Repensar Madrid como paisaje colectivo | ctxt.es
  1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

Gracias por defender un periodismo de servicio público. Suscríbete a CTXT

Cultura en movimiento

Repensar Madrid como paisaje colectivo

Apuntes sobre la candidatura del eje Prado-Retiro a la lista de Patrimonio de la Humanidad

Carlos García de la Vega 2/04/2021

<p>Editatona sobre científicas del grupo Wikiesfera en 2017.</p>

Editatona sobre científicas del grupo Wikiesfera en 2017.

Wikiesfera

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Una de las cosas que aprendí cuando trabajé como asistencia técnica de una institución pública a principios de los 2000 es que los políticos que ocupan puestos de responsabilidad en cultura tienen una tendencia ciertamente morbosa a destruir lo anterior para intentar dejar ellos su impronta. Como si el siguiente no fuese a hacer lo mismo, en una especie de sísifo de la gestión cultural constante. Todo el que trabaja en este campo sabe que los programas culturales necesitan tiempo, continuidad y coherencia y que cuanto más se desarrollan, más solera, relevancia e influencia adquieren. También aprendí que esta tendencia dolorosamente creativa de los políticos de cultura no solo se da entre responsables de distinto signo político. Bajo el mismo presidente, la misma consejera, el mismo viceconsejero, todos del mismo partido, un cambio en la dirección general dio lugar a que el programa para el que yo estaba contratado desapareciera, justo cuando empezaba a ser reconocido por la ciudadanía.

Medialab-Prado surgió como proyecto durante el mandato de Álvarez del Manzano, y aunque en principio, muy acorde al espíritu de la época, era un centro en el que se pretendía trabajar la hibridación de lo digital y lo tecnológico con la creación cultural, a raíz del traslado al entorno del Paseo del Prado, sus gestores fueron escorando el perfil del centro hacia un laboratorio de lo común, hacia un punto de encuentro y participación de ciudadanos en proyectos culturales, entendidos en sentido amplio. Hay que tener en cuenta que este proyecto no se cuestionó con Gallardón. Con Ana Botella, aunque hubo negociaciones para cederlo a Telefónica tras la millonaria remodelación con dinero público, fue su propia corporación la que nombró como director al recién destituido Marcos García. Es ahora, durante el mandato de Martínez-Almeida, cuando un proyecto nacido, criado y hecho adulto bajo políticas del Partido Popular ha encontrado su casi segura defunción. Alguien tendría que haberle recordado a Andrea Levy que este proyecto siempre ha sido de los suyos, por más que Carmena no lo tocara.

Alguien tendría que haberle recordado a Andrea Levy que este proyecto siempre ha sido de los suyos, por más que Carmena no lo tocara

Del mismo modo, el proyecto de la candidatura “Paseo del Prado y el Buen Retiro, Paisaje de las Artes y las Ciencia” a la lista de Patrimonio Mundial de la Unesco fue impulsado por la corporación de Ana Botella y ha sido apoyado por la Comunidad de Madrid –todos estos años en manos del PP–. Detrás de su coordinación siempre ha estado la misma persona, la miembro de honor del Comité Científico Internacional de Paisajes Culturales de Icomos ( Consejo Internacional de Monumentos y Sitios) Internacional y vicepresidenta de Icomos España, Mónica Luengo. La candidatura de Madrid, conocida como “Paisaje de la luz”, quedó pendiente de evaluación por el Comité de Patrimonio Mundial en la reunión que se iba a celebrar en 2020, pospuesta a causa de la pandemia, y se espera que durante 2021 se celebren en China las reuniones correspondientes a este año y el anterior.

Mónica Luengo comenta por teléfono que, según las normas de la Unesco, modificar algún aspecto de la candidatura presentada mientras está pendiente de dictamen del Comité está expresamente prohibido. También advierte de que, en caso de que se le concediera la distinción patrimonial, todos y cada uno de los elementos de la candidatura tendrían que ser protegidos y preservados tal cual por el Estado, como consecuencia de su inclusión en la lista.

A pesar de la incertidumbre sobre el futuro de la candidatura por la decisión de Levy y el traslado de las dependencias de Medialab a Matadero hace unos días, Luengo cuenta con mucha pasión por qué cree en esta candidatura. “Lo que ahora es el Paseo del Prado no pertenecía a la ciudad, pero los madrileños lo escogieron como lugar de ocio y recreo fuera –pero cerca– de los límites de la Villa. Era un lugar paisajístico, natural, y fue en el reinado de Felipe II cuando se realizaron ciertas intervenciones urbanísticas para incorporarlo a la ciudad”. Un siglo después, Carlos III quiso revitalizar políticamente el país haciendo alarde de avances científicos, o como diría Pablo Casado, parapetándose en la ciencia. A lo largo del Salón del Prado estableció el Real Observatorio Astronómico, el Real Jardín Botánico y, en el edificio que ahora alberga al Museo del Prado, el Real Gabinete de Historia Natural, “con una biblioteca a pie de calle”, señala Luengo, “a disposición de todos los madrileños”. Por una vez, el progreso no traía destrucción, sino una especie de jugada maestra por la que los bosques del arroyo Abroñigal –por donde ahora discurre la M-30– perdieron su condición agreste para recuperarla simbólicamente gracias a las instituciones científicas más punteras del momento. 

La Convención de Patrimonio de la Unesco de 1972 define en su primer artículo el concepto de patrimonio cultural –este refleja con bastante certeza todas las características del eje Prado-Retiro–. El concepto de paisaje cultural se empieza a conceptualizar específicamente en 1992 y se incorpora a las Directrices básicas para la aplicación de la Convención (las que están actualmente en vigor son de 2005). En este desarrollo, la tercera categoría de paisaje cultural hace referencia a los paisajes culturales asociativos, en los que las comunidades dan sentido a la configuración definitiva del propio paisaje. Según Mónica Luengo, esta es la mayor baza de la candidatura, por su enfoque innovador. Con su transversalidad entre cultura institucional y asociativa, Medialab-Prado aportaba valor específico a un proyecto natural, histórico y monumental.

Marcos García perteneció, por su cargo como director de Medialab-Prado, al Consejo Cívico de la candidatura y favoreció en todo lo posible el desarrollo de la misma. De hecho, cuando el evaluador de la Unesco vino a Madrid a reunirse con todos los agentes del Consejo Cívico, la reunión se celebró en el espacio de Medialab. Según García, en la narrativa de la Milla de Oro de los Museos se pierde el elemento fundamental que vertebra el proyecto y que devolvía a la memoria colectiva el Paseo del Prado como salón de las ciencias. Parece claro que el paradigma colaborativo y acumulativo de las disciplinas científicas –siempre que no haya una lucha encarnizada por las patentes, como está ocurriendo con el tema de las vacunas contra la covid– se aleja de la visión de la cultura convertida en un catálogo de genios aislados, de artistas-estrellas pop, que sustenta en general las políticas museísticas de las grandes instituciones y la forma hegemónica de entender la historiografía del arte.

El paradigma científico, acumulativo y transversal refleja la forma de entender la cultura que ha venido trabajando Medialab-Prado a lo largo de estos últimos años. Es por ello que, para complementar a las tres instituciones museísticas más importantes del Estado y al conjunto del Parque del Retiro, la candidatura de Mónica Luengo apostaba por fijarse en la atención que la Unesco había prestado en otros sitios y paisajes culturales a las comunidades humanas que preservaban su propio patrimonio. Su reinterpretación, interesantísima, consiste en considerar que los colectivos asociativos no solo conservan el patrimonio del eje Prado-Retiro, sino que lo generan en tiempo real con la mediación de Medialab-Prado.

El paradigma científico, acumulativo y transversal refleja la forma de entender la cultura que ha venido trabajando Medialab-Prado a lo largo de estos últimos años

El exdirector de Medialab rápidamente se dio cuenta de que, si el proyecto de Luengo iba a reivindicar la Ilustración como momento clave para la consideración de Madrid como Patrimonio de la Humanidad, entre los proyectos del centro había uno que estaba en directa relación con uno de los mayores hitos del Siglo de las Luces: la Enciclopedia. Se trataba de Wikiesfera, de Patricia Horrillo.

Wikipedia democratizó el concepto de enciclopedia, no solo por su gratuidad y accesibilidad universal, sino porque cualquier usuario puede ser editor de la misma. Lejos quedan los tiempos en los que hablar de Wikipedia era caer en el tópico de los datos poco fiables. El proceso de edición se ha vuelto mucho más estricto y académico. Patricia Horrillo entendió en 2011 que el movimiento 15M debía quedar documentado antes de que la efervescencia del mismo se desvaneciera en la institucionalización política. Puso en marcha 15mpedia.org y, a pesar de que no había casi requisitos de edición, se sorprendió de que muy poca gente participaba. Creó un grupo de análisis para descubrir cuáles eran los motivos por los que la gente era reticente a aportar en entornos Wiki, y descubrió que principalmente se basaba en la autopercepción de falta de legitimidad y de sensación de autoridad. Su siguiente paso fue la transformación del grupo de análisis en grupo de trabajo, Wikiesfera, y Medialab-Prado ha sido su sede todos estos años. Allí se reunían semanalmente –en la actual configuración en Matadero no tienen hueco en el calendario– para hablar sobre Wikipedia, abordar problemas comunes, aportar soluciones y trabajar colaborativamente. Poco a poco el proyecto se fue orientando hacia la brecha de género, centrando sus esfuerzos en documentar y aportar a la memoria digital nombres de mujeres relevantes que no tenían espacio en la enciclopedia digital. En estos años han creado más de dos mil artículos, han editado más de siete mil ya existentes, tratando de eliminar el sesgo patriarcal, han subido más mil setecientas imágenes al repositorio visual y sus aportaciones han obtenido doscientas ochenta y seis millones de visitas.

Una de las herramientas de trabajo de Wikiesfera son las maratones de edición, las editatonas, en las que con un tema común, participantes e invitadas se reúnen física o virtualmente para trabajar colaborativamente en artículos relacionados. En una editatona sobre mujeres poetas invitaron a Mónica Luengo y surgió la posibilidad de colaboración con la candidatura. Del mismo modo que hay una brecha de género, existía una evidente carencia de documentación patrimonial sobre todos los elementos que se habían perdido del eje Prado-Retiro. En torno al proyecto, se creó otro grupo de trabajo que ha ido documentando toda la historia desaparecida en el perímetro del paisaje cultural. Gracias a su labor ahora está digitalmente accesible y, de alguna manera, recuperada. La actividad lúdica “Paisaje de la luz”, organizada por el Ayuntamiento y recientemente reactivada tras el destrozo que Filomena ocasionó al Retiro, propone un paseo por el paisaje cultural visitando tanto lugares conservados como, muy poéticamente, lugares perdidos que se evocan y se hacen imaginar a los paseantes.

A pesar de las ridiculizaciones de algunos concejales rasos del Partido Popular, que solo demuestran prepotencia e ignorancia, que Mónica Luengo haya encajado Medialab-Prado en un proyecto patrimonial de enfoque vanguardista, que engarza pasado, presente y futuro, y que trenza todas las manifestaciones posibles de cultura, incluida la ciencia, como una única cosa viva, habla de la pertinencia y vigencia de la misión del centro cultural. En estos tiempos de exacerbada individualidad, de megalomanía trumpista, de golpes de efecto sin recorrido intelectual, reconcilia saber que se puede trabajar colaborativamente y reimaginar una ciudad que, a pesar de mucha gente maravillosa, unos pocos se empeñan en convertir en irrespirable.

Autor >

Carlos García de la Vega

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí