lado, la justicia española no se digna actuar en casos de violaciones de derechos humanos de la dictadura franquista, aunque admite como legítimo el derecho a la investigación y a la verdad histórica; por otro, sin embargo, pone trabas a esa investigación e incluso considera aceptables, abriendo diligencias en algún caso, los intentos de frenar la investigación y la publicación de una historia que saque a la luz esas violaciones.

--------------

Luis Castro Berrojo es historiador.

Autor >

Luis Castro Berrojo

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí