1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

IGNACIO SÁNCHEZ-CUENCA / Politólogo

“El 68 tiene mala prensa infundada: le debemos buena parte de la libertad actual”

Miguel Mora Madrid , 3/03/2021

<p>Ignacio Sánchez-Cuenca, en una imagen de archivo.</p>

Ignacio Sánchez-Cuenca, en una imagen de archivo.

Ctxt

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Tras 15 años de trabajo, escritura e investigación, Ignacio Sánchez-Cuenca acaba de publicar el libro de una vida. Se titula Las raíces históricas del terrorismo revolucionario, se editó primero en inglés en la Cambride University Press y después en castellano en Catarata, y es un viaje alucinante a la violencia de mediados y finales de los años setenta, cuando los ecos románticos de las revoluciones de Mayo del 68 y la de Cuba ayudaron al surgimiento de bandas armadas anarquistas y comunistas en numerosos países occidentales. 

Filósofo de formación y catedrático de Ciencia Política, Sánchez-Cuenca asume en este apasionante ensayo los perfiles de historiador, antropólogo, politólogo y sociólogo para buscar las causas remotas que moldearon el comportamiento dispar de esos terroristas revolucionarios, que produjeron más de 400 muertos y miles de heridos en Italia, España, Alemania, Japón, Grecia, Portugal y Estados Unidos.

La tesis central del libro es que, aunque surgieron grupos armados en muchos países europeos y occidentales, el terror revolucionario solo produjo víctimas mortales en aquellos lugares que, en el periodo de entreguerras, vivieron un ambiente político poco democrático y un desarrollo económico más precario; según la tesis, esos países tenían también una menor tradición individualista (familias y corporaciones más invasivas) y un legado histórico más convulso. 

Terrorismo revolucionario en Occidente: ¿por qué surgen estos grupos a finales de los 60 y no antes? ¿Mayo del 68 fue la espita? 

El ciclo del terrorismo revolucionario que se inicia a finales de los sesenta está muy ligado a las movilizaciones anti-sistema que asociamos con Mayo de 1968, pero tiene que ver también con las luchas de liberación nacional en la fase final del colonialismo y con el éxito de la revolución cubana. La espita, efectivamente, es el proceso de radicalización de algunos de los activistas más comprometidos en la protesta. Sin dicha ola de protestas es muy dudoso que hubiesen surgido grupos armados clandestinos en los países occidentales.

El ensayo hace un inventario exhaustivo de los grupos que producen víctimas mortales: solo hay muertos en países con tradición iliberal. ¿Cuáles son las razones y cuáles diría que pesan más? ¿Anarquismo, dictaduras, desigualdad, poca industria? 

No trato de encontrar un factor específico, sino más bien un conjunto de características que definen una ruta amplia de desarrollo histórico (el pasado autoritario, la presencia de terrorismo anarquista, guerras civiles, desigualdad de la tierra, momento de la industrialización, tipo de capitalismo). Esa es la base de la distinción entre un patrón liberal de desarrollo y un patrón iliberal. En general, las democracias que resisten las convulsiones del periodo posterior a la Primera Guerra Mundial, cuando se generaliza el sufragio universal masculino en Europa, son las que se libran del terrorismo revolucionario cuarenta o cincuenta años después. 

Este es un resultado muy chocante, pues el terrorismo revolucionario estuvo protagonizado en los años setenta y ochenta por grupúsculos con un nivel muy limitado de apoyo popular. Y, sin embargo, incluso una oleada de violencia como esta es reflejo de patrones de desarrollo de largo plazo.

Cita además que esos países comparten una tradición débil de individualismo, con fuertes resistencias a la llegada del capitalismo y a la democracia. 

Una vez establecida la asociación tan estrecha entre desarrollos liberales e iliberales en entreguerras y la aparición del terrorismo revolucionario letal, cabe preguntarse por qué se produce en los países occidentales una divergencia tan profunda en los años veinte y treinta del siglo XX. Aquí apunto a una hipótesis muy amplia: el patrón liberal de desarrollo prevalece en países en los que, desde siglos atrás, el individualismo había cobrado mayor fuerza frente a la presión del grupo (familiar, corporativo, etc.). Suele considerarse que la expansión del individualismo tiene que ver sobre todo con el protestantismo, pero intento mostrar, siguiendo las tesis del antropólogo e historiador Emmanuel Todd, que las raíces son más profundas y se remontan a los tipos de familia que cristalizan en la Edad Media, si no antes.

¿Y cómo afectó la existencia de experiencias comunistas o anarquistas, y la pervivencia de sociedades rurales?

El patrón liberal de desarrollo prevalece en países en los que, desde siglos atrás, el individualismo había cobrado mayor fuerza frente a la presión del grupo

Las sociedades que sufrieron más violencia anarquista entre 1875 y 1925 son también las que posteriormente tendría mayor incidencia de terrorismo revolucionario. La correlación no es perfecta, desde luego: por ejemplo, en Japón el movimiento anarquista fue muy débil, pero hubo una violencia revolucionaria bastante intensa en los 1970s. Algo similar puede decirse del comunismo. En algunos países la asociación es obvia (Italia), pero hay también países con partido comunista fuerte (Finlandia) que no tuvieron terrorismo revolucionario. Ahora bien, en general parece cierto que las corrientes radicales de izquierda sólo encontraron un nicho adecuado en los países con un individualismo más endeble. 

Marxismo y anarquismo: ¿pesaba más Rusia, China, Cuba…?

Hubo una mezcla de marxismo y anarquismo. El movimiento de la Autonomía, que tuvo mucha fuerza en Italia y en Alemania, era más próximo al anarquismo que al marxismo en muchos sentidos. Debido al rechazo del modelo soviético en la Nueva Izquierda y al prestigio del maoísmo en esos años, la revolución rusa no aparece como un referente destacado. Como apuntaba, tuvo mayor influencia el voluntarismo victorioso de la revolución cubana.

¿Por qué surgieron esos grupos violentos en algunos países que eran ya democracias avanzadas, salvo en España y Portugal? ¿Qué influencia tuvo el pasado y el presente en el caso español, por ejemplo?

Es la última ocasión en que surge un desafío armado organizado y duradero al sistema en los países occidentales. De ahí su intensidad y letalidad limitadas y su escaso apoyo popular. Es la última agitación revolucionaria antes de entrar en la fase neoliberal en la que todavía nos encontramos. El hecho de que se formaran estos grupos en democracias avanzadas es lo que explica su aislamiento social y político. 

Si tratamos de entender la variación que se encuentra entre países, resulta curioso que no haya grandes diferencias entre los países que se democratizan justo después de la Segunda Guerra Mundial (Alemania, Italia y Japón) y los que lo hacen en los setenta (España, Grecia y Portugal). En todos los casos el pasado de entreguerras pesa mucho en todos ellos.  

De los 23 países que cita en el libro, los que más muertos produjeron son España –95– e Italia –162–. ¿Por qué? 

En el libro recurro a una distinción clásica entre factores y condiciones causales. En el ejemplo canónico que discutían los filósofos, analizaban cómo la chispa provocada por un cortocircuito causaba un incendio. La chispa es el factor desencadenante, pero en ausencia de oxígeno (la condición causal) no habría fuego. Usando una analogía, propongo que la chispa del terrorismo revolucionario fue la protesta izquierdista de finales de los sesenta, mientras que las trayectorias históricas de largo plazo son el oxígeno. Así, la chispa está presente en algunos países con poco oxígeno (Estados Unidos, Gran Bretaña, Holanda), sin que prenda el terrorismo revolucionario. La chispa enciende un fuego en los países con mayor oxígeno, como Alemania, España, Italia y Japón (los que tenían un pasado más iliberal).

España e Italia son los países con “más oxígeno”: arrastran un pasado de fuertes enfrentamientos entre capital y trabajo, con una presencia importante de anarquismo y comunismo, con experiencias autoritarias represivas, fuertes conflictos agrarios y una industrialización lenta. Son condiciones ideales para que se produzca el fuego con la chispa. 

En Italia, la lucha armada nace en las Universidades del Norte. Trento y la Católica de Milán. Luego Roma en el 68. Brigadas Rojas, Lotta Continua, sus escisiones… Y así hasta 28 grupos que mataron al menos a una persona. Pasolini los llamó hijos de papá, y Mario Monicelli, también cineasta y comunista, me dijo en una entrevista que el 68 italiano había sido una revolución de mierda hecha por niños mimados, que arrasó con la cultura rural y la solidaridad… 

El mito de la revolución ha sido superado. Ni siquiera en los años más duros de la crisis de 2008 hubo episodios serios de violencia de izquierdas en los países occidentales

Las movilizaciones y reivindicaciones del 68 han acabado teniendo muy mala prensa. En parte por la deriva violenta o terrorista de algunos grupos minoritarios, pero también porque se encontraron con la incomprensión de los partidos comunistas primero y luego con una crítica feroz por parte de neoconservadores y ex izquierdistas. Se culpa al 68 de muchos de los males del presente. A mí me resulta una crítica poco interesante y poco fundada. Por muy ingenuas o ilusas que fueran algunas de sus ideas, creo que una parte importante de la libertad de la que disfrutamos en nuestra época se la debemos al cuestionamiento que realizaron de las jerarquías y la autoridad.

¿El análisis del legado histórico funciona en el caso italiano? Allí se juntó la Gladio, la guerra fría, la mafia, el eurocomunismo, el Compromiso Histórico, la modernización del Vaticano… Y la violencia posfascista mató más que la de izquierdas… 

Cada país, sin duda, tiene sus peculiaridades. El caso italiano es especialmente fascinante por múltiples motivos. Italia tuvo la movilización más elevada de todos los países de la OCDE durante los años 1968 y 1969 (mayor que en Francia). Hubo una mayor colaboración que en ningún otro país entre el movimiento estudiantil y el movimiento obrero. Y el 68 tuvo una especie de segunda edición con el movimiento de 1977, antesala de la gran escalada de violencia de los años 1978-79. Además, Italia es el único país en el que el terrorismo de extrema derecha, realizado mediante masacres indiscriminadas contra la población civil, tuvo una fuerte presencia, hasta el punto de que, efectivamente, mató más que la izquierda. Mientras que en otros países el fascismo era una amenaza más bien imaginaria, o un recuerdo de la época de entreguerras, en Italia seguía siendo una realidad. Pues bien, a pesar de todas las características específicas del caso italiano, Italia no se desvía con respecto a su patrón histórico de desarrollo. De acuerdo con el análisis estadístico que ofrezco, España e Italia tenían las condiciones para sufrir el nivel máximo de violencia revolucionaria.  

En España, decidió dejar fuera del análisis a ETA y se centró en el Grapo, que actuó desde 1975 a 2000. ¿Por qué?

Si bien ETA se definía como una organización socialista, creo que pesa más el componente nacionalista, la reivindicación de un territorio. Por así decir, primero es la independencia, luego el socialismo. Mi colega Luis de la Calle ha analizado los casos de terrorismo nacionalista en Europa (Nationalist Violence in Western Europe, Cambridge University Press, 2015) y, en este caso, la explicación tiene que ver con las relaciones entre el centro y la periferia y no tanto con patrones de desarrollo en el largo plazo. Por eso, creo que no se debe mezclar el análisis de los terrorismos nacionalista y revolucionario, por más que haya algunas similitudes obvias.

Háblenos un poco del fascinante caso japonés, donde los revolucionarios se mataban sobre todo entre ellos...

Probablemente sea el caso menos conocido de todos. Japón tuvo un movimiento del 68 muy intenso, con ocupaciones duraderas de universidades y protestas masivas en la calle. Hubo enfrentamientos cainitas entre las diversas sectas que componían la izquierda radical, con numerosos muertos. Se daban todas las condiciones para la formación de grupos armados. De hecho, estos surgieron, pero las fuerzas de seguridad fueron capaces de contener la violencia casi desde el principio. Ante el acoso de la policía, algunos activistas se fueron a Corea del Norte, otros se aliaron con grupos armados palestinos y cometieron atrocidades en Israel; y, finalmente, entre quienes se quedaron en Japón, se formó el Ejército Rojo Unido, que acabó sucumbiendo a sus conflictos internos. En uno de los episodios más extraños de la historia del terrorismo moderno, se encerraron en una cabaña de montaña y acabaron matándose unos a otros en sesiones cada vez más severas y delirantes de “autocrítica revolucionaria”. Durante aquellas semanas, hasta el aseo personal se consideraba una desviación burguesa. Muchos de ellos murieron como consecuencia de las palizas que se propinaban unos a otros tras confesar sus debilidades.

Ha pasado muchos años investigando y escribiendo este libro, que al fin y al cabo es sobre un fenómeno que ha desaparecido ya en casi todo Occidente. ¿Cree que podría volver algún día el terrorismo revolucionario? 

Aunque la historia da muchas vueltas, me sorprendería mucho si volviera el terrorismo revolucionario en los países occidentales. El mito de la revolución ha sido superado, creo que definitivamente. De ahí que ni siquiera en los años más duros de la crisis de 2008 haya habido episodios serios de violencia de izquierdas en los países occidentales (la única excepción es Grecia y no se ha constituido ningún grupo organizado).

Sobre los recientes disturbios ocurridos en España (tan magnificados por algunos como violencia extrema), y sobre todo en Francia, con los Chalecos Amarillos, ¿cuál es su opinión?

Estos fenómenos de violencia callejera son muy distintos al del terrorismo (violencia armada cometida por grupos clandestinos). Suelen responder a factores muy coyunturales y es raro que tengan continuidad en el tiempo. A veces se dan en combinación con el terrorismo (como en el País Vasco durante los años de la ‘kale borroka’, o en la Italia de los setenta del siglo pasado). 

¿Cree que la crisis de las democracias neoliberales, y la insurrección del Capitolio, pueden anunciar una vuelta de algún tipo de lucha armada o de guerrilla urbana?

Tiendo a pensar que no, al menos en Europa. Una de las grandes diferencias entre el llamado nacional-populismo y el fascismo de entreguerras es que el fascismo tenía un fuerte componente de militarización de la vida política (los partidos formaban milicias). Puede haber casos de violencia puntual en Europa, pero no creo que lleguen a la violencia organizada. Estados Unidos es un caso distinto. La posibilidad de portar armas podría hacer que las milicias de la derecha radical dieran el paso de enfrentarse violentamente al sistema (han estado a punto de hacerlo en más de una ocasión). No obstante, creo, siguiendo a autores como Steven Pinker o Azar Gat, que la violencia interna en las naciones que han pasado por el proceso de modernización se vuelve residual o desaparece del todo.

Autor >

Miguel Mora

Nacido en Madrid, en 1964, el director de CTXT fue corresponsal de El País en Lisboa, Roma y París. Anteriormente, trabajó durante 10 años en la sección de Cultura como reportero para temas de cine, literatura y arte. En 2011 fue galardonado con el premio Francisco Cerecedo y con el Livio Zanetti al mejor corresponsal extranjero en Italia. En 2010, obtuvo el premio del Parlamento Europeo al mejor reportaje sobre la integración de las minorías. Es autor de los libros 'La voz de los flamencos' (Siruela 2008) y 'El mejor año de nuestras vidas' (Ediciones B).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí