‘La Caracola’ o cómo Barcelona perdió un refugio en el ‘Capitaloceno’ | ctxt.es
  1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

Gracias por defender un periodismo de servicio público. Suscríbete a CTXT

REDES DE DIGNIDAD

‘La Caracola’ o cómo Barcelona perdió un refugio en el ‘Capitaloceno’

El espacio, situado en el Raval, ha dado refugio a numerosas familias y personas migradas en situación de extrema vulnerabilidad. Durante la pandemia ha sido un centros neurálgico de ayuda y apoyo mutuo del barrio

Gemma Barricarte Barcelona , 23/03/2021

<p>Puerta de <em>La Caracola</em>, espacio del inmigrante en el Raval (Barcelona), que fue desalojado en enero.</p>

Puerta de La Caracola, espacio del inmigrante en el Raval (Barcelona), que fue desalojado en enero.

G.B.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Hay un lugar amargo donde la crisis ecológica, la crisis urbana y la crisis migratoria se encuentran: la expulsión. La expulsión de un barrio, de un país, del hogar, del refugio, del territorio, del hábitat, de la Tierra, … El común denominador de estas tres crisis paralelas es, precisamente, la movilidad o la inmovilidad, las (in)movilidades –la capacidad o incapacidad de moverse, y mover recursos por un territorio por razones políticas, económicas o ambientales–. Estas tres grandes crisis no sólo se cruzan, también se refractan e intensifican entre sí en múltiples direcciones. Pensar desde las (in)movilidades nos permite entender de forma integral una de las manifestaciones más crudas de las complejidades del Capitaloceno. Desde luego, estas ideas abstractas toman cuerpo, ruptura y dolor. Se encarnan en personas habitualmente privadas de derechos fundamentales.

La Caracola: una historia de desalojos y solidaridades

Barcelona es una ciudad donde este fenómeno toma cuerpo a diario a través de la violencia inmobiliaria. Los pasados meses, paralelamente a la ola de frío pandémica, hubo un tsunami de desalojos. Uno de ellos ha sido el de un histórico lugar en el barrio del Raval: La Caracola. Era un conjunto de naves previamente usadas por narcotraficantes que más tarde fueron ocupadas y recuperadas por el colectivo del Espacio del Inmigrante. Dio refugio a numerosas familias y personas migradas en situación de extrema vulnerabilidad. También fue un espacio donde nacieron colectivos y redes vecinales de solidaridad.

Uno de esos colectivos fue Migrasol, un grupo de mujeres migradas fundado en plena pandemia de coronavirus para proveer de acopios de comida a las familias desde La Caracola. María Luisa Canales, de origen peruano, fue una de las impulsoras. “Una chica de allí me dijo: ‘María Luisa, ¿por qué no armamos un grupo para ayudar a las demás?’ Y fui ahí una de las pioneras, fue ahí donde nació Migrasol”.

Andrea (pseudónimo para preservar la identidad) es una peruana que también forma parte de Migrasol. Migró hace un año huyendo de la violencia machista y el maltrato, con su hija: “A Barcelona vine porque me decían que encontraría trabajo. La verdad es que vine y no encontré. Recién encontré un trabajo, ¿sabes? Sólo trabajo los fines de semana. […] Gracias a Dios he empezado, pero todo va a ser para pagar deudas y no sé cómo voy a subsistir”.

Fachada de La Caracola, Espacio del Inmigrante en Barcelona. / G.B.

El desalojo se ha producido el pasado mes de enero, tras un largo proceso de negociación, conflictos y el realojo provisional de uno de los colectivos y de algunas personas implicadas. Una de ellas es Virginia Montaño, una mujer dominicana de 67 años con movilidad reducida: “Vivía en el Espai del Immigrant. Ahora estoy en un hostal, aún no me han realojado ni me dan solución. Yo siempre he estado en el Raval […] Me metí en una hipoteca, cuando hubo la crisis. Perdí mis ahorros y me quedé en la calle. He andado de okupa dos veces en el Raval, después de perderlo todo”.

Al margen del resultado de las negociaciones, triste para las afectadas, el mismo Espacio del Inmigrante y los refugiados han sufrido más experiencias de desalojo. Mansour Djite es un senegalés que pertenece al Sindicato Popular de Vendedores Ambulantes de Barcelona, arraigado también en La Caracola: “¿Conoces la nave ocupada que se quemó en Badalona? Yo antes vivía ahí, en Badalona. No hay derechos humanos. […] Hay muchos manteros que vivían en La Caracola porque no tenían dónde alojarse. Fue nuestra casa, y además teníamos el taller de Top Manta. Estábamos ahí para nosotras, pero estábamos ahí también para el barrio: dando comida, apoyando a los médicos fabricando mascarillas, batas, … Pero al final, tú sabes, el sistema siempre está encima de nosotros. No quieren que respiremos”.

El Barrio Chino o cómo un mito urbano perpetúa las expulsiones

No es casual que La Caracola se situase donde se situaba. Esta historia es un ejemplo de cómo se produce la continuidad en estas expulsiones (desde el país de origen hasta en la ciudad de destino) y cómo hay una serie de mitos urbanos que tienen una clara utilidad política de control social y disciplinamiento urbano. El Barrio del Raval fue bautizado a principios de la década de 1920 como Barrio Chino por cronistas barceloneses de la época, inspirándose en el mito de las Chinatown anglosajonas. Este mito, originariamente, fue la culminación de la visión de la moral burguesa de décadas de desarrollo de urbe industrial en cuyas entrañas se asentaban la criminalidad, la inmoralidad y el vicio.

Claude Lèvi-Strauss hablaba de la eficiencia simbólica para referirse a la profecía autocumplida del mito: un mito, lo es, en la medida en la que la narración mítica se materializa provocando cambios sobre el mismo objeto de la narración. El Barrio Chino fue demonizado como el “territorio del mal” de la ciudad, habitado por “clases peligrosas” como putas, fugitivos, desertores, presidiarios y, más adelante, inmigrantes. Esta “sede del mal” fue sinónimo de criminalidad y vicio hasta los días de hoy, donde la prensa habitualmente habla de “crisis de inseguridad” refiriéndose al Raval. El mito del inmigrante o la extranjerización de problemas locales, es sostenido con el racismo institucional.

Actualmente, en la Barcelona turistificada, este mito es útil por diversos motivos: justifica la represión y el control del barrio y, al mismo tiempo, alberga un aura de “autenticidad” atractiva para el turista outsider en busca de la pintoresca vida prohibida. Estas razones convergen, del mismo modo, en la justificación de las operaciones de “regeneración urbana” con el doble objetivo de expulsar a los “indeseables” y de generar plusvalías urbanísticas, o sea, lo que ya comúnmente se conoce como gentrificación.

La Caracola estaba cerca de zonas donde se ejecutaron diferentes intervenciones de “regeneración urbana” a través de la construcción de emblemas arquitectónicos en el barrio: el MACBA (Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona), el Hotel Barceló o la Filmoteca de Catalunya.

El urbanismo neoliberal y la crisis ecológica se intersecan en el Capitaloceno

La crisis ecológica obliga a establecer un cambio de prisma para entender los fenómenos migratorios y de expulsión urbana en toda su dimensión. Mimi Sheller, en Mobility Justice: the politics of movement in the age of extremes, apuesta por poner en diálogo estas tres dimensiones de las crisis del siglo XXI a través del concepto de movilidad justa. Las (in)movilidades antes mencionadas, y ejemplificadas brevemente con La Caracola, revelan la profunda desigualdad en la posibilidad de movimiento, así como en el derecho a la inmovilidad: el ser, quedarse o arraigarse en un lugar. Un importante nexo de unión entre la crisis ecológica y las dinámicas de expulsión globales y locales es la ciudad. Existe aquí un gran nudo gordiano en cuyo corazón está el proyecto moderno de urbanización global. En las metrópolis, la entrada de recursos y salida de residuos ya se sabe que es sostenido por prácticas extractivistas y ecocidas que directamente desahucian a poblaciones humanas y no-humanas de los territorios del sur global. Mansour lo vive en sus propias carnes: “África está llorando. A África la están robando hace muchos siglos. Están sacando todos los recursos de nuestro continente. Todo lo que tenemos no es para nosotros, son ellos los que están sacando nuestros recursos. […] Yo estuve en el mar, yo pescaba. Nuestro pescado lo están llevando fuera. En China, en América, en Europa, están comiendo la comida africana. El mundo entero. Ayer mismo hubo altercados con fuego en mi país, porque hay conflictos”.

La misma violencia que expulsa de un país se transforma en otro país en la negación del derecho a la ciudad

La amplia ocupación de territorios ajenos para implantar megaproyectos energéticos, monocultivos y extraer minerales se dedica a alimentar los flujos de entrada material al norte global. La expansión y militarización de fronteras a la que venimos asistiendo aseguran que pasen materia y energía, pero no personas. Estos flujos, altamente petrodependientes, se sostienen sobre la interconexión de estos sistemas mediante las grandes redes globales de transporte, logística y comunicación. El impacto de estas dinámicas locas provoca, en primer lugar, la crisis ecológica en la que ya estamos sumidos y que, sin duda, aumentará notablemente el número de refugiados climáticos. En segundo lugar, provoca la expulsión de las poblaciones, en muchos casos a las metrópolis del propio país o de otro. Y, en muchos casos, a las mismas metrópolis que esquilman sus territorios. Y aquí, en esta rueda infatigable, a la llegada a la ciudad –de quienes logran superar los obstáculos sin morir en el camino…, es donde entra en juego el urbanismo neoliberal con sus propias lógicas de expulsión o negación de derechos.

En el caso de Barcelona, no es casual que la expresión de esta cadena de expulsiones se dé en el barrio del Raval. La misma violencia que expulsa de un país se transforma en otro país en la negación del derecho a la ciudad. Esta es la cultura urbana que se está construyendo: ignorar la ecodependencia en lo material y normalizar el maltrato a los inmigrantes y refugiados. Una de las paradojas más interesantes del Raval es que, a pesar de todas estas expulsiones, los “indeseables” se niegan a marcharse. No hay operación que redima al barrio de su carácter demoníaco.

La estrategia de La Caracola: continuará

Mansour, Andrea, Virginia, María Luisa y el resto de personas que han vivido el desalojo son parte de quienes están en la vanguardia de los impactos del Capitaloceno. Pero son también quienes han aprendido a salir del atolladero, quienes viven y practican de forma radical la dignidad y la cooperación sabiéndose ecodependientes e interdependientes. Una tarea y aprendizaje político que aún queda lejano a muchos y que experiencias como la pandemia han hecho emerger. “El top manta es mi prueba, no somos gente ilegal. La gente ilegal no existe. No somos gente que no sabemos nada. Pasamos todos los obstáculos que vivimos. No nos pueden detener”, exclama Mansour.

La Caracola, durante la pandemia, se convirtió en uno de los centros neurálgicos de ayuda y apoyo mutuo del barrio: acopio y reparto de comida, producción de mascarillas y batas, cobijo en plena ola de frío y cuidado de quién lo necesitase. María Luisa dice que el desalojo “ha sido muy triste, porque son nuestros inicios. Fue donde comenzaron los acopios. Llegamos a conocer a Virginia, una señora muy buena que siempre estaba con nosotras. Siempre, afuera del espacio poníamos sillitas y nos sentábamos un rato. […] Nos reíamos, hablábamos de comida, de todo, escuchábamos música peruana. A veces llegaba Rosita con su guitarra y tocaba, y era muy bonito”. Andrea añade: “El espacio del inmigrante es un sitio histórico. Y qué pena que haya terminado todo esto así…”.

Raúl (pseudónimo para preservar la identidad) es un joven argentino que orbita en torno a estos colectivos, y fue quien les propuso encontrar un nuevo refugio junto al Sindicato de Cuidadoras Sin Papeles. “Yo iba de visita a La Caracola. Ha sido algo fuerte, mucha gente se quedó en la calle. Entonces dije: ‘‘vamos a ver qué lugares encontramos para poder vivir”. Así es como se urdió la estrategia para llevar La Caracola a otro lugar.

Barcelona perdió un refugio, pero mientras existan redes de dignidad aparecerán otros. En el seno de la ciudad neoliberal, existen esas otras ciudades: los paraísos en el infierno, las ciudades del refugio, las de la seguridad de saberse en comunidad, las ciudades de ese otro que gente como los que crearon el mito del Raval siempre han temido.

Autora >

Gemma Barricarte

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí