1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Alexandra Domínguez y Juan Carlos Mestre / Poetas y traductores

“La condición de extranjería es inherente a todo poeta”

Esther Peñas 11/04/2021

<p>Alexandra Domínguez y Juan Carlos Mestre.</p>

Alexandra Domínguez y Juan Carlos Mestre.

Cedida por los entrevistados

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

En su poesía hay una tendencia al absoluto, una capacidad de mirar la nervadura de las hojas como quien descifra la alquimia exacta, una cadencia de la dignidad y lo auténtico, un fruncido irrefutable de antropólogo, de ilustrado discípulo de cuanto está a punto de abrir el misterio, un maestro esteta. Fue todo eso. Saint John Perse (nacido como Marie René Alexis Saint-Leger Leger, en Pointe-à-Pitre, Guadalupe, en 1887 y muerto en Hyères, Francia, en 1975). También obtuvo el Premio Nobel en 1960, el mismo año en que murió Boris Pasternak, quien había renunciado a este galardón dos años antes. Galaxia Gutenberg acaba de editar su Obra poética (1904-1974), traducida por otros dos luminosos y fascinantes poetas: Alexandra Domínguez (Concepción, Chile, 1956) y Juan Carlos Mestre (Villafranca del Bierzo, León, 1957).

En 1954 otro inmenso poeta (por otros medios), Callois, publica una poética de Perse obviando al hombre y centrándose en su poesía. Es posible hacer esto, pero ¿merece la pena leer a un autor en general y a Perse en particular sin atender a su experiencia vital?

Robert Callois, sin duda uno de los grandes cómplices de la perspectiva perseana,  consideraba la escritura poética consecuencia de una múltiple interacción de “campos magnéticos”, tanto los provenientes del inconsciente y su imaginaria movilización en el ámbito de la lógica realista, como de la inevitable fusión y toma de conciencia de la experiencia del mundo, lo que él llegó a denominar una “fenomenología de la imaginación”, una nueva gramática poética donde, siguiendo la hipótesis de su admirado Bachelart, “la imprudencia es un método”. Es decir, más allá de todo racionalismo, la obra poética sería deudora de las grandes analogías del saber y el enigma de la existencia, ciencia e intuición, verdad espiritual y palabras de la historia como vínculo esencial con el mundo. En Perse, su poesía es el espejo sin reflejo de su vida, pero su vida es la convergencia, y también la disimetría, con la tarea del saber ante las formas secretas de la coherencia del mundo; la búsqueda incesante de las vinculaciones entre el enigma espiritual y la ciencia de la naturaleza, que otorgan relato a las civilizaciones y a la intuida lógica del universo. 

Leer a Perse es como leer las rayas de la mano del mundo, una quiromancia que, inversa a la profecía, muestra con evidencia el pasado de la cultura, las huellas de los antecesores en la imaginación, la senda por la que seres de toda condición avanzaron, con dignidad ante el fracaso, con la lámpara de la creación hacia el sueño que deposita toda su confianza en la conciencia, la naturaleza y la mente humana. 

“Si se parte de la realidad, se llega a lo anárquico pintarrajeado”, escribió Lezama Lima en el prólogo a su traducción de Lluvias. No es, sin duda, la aparente andanza del poeta la que deja en su obra rastros de encantamiento o la cifra de sus vicisitudes personales, sino la  sustantividad transcendida a categoría de un sistema de habla, acaso el verdadero sentido de todas las profecías de la imaginación,  la fuerza liberadora de los vientos que mueven las grandes aspas de la historia del porvenir y las piedras molares de los oscuros centenos del olvido. 

¿Es el hermetismo la ética de la transgresión en Perse?

En ningún caso. Perse no es, en absoluto, un poeta hermético, nada hay de impenetrable o incomprensible en su obra, ni uno solo de sus versículos alude a proposiciones que no sean analógicas con el pensamiento racional y accesible en una semiótica de la cultura. El tópico de la oscuridad echa raíces allí donde lo resplandeciente ciega las visiones que abren hacia lo más comprensible el entendimiento de la realidad. La confusión, a veces, es semántica y radicalmente obvia, Perse no es esotérico, ni un poeta para iniciados, sino exotérico, con x, es decir, accesible para cualquiera mínimamente atento a la lectura de poesía contemporánea. Su diálogo no se establece con las sacralidades de Hermes Trimegisto y las mitologías de lo ficticio, sino con Baruch de Spinoza, el pulidor de lentes, el racionalista que identifica la realidad única de la sustancia del universo por encima de la dualidad del alma y el cuerpo, y para quien todo lo real, incluido lo desconocido, piedra y galaxia, lluvias y pájaro, están relacionados en una suerte de infinita interconexión que es la realidad misma. 

La crítica, tantas veces indolente, tachó en su día de herméticos los poemas de Saint-John Perse desde una apreciación perezosa que descartaba el desafío con que cada nuevo saber se enfrenta a la esclerosis de las lecturas rutinarias, una etiqueta que representa en cierta forma una condena de pena capital en épocas barridas por la vulgaridad y, para decirlo sin eufemismos, el culto a la simpleza y el prestigio de la basura literaria. La poesía puede ser enigmática en la medida que transcurre en paralelo con la intelección y las antropologías teológicas del pasado, las marcas de lo inédito en la muralla de las antiguas civilizaciones, rosas de arena en la ruta de los camelleros de sal o el astro de la imaginación ante la fascinada mirada del inventor de un astrolabio. Leer a Perse es iniciar un viaje fascinante hacia las fronteras de lo mundano, imposible de realizar para quien no esté dispuesto a abandonar la cicatera inmovilidad de su metro cuadrado en el mundo. Acaso la palabra seducción sea la más apropiada para entender la atractiva imantación que ejerce lo desconocido sobre la impaciente curiosidad del saber, lo que Caillois refiere como un “conducir fuera del camino”, fuera de la ruta trazada y la rutina de lo consabido, el viaje como una ascesis hacia la condición compartida del alma del mundo. Abismarse, interiorizar la exterioridad del universo, es tarea del filósofo y del poeta, no de las efímeras treguas de la información periodística ante la barbarie y el desencanto de las reyertas del mundo. El grado de dificultad de todo trabajo artístico guarda relación directa con el desafío que cada autor se propone, y el de Perse, desde luego, no fue banal, sino una de las más apasionantes empresas de testificación crítica y aserción estética de su época. Fue el propio Perse quien afirmó que “el poeta tiene el perfecto derecho, e incluso el deber, de explorar los más oscuros territorios; pero mientras más se adentra en este dominio más precisa tiene que ser su expresión… Yo pretendo que mi lengua sea precisa y clara”. Así lo expresa, también, en uno de sus memorables versos: “Me han llamado el oscuro pero yo habitaba el resplandor”.

“Pero ¿quién sabría por dónde adentrarse en su corazón?”. Este verso bien podría referirse al suyo propio, al corazón de Perse, cuya vida amorosa es, en buena medida (pienso en Lilita) si no un misterio al menos un terreno nebuloso...

Este verso que citas pertenece a “Recitación en elogio de una reina”, poema escrito en su primera juventud cuando aún no conocía a quien sería una de sus íntimas amigas, Rosalía Sánchez Abreu, Lilita, y a quien algunos años después evocaría en su “Poema a la extranjera”. La mención que refieres probablemente sea alusiva al ámbito de una epifanía simbólica de la pubertad, el acogimiento en el corazón deífico de los mitos de la ancestralidad y cuanto percute en su añoranza tras el desasimiento, pérdida e imposibilidad de regreso al paraíso perdido de su infancia. Es el momento en el que Perse abre su voz hacia más vastos horizontes y varían los equinoccios del lenguaje, la invocación a reina, diosa madre que desde la remota alegoría africana llega a las Antillas, el  canto celebratorio de la negritud, el despertar de la sensualidad en un entorno desbordante para los sentidos, entre las mucamas descendientes de la esclavitud, la fertilidad y la abundancia de los dones terrestres y, también, las imperecederas máculas del transtierro: “¡Se dice que tú nos despojarás del zahiriente recuerdo de los campos de pimenteros y de los arenales donde crece el árbol de ceniza y de las núbiles vainas y de los animales con bolsitas almizcleras!”. 

Leer a Perse es como leer las rayas de la mano del mundo, una quiromancia que, inversa a la profecía, muestra con evidencia el pasado de la cultura

Respecto a la vida amorosa del poeta ningún interés nos ha generado esa hablilla. A lo nebuloso de sus días pertenecen las irradiantes lluvias de su poética, no la intimidad que preservó en el ámbito de lo privado. Perse fue escrupuloso en alejar toda referencia autobiográfica de su obra, vinculada a esa inmanencia de universalidad que otorga cualidad distintiva a toda su poética, radicalmente exenta de lo episódico, intacta de banalidad y libérrima ante el comensalismo de su propia experiencia vital. Saint-John Perse no es el personaje central de su obra, que desplaza hacia el sujeto genérico en que se personifica emblemáticamente el antihéroe sin otra epopeya que la genérica complejidad de destino humano. Intemporal en su origen, indefinido en la proyección oracular del tiempo, la voz, las voces de Perse se proyectan como un eco inverso hacia el reencuentro con la duración y lo infinito, acaso el único espacio donde aún tiene cabida la redentora e inmemorial esperanza de la palabra poética. 

“Un principio rector a violencia imponía su voluntad a nuestros modales”. ¿Qué tipo de violencia encontramos en el uso del lenguaje por parte de Perse?

No diríamos que hay violencia en el uso del lenguaje por parte de Perse, sino una extrema delicadeza alejada de toda intimidación discursiva, un devenir paralelo al transcurso de los ciclos naturales, con semejante intensidad y elocuencia. Su obra se activa en una incesante rotación y movimientos tectónicos que renuevan la corteza sensible del lenguaje, un cántico de la renovación presidido por la fe laica en el destino de la especie humana en consonancia con la naturaleza y las alteraciones sucesivas de la historia de la cultura. Su señalamiento de los ciclos, las colisiones civilizatorias, las diásporas, son el correlato de otra similitud que atañe a la épica de las sociedades humanas, de sus cosmogonías y sus fábulas, desde la violencia estructural del colonialismo a los tifones que marcaron su infancia en el Caribe, una experiencia totalizadora de cuantos acontecimientos ha dejado su rastro en su persuasiva toma de conciencia de la condición humana. Perse es un hombre culto, un poeta que cultiva el conocimiento, de una curiosidad rayana al paroxismo, y de ello da cuenta su indagación crítica y estética, la acción del saber que otorga fuerza al raciocinio y da sentido moral al humanismo. En este sentido conviene matizar que el poeta toma un claro partido por la cultura y las artes de civilización contra las fuerzas ominosas y el ideario de lo abominable que arrasa la Europa de su época. La creación poética será para él tanto un acto de resistencia como el único aliento vital que lo sostiene ante la intemperie de los totalitarismos y la destrucción del gran sueño, siempre pendiente de ser soñado, de la libertad. 

¿Podría decirse que su condición de extranjero es el epicentro de su poesía?

La condición de extranjería es inherente a todo poeta, tanto en el sistema de la lengua que habla como un dialecto del éxodo, como en la condición del extraño entre iguales, portador de sus propios signos y alegorías. Sin embargo Perse, más que asumir la índole del extranjero, el foráneo que viene de otro país, representa en su poesía la figura actante del nómada, el que va de paso de un sitio a  otro por la geografía del lenguaje, el errante giróvago que vagabundea como un astro por la noche eterna donde se oye la gran cosa sin nombre. Unas veces el errático Hiperión, otras el expatriado en las orillas de un imaginario Leteo desde donde escucha el pavoroso silencio de las sirenas de Aquiles. El poeta apasionado por los mitos deviene él mismo en leyenda, en oralidad del apólogo, en asombro del hombre solo entre la multitud, el que ama la soledad y la misantropía de la estrella que no claudica. Poeta solar, sí, pero habitante de las zonas crepusculares de la existencia, allí donde se levanta su casa de arcilla la abeja alfarera de Rilke y las nutrias de mar visitan a medianoche los restos del naufragio. Miel y amargura en la solo aparente paradoja de la ventura humana. Acaso la representación del peregrino inmemorial, el remoto andariego por las cosmogonías primordiales, pudiese sobreponerse a la imagen del elemental extranjero hacia el que siempre serán dignos los atributos del elogio. 

La creación poética será para Perse el único aliento vital que lo sostiene ante la intemperie de los totalitarismos y la destrucción del gran sueño de la libertad

Es cierto que Perse hace homenaje a la condición de extranjería, pero su participación en su cualidad de tal es esencialmente poética, una compañía identificativa en la errancia, el viaje por la identidad de lo múltiple y el mestizaje celebratorio de la diferencia. Su hogar reside en la piedra del umbral ante las puertas abiertas al desierto, los páramos fecundados por el enigma y el rastro de las caravanas que parten hacia las intangibles fronteras del cosmos portando la deudora sal de la Tierra. 

Podríamos hablar de la influencia manifiesta en poetas como Blanca Andreu o Jaime Siles pero ¿es Perse un poeta que sintonice con generaciones más jóvenes?

Como toda obra cumbre, y la de Saint-John Perse se encuentra entre las más admirables de la creación artística de todos los tiempos, su influjo no es conmensurable. Hay poetas, filósofos, artistas que con su pensamiento estético han cambiado la mentalidad y el modo de concebir la existencia de toda una época, por imanación, siendo leídos o razonados por otros, ajenos a la influencia de una trasmisión directa pero que generan una incontestable ascendencia en la manera de entender la estética como teoría fundamental de un arte de vida. Nada ha vuelto a ser lo mismo después de Perse en las poéticas de la modernidad, su transgresión, cifrada en la desobediencia a las retóricas de la costumbre, amplió de manera insospechada los horizontes significativos del porvenir, y lo hizo de tal modo que ignorar tal aporte equivaldría, para referirlo sin añadida solemnidad, a convertir a los ignaros de su obra en legos tierraplanistas líricos. Pero no es el caso, la entusiasta recepción de Perse ha sido una constante entre los poetas más destacados, jóvenes y menos jóvenes, todos impacientes y sagrados en la misma edad del mundo.  

¿Por cuál de los libros de Perse tienen querencia tanto Alexandra como Juan Carlos?

Saint-John Perse es un fervor que nos acompaña desde los primeros años de la juventud, han pasado cuarenta años de las iniciales lecturas de Anábasis, de Lluvias, de Nieves… y los meteoros de esa pasión no han dejado de fulgurar en nuestras vidas con la misma luz que siguen llevando hoy los Pájaros de Perse por los espacios cúbicos de Georges Braque… Toda la obra de Perse puede ser leída como una crónica única del mundo, desde el umbral de las casas natales a las epopeyas marinas de la inmensidad. No hay grado de preferencia ante los desbordamientos críticos de una de las más intensas y apasionantes poéticas del pasado siglo. 

Cuando un poeta traduce a otro, ¿qué dificultades y bondades añadidas se encuentran?

Dificultades todas las posibles y las que están más allá de lo posible. Traducirlo fue para nosotros un acto de deuda y amor, acaso un intenso deseo por restituir, de la mejor manera que hemos sido capaces, el maravilloso bien de lo prestado a nuestras vidas por el forastero que puso en nuestras manos las amargas bayas de la poesía.

Como poetas, ¿qué supuso, antes y después de traducirla, la poesía de Perse?

Alexandra Domínguez: Para mí, el descubrimiento de Saint-John Perse, al igual que el de Rimbaud, fue temprano, durante la adolescencia, a través de la sugestiva voz del profesor de literatura en las aulas del Liceo Francés, donde cursé la enseñanza secundaria. Aquella temporada con Rimbaud cambió con algo más que vehemencia mi vida, y Perse supuso algo así como una diafonía, otro tipo de perturbación con el vecino mar, la persuasiva voz de los vientos cordilleranos, contemplativa celebración de las interminables lluvias sobre los espacios sureños de mi pequeño y largo país, Chile, en cuyo paisaje crítico percutía el eco del lejano y subyugante poeta francés, las grandes rutas de las migraciones australes, el canto sideral de sus pájaros que lo emparentaban con los bestiarios de aves nerudianas. Quizá fue el hallazgo de esa conexión universal entre los seres y las cosas en única patria del universo lo que fomentó en mí la reflexión sobre la condición igualitaria de lo humano, la valía del mestizaje, y sobre todo la estimación por el diferente, la discrepante, ante todo lo que pudiera menoscabar el concepto de la emancipación y la idea absoluta de la libertad creativa. El vaticinio, la definitiva mano del poeta que siempre me ha acompañado. No hay un antes ni existió un después, sino el instante de esa toma de conciencia, de acceso a otra forma del pensamiento que se convierte en el vaticinio de lo que ya nunca te abandona, esa estrella tan luminosa como solitaria que es la percepción poética del mundo. 

Juan Carlos Mestre: Yo no tengo nada más que añadir sobre quien “frecuentaba la ciudad de nuestros sueños…”. Agradecerle, sí, la delicadeza de su atención hacia nuestro trabajo.

 

Autor >

Esther Peñas

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí