1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Memoria

En busca de antepasados ‘queer’

A mediados de los años 80, mientras la República Popular de Polonia perseguía a los homosexuales, la comunidad gay reivindicaba su sexualidad desinhibida en la clandestinidad

Karol Radziszewski (L’internationale) 9/04/2021

<p>Ryszard Kisiel, 1985/1986.</p>

Ryszard Kisiel, 1985/1986.

The Queer Archives Institute

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

15 de febrero de 2016

En 2005, en un piso particular de Varsovia, inauguré una exposición individual titulada Fags, que fue mi presentación artística y, al mismo tiempo, la primera exposición abiertamente homosexual en Polonia. Por supuesto, la temática homosexual ya había aparecido en las obras de otros artistas polacos, pero nunca de un modo tan directo y visible. Ese mismo año empecé a publicar de forma irregular la revista DIK Fagazine. Es la primera, y por ahora la única, revista de arte de Europa Central y Oriental dedicada íntegramente al tema de la masculinidad y la homosexualidad en el amplio contexto de la cultura y el arte, con especial atención en la región. Durante mucho tiempo, en Polonia, así como en muchos otros estados postsocialistas, después de la transformación política, la homosexualidad continuó siendo un tabú; y a menudo se trataba como algo que “había llegado de Occidente”. Por ejemplo, en Ucrania, que está intentando adquirir la condición de país miembro de la Unión Europea, no es inusual escuchar argumentos en contra de esta adhesión diciendo que, como resultado, el país se convertiría en una “Sodoma”. Este argumento está ampliamente presente en la región, especialmente en aquellos países que todavía están sometidos a una fuerte influencia por parte de la Iglesia Católica Romana u Ortodoxa. En el extremo opuesto, Varsovia fue sede del “Europride” en 2010. Esto pudo percibirse como parte de una “colonización arcoíris” en la que “gays occidentales” llevaban su bandera arcoíris a Europa del Este, al tiempo que se celebraba una conferencia paralela al evento dedicada al llamado “dinero rosa”: el poder adquisitivo de la exclusiva comunidad gay. De este modo, llegué a la conclusión de que había una gran necesidad de demostrar que la cultura queer ya existía en Polonia durante la era socialista, que éramos “queer antes que gay”. Por consiguiente, mi objetivo ha sido recuperar este aspecto del pasado como parte de la historia cultural general de Polonia, no solo como parte de la historia queer.

DIK Fagazine

Los inicios de mi trabajo de archivo están vinculados a DIK Fagazine. La revista ha ido evolucionando gradualmente, pues pasó de ser una publicación periódica que abordaba la situación en Polonia y la región de Europa Central y Oriental, a una plataforma que indaga en los archivos queer y que está decidida a descubrir nuestros “antepasados queer”. En 2008, empecé a trabajar en un proyecto de casi tres años que era un número especial enfocado totalmente en la vida de los homosexuales en Europa Central y Oriental antes de 1989. En el proceso de búsqueda de fuentes y viajes, me puse en contacto con muchas personas a las que entrevisté. Desde el principio, para mí era importante cotejar la experiencia polaca con la de nuestros vecinos para dibujar un panorama más amplio de la región. Junto con mis colaboradores Paul Dunca, Kamil Julian, Pawel Kubara y Jaanus Samma estudié varios países seleccionados (Polonia, Rumanía, Estonia, Letonia, Serbia, República Checa y Hungría) para rastrear y comparar zonas de cruising, playas nudistas gay, publicaciones innovadoras, así como las reacciones cuando comenzó la epidemia del sida. A pesar de las circunstancias locales específicas en estos países, muchas de las experiencias descritas demostraron ser similares, como la falta de una comunidad organizada (con algunas excepciones), zonas similares de cruising (casi siempre los baños de estaciones de trenes o autobuses, los parques principales de la ciudad y los baños de hombres), lugares, escasos o inexistentes, destinados exclusivamente a clientes homosexuales (clubes o bares), y el surgimiento de las primeras publicaciones sobre las medidas de las autoridades para tratar de prevenir la propagación del VIH-SIDA.  

Mi método principal consistía en hacer entrevistas a personas mayores y consultar sus archivos privados (fotografías, escritos personales) que, por lo general, nunca habían compartido. Mi trabajo rara vez incluye visitas a bibliotecas; prefiero centrarme en el contacto directo con los testigos de los hechos y recopilar sus recuerdos. Por lo general, primero conocía a activistas locales que me proporcionaban información sobre personas con las que podía hablar, y a menudo me sugerían nuevas formas de encontrar más material. De este modo, las entrevistas en audio o video obtenidas y grabadas se convierten en documentos y en el inicio de la creación de un archivo.

La historia sexual alternativa como práctica artística 

Gracias al trabajo llevado a cabo en el número “ANTES DEL 89” (publicado en 2011) conocí a Ryszard Kisiel y descubrí la existencia de Filo: la primera revista gay de la era socialista dedicada a temas no heteronormativos en esta parte de Europa; la fundó Kisiel y se distribuía semilegalmente entre sus amigos y conocidos[1]. Por consiguiente, DIK Fagazine reeditó maquetas originales de Filo, nuestro “antepasado recién descubierto”. Durante una serie de reuniones consecutivas con Kisiel en su pequeño piso de Gdańsk, pude indagar en sus vastos archivos y conocer nuevos hechos y varios aspectos de su actividad. En una ocasión, sacó una bolsa de plástico llena de cajitas meticulosamente etiquetadas con una colección de casi 300 diapositivas a color. Estas contenían documentación de unas sesiones de fotos que Kisiel hizo con sus amigos en casa de alguien. Las diapositivas son de finales de 1985 y principios de 1986, como respuesta directa a la Operación Jacinto (una campaña integral llevada a cabo por la Milicia Cívica en la República Popular de Polonia, que consistió en la recopilación de datos sobre los hombres homosexuales polacos y su comunidad, como consecuencia de lo cual se registraron aproximadamente 11.000 expedientes personales). Las diapositivas descubiertas aportan pruebas visuales específicas y contradicen el pensamiento estereotipado sobre la vida en la República Popular de Polonia. Contrarrestan con la imagen del homosexual como víctima perseguida al revelar un gran potencial de energía positiva, sexualidad desinhibida, invención, ironía y auto-ironía (incluso hacia temas tabú como el sida). El archivo de Kisiel también nos permite mirar con una nueva perspectiva la realidad de la era socialista porque, a pesar de las obvias contradicciones entre Oriente y Occidente en ese período, se pueden apreciar referencias y similitudes sorprendentemente cosmopolitas en la “vanguardia sexual” internacional y su iconografía.  

Maquetas de la revista Filo, años 80. | Queer Archives Institute.

Durante los últimos años he estado trabajando en un proyecto artístico titulado Kisieland, que es una obra a largo plazo basada en el archivo de Kisiel. Se inició con la grabación de conversaciones y la digitalización de las diapositivas de Kisiel, que desde entonces se han presentado en conferencias y en formato impreso como parte de varias exposiciones. En el futuro está prevista una publicación que presente toda la colección. En 2011 invité a Ryszard Kisiel a mi estudio, y allí decidió volver al papel de creador después de veinticinco años. La película (Kisieland, 2012, 30 min) que grabó ese momento compara los recuerdos con la imagen actual de Kisiel, mientras se enfrenta cara a cara a un joven modelo. Además de contar la historia, el documental presenta una gran cantidad de fotografías de archivo digitalizadas. El ciclo “SIDA” (papel pintado, pinturas, gráficos y carteles) de este proyecto se hace eco del collage de pegatinas del pato Donald de Ryszard Kisiel incluido en un número de Filo a finales de la década de 1980, así como del proyecto “Imagevirus” del colectivo General Idea, que travestía el trabajo icónico de Robert Indiana llamado LOVE. Como parte del proyecto Kisieland, organicé un evento especial durante PERFORMA 13 en Nueva York, un debate al que invité tanto a Ryszard Kisiel como a Avram Finkelstein (miembro fundador de Gran Fury y ACT UP, el grupo de defensores de enfermos de sida), para comparar los relatos de Europa del Este y América sobre los inicios de la epidemia del sida. Durante la reunión también se llevó a cabo una lectura performativa de extractos de los Serbian Diaries de Boris L. Davidovich, que describen ese momento de la historia desde la perspectiva del Belgrado de principios de la década de 1980.

Situar el archivo de Kisiel en el contexto del arte es una oportunidad para restaurar/revelar el pasado y recuperar su potencial crítico. También complementa la historia visual polaca proporcionándole material hasta ahora ignorado.  

Ampliar la perspectiva: el Queer Archives Institute  

Mi trabajo de archivo se ha ampliado desde el contexto inicial marcadamente local, polaco, hasta la inclusión gradual de países vecinos en busca de puntos en común, y el intento actual de alcanzar una perspectiva más amplia. Al viajar a Brasil e indagar en los archivos queer brasileños, hallé algunas similitudes con los resultados de mi investigación realizada hasta ahora. El tema de especial actualidad del “hemisferio sur” se superpone, se entrecruza y encaja reiteradamente con el del “hemisferio oriental”. Lo que surge es la historia de una “provincia global”, que tímidamente intenta descubrir su propio lenguaje y crear sus propias identidades independientes. Ha habido proyectos anteriores que comparan Europa del Este con América Latina, por ejemplo, la reciente exposición Transmissions: Art in Eastern Europe and Latin America, 1960-1980 que ofreció el Museo de Arte Moderno de Nueva York en 2015, centrada en los paralelismos y las conexiones entre artistas. Sin embargo, hasta ahora no me he encontrado con ningún intento similar de recopilar archivos queer en un contexto específico. Estas yuxtaposiciones me parecen un experimento interesante. En lo que me concentro es en un contexto bastante similar, en ciertas limitaciones, así como también en el carácter vestigial de las historias que aún no se han contado.

Un tema de este tipo es el que me gustaría abordar en mi proyecto más reciente, el “Queer Archives Institute” (QAI)[2]. Por un lado, se pretende resumir el trabajo que he llevado a cabo hasta ahora y, por otro, intentar establecer una cooperación permanente con socios (como artistas, activistas, académicos y organizaciones no gubernamentales locales). El objetivo del proyecto será recopilar archivos queer de diversas regiones geográficas, especialmente aquellos que son “periféricos”, colonizados literal o simbólicamente, y hacerlos accesibles y someterlos a una interpretación artística. La plataforma principal de QAI será un sitio web[3] que reunirá material digitalizado que van desde escaneos de fotografías de archivo, revistas y publicaciones, a través de entrevistas en audio y video, hasta textos que analizan conceptos y metodologías relacionados. Debido al carácter enteramente privado de la iniciativa, al principio, por necesidad, la dimensión de la empresa será limitada; sin embargo, con el tiempo se pretende que sea de mayor alcance.  

Es importante destacar que, además del proceso de catalogación y orden geográfico/cronológico, crearé un sistema para permitir búsquedas temáticas que formarán conexiones hipertextuales a varios niveles entre materiales de lugares geográficamente alejados. De este modo, la dimensión digital de QAI debe complementarse con un “material” principal: organizando o coorganizando exposiciones que presenten los materiales recopilados, a veces con la participación de artistas invitados. A escala más pequeña, ya he empezado a utilizar estas estrategias en diversas presentaciones[4], en las que se yuxtaponen materiales visuales de archivo, como fotografías voyeristas de playas muy diferentes. Del mismo modo, he mostrado las primeras publicaciones LGBTQ (Lesbianas, Gays, Bisexuales, Trans y Queer) que se publicarán en varios países, o artefactos (carteles, folletos, gráficos, libros) relacionados con el inicio de la epidemia del sida.

En paralelo al canon global  

En los estados postsocialistas en particular o, por ejemplo, en otros contextos marcados por dictaduras, donde algunos hilos históricos se rompieron o nunca pudieron emerger, se ha intentado construir nuevas narrativas. La historia reciente, en gran medida, se está construyendo hoy y en ocasiones se manipula. Me interesa anexar, reescribir, revisar todo esto, pero desde una perspectiva muy personal. Descolonizar la historia a través de los archivos queer se ha convertido para mí en una misión, un “proyecto de identidad”. Este trabajo tiene un potencial político e incluso activista para mí. A menudo siento que al trabajar en cada próximo proyecto, texto o exposición, hago algo más que participar en marchas y manifestaciones en las calles. Me interesan las versiones alternativas de las historias conocidas y cuestionar las narrativas canónicas. Esta estrategia subversiva tiene como objetivo cambiar la imagen futura de la realidad creada hasta ahora. Esto está relacionado con el descubrimiento de la identidad local de Europa del Este formada en paralelo al canon global: la primera revista checa dedicada a la homosexualidad se publicó en 1931[5]. Entonces, ¿por qué deberíamos basarnos siempre y principalmente en fanzines estadounidenses o británicos de las décadas de 1960 y 1970?

–––––––––––

Este artículo se publicó en L’internationale.

Traducción de Paloma Farré.

Notas:

1. Filo se publicó entre 1986 y 1990.

2. The Queer Archives Institute se creó el 15 de noviembre de 2015, es decir, coincidiendo con el 20 aniversario de la Operación Jacinto en Polonia. Se inaugurará oficialmente con la exposición que estoy preparando para Videobrasil, que tendrá lugar en Sao Paulo en abril de 2016.

3. Es de esperar que los primeros documentos y textos aparezcan pronto en la web de The Queer Archives Institute. Por supuesto, todo esto presupone un enfoque muy a largo plazo, en principio abierto a un desarrollo multiproceso. Por ello, en la actualidad es difícil definir con precisión el esquema y la estructura de la iniciativa. Sin embargo, una cosa es segura: evolucionará.

4. En 2015 presenté un trabajo durante una conferencia titulada "Sex and Sexuality in East-Central Europe, Past and Present" en la Universidad de Europa Central, Budapest, Hungría, y una conferencia durante uno de los eventos en el Queer Forum de Sofía, Bulgaria.

5. Hlas sexuální menšiny (La voz de la minoría sexual) se publicó quincenalmente entre abril de 1931 y abril de 1932. Le siguió Nový hlas (Nueva voz) publicada hasta 1934.

Autor >

Karol Radziszewski (L’internationale)

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí