1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Gramática Rojiparda

La unidad del cero a la izquierda

Las derechas no ganan por estar unidas, sino por ser derechas. Cualquier historia de las derechas en España mostrará que las luchas por la hegemonía, las tensiones, las escisiones y el aventurerismo son tan habituales en esta orilla como en la otra

Xandru Fernández 20/03/2021

<p>Mónica García y Pablo Iglesias.</p>

Mónica García y Pablo Iglesias.

Luis Grañena

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Se anuncia estos días en Madrid el episodio IV de La Unidad de la Izquierda: “Una nueva esperanza”. No sabemos cómo responderá el público, pero la crítica está dividida. Por un lado, el pack Ayuso-Vox ha recibido con alborozo a Pablo Iglesias como candidato de Unidas Podemos. Al fin un ogro al que perseguir por charcas y pantanos, con estacas y cruces, aleluya. Hay quien piensa, por otro lado, que este paso no significará gran cosa para las expectativas electorales de la izquierda si no va acompañado del desistimiento de Más Madrid y la consiguiente aceptación de una candidatura única a la izquierda del río Gabilondo.

Y hay, naturalmente, más posturas que estas dos, tanto a la derecha como a la izquierda, pero estas son las que más agua han movido por debajo de los puentes e incluso por encima. La primera tiene su propio y nutrido club de fans, dispuesto a corear hasta la ronquera los ingeniosos lemas que ha fabricado el equipo de Ayuso. Si bien está por ver que el miedo al comunismo movilice a la derecha de manera extraordinaria, puesto que en Madrid la derecha ya se moviliza mucho en convocatoria ordinaria, lo que no parece probable es que el votante conservador, desmoralizado ante tan pavoroso enemigo, se quede en casa. Así las cosas, la derecha en cualquiera de sus envases lo tiene bastante fácil para pasar la reválida, con Iglesias o sin Iglesias, pero digamos que con Iglesias ni siquiera irá nerviosa al examen.

Si bien está por ver que el miedo al comunismo movilice a la derecha de manera extraordinaria, no parece probable que el votante conservador se quede en casa

Más estridente es el lamento por la unidad de la izquierda, todo un clásico en los últimos tiempos, si bien no queda claro por qué antes de la irrupción de Podemos en la escena política no arrasaba Izquierda Unida, al menos en Madrid y dondequiera que no tuviera un rival soberanista, nacionalista o independentista (táchese lo que no se entienda) disputándole el monocultivo de la izquierda verdadera. La unidad de la izquierda empezó a ser un ansia y un clamor desde que Podemos cruzó el Rubicón y a Izquierda Unida se le soltaron los puntos. De nada sirvió que el primer Podemos enarbolara el discurso de la gente frente a la casta, esforzándose (con uñas pero sin sacar los dientes) por zafarse de la dupla izquierda/derecha: era evidente que aquello muy de derechas no era, y por tanto ¿no podíamos ir juntos? ¿No podíamos querernos un poco? ¿No era posible arreglarlo? Pues lo fue, y hubo Pacto de los Botellines, y dio igual que los resultados electorales de Unidas Podemos fueran un chasco: la culpa no era de la unidad de la izquierda sino de los cenizos a los que se había purgado o expulsado o cansado y que, indisciplinados y vendidos a la oligarquía del capital, no habían querido aplaudir con entusiasmo la nueva marca electoral de la izquierda más a la izquierda de todo.

¿Por qué a la izquierda le importa tanto la unidad? Aparentemente, se hace eco de consignas más poderosas que el sentido común, como “la unión hace la fuerza”, que quedan bien en fábulas y en campeonatos de tiro de cuerda. Pero en el fondo está comprando una palabra mágica, “unidad”, de contornos metafísicos inaceptables cuando se concede que la realidad es plural y diversa. También la izquierda, si queremos llamar así al conjunto de votantes potenciales de los distintos proyectos emancipadores (y si aceptamos que existen esos proyectos emancipadores, lo que no tendría por qué ser el caso): una mezcla heterogénea de sensibilidades, intereses, percepciones, ideologías, creencias, tradiciones y aspiraciones que se ha ido sedimentando a lo largo de años, décadas e incluso siglos. Algo que todo proyecto emancipador debería reconocer salvo que solo quiera emancipar espectros, unicornios u obreros de camisa azul mahón. ¿Qué pueden tener en común a) un ex votante del PSOE de sesenta años que, desencantado del felipismo, del zapaterismo y del rubalcabismo (me lo acabo de inventar), saludara exultante el nacimiento de Podemos y b) un comunista ortodoxo de esa misma edad que fue incapaz de votar a Llamazares cuando Llamazares era lo más parecido a un diputado comunista que había no solo en el Congreso sino en el imaginario colectivo español? ¿Cómo conciliar a una joven militante feminista de barrio obrero con un sindicalista de mediana edad, moral conservadora y hondas convicciones antifascistas? ¿Caben en la unidad de la izquierda el defensor de los lobos y el de los pastores? ¿Hay un discurso único que inflame las pasiones contrapuestas de quien ve en el gobierno de coalición un freno a las políticas neoliberales y quien lo percibe como un sedante para los movimientos sociales?

Contrariamente a lo que se dice en ocasiones como esta, las derechas no ganan por estar unidas, sino por ser derechas. Cualquier historia de las derechas en España mostrará que las luchas por la hegemonía, las tensiones, las escisiones y el aventurerismo son tan habituales en esta orilla de la lucha de clases como en la otra. De hecho, una gran cantidad de gobiernos de derechas ahora mismo, tanto autonómicos como municipales, se apoya en pactos más complejos y múltiples que los que puedan unir a las izquierdas en esos mismos escenarios. Las veces que los conservadores optaron por la fórmula mágica del partido único, fue a condición de cepillar y lijar las aristas más controvertidas de su identidad, lo que tendría que hacer a la izquierda plantearse que, en efecto, la unidad tan ansiada solo podría lograrse, ahora mismo, en el seno del PSOE.

No es que la izquierda no vaya unida, es que no se ve que sea izquierda, y tal vez haya dejado de hacer política

Si la izquierda a la izquierda del PSOE no logra permanecer unida quizá sea porque, justamente, lo único que sus componentes tienen en común es esa hostilidad hacia el partido alfa (completamente justificada, a mi juicio, pero ese es otro asunto). En todo lo demás se percibe la misma indefinición que en el PSOE, solo que, mientras el votante socialista tiene un surtido de experiencias por las que guiarse, los demás tienen que conformarse con tibias declaraciones de principios que, en la práctica, se traducen en debilidad, ambigüedad e incompetencia. Cuando se disipe el humo de las bengalas con que hemos saludado el salto de Pablo Iglesias a la arena política madrileña, podremos quizá preguntarnos qué bagaje de conquistas sociales trae consigo, cuántas leyes Mordaza consiguió derogar en este año y pico en la vicepresidencia el gobierno, cuántas reformas laborales revirtió, cuántos blindajes de la sanidad pública propició, cuántas políticas de vivienda verdaderamente progresistas impulsó, cuántas transiciones ecológicas culminó o, al menos, inauguró. Puede que eso explique por qué en las encuestas el supuesto empuje de Pablo Iglesias se desinfla. No es que la izquierda no vaya unida, es que no se ve que sea izquierda, y tal vez haya dejado de hacer política.

No se me confundan: en la izquierda madrileña, igual que en la andaluza o en la asturiana, hay miles de votantes, simpatizantes, militantes y activistas que tienen en Podemos y en Pablo Iglesias su referente electoral. Son gente que se ha dejado, en ocasiones, la vida en la protesta, en proyectos solidarios, en resistir al avance del turbocapitalismo en barrios y polígonos industriales, en escuelas y talleres y hospitales, y se merecen que su voz se oiga y nos lo merecemos todos porque es la voz de una experiencia indispensable para construir un futuro digno de vivirse. Pero también nos merecemos que a esas voces se unan otras, no menos valiosas, que no se sienten interpeladas por el discurso de Podemos, que desconfían de él igual que desconfían del PSOE y que hablan su propio idioma no menos progresista. Que luego se encuentren todos al final de la meta es una cosa, pero que tengan que salir todos montados en el mismo Seat Panda es otra muy diferente y muy poco atractiva.

Por lo demás, siempre nos quedarán los amantes de Stalin y la bandera rojigualda, los fusaristas empeñados en la cruzada contra el globalismo fucsia y posmoderno, los antifeministas emboscados tras sus abstrusas disquisiciones sobre geopolítica y George Soros: con ellos sí que se puede construir una unidad, la del uno consigo mismo, la del cero a la izquierda.

Se anuncia estos días en Madrid el episodio IV de La Unidad de la Izquierda: “Una nueva esperanza”. No sabemos cómo responderá el público, pero la crítica está dividida. Por un lado, el pack Ayuso-Vox ha recibido con alborozo a Pablo Iglesias como candidato de Unidas Podemos. Al fin un ogro al que...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

4 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. cropotquin

    Un artículo lleno de trampas, rematado con esa ocurrencia de los amantes de Stalin. A mí también me parece un bodrio.

    Hace 8 meses 9 días

  2. luisbombadil

    Podemos tiene la culpa de que no se haya derogado la reforma laboral, la ley mordaza y se haya limitado los alquileres. Nada que ver con el errejonismo-carmenismo que hacen realpolitik aprobando sin tapujos el pelotazo más grande jamás contado de Madrid Norte a la vez que un partido verde

    Hace 8 meses 11 días

  3. luisbombadil

    Me hace gracia el recorrido por todos los eslóganes del errejonismo para terminar concluyendo el viaje, efectivamente, en el partido que "desconfia tanto del PSOE como de Podemos" pero sin nombrar "ese partido del que usted me habla" recordando incluso a Gila con sus métodos de persuasión indirectos "alguien ha matado a alguien". Que sí hombre, que la culpa de que la reforma laboral no se derogue o de que no se limiten los alquileres es de Podemos, el PSOE por su parte sí de querer hacerlo. Que la culpa de la pérdida de votos de Podemos no es la furibunda campaña mediática, judicial y cloacal contra ellos (de la que Errejón fue víctima antes de convertirse en el chico bueno de la izquierda), es culpa de la coalición con IU. (No se explica cómo Más País sin la losa de IU fracasó estrepitosamente en toda España) Unos pocos clichés sobre el vetusto comunismo y facturamos en CTXT este bodrio de artículo.

    Hace 8 meses 11 días

  4. pacoramirezjim

    De acuerdo en muchos puntos pero percibo cierta negatividad de mas. El gobierno probablemente no hace mas porque Podemos es el socio minotario de la coalicion y el PSOE es mas de centro que de izquierda. Para mi la unidad de la izquierda supondrian dos cosas. La primera es ideologica y seria que todos los partidos que se consideren tales propusieran unos puntos minimos por los que todos lucharian: recuperar la sanidad y educacion publica, proteger el derecho a la vivienda, medio ambiente, mas transparencia.... de modo que un potencial votante que considerase relevantes esos puntos pero no es muy fan de ninguno de los partidos se animase a votar a alguna de esas opciones con la esperanza de que cumpliesen su acuerdo. La alternativa a eso es pesima a todas luces y es seguir con pesimos gobiernos del PP, a partir de ahora de la mano de vox. El segundo punto es mas estrategico y es que como hay que llegar al 5% del voto, cualquier partido con una alta probabilidad de no llegar a ese umbral fuese en coalicion con algun otro. Si las dos cosas se hiciesen yo auguraria un mayor apoyo del votante de izquierda, que como bien dice el autor no acude a las elecciones con el mismo entusiasmo que el votante de derechas.

    Hace 8 meses 12 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí