1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Emergencia climática

Ayuso, el ecofascismo y el lado distópico de la historia

Ante un escenario de adaptación militarizada al colapso ecosocial, todos somos potencialmente fascistas y potencialmente solidarios. Tenemos que elegir a qué lado del muro de contención queremos estar

Rubén Gutiérrez Cabrera 9/04/2021

<p>Fotograma de la serie francesa 'El colapso'.</p>

Fotograma de la serie francesa 'El colapso'.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Durante el año 2020 y lo que va de 2021, todas las conversaciones han estado copadas por un término: coronavirus. El Diccionario de Oxford, que anualmente escoge una palabra como la más representativa de cada año, así lo ha reafirmado: coronavirus fue una de las elegidas. Esta nueva enfermedad ha sacudido el mundo hasta tal punto que parece quedar ya muy lejos aquel 2019 en el que las movilizaciones ecologistas, lideradas por la juventud y de la mano de la mejor ciencia disponible, pusieron en el centro de las agendas nacionales otro asunto aún más trascendental si cabe que la propia pandemia. ¿O es que acaso nadie recuerda ya cuál fue la palabra del año en 2019? Invoquémosla de nuevo: emergencia climática.

El hilo que conecta ambas realidades (la emergencia climática y la pandemia global) es mucho más estrecho de lo que la mayoría alcanza a imaginar. La propia ONU, mediante el Panel Intergubernamental de Biodiversidad (IPBES), ha certificado que las agresiones ambientales que están tras la emergencia climática son las mismas que causan pandemias como la de la covid-19. Asimismo, la Organización Mundial de la Salud ha constatado que el 70% de los últimos brotes epidémicos han comenzado con la deforestación. En realidad, la comunidad científica lleva décadas  advirtiéndonos –al menos desde la publicación en 1972 del informe Los límites al crecimiento por parte del Club de Roma– de los riesgos derivados de no transformar radicalmente nuestro modelo socioeconómico basado en el crecimiento sin límites y el consumo desenfrenado de recursos.

A pesar de que, en paralelo y relacionada con la pandemia, la crisis ecológica ha continuado y continuará azotándonos con cada vez mayor intensidad, diversos observatorios encargados de realizar un seguimiento de la cobertura mediática del cambio climático han hecho públicos en los últimos meses estudios en los que denuncian la drástica caída de la atención prestada por los medios de comunicación al cambio climático desde la llegada de la covid-19. A nivel global, el Media and Climate Change Observatory (MECCO) habla de una caída del 23% respecto al año anterior. La organización Media Matters For America, tras analizar algunos de los principales programas de noticias de las corporaciones norteamericanas, señala que en 2020 representó apenas un 0,4% de la cobertura mediática general.

No sabemos si vivimos una “era de cambios” o un “cambio de era”, pero sí que el futuro que se cierne sobre la humanidad es cada vez más parecido al que nos presenta la recomendadísima serie El Colapso: récords de temperatura global, temporadas de incendios forestales inusualmente activas, fortísimos huracanes, ciclones tropicales, Filomenas y DANAs cada vez más bruscas… No nos cansamos de decirlo: nuestra casa está en llamas. Estamos acercándonos a puntos de no retorno y desencadenando procesos planetarios que se retroalimentan negativamente. Sin embargo, todo apunta a que nuestra historia no será como la de la rana que saltó a una olla de agua hirviendo y, al sentir el calor, inmediatamente pudo escapar de ella y salvarse. Por el contrario, nuestra historia se parecerá más a la de la rana que nadaba tranquilamente en una olla de agua fría mientras la temperatura aumentaba lenta pero incesantemente, hasta que, cuando el agua comenzó a hervir y la rana quiso escapar, ya era demasiado tarde y esta murió de calor.

¿Cómo puede explicarse que no estemos poniendo todos los medios de que disponemos para mitigar y adaptarnos a los peligrosísimos (quizás incluso irreversibles) cambios que estamos provocando? ¿Necesitamos algún otro gran shock que evidencie con aún más claridad lo cerca que estamos del colapso? ¿O entenderemos que estamos inmersos en un proceso gradual de descomposición de nuestro sistema y de nuestro modelo de vida? ¿Acaso padece nuestra sociedad algo parecido al síndrome de la rana hervida? Eso explicaría que hayamos normalizado que el mundo sea un lugar cada vez más hostil.

La nueva normalidad: un capitalismo más excluyente, un planeta menos habitable

Hoy que nos hablan de ‘nueva normalidad’, tenemos la obligación de recordar que la juventud no conoce otra normalidad que la de la crisis permanente, la precariedad y la depresión crónica. Hoy la excepción se ha convertido en la nueva norma. Somos, dicen muchos, la primera generación que vivirá peor que la generación que le precede, con unos datos de desempleo juvenil alarmantes, una incertidumbre asfixiante y una falta de expectativas demoledora. Y mientras asistimos estupefactos al colapso del capitalismo global y de la civilización industrial, el cerco de exclusión sobre el que se asienta el sistema se estrecha cada vez más, expulsando de facto a dos tercios de la población mundial que, al no ser consumidores ni productores, parecen no ser necesarios.

Una de las expresiones más dolorosas de este modelo de globalización es la emergencia humanitaria que lleva tiempo viviéndose en Canarias, al ser hoy por hoy la ruta canaria la principal entrada de personas migrantes al Estado español y uno de los principales muros de contención de la Europa fortaleza. Según el informe Migraciones en Canarias, la emergencia previsible, publicado por la Comisión Española de Ayuda al Refugiado, la creciente militarización del resto de rutas –fenómeno reforzado por los cierres de fronteras a causa de la pandemia– ha provocado que cerca de 30.000 personas llegaran en el último año y medio a las islas huyendo de la crisis y los conflictos en sus países de origen. Más de 2.600 son menores, y otras tantas han perdido la vida en el intento de llegar a la zona VIP del planeta. Sin embargo, el número de personas que se arriesgan a tomar la ruta canaria (considerada una de las más peligrosas) representa solo una mínima parte: la mayoría de los desplazamientos forzados son internos o a países vecinos.

La respuesta de buena parte de las élites ante la crisis ecosocial vuelve a ser el fascismo, cuya cepa más peligrosa probablemente sea su mutación en ecofascismo

El macro campamento improvisado de Las Raíces, en Tenerife, refleja con crudeza el sino de nuestro tiempo. Allí, unas 2.000 personas han tenido que permanecer hacinadas en condiciones infrahumanas a la espera de ser derivadas a la Península, una situación insostenible que ha desembocado en conflictos e intervenciones policiales. El sur de Gran Canaria también ha sido noticia en los últimos meses por haber tenido que albergar a unas 6.000 personas llegadas en patera, quedando colapsado entre otros el muelle de Arguineguín. Ante esto, la respuesta de las comunidades que se organizan para integrar y apoyar a las personas migrantes se enfrentan a sectores que organizan concentraciones para acosarles y perseguirles, lo que da buena cuenta del peligro de brotes racistas y xenófobos en nuestra sociedad. Podemos mirar hacia otro lado, pero el problema no va a desaparecer: según estimaciones de la Universidad de Columbia, para 2050 habrá en el mundo 700 millones de refugiados/as climáticos/as. Mientras, las desigualdades no dejan de crecer, y contemplamos como los ultra ricos han visto sus fortunas dispararse incluso durante la pandemia.

Nuestras sociedades se están tensionando. Asistimos, en palabras del activista ecologista Santiago Álvarez, a un intento de “fortificar archipiélagos de prosperidad en medio de océanos de miseria”. Incluso el FMI prevé una oleada de estallidos sociales tras la pandemia. Pero, quizás, el mayor peligro que nos acecha tenga que ver con aquello que apuntaba Gramsci de que cuando el viejo mundo no termina de marcharse y el nuevo mundo no termina de llegar, en ese claroscuro, es cuando surgen los monstruos. Y no cabe ninguna duda, la respuesta de buena parte de las élites ante la crisis ecosocial vuelve a ser el fascismo, cuya cepa más peligrosa probablemente sea su mutación en ecofascismo. Como plantean Emilio Santiago y Héctor Tejero, en el siglo XXI la lucha por el “espacio vital” se redefine en términos de capacidad de carga ecológica.

Las élites ante el colapso: el autoritarismo verde

Hace unas semanas, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, declaraba abiertamente que si te llaman fascista es que estás en “el lado bueno de la historia”. Las declaraciones causaron cierto revuelo, pero lejos de hacer saltar todas las alarmas, todo apunta a que el PP de Ayuso podría ser la fuerza más votada en las próximas elecciones madrileñas del 4-M.

A medida que el orden neoliberal se desmorona y los poderosos comienzan a ver peligrar sus privilegios, los monstruos comienzan a mostrarse cada vez con menos complejos. Y cuidado. Porque sucumbir a la “banalidad del mal”, siguiendo la famosa expresión acuñada por Hannah Arendt, es una de las maneras más extendidas de alimentar a la bestia y normalizar el auge del fascismo. De ahí que, frente a la absurda disyuntiva entre “comunismo y libertad” con la que la extrema derecha ha tratado de plantear las elecciones madrileñas del 4-M, otros hayan venido a plantear con mayor acierto que la auténtica disputa, en realidad, es entre “democracia y fascismo”, y no es de extrañar que lemas como ‘¡No pasarán!’ se cuelen en esta campaña. Ante la creciente polarización social, cabe preguntarse: ¿es el terremoto político que se vive estos días un sismo pasajero fruto de la sobrerrepresentación electoral o estamos ante un sismo premonitor que anticipa futuras réplicas de magnitud desconocida?

Lo cierto es que, en relación con el panorama que venimos describiendo, podemos pronosticar que en los próximos años seremos testigo de cómo la convergencia entre ecologismo, nacionalismo y neoliberalismo dará forma a un autoritarismo verde que, como he analizado más en profundidad en el dossier ecosocial Los discursos en torno a la emergencia climática, servirá de munición para un rearme discursivo de los sectores más reaccionarios. Mercantilismo climático, seguridad climática y tecnoutopismo servirán para reforzar un discurso imperialista que combinará la defensa estratégica del medio ambiente con la rentabilización de nuevos nichos de mercado (tecnologías verdes, energías renovables, mercados de carbono, servicios ambientales…) y con políticas migratorias xenófobas de cierre de fronteras para blindar enclaves con aforos limitados. El hecho de que ya estemos viendo a millonarios comprando islas en Nueva Zelanda o desplegando tecnologías para salvarse, evidencia que la serie El Colapso, lejos de ser ficción, ejemplifica el “sálvese quien pueda” en que se está convirtiendo el mundo.

Especialmente paradigmático ha sido el caso de la tormenta de aire gélido que golpeó al estado de Texas el pasado mes de febrero. Como consecuencia de la desestabilización del vórtice polar causada por el cambio climático, una masa de aire frío se adentró hacia el sur, dejando a millones de estadounidenses sin energía, agua corriente, ni abastecimiento en los supermercados. Mientras, el precio de la energía se disparaba un 10.000% y los políticos republicanos, responsables de la desregulación del mercado energético, culpaban con fake news a las energías renovables y huían del país abandonando a su suerte a la población.

Más allá de la extravagancia “comunismo o libertad” y del loable “democracia o fascismo”, se está librando una disputa fundamental en el eje “utopía o distopía”. Y por ahora, la vamos perdiendo. Muchos comienzan a afirmar que nos adentramos en la Era de las Consecuencias, en la que inevitablemente tendremos que convivir con muchos de los negativos impactos de la crisis ecosocial. Pues bien, en este nuevo estadio, muchos de los modelos que antes podían servirnos ya no nos valen. Cuanto antes tomemos conciencia de este cambio de paradigma y actuemos en consonancia, mejor.

Activismo ecosocial en la Era de las Consecuencias

En este convulso paisaje, bajo el lema “No más promesas vacías”, activistas de todo el mundo liderados por la juventud de Fridays For Future se movilizaron el pasado 19 de marzo en una Acción Global por el Clima que volvió a ser notoriamente atípica. El movimiento que irrumpió en 2019, protagonizando el despertar climático y siendo incluso definido por algunos políticos como “la última esperanza del planeta”, trata así, pese a las adversidades, de mantener activa la presión social, consciente de su responsabilidad e importancia histórica. Este audaz movimiento de rebelión climática global, que para 2020 tenía prevista una escalada de sus acciones en el marco de la plataforma Rebelión por el Clima, tuvo que enfrentarse solo un año después de su nacimiento a una pandemia que ha trastocado completamente sus planes. Cuando teníamos las respuestas, nos cambiaron las preguntas.

Es momento de hacer una profunda reflexión autocrítica que no deje lugar a la autocomplacencia. Adentrarse en la Era de las Consecuencias implica que la población ya no será concienciada tanto por las protestas (que seguirán siendo fundamentales) como por la propia virulencia del colapso ecológico y climático y por la creciente disfuncionalidad del sistema. Y dado que previsiblemente la actual pandemia solo es un anticipo de los cada vez más frecuentes desastres naturales y conflictos que vendrán, de nada sirve esperar a que llegue esa idílica nueva normalidad que tanto nos prometen para comenzar a diseñar nuevas estrategias adaptadas a los tiempos que vivimos.

Si no podemos hacer desobediencia civil física, tendremos que aprender a hackear. Si no podemos acercarnos a menos de uno o dos metros, tendremos que encontrar nuevos espacios donde quepamos todas

Si no podemos hacer desobediencia civil física, tendremos que aprender a hackear. Si no podemos acercarnos a menos de uno o dos metros de distancia, tendremos que encontrar nuevos espacios donde quepamos todas y todos. Si no podemos reunirnos presencialmente, tendremos que enfocarnos en nuestros nodos digitales mejorando nuestro funcionamiento, nuestros procesos y nuestras estructuras organizativas. Pero ante todo, no podemos renunciar a seguir actuando con la frescura y la jovialidad que nos caracterizan, en este caso para diseñar estrategias creativas y audaces que permitan aumentar la resiliencia comunitaria para frenar o amortiguar los efectos del colapso ecosocial tanto como sea posible. Para ello, algo fundamental será potenciar la creación de sinergias entre los tejidos sociales y económicos locales, a la vez que propiciamos una conversación social en la que la solidaridad sea el pegamento cohesionador de nuestras sociedades. En este marco, justicia climática y antifascismo vendrán a ser dos caras de una misma moneda.

Por otro lado, debemos seguir empujando desde la sociedad civil organizada para que los gobiernos actúen, habida cuenta de que la Ley de Cambio Climático y Transición Energética, que ya se encuentra en fase final de tramitación, aún está lejos de cumplir con la ambición que exige la ciencia. En este sentido, es preciso repensar la manera en que nos relacionamos con la política institucional y explorar nuevas formas de incidencia, estableciendo relaciones de complicidad con aquellas formaciones políticas que se alineen con las demandas de la ciencia y las organizaciones ecologistas, y a la vez, sometiéndoles a una concienzuda rendición de cuentas. Pero no solo. Debemos comenzar a enfocarnos en la formación de nuestros propios cuadros políticos, con vistas a generar un movimiento ecosocial bien implantado en los territorios que sea capaz de ejercer el liderazgo que necesitamos y articular proyectos transformadores que, si bien partirán de lo local, deberán necesariamente tener una mirada global, y apoyarse en una cooperación multinivel para hacer escalables estas transformaciones.

El ‘lado bueno de la historia’ hoy es verde y morado

Algunos han entendido que el papel de los nuevos espacios que, a partir de 2019, multiplicaron las posibilidades de transformación ecosocial, especialmente Fridays For Future era solamente el de ser una suerte de lobby que allanase el camino para la inversión en tecnologías verdes por parte de las grandes empresas. Promover una transición hacia un capitalismo ecofriendly y volvernos a casa. Pero hemos venido a cambiarlo todo. Por eso, debemos ser cautos y no lanzar las campanas al vuelo ante cualquier medida que intente presentarse como la solución definitiva. Este parece estar siendo, por ejemplo, el caso del debate en torno al modelo de transición energética que las instituciones están comenzando a desplegar. Un debate que, haciendo un uso perverso del argumento de la emergencia de los tiempos, algunos pretenden dar por zanjado pese a que numerosas organizaciones ecologistas, con motivos bien fundamentados, se han opuesto (como explica el compañero Martín Lallana) al tratarse de un modelo de transición fuertemente extractivista que, lejos de atajar de raíz los problemas, ahonda en muchos de ellos.

Por ejemplo, al amenazar aún más a la ya muy tocada biodiversidad, este modelo parece abocarnos a un futuro en el que seremos más vulnerables a más y peores pandemias. Porque recordémoslo: la emergencia climática y ecológica es el síntoma, pero la enfermedad se llama capitalismo. Esto significa que, sin superar el dogma del crecimiento económico ilimitado, la sustitución de unas fuentes energéticas por otras para cubrir unos niveles de consumo de recursos y energía en continuo aumento no bastará. Más que nada, porque incluso las energías renovables dependen de materiales que no son renovables (litio, níquel, cobalto y otros tantos minerales). En este sentido, en palabras de Santiago Muiño, “uno de los debates centrales del próximo medio siglo va a ser el de los límites ecológicos absolutos que marcan las reservas minerales de la Tierra”. “De hecho, la economía descarbonizada y digital del siglo XXI será tan dependiente de estos grandes productores de minerales como la economía fosilista del siglo XX lo fue de la OPEP”.

En la guerra de posiciones climática, haber logrado poner el foco sobre la necesaria transición ecológica supone solo haber ganado una batalla. No es poca cosa. La siguiente batalla que toca dar gira en torno al cómo de esa transición: cómo promover un modelo distribuido que no se base en mega proyectos y que no suponga una amenaza para la biodiversidad, la fertilidad de los suelos y los territorios; cómo lograr que los fondos europeos para la reconstrucción (Next Generation EU) sirvan para impulsar la economía social y solidaria y no un capitalismo verde; cómo redistribuir la riqueza y atajar las desigualdades vinculadas a la crisis climática y ecológica; cómo dinamizar el mundo rural, poner en el centro los cuidados o dar respuesta al reto migratorio, etc. Y es ahí donde nos jugamos nuestra condición de agentes verdaderamente transformadores: en nuestra capacidad para saber cómo y cuándo dar cada batalla.

No podemos elegir qué tiempo vivir: solo podemos elegir cómo enfrentamos los retos que nos ha tocado. Vivimos tiempos de enorme incertidumbre, y ante un escenario de adaptación militarizada al colapso ecosocial, todos somos potencialmente fascistas y potencialmente solidarios. Tal vez llegue un momento en que tengamos que elegir a qué lado del muro de contención estar. O tal vez ese momento ya haya llegado. En cualquier caso, yo estoy orgulloso de pertenecer a una generación que, pese a los oscuros presagios, ha demostrado en todo momento su voluntad de luchar por un futuro en el que quepamos todas y todos; una generación que no se resigna y que está decidida a afrontar sus retos de frente y sin miedo. Porque cuando no se tiene nada que perder, tampoco se tiene miedo.

Somos la generación de los 8-M masivos y del despertar climático. La generación que se atrevió a soñar otro mundo posible cuando el calibre de la emergencia climática y ecológica nos quitaba el sueño. La generación que hizo suya la defensa de la sostenibilidad de la vida, de una vida digna de ser vivida.

Una generación que, mal que les pese a todas las Ayusos del mundo, sabe que el “lado bueno de la historia”, el de verdad, hoy es verde y morado. La historia no está escrita. Arrebatémosles el privilegio de escribirla. Protagonicémosla.

––––––––––

Rubén Gutiérrez Cabrera es activista ecosocial, graduado en Relaciones Internacionales y Experto en Economía Social y Solidaria por la Universidad Complutense de Madrid (UCM).

Twitter: @Ruben_GCGC


Autor >

Rubén Gutiérrez Cabrera

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí