1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tecetipos

Aznar y Rajoy: la última espantá

Fueron tres horas de interrogatorio para quienes durante 28 años dirigieron un partido que nos gobernó y que se financió de forma tramposa durante décadas. Tres horas de negaciones y balones fuera

Gerardo Tecé 24/03/2021

<p>José María Aznar durante su comparecencia telemática ante la Audiencia Nacional.</p>

José María Aznar durante su comparecencia telemática ante la Audiencia Nacional.

Ctxt

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

José María Aznar López y Mariano Rajoy Brey juraron decir la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad, como si eso fuera algo posible para ambos a estas alturas de la vida, a estas alturas del caso que los sentaba ante la sala 1 de la Audiencia Nacional vía telemática. A pesar de las poquísimas expectativas puestas en que saltase alguna sorpresa –Rajoy ya se declaró anteriormente infanta total y Aznar sigue empeñado en batir la plusmarca mundial de no reconocer una mancha en su impecable biografía–, esta era la jornada estrella del juicio a la Caja B del PP. No todos los días dos presidentes del Gobierno se someten a las preguntas de un tribunal. A pesar de sus responsabilidades orgánicas en el partido, lo hacían ambos en calidad de simples testigos, como testigos son los peatones presentes en el lugar y el momento en el que se produce un accidente que a posteriori toca enjuiciar. En este caso, el accidente consiste en décadas de supuesta contabilidad en negro mediante un sistema de donaciones opacas por parte de empresarios a cambio de contratos y favores políticos. Unas donaciones que, según Bárcenas, eran usadas para cubrir gastos del Partido Popular y para repartir sobresueldos entre sus mandamases.

Un Aznar enfadado y agresivo –bajar a la Tierra siempre les supone cierto trastorno comprensible a los dioses– juró decir la verdad porque prometer, más allá de la honestidad con la que uno vaya por la vida, es fórmula clásica de rojos y separatistas, como ya sabemos. Mascarilla blanca FPP2 mientras declaraba, supuestamente solo, en un despacho ubicado en su propia vivienda. Cuando un letrado de la acusación le preguntó el motivo por el que ocultaba parte de su rostro a pesar de estar solo en casa, el mismo Aznar que salió corriendo de Madrid a Marbella en marzo de 2020 desoyendo las recomendaciones sanitarias aludió a su ejemplar comportamiento cívico para tomar esta medida de precaución que las autoridades sanitarias –¿mascarilla estando solo en casa?– en ningún caso han recomendado. Aznar en estado puro. 

Hasta que el presidente de la sala le recordó que, si le habían molestado de sus vacaciones en el Olimpo, era para que respondiese preguntas y no para que las hiciese, Aznar se dedicó a desenmascarar a los letrados de la acusación, amigos de socialistas unos, separatistas otros, intentando darle a aquello el tono bronco que siempre le va bien al mourinhismo. “Yo nunca he recibido un sobresueldo”, sería la frase más repetida y la que mejor resume los sesenta minutos de comparecencia de Aznar ante el tribunal. Una frase en la que es importante, vital, diría, subrayar el yo. Aznar y ese pronombre personal que tan bien define al personaje, ya sea en un juzgado o en su carrera política. “Yo –subrayen el yo– no sé lo que hicieron los demás, ni me importa”, ha declarado quien fuese máximo responsable del PP durante 14 años de supuestos sobresueldos y mordidas. Ni lo sé ni me importa, declaró quien tomó el control de ese partido el mismo año en el que se registraron las primeras anotaciones en B. El Capitán Schettino tomándose un mojito desde la orilla mientras el Costa Concordia hace aguas. Con una diferencia: Schettino acabó pidiendo perdón, quizá avergonzado por la espantá.

  

Aznar –el aznarismo es así– no solo aseguró durante su comparecencia bajo juramento no conocer la contabilidad B, sino que se negó a responder si conocía las condenas judiciales firmes contra su partido por otros casos de corrupción ya juzgados y conocidos por todos. Tampoco recordó Aznar haber denunciado en su momento al diario El País tras la publicación de los papeles de Bárcenas, unos papeles que ahora dice que no van con él. Convencido de salir ganador de cada no va conmigo, de cada no recuerdo, de cada no me importa, el expresidente lo celebra con el clásico gesto chulesco de sacar morritos, gesto perceptible a pesar de la mascarilla. Aznar, y así acabó su interrogatorio, no recordaba haber recibido donaciones, ni recordaba tampoco lo dicho el día anterior por Ignacio del Burgo, cuando el exdiputado del PP declaró que Aznar autorizó pagos recogidos en los papeles de Bárcenas. Para esa altura de la tarde, el listón del no recuerdo estaba ya a la altura del gran estadista que supo ver armas de destrucción masiva en Irak y no supo ver corrupción en su sede.

Como la derecha siempre ha sido de respetar tradiciones, Mariano Rajoy apareció por plasma tras el que lo designó sucesor con su incorrupto dedo. Con mejor tono que su antecesor en el partido y en la declaración judicial y sin mascarilla que ocultase su cara, gesto que le agradeció un letrado de la acusación de Izquierda Unida. Después de una hora de Aznar y sus formas, la aparición de Rajoy recuerda a un arcoíris. Con otros modos, lo expuesto por Rajoy coincidía con la defensa de Aznar: el presidente de un partido no se ocupa de los asuntos económicos del partido. Tiene gracia que, en la formación política que presume de buena gestión económica cuando llegan las campañas electorales, nadie supiese quién llevaba la economía propia durante tres décadas. En época de Rajoy, serían las meigas.

Absolutamente falso. Esa fue la frase más repetida por Rajoy durante su declaración cada vez que un letrado leía lo declarado por Bárcenas. Hablando de meigas, un enigma: ¿cómo es posible que quien no sabía lo que pasaba con la gestión económica del PP esté en posición de asegurar que lo declarado por quien sí llevaba esta gestión es absolutamente falso? La explicación dada por Rajoy a esta pregunta despejaba todas las dudas: “Llevo 40 años en el Partido Popular y nunca nadie ha hablado de una caja B”. Pues ya estaría. Si el nombre usado no era caja B, sino aguinaldo, habría que ir dando el caso por archivado. Los papeles de Bárcenas son falsos, sostuvo Rajoy durante toda su comparecencia, y daba en este caso otros dos argumentos de peso. El primero, que el 95% de quienes aparecen, entre ellos Rajoy, había negado haber recibido esas cantidades. Como nueva versión del anuncio de nueve de cada 10 dentistas puede colar. Como argumento de defensa es bastante discutible. El segundo argumento para sentenciar la falsedad de los papeles es que el propio Rajoy encargó una investigación interna en el PP, dirigida por el PP, y el PP concluyó que el PP no tenía una contabilidad B. Tras la ejemplar auditoría, se quedó tranquilo. 

Con Rajoy delante es una tentación difícil de esquivar preguntarle por sus grandes éxitos, y en aquella sala eran humanos. Preguntado por el “Luis sé fuerte”, cuando se supo que Bárcenas tenía una cuenta en Suiza, Rajoy, metido a esas horas del largo interrogatorio más en el personaje de coaching que en el de expresidente del PP, explicó que en la vida no siempre acierta uno. Preguntado sobre por qué a Bárcenas se le mantuvo despacho, sueldo y chófer después de ser imputado, la explicación dada fue que, en ausencia de condena, los derechos de los trabajadores son sagrados. Arriba tesoreros de la tierra, a mí famélica legión. Absolutamente falso. No sé absolutamente nada. A partir de la hora y media de interrogatorio, el Rajoy agradable empezó a ponerse de los nervios, quizá molesto por tener que dar la misma respuesta una y otra vez a las mismas preguntas, quizá porque había partido de la selección sub 21 contra Eslovenia y se lo estaba perdiendo. 

Fueron tres horas de interrogatorio para quienes durante 28 años dirigieron un partido que nos gobernó y que se financió de forma tramposa durante décadas. Tres horas de negaciones y balones fuera que han sido una pequeña biografía de estos dos presidentes de España y que explican bien los males de este país. Tres horas que demuestran que uno encara los problemas como encara la vida. El Aznar del yo, el impoluto pese a los horrores que rodean su carrera política. El Rajoy experto en no hacer nada con los problemas, salvo vivir cómodamente en ellos. Una década de espantás de dos presidentes a la vista de todo un país. La actitud de Bárcenas es en parte liberadora. No estoy aquí por venganza, sino porque cometí una serie de delitos y quiero colaborar con la Justicia para subsanarlos, dijo. Sea por un pacto con la Fiscalía o sea por venganza, reconocerlo debe haberle quitado un enorme peso de encima. Si las cámaras de la historia no le enfocasen, quiero pensar que Rajoy reconocería su parte de culpa a cambio de poder dejar de huir de su pasado y de dormir mejor por las noches. Aznar no tiene esos problemas. Si gana, si consigue subirse al bote mientras su barco hace aguas, él duerme a pierna suelta. Si todo sale según lo previsto, solo Bárcenas pagará y esta habrá sido la última espantá.

Autor >

Gerardo Tecé

Soy Gerardo Tecé. Modelo y actriz. Escribo cosas en sitios desde que tengo uso de Internet. Ahora en CTXT, observando eso que llaman actualidad e intentando dibujarle un contexto.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí