1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Preservar la imaginación

Piensa en verde no es solo un anuncio de cervezas

¿Nos arrastra el determinismo ecológico a la desilusión? Si perdemos la capacidad de imaginar de forma honesta horizontes mejores, no habrá lucha social posible

Samuel Martín-Sosa / Elvira C. Pérez 30/04/2021

<p>Escena de la serie francesa El Colapso.</p>

Escena de la serie francesa El Colapso.

Canal+

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

“El hombrecito del traje gris”, un cuento de finales de los 70 de Fernando Alonso, es un canto a la imaginación. El protagonista es un hombre discreto que lleva una vida mecánica y aburrida. Su apariencia exterior sombría no delata el arcoíris que vive confinado en su interior hasta que un día saca toda esa vitalidad larvada a lo largo del tiempo en su pecho, en forma de canto a la vida. Quema sus trajes grises y pasa a la acción: le espera una vida de color que hasta entonces había vivido solo en su imaginación.

Cuando se hacen propuestas para transitar a un mundo justo y sostenible se hacen muy evidentes aquellas que tienen que ver con las condiciones materiales de la vida, lastradas por el desigual uso y abuso de los bienes comunes. Se necesitan cambios estructurales que transformen de forma radical los modelos agroalimentario, energético o de transporte de personas y mercancías, como también hay que repensar el destino que se da a los diferentes recursos de que disponemos. Sabemos, además, que hacerlo con equidad requiere cuestionar y desarticular todos los ejes de dominación: no hay sostenibilidad posible sin justicia, ni viceversa. 

Sin ignorar estas barreras fundamentales que son más tangibles, es importante resaltar el papel que juegan los imaginarios en las posibilidades de cambio. Existen propuestas desde los diferentes ámbitos del conocimiento y la práctica para realizar los cambios profundos que la actual crisis ecosocial exige. Es más, muchas de ellas son realidad y no se ciñen solo a pequeñas acciones de la vida cotidiana, sino que también tienen que ver con propuestas macro, como la desaparición del carbón de nuestra matriz energética o la firma de determinados acuerdos internacionales. Sin embargo, no sólo no son suficientes; sino que el peso en la balanza de quienes acrecientan la crisis sigue siendo mucho mayor. Es evidente que existe un reparto desigual de fuerzas y que juegan muy sucio. Ni siquiera podemos afirmar con seguridad que “somos más”, porque el número de personas que no participa de este sueño por un mundo mejor es enorme. Ello se debe a múltiples razones, y no todas son fáciles de comprender. 

Nos cuesta menos imaginar el fin del mundo que el fin del capitalismo

Cuestionar la estructura y el sistema económico que alimentan la desigualdad y el ecocidio nos lleva siempre a una capa menos evidente: la cultural, la de los valores, la de las creencias. No podremos derribar las injusticias sociales y ecológicas si no se derriba primero el sistema de valores que los sustenta. Una frase atribuída a Fredric Jameson asegura que “nos cuesta menos imaginar el fin del mundo que el fin del capitalismo”. En cierto modo, la cita de Jameson refleja un conformismo social que existe a pesar de que las condiciones materiales de sostenimiento de la vida son precarias. Desde luego, los factores que impiden el cambio son sistémicos y estructurales, y se sostienen gracias a la dominación. Pero también es verdad que culturalmente están fuertemente arraigados y nos sobrevuela el mensaje de que no podemos cambiar el mundo en que vivimos. Tal es la inercia del gran sistema que lo mueve, que parece que escapa a nuestras posibilidades de acción. La incapacidad para imaginar nuevos futuros se convierte así en uno de los muros más infranqueables. 

Podemos coger cualquier esfera de la vida para constatar que la tónica general es de una cierta falta de imaginación. Si se observa el diseño actual de las ciudades, su desarrollo urbanístico, las casas que se construyen,... en todas el mismo patrón, los mismos edificios, el mismo parque con columpios y un trozo de césped. Con suerte habrá un poco de eficiencia energética aquí, un carril bici allá; pero nunca se imagina, y mucho menos traslada a la práctica, un bosquecillo al lado de las casas o un espacio común diferente e ilusionante. 

Las mujeres Chipko se enfrentaron a las madereras y se convirtieron en un referente del ecofeminismo. Donde ellas veían leña para calentarse y cocinar, sombra para los días de calor, materiales para sus casas,... otros solo veían metros cúbicos de madera y beneficio económico. En el mismo sentido habla Arundathi Roy en “Mr Chidambaram’s War” de unas montañas de bauxita existentes en la región de Odisha (India). Mientras que los geólogos solo eran capaces de ver el mineral que debe ser extraído, quienes habitan en la zona vieron un tanque de agua en forma de piedra porosa que ha retenido las lluvias del monzón durante siglos. El problema para Roy es que hemos dejado de ser capaces de imaginar un horizonte en el que la bauxita se queda en la montaña. Preservar esa imaginación es el primer paso para enfrentar a las compañías que quieren extraerla.

Lo estamos viendo en estos tiempos de pandemia con la dicotomía “economía frente a salud”, que nos evoca a otra vieja conocida, la dicotomía “economía frente medio ambiente”. Hace menos de un año, en la primera ola del virus, Dan Patrick, vicegobernador de Texas (EE.UU.), propuso que las personas mayores sacrificaran su vida en favor de las nuevas generaciones. Aunque en realidad quería decir, en favor de la economía y del sistema (el único, el hegemónico, el capitalista). Cualquier cosa es aceptable antes que la idea de un mundo en el que se para la maquinaria. La izquierda también se ve afectada por la incapacidad de atreverse a lanzar propuestas innovadoras. En no pocas ocasiones se aferra a propuestas que no solo se han quedado obsoletas, sino que ni llegan a ser parches a un problema que mira más allá del corto plazo. 

No sería la primera vez

La capacidad de autoorganización colectiva demostrada desde la primera ola de la pandemia para no dejar a nadie atrás, desafió la falta de respuesta de las estructuras oficiales ante la emergencia social; las vecinas fueron capaces de llenar ese vacío gubernamental e imaginar –y por tanto, organizar y llevar a cabo– sistemas de autogestión que, en un contexto de “normalidad”, lo hubieran tenido mucho más difícil para sortear la alienación..

Y lo hemos visto otras veces: el 29 de octubre de 2012 el huracán Sandy impactó contra el área metropolitana de Nueva York. Quedó sumida en la oscuridad, excepto un edificio… la sede del banco de inversiones Goldman Sachs. Sacos de arena y un enorme generador, estaban preparados. El gobernador del Estado envió 61.000 soldados, que además de limpiar escombros y repartir agua y alimentos tuvieron entre sus tareas controlar a la población, proteger las gasolineras y prevenir los saqueos. Pero mientras las autoridades solo imaginaron que se producirían saqueos, el movimiento social Occupy Sandy llegó a movilizar a 60.000 personas que gestionaron la recogida de donativos, alimentos y ropa dando la respuesta más eficaz a la emergencia desde la justicia y la solidaridad.

Las mujeres Chipko se enfrentaron a las madereras. Donde ellas veían leña para calentarse y cocinar, sombra para los días de calor... otros solo veían metros cúbicos de madera

A comienzos de siglo miles de obreros tomaron el poder en diversas fábricas tras el corralito argentino: la conversión de empresas quebradas en cooperativas de trabajo fue un ejercicio de reinvención social que fue capaz de pervivir y resistir a lo largo de los años. Imaginar es, entre otras cosas, visualizar el gran potencial de cambio cuando los números están de nuestro lado y se produce un desborde que cambia de repente las relaciones de poder e inhabilita por la vía de los hechos los marcos de referencia preexistentes. Eso es lo que ocurre, por ejemplo, con las bicis críticas: en la ciudad de hoy el coche manda, de forma explícita o tácita, hasta el día en que miles de bicis toman los carriles de forma silenciosa e imponen su ritmo. El coche pierde ahí, en cuestión de segundos, todo su poder. También lo vimos fugazmente durante los primeros días de paseo tras el confinamiento, en que las calzadas pertenecieron al peatón.

Los cambios sociales necesitan de la imaginación para que puedan ser concebidos por las personas que los deben llevar a cabo; nunca intentaremos construir una sociedad mejor, más justa y sostenible, si no somos capaces de interpretar que esta no es solo deseable, sino posible.

¿Nos ayuda la visión del colapso?

Es fundamental generar imaginarios deseables justos y armoniosos. De la misma manera que deben ser diversos y desde múltiples perspectivas, porque no todas vivimos lo mismo. También cabe preguntarse si es compatible imaginar dichos horizontes con la imagen terrible que nos proyecta el diagnóstico ecológico actual. Nos oponemos a un determinismo económico que invita a dejar el futuro de la Humanidad en manos de unos dogmas que se anteponen a cualquier otra consideración; pero al mismo tiempo somos en cierto modo víctimas de un determinismo ecológico, impuesto por los límites ecológicos, físicos, climáticos, geográficos… que nos conducen a imbuirnos de una esfera de pesimismo respecto al futuro, que, en nuestra opinión, puede resultar desmovilizadora y fácilmente conducirnos a la parálisis, cuando no a un miedo que alimente a ideologías menos igualitarias e incluso fascistas.

Hoy en día se habla con una pasmosa naturalidad del colapso y al hacerlo recreamos un escenario que es cualquier cosa menos agradable y deseable. Nuestra opinión es que de algún modo estamos invocando ese horizonte como algo ineludible y quedando atrapados en él. Optar por el negacionismo, el tecnooptimismo o cualquier variante alternativa a tan gris imagen es una salida mental tentadora e incluso perfectamente entendible para cualquiera que no tenga una mínima vocación de mártir del apocalipsis, si se nos permite la broma. La pregunta, abierta y sincera, es: Aun con toda la innegable crudeza del diagnóstico ecológico y social en la mano ¿no hay aún muchos futuros diferentes posibles? Porque desde luego bien podemos estar invocando una distopía en lugar de la utopía hacia la que queremos avanzar. 

Cuando decimos que el colapso es innegable, inevitable y que solo podemos aspirar a “colapsar mejor”, quizás sea verdad. Pero ¿es necesario que toda la población cargue con la pesada cruz de la comprensión ecosistémica en sus potenciales consecuencias más dramáticas y sufra la penitencia de visibilizar el colapso, como requisito para poder empezar a imaginar futuros mejores? ¿No es, no sólo posible, sino incluso deseable saltarse ese paso y ponernos manos a la obra para proyectar y hacer realidad imaginarios de condiciones justas, inclusivas y sostenibles que realmente sean capaces de ilusionar a muchas?

Dice Christiana Figueres que el optimismo no es una falta de responsabilidad o de ignorancia de los hechos, sino una decisión consciente de enfoque. Y es que es al menos discutible que sea posible hacer una pedagogía de la ilusión de un mundo mejor, partiendo de la visión apocalíptica que nos evoca un mundo de sufrimiento. Porque, hablemos con franqueza: aunque defendamos la esperanza por un mundo mejor a menudo no la estamos transmitiendo. 

El futuro no está escrito. Tenemos que desprendernos de esa sensación de que hemos llegado al fin del mundo, porque si eso es lo que realmente pensamos y transmitimos, todo deja de tener sentido. Estamos mirando al futuro desde la óptica de nuestro sistema de valores actual y desde nuestro marco de referencia, pero necesitamos imaginar que otro marco será posible. Si Dick Fosbury no hubiera pensado fuera de los parámetros habituales, su magnífica técnica no habría revolucionado la disciplina olímpica del salto de altura: la necesidad de saltar más alto le llevó a girar su cuerpo y saltar de espaldas contraviniendo lo que hasta entonces se consideraba “normal”. Si Lynn Margulis no hubiera decidido mirar de otra forma los procesos evolutivos nos sería más difícil plantear la cooperación como mecanismo, en vez de apostar todo a la supervivencia del más fuerte. Forcemos la puerta del presente. Imaginemos, que es posible.

--------------------------

Samuel Martín-Sosa es doctor en Biología, investigador y experto en incidencia política, comunicación, creación de redes y análisis de políticas ambientales y climáticas. Activista en Ecologistas en Acción.

Elvira C. Pérez es Máster en Derecho Ambiental, integrante de Ecologistas en Acción y del blog ecofeminista Saltamontes (El Salto Diario).

Autor >

Samuel Martín-Sosa / Elvira C. Pérez

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí