1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

GUERRA DE MENTIRAS

Los difundidores de bulos y el origen del periodismo

La libertad de expresión la conquistaron aquellos que luchaban por los derechos de la clase obrera y no una élite con ansias de aparecer en los platós de televisión

Vanessa Damiano 6/04/2021

<p><em>Bulo digital.</em></p>

Bulo digital.

J.R. Mora

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Algunos asistimos espantados a la posibilidad de que el populismo se atrinchere largo tiempo en la capital de España, haciendo una caricatura de la mayor aspiración por la que mujeres y hombres han luchado durante siglos, la libertad. La misma que ahora se ridiculiza con cubatas en mano de una muchedumbre aturdida de franceses por las calles de Madrid, parodiando de paso a la Marianne. El inicio de este despropósito podemos situarlo en el momento en que el totalitarismo del siglo XX se había diluido, tras el fin de la guerra en parte del mundo occidental, con los acuerdos de Detroit y el llamado pacto del 45. Este último fue el origen de las condiciones del estado de bienestar y de consenso generalizado alrededor de los objetivos de pleno empleo que precedieron al desarrollo económico de las dos décadas posteriores.

Esos acuerdos no se alcanzaron a cambio de nada, sino que para llegar a ese consenso pretendidamente transversal se había ofrecido la renuncia a los objetivos de conquista de los medios de producción por parte de la clase obrera. Este intercambio dio lugar a un nuevo sindicalismo de intermediarios que facilitaba la consecución de acuerdos entre empresarios y trabajadores, premiando la funcionalidad del mercado de trabajo y castigando otras opciones alternativas, presentes y futuras, al modelo pactado. La gestión de esa transformación fue posible gracias al descabalgamiento de las personas que representaban el viejo modelo hasta ese momento y su sustitución por otras más en sintonía con los nuevos objetivos. Un ejemplo al máximo nivel puede encontrarse en lo ocurrido con la candidatura de Wallace a presidente de EEUU como sucesor de Roosevelt y el impulso a Truman en su lugar.

En España esa sustitución de actores se produce un poco más tarde a causa del régimen dictatorial instalado en el país. No es hasta la década de los años 60 cuando tiene lugar el desplazamiento de las corrientes sindicales anteriores, que podríamos considerar como activismo de alto riesgo, por otras más organizadas y enfocadas a alcanzar acuerdos. En buena parte, estas organizaciones sindicales ganaron legitimidad aprovechando la necesidad del régimen franquista de fomentar una actividad sindical que superase el monolito patronal anterior y que apuntalase su modelo de desarrollo económico cara al exterior. 

En España se ha suprimido del relato sobre el franquismo la intensidad de la represión en las primeras décadas de dictadura, con la correspondiente confusión de escenarios

Arranca justamente también en la década de los 60 el interés por el estudio de los movimientos sociales, con las acciones por los derechos civiles, las revueltas del Mayo del 68 francés y otra serie de protestas que se desencadenan en distintos lugares del mundo (Alemania, Reino Unido, México, España o la antigua Checoslovaquia). La eminente académica Donatella Della Porta señala que hasta entonces no era un tema de preocupación para los sociólogos, aunque la mayor parte de movimientos sociales contra los abusos del sistema imperante eran anteriores (sufragistas, obreristas, incluso el fin de la esclavitud).

Siguiendo esa línea de ruptura temporal, poca atención se presta en la literatura actual al enorme hecho diferencial que supuso la sustitución del activismo anarquista durante la dictadura franquista, sobre todo teniendo en cuenta las terribles consecuencias que tuvo para sus militantes en términos de brutal represión, torturas, muerte y cárcel. La pregunta que se hace el sociólogo Eduardo Romanos es: ¿Cómo pudo sobrevivir el anarquismo español en condiciones tan desfavorables? Y a continuación hace hincapié en cómo la literatura sobre acción colectiva internacional sigue dedicando sus esfuerzos de análisis a la confrontación política en democracia, habida cuenta del sesgo que supone dejar de lado los esfuerzos de resistencia en entornos totalitarios y represivos en un contexto tan precario en cuanto a derechos políticos y libertades civiles en el mundo. Desde luego, es un sesgo con graves implicaciones en la percepción de la libertad efectiva por parte de la ciudadanía, que ha pasado a banalizarla falsamente en el debate público. Un hecho incontestable de esto último es la fascinación de algunos jóvenes de hoy por las actitudes más autoritarias, de uno y otro signo.

A otro nivel, en España se ha suprimido del relato sobre el franquismo la intensidad de la represión en las primeras décadas de dictadura, con la correspondiente confusión de escenarios. Hilario García, jovencísimo militante de la Confederación Nacional del Trabajo (CNT) en la década de los 60 y el más experto fabricante de las conocidas como vietnamitas –precarias imprentas que se usaban para la propaganda clandestina durante el franquismo–, argumenta que los nuevos sindicatos surgidos entonces captaron su atención “porque era distinto a lo que había visto anteriormente”. A la pregunta de cuál era la diferencia, responde que “no era un sindicato de obreros y trabajadores, sino de abogados y profesionales. Había trabajadores, pero pocos”. Esta respuesta nos deja asombrados, ya que de entrada solemos recurrir mentalmente a la imagen de obreros más bien entrados en años como las caras más visibles del movimiento sindical surgido en aquellos años. Ciertamente, con más o menos visibilidad sobre el importante cambio producido, la dinamización del activismo de base pasa a recaer principalmente en las nuevas generaciones formadas en el sistema educativo del régimen que actuarán de intermediarios especializados, en una etapa algo más benévola en comparación a la anterior (sin ningún ánimo de desmerecer esos esfuerzos).

Por tanto, se produce un relevo generacional de facto que consuma además la ruptura ideológica con las tradiciones del movimiento obrero español. En ese momento, los anarquistas son ya conscientes de que ese relevo generacional coloca a la tradición anarco-sindicalista en gravísimo peligro de extinción, como se relata en la obra La resistencia libertaria. El factor generacional viene a añadirse a la extenuación de algunos de los viejos militantes que habían sobrevivido a duras penas a un período que podríamos considerar de exterminio. La dureza represiva contra el movimiento anarquista, ampliamente mayoritario en España desde la I Internacional y que llegó a contar con dos millones de efectivos al inicio de la guerra civil, según Julián Casanova, fue tan intensa que después de sucesivos esfuerzos de recomposición ha quedado invisibilizado en la actualidad.

A aquellos activistas de la libertad de expresión que se enfrentaban a las más crueles y degradantes formas de violencia nadie les recuerda en España

Lo cierto es que, hasta ese momento, la clase trabajadora había sorteado con solvencia los embates del gran capital, había sabido auto-organizarse y defender sus derechos, había buscado los medios para expresarse arriesgando literalmente la vida y tenía conocimiento pleno de qué era lo que había que combatir para dejar a sus hijos mejores posibilidades vitales de las que ellos habían tenido. Pero entonces se plantea por primera vez la posibilidad de que las generaciones posteriores vean reducidas no solamente sus posibilidades materiales sino incluso su esperanza de vida, sin mediar en ello conflicto bélico. De momento, no parece que haya una explicación obvia a lo que ha pasado. Y es que, en el nuevo mundo que se instala con el cambio de era de los 60 a los 80, es mucho más fácil acercarse sólo superficialmente a una realidad cada vez más veloz.

Analicemos uno de los aspectos de esa transformación con un ejemplo muy ilustrativo del relato sobre la conquista de la libertad de expresión.

En el imaginario colectivo anglosajón la libertad de expresión está íntima e indisolublemente ligada a la prensa de los pobres, a los años del librepensamiento y a las luchas de Carlile y Cobbett en el Reino Unido, precursores de la libertad de prensa. Tanto es así que la primera vez que se usa el término Cuarto Poder en el contexto de la prensa lo hace William Hazlitt (filósofo inglés, 1778-1830) y es para referirse a William Cobbett (1763-1835), el periodista más leído de su tiempo. Aunque el término ha sido atribuido falsamente a otros personajes y contextos, la nominación de William Cobbett, un solo hombre, como “el cuarto poder”, hace referencia al rol que éste ejercía de auténtico contrapoder de la sociedad de su época, donde se luchaba por los derechos de libertad de expresión, de redistribución de la propiedad y de ensanchamiento del sufragio para las clases populares.

Sin embargo, es a Richard Carlile (1790-1843) y al movimiento de los unstamped (los “sin sellos”) que prolifera en su tiempo a quien debemos la carga de la primera lucha por la libertad de expresión. Son los años de la cultura radical, un movimiento intelectual articulado alrededor de los autodidactas que, a pesar de la limitadísima educación formal del momento, desarrollan una profunda conciencia política. Es una tradición de estudio, discusión y superación en común de gente que prospera solidariamente por su propio esfuerzo. 

The Making of the English Working Class de Thompson relata cómo la lucha por la libertad de prensa fue en realidad encarnizada, duró unos 50 años y estuvo totalmente vinculada a la causa de los artesanos y los trabajadores. Los editores fueron procesados con diversos cargos como sedición o blasfemia, pero en aquella época el encarcelamiento por ser un editor radical era considerado honroso por el pueblo. Tanto es así que el indómito Carlile continuaba publicando desde la cárcel y muchos otros seguían su ejemplo. Entre él y los de su entorno cumplieron 200 años de cárcel. La peor parte de la represión era para las familias de los encarcelados, que quedaban sin sustento.

Más tarde, algunos marxistas intentaron con poco acierto calificar a esta cultura como pequeño-burguesa, pero lo cierto es que fue un movimiento que dio paso a una cultura de “organizarse a sí mismo” y un gran catalizador del movimiento cartista posterior. Es en este hervidero de autodidactas donde se vinculan a la ideología obrera conceptos de derecho de palabra, de reunión y de libertad personal. Decía Thompson que Cobbett, Carlile y Hetherington multiplicaron a la “gente seria y de honor” y que la cultura autodidacta nunca se ha analizado suficiente; apreciación todavía más acertada hoy en día en que los sistemas educativos han evolucionado justamente hacia el polo opuesto.

El tardofranquismo y la posterior democracia han sido un entrenamiento de lo que se podía conseguir alumbrando generaciones enteras desconectadas de lo que ocurrió a sus antepasados

En España, la vinculación de la libertad de prensa con la Transición es una de las perlas que nos ha dejado la nueva verdad que se forja en esos años. Pero hablar de la libertad de expresión después del cambio de era que se produce en los años 60 y 70 es bastante más complicado. De hecho, el cambio es tan espectacular que en la década de los 80 el empresario Murdoch convierte sin mucho esfuerzo a los medios de comunicación en un negocio más. Por ello, conviene recordar que la libertad de expresión la conquistaron aquellos que luchaban por los derechos de la clase obrera y no una élite con ansias de aparecer en los platós de televisión. Es un fenómeno obrerista y dan buena cuenta de ello los innumerables presos políticos del franquismo por actividades de propaganda ilegal o clandestina.

La tradición de prensa obrerista en España y su cultura autodidacta es uno de sus mayores tesoros históricos que, sin embargo, ha pasado a la caja fuerte de los silencios. Se produce de nuevo la paradoja, como en los movimientos sociales, de que se dedican esfuerzos de narración casi exclusivamente a las actividades que se han hecho en esta nueva democracia (o en el tardofranquismo), olvidando por completo la nutrida y valiosa lección histórica de la prensa clandestina o semiclandestina. A pesar de que siguen existiendo muchas situaciones de este estilo, ya que el mundo no es precisamente un lugar donde reine la democracia y la libertad de expresión, casi todos los esfuerzos de los artículos científicos y periodísticos que se publican van dirigidos a dar relevancia a movimientos sociales y reivindicaciones que se producen en los países donde hay condiciones favorables a la libertad de expresión.

Ese vacío social e informativo afecta también y muy especialmente a nuestra historia reciente. Con una trayectoria tan rica en reivindicaciones de la libertad de prensa, por la que muchos fueron perseguidos, encarcelados, torturados y no en pocas ocasiones perdieron incluso la vida, hoy día la acepción “prensa obrera u obrerista” no es nada fácil de rastrear en español. Una muestra más de la selectiva memoria histórica que la transición democrática nos ha legado. Los estudios acerca de las publicaciones clandestinas del periodo franquista son escasos, a pesar del enorme valor que entrañan como símbolo de la lucha por los derechos civiles y políticos. A aquellos activistas de la libertad de expresión que se enfrentaban a las más crueles y degradantes formas de violencia nadie les recuerda en España. Los progresistas han olvidado ese origen, que rara vez reivindican.

Para el construccionismo de la realidad que supuso la dictadura franquista –y que vino seguido por un relato acordado por las fuerzas políticas de la Transición que se gestó durante al menos los 15 años anteriores–, acabar con la cultura obrera revolucionaria de España era no sólo un objetivo sino una necesidad. La cita inicial del libro #FakeYou de Simona Levi recoge un fragmento de Recuerdos de la guerra de España de George Orwell: “Ya de joven me había fijado en que ningún periódico cuenta nunca con fidelidad cómo suceden las cosas, pero en España vi por primera vez noticias de prensa que no tenían ninguna relación con los hechos, ni siquiera la relación que se presupone en una mentira corriente… En realidad vi que la historia se estaba escribiendo no desde el punto de vista de lo que había ocurrido, sino desde el punto de vista de lo que tenía que haber ocurrido según las distintas «líneas de partido»”. En este libro, publicado por primera vez en 1942, Orwell ya denuncia la manipulación de la verdad histórica y expresa su preocupación por el conocimiento de las generaciones futuras.

Desde luego, las distintas líneas de partido han prevalecido y es curioso que los más reaccionarios sean los únicos que lo tienen bien presente. Como Eduardo García Serrano, periodista del grupo Intereconomía, cuando aseguraba por televisión que las “nuevas vietnamitas” son las redes sociales de internet, dando con ello buena muestra de lo que le aterra.

En la actualidad los más fervientes defensores públicos de la libertad de expresión son a la vez los mayores difundidores de bulos

En numerosas ocasiones España ha adelantado procesos o tendencias (normalmente negativos) que más tarde se han implantado de forma generalizada en otros lugares del mundo. Del siglo pasado tenemos el triste recuerdo del campo de pruebas que supusimos para el fascismo antes de lanzarse a conquistar Europa. Y podemos también intuir que en la consolidación de la era de la post-verdad, tanto el tardofranquismo como la posterior democracia española han sido de nuevo un entrenamiento temprano de lo que se podía conseguir alumbrando generaciones enteras desconectadas de lo que ocurrió a sus antepasados; desconectadas por tanto también de lo que les estaba ocurriendo en tiempo presente.

Un aspecto decisivo en ese construccionismo de la realidad lo proporcionan los medios de comunicación audiovisuales. El documentalista británico Peter Watkins ilustra magistralmente el efecto homogeneizador que ha conseguido desplegar el complejo global audiovisual. Censurado por la BBC en 1968 por su documental The War Game y teniendo que exiliarse finalmente de su país, Reino Unido, Watkins denuncia los procedimientos mediáticos estandarizados y jerarquizados en su obra La crisis de los medios. Desde los años 70, se producen multitud de cambios sociales y entre ellos se entierra el entendimiento popular de cómo es la construcción de la realidad de abajo a arriba. Watkins habla de la imposición de la “monoforma” (un modelo estandarizado de producción de contenidos) por parte de los realizadores, que rivalizan en hipocresía al tiempo que disfrazan la tiranía de supuesto progresismo.

Parece que hoy estuviera todavía vigente la consigna de guerra del general Mola sobre que “hay que acabar con la cultura obrera”. El cuadro de Giuseppe Pelliza da Volpedo pintado en 1901 con el nombre Cuarto Estado representa un grupo de trabajadores, hombres, mujeres y niños que avanzan juntos de la oscuridad a la luz. Sin embargo, los medios de comunicación de hoy no se consideran a sí mismos ni remotamente relacionados con aquella tradición obrerista. 

Con tanta desmemoria, resulta que en la actualidad los más fervientes defensores públicos de la libertad de expresión son a la vez los mayores difundidores de bulos. Pero tenemos ya algunos ejemplos de esto último desde los tiempos de la I Internacional recogidos por Paco Madrid y referidos a las reacciones de los sectores españoles conservadores de entonces, como la revista La Defensa de la Sociedad fundada en 1872 por Bravo Murillo para combatir la Internacional. No es tan conocido que, cuando se proclama la República en España, algunos elementos de la extrema derecha interesados en desacreditar aquel régimen procuraron acrecentar el miedo para acelerar la reacción publicando periódicos como El Petróleo y Los Descamisados disfrazados de anarquistas-internacionalistas. De una forma mucho más efectiva que la mera desacreditación directa, estos periódicos hacían una deformación grotesca de la ideología obrera y libertaria haciéndose pasar por tales y consiguiendo engañar no sólo a la gente común, sino incluso a expertos historiadores.

No es viable combatir la mentira con más mentiras. Aunque a estas alturas a lo mejor ya a algunos ni siquiera les parece que sea mentira

Volviendo a la actualidad de las elecciones en Madrid y a la respuesta de que el “Comunismo nos trajo la Libertad” para combatir el lema populista “Comunismo o Libertad” de Ayuso, no solamente es muy dudoso el idealismo con el que el comunismo combatió a Hitler, después del pacto Ribbentrop-Molotov, sino que la toma de control por parte del Partido Comunista de España (PCE) del movimiento de las Comisiones Obreras (CCOO) y su papel en la Transición no son como para atribuirles la conquista de la libertad tras la dictadura.

Dejando de lado la falta de humanidad que tuvo en su momento el comunismo español con sus propios dirigentes en el Interior, siempre anteponiendo las maniobras para tomar el poder a cualquier otra circunstancia, y del no menos reprochable historial de los anarquistas con el sufrimiento de sus luchadores antifranquistas dentro de España, la verdad no solamente resultaría revolucionaria, sino que el relato sería mucho más ilusionante para todos y cargaría de razones contra el populismo reaccionario de Ayuso. Entre los del exilio y los que se baten el cobre en el Interior acaban tristemente ganando el relato aglomerante los primeros, pero a estas alturas las mentiras interesadas sobre la memoria histórica son como mínimo poco inteligentes. Simplemente no es viable combatir la mentira con más mentiras. Aunque a estas alturas a lo mejor ya a algunos ni siquiera les parece que sea mentira.

Contaba Carlos Enrique Bayo sobre su experiencia en la extinta Unión Soviética en su libro Así no se puede vivir que todos los mapas de la ciudad de Moscú que se podían conseguir estaban falsificados, después de décadas de falsificarlo absolutamente todo para despistar al enemigo, se supone. No menos significativo era que el papel carbón para hacer copias era uno de los artículos más perseguidos en aquellos lares. Y de aquellos polvos, estos lodos.

Nos adentramos en una década que ha resultado prodigiosa, siglo tras siglo. En el siglo XIX fue el origen del movimiento intelectual de la cultura radical que nos trajo la libertad de expresión; sirva en el XXI para alumbrar una nueva conciencia y para recordar a aquellos hombres y mujeres que con su idealismo lograban hacer oír la voz de los que nada tenían. Recuperar el rastro del activismo que nos trajo la libertad de expresión y del coste humano que tuvo, sería un punto de partida. Tal vez recordando la falta de adscripción a las “líneas de partido” de los que defendieron a los más humildes, podamos remontar tanta decadencia.

-----

Vanessa Damiano es economista y máster en Sociología.

 

Autora >

Vanessa Damiano

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí