1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Delitos contra la libertad sexual. Los casos difíciles (IV)

Tercer caso: el desamor progresivo en la pareja (y el sexo por resignación)

Miguel Pasquau Liaño 13/03/2021

<p>L'anniversaire, Marc Chagall (1915).</p>

L'anniversaire, Marc Chagall (1915).

MoMA

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Una mujer denuncia que quien fue su marido la violó reiteradamente durante un tiempo. Cuenta a la policía que estuvieron casados durante varios años y que, a partir de cierto momento, la relación comenzó a deteriorarse. Tanto él como ella mantuvieron alguna relación extramatrimonial, que se ocultaron recíprocamente; pero poco a poco, no de un día para otro, ella empezó a sentir un desapego de su marido, cada vez mayor, que se iba convirtiendo en una total lejanía afectiva. Con todo, casi hasta el final siguieron durmiendo en la misma cama, por razones que la denunciante no sabe explicar con claridad, porque ni ella misma lo entiende ahora. Con cada vez más frecuencia ella inventaba excusas ante los requerimientos de sexo de su marido. Otras veces, directamente él se ponía encima de ella, y ella se dejaba besar y tocar, sin tomar ninguna iniciativa. Admite que alguna vez sí acabó participando en el acto, que alguna vez fingió, y que en varias ocasiones dejó que él consumara el acto, por lo general sin deseo por su parte, simplemente para no provocar discusiones ni hacerle sospechar que tuviera otras relaciones. Ella vivía esos episodios como una especie de violación, porque él sólo trataba de satisfacer su deseo, un deseo que no era compartido. En alguna ocasión se resistió, y discutieron, pero aclara que él nunca llegó a forzarla u obligarla en el sentido literal de la palabra. Simplemente, cada poco tiempo, iniciaba el acto sin preguntar si a ella le apetecía, y sólo si expresamente le decía que no quería, se detenía. De esto habló con algunas amigas, desde hace años, y constan conversaciones de Whatsapp que lo acreditan. La relación fue a peor, por todo tipo de razones, y concluyó con divorcio de “mal rollo”, al término del cual decidió denunciar la conducta de su exmarido. Supongamos que su declaración es perfectamente creíble.

Se puede “consentir” inequívocamente una relación sexual por razones muy diversas: consentir no es desear, sino aceptar, siempre que sea libremente 

Por su parte, el denunciado manifiesta que únicamente pudo apercibirse de que se había deteriorado la relación entre ambos, que él pensaba que con sexo podría mejorar, y que nunca jamás tuvo la sensación de hacerlo contra su voluntad, con independencia del mayor o menor entusiasmo que ella pusiera. También dice que la denuncia es fruto de una errónea “interpretación del pasado” por parte de ella, debido a las disputas del divorcio. Que ciertamente a veces forzó situaciones para intentar crear un clima en el que el sexo fuera posible, pero empezó a ser frecuente no conseguirlo, si bien esporádicamente sí llegaban a hacer el amor, y que aunque ella diga ahora que se sentía agredida o utilizada, él jamás lo percibió así. Llega a decir que en algunos casos su única intención era complacerla, por tener mala conciencia sobre sus desatenciones. 

Con arreglo a la legislación ahora vigente sería impensable una condena por agresión o por abuso al marido, aunque se creyera punto por punto la versión de la denunciante: no existió coacción, el denunciando no tuvo que traspasar conscientemente ningún límite, y es más que complicado inferir que los actos sexuales los hubiera realizado contra o sin el consentimiento de la mujer, pues la toma de iniciativa y la consumación del acto en el ámbito de la pareja en principio no hace presumir, si la pareja no está caracterizada por la dominación, que ella se viera obligada a aceptarlo.

El sometimiento sexual en el ámbito de la pareja es un acto de dominación particularmente machista, y bien se entiende que la pareja deba estar especialmente protegida de la “violación doméstica”

Con arreglo a las previsiones del anteproyecto, el supuesto está en el límite. Se convierte en un “caso difícil”. De un lado, es claro que ella no quiere, y no será complicado que el tribunal así lo entienda, tras oír su declaración. Pero también es cierto que la falta de deseo no equivale a falta de consentimiento: se puede “consentir” inequívocamente una relación sexual por razones muy diversas: consentir no es desear, sino aceptar, siempre que sea libremente. Si no es violación yacer con una mujer por dinero, tampoco debería serlo cuando la mujer no busca dinero, sino prolongar una situación matrimonial cuyo desenlace no tiene aún decidido. Se podrá decir que, en el caso expuesto, de algún modo ella se ve “obligada” porque el sexo es sólo cosa de él,  pero insisto, lo mismo ocurre en una relación de comercio carnal convencional. No sé si puede utilizarse la expresión “obligada” con las consecuencias a que conduciría.

Si partimos de la definición que se propone para el consentimiento sexual (“no existe consentimiento cuando la víctima no haya manifestado libremente por actos exteriores, concluyentes e inequívocos conforme a las circunstancias concurrentes, su voluntad expresa de participar en el acto”), puede decirse que desde luego no hay manifestación alguna de querer participar en el acto. La consecuencia podría ser, entonces, desde una interpretación literal, que fue una violación. Pero miren las consecuencias: la pena sería enorme (siempre con arreglo al anteproyecto): no sólo es una violación, sino que concurre la nueva agravante de tratarse de violación por el cónyuge o pareja, lo que supone que la pena es de entre 7 a 12 años. Pero no sólo es eso: al tratarse de una conducta reiterada, y no puntual, se apreciaría la existencia de un “delito continuado” (para no condenar por separado cada una de las violaciones), y ello comportaría una pena de entre 9 años y seis meses (mínimo) a 15 años (máximo). Es decir, una pena mayor que una violación en plena calle por un desconocido con intimidación o simple violencia (hasta 10 años).

Las reformas legales han de someterse a la prueba de los casos difíciles para detectar elementos de rigidez que lleven a consecuencias no deseadas

Como ello parece contrario a la percepción más generalizada sobre la gravedad de la conducta con respecto a otras conductas, probablemente los tribunales tenderán a evitarlo. Pero, para evitarlo, para imponer una pena inferior a 9 años y seis meses,  no tendrían otra manera más que la absolución, pues tal y como está concebido el tipo delictivo, se trata de un “todo o nada”, es decir, o violación continuada con la agravante de tratarse de pareja, o absolución: las penas muy altas determinan una interpretación estricta de los tipos, al menos en los casos “difíciles”. Lo más probable es que, para evitar la imposición de semejante pena, el juez interprete que, en función de las “circunstancias concurrentes” a que alude la definición de consentimiento sexual del anteproyecto, el hecho de ser pareja, de dormir en el mismo lecho, de mantener una relación convivencial aparentemente normal, y de no manifestar rechazo, sino simplemente indolencia, frente a las intenciones sexuales del marido, puede valorarse como una suerte de consentimiento por complacencia. Por más que en propiedad no pueda decirse que la conducta de la mujer revela una voluntad inequívoca de participar en el acto sexual ni, desde luego, que el hecho de haber consentido muchas otras veces equivalga a un consentimiento a forfait. Es claro que este tipo de casos va a poner en tensión la definición legal de consentimiento: en ciertos contextos, por delicado que resulte decir esto, el mero “dejar hacer” resignado puede ser un acto voluntario (aunque desganado) de entrega, del que tiempo después la mujer, al salir de esa relación de pareja, se arrepienta profundamente y viva esa relación como una violación reiterada.

Repárese en que, al menos en mi opinión, el problema no está en la consideración de la relación de pareja como agravante. Para los casos de agresión sexual con conciencia de que la mujer no lo desea, me parece particularmente oportuna la agravación, por cuanto el sometimiento sexual en el ámbito de la pareja es un acto de dominación particularmente machista, y bien se entiende que la pareja deba estar especialmente protegida de la “violación doméstica”, por estar singularmente expuesta a ella. El problema está en la interpretación del término consentimiento, y en la eliminación de matices y diferencias entre las distintas gamas del no-consentimiento inequívoco: ¿de verdad es más grave, a efectos de medición de la gravedad de la conducta, la pasividad por resignación, es decir, el simple dejar hacer en el ámbito de la pareja, que el asalto intimidatorio en plena calle a una desconocida? Por costuras como esta pueden abrirse importantes grietas en la comprensión de la exigencia del consentimiento inequívoco. La única válvula de escape está en la apreciación de las circunstancias concurrentes, pero, insisto, eso planteará el dilema del todo o nada. 

Epílogo

La proyectada reforma de los delitos sexuales está basada en buenos principios, al optar por el punto de vista de la víctima y poner coto a la inclinación machista de interpretar a su conveniencia la actitud de la mujer ante sus deseos sexuales. Pero igual que los nuevos fármacos fabricados para curar enfermedades han de someterse a ensayos clínicos meticulosos para medir su eficacia y toxicidad, y para establecer pautas sobre dosificación y contraindicaciones, las reformas legales han de someterse a la prueba de los casos difíciles para detectar elementos de rigidez que lleven a consecuencias no deseadas, y así suministrar al juez márgenes de apreciación. La discrecionalidad judicial comporta necesariamente el riesgo de desviaciones sobre el diseño del legislador, pero globalmente, por medio de la competencia argumentativa que hay debajo de lo que llamamos jurisprudencia (es decir, criterios en pugna con vocación de ganar juicios), no es imprudente confiar en que los mejores argumentos prevalecerán sobre los peores. El juego de las nuevas reglas irá haciendo visible, probablemente, la necesidad de nuevos ajustes, y habrá que estar atentos. En materia penal nunca hay que aferrarse a concepciones dogmáticas sobre lo que es mejor y lo que es peor en abstracto, porque lo decisivo es lo concreto.

Si la tramitación parlamentaria cuida algunos detalles, dentro de unos años nos parecerá, generalizadamente, un marco legal natural y adecuado para la delincuencia sexual

En esa línea, la nueva definición de consentimiento contractual quedaría mucho mejor preparada si, manteniendo la nota de “inequívoco”, abandonase el término “expreso”. La razón es la siguiente: lo expreso ha de poder ser “constatado”, y por tanto se convierte en un problema de prueba que va a enturbiar no pocos juicios; lo inequívoco, en cambio, no plantea un problema de constatación, sino de valoración con arreglo a pautas adaptables a la singularidad de los casos. Ello pone a salvo la presunción de inocencia, y otorga protagonismo al conjunto de circunstancias concurrentes que contextualizan el hecho. La pregunta es mucho más racional: no se tratará de “probar” si la mujer dijo sí, sino de “valorar” jurídicamente si desde el conjunto de hechos aportados y probados por la acusación debe inferirse que el acusado no tenía razones para creerse autorizado al acto sexual que pretendía. Es suficiente con que el legislador deje claro que en caso de duda sobre la voluntad de la mujer, como no se trata de juicios morales, sino de castigos penales de cárcel, merece la pena optar por el pincel fino y no por la brocha gorda.

Con todo, el anteproyecto (en lo que se refiere a la regulación de los delitos sexuales) es mucho mejor que lo que se dice de él. Incluso es mejor que cómo lo explican sus promotores. Mi pronóstico es que, si la tramitación parlamentaria cuida algunos detalles, dentro de unos años nos parecerá, generalizadamente, un marco legal natural y adecuado para la delincuencia sexual, y las alarmas que ahora ululan, se habrán quedado sin batería.

Autor >

Miguel Pasquau Liaño

(Úbeda, 1959) Es magistrado, profesor de Derecho y novelista. Jurista de oficio y escritor por afición, ha firmado más de un centenar de artículos de prensa y es autor del blog "Es peligroso asomarse". http://www.migueldeesponera.blogspot.com/

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí