1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

PROPAGACIÓN MUNDIAL

La pandemia y las fronteras nacionales de la imaginación

La covid-19 nos ha obligado a repensar qué significa el ser humano al presentarlo como una forma de vida mucho más vulnerable de lo que se imaginaba anteriormente

Juan Meneses 15/04/2021

<p>Estación de tren en el aeropuerto de Copenhague (Dinamarca, 2020).</p>

Estación de tren en el aeropuerto de Copenhague (Dinamarca, 2020).

Sigfrid Lundberg

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Un año después de que la covid-19 se declarara como pandemia, los científicos y facultativos tienen una imagen más clara del virus. Sin embargo, uno de los mayores desafíos que esta crisis nos ha planteado a muchos es, sin duda, la dificultad de darle sentido. Desde el origen poco claro del virus hasta la variedad de síntomas que presenta y su “invisibilidad”, a la mayoría de nosotros, la covid-19 nos ha sumido en la oscuridad.

Para comprender el modo en que una pandemia afecta a una comunidad global, como Benedict Anderson podría haber dicho, en primer lugar muchos hemos tenido que imaginar esa comunidad. Esto no quiere decir, por supuesto, que uno deba creer en una mentira o en algo que es manifiestamente falso. En su lugar, es posible reemplazar el contacto directo y la experiencia de primera mano por la interacción con imágenes a las que les atribuimos significado y veracidad, de la misma manera que nadie conoce a todos sus compatriotas y, sin embargo, tiene los mecanismos imaginativos para reconocer su existencia.

Si bien la pandemia se está concibiendo como un suceso internacional, el lenguaje en los medios y las respuestas gubernamentales sugieren que pensamos en ella desde una perspectiva nacional

Hacer un seguimiento de las estadísticas y las cifras ha permitido a los usuarios de tecnología lidiar con la pandemia. Día tras día, mes tras mes, hemos podido conocer –con distintos niveles de incredulidad, obsesión, y miedo– el número de casos positivos diarios, las tendencias de mortalidad, las previsiones, y el índice de infecciones para imaginar lo que de otro modo es un ataque invisible contra los cuerpos humanos. Hemos dado sentido a la pandemia en casa estableciendo paralelismos entre ciudades, áreas, y Estados, mientras identificábamos regiones del mundo con los mejores y peores índices, comparando las respuestas y las políticas de otras naciones con las de nuestros propios países.

Junto con los números, la avalancha de representaciones visuales ha jugado un papel crucial en nuestra imaginación respecto a la propagación del virus. Las cifras se pueden traducir fácilmente en gráficos, y los mapas de la covid nos han permitido ubicar el virus y los cuerpos que ha colonizado en el espacio a distintas escalas simultáneamente. Esto nos ha permitido comparar casos a lo largo del tiempo y sentir tanto el avance como el retroceso del virus, a la vez que vigilábamos las puertas en busca de signos de invasión. Mientras nos bebíamos el café por la mañana, mirábamos los mapas de riesgos, estudiábamos las cartografías de transmisión, y trazábamos el desplazamiento de una presencia mortal tratando de visualizar los lugares, aquí y allá, en los que el virus ya ha penetrado.

Sin embargo, el complejo panorama global que presenta esta combinación de datos y mapas esconde algo importante sobre el modo en que rastreamos e interpretamos el virus. Si bien la pandemia se está concibiendo como un suceso histórico internacional, el lenguaje en la cobertura de noticias y las respuestas gubernamentales sugieren que muchos de nosotros todavía pensamos en ella desde una perspectiva nacional. Por supuesto, es importante que conceptualicemos la covid-19 de este modo. Las restricciones de viaje entre fronteras nacionales, por ejemplo, han ayudado a acotar el avance del virus. Los protocolos de salud y seguridad pública no serán efectivos a menos que se coordinen a escala nacional. Y los esfuerzos nacionales para realizar test y vacunar a la población siguen siendo fundamentales para combatir la enfermedad. Sin embargo, asumidas sin reflexión, algunas de estas decisiones, reacciones, y actitudes aparentemente desconectadas pueden ser muy perjudiciales.

Una contención imposible

La etimología del término “pandemia” se remonta a la conjunción de estas dos formas de imaginación viral: el número de personas y los espacios globales visualizados en los que ha penetrado el virus. El prefijo “pan-” denota una vasta expansión geográfica y una dimensión planetaria totalizadora. De hecho, la presencia del virus ahora está “en todo el mundo o en un zona muy amplia, cruzando fronteras internacionales y, por lo general, afectando a un gran número de personas”. La segunda mitad de la palabra, “(en)demia”, designa el impacto del virus en “un pueblo” (del griego demos). Sin embargo, qué es “un pueblo” no es una idea tan clara, especialmente cuando se contempla a través del prisma de la nación.

Los países occidentales han experimentado un impulso populista de vincular el nuevo coronavirus con China

El problema más obvio es la combinación de la nacionalidad de los infectados y muertos por la covid-19 con el país donde han sido registrados, como si los casos positivos y los fallecimientos en Francia o India fueran automáticamente los de ciudadanos franceses e indios respectivamente. Esto pasa por alto las realidades de la inmigración. Y más importante aún, hace invisibles las dificultades a las que se enfrentan los inmigrantes indocumentados, dos tercios de los cuales tienen lo que se considera trabajos “esenciales” en Estados Unidos, al tratar de acceder a la atención sanitaria.

Otra preocupación es que el virus no ha afectado del mismo modo a todas las personas dentro de las fronteras de una nación. En EE.UU., los índices de infección y mortalidad en las comunidades nativas americanas, negras, y latinas son desproporcionadamente más elevados, al tiempo que se han solicitado estudios demográficos relativos a la raza y la etnia en zonas históricamente reacias a recopilar datos desglosados

Los marcos nacionales también han fomentado el aumento de los sentimientos nativistas. Desde el principio, el virus se ha asociado negativamente a países concretos por varias razones. Los países occidentales han experimentado un impulso populista de vincular el nuevo coronavirus con China ya que, aunque todavía hay mucho que aprender sobre sus orígenes, el primer brote se localizó en la ciudad de Wuhan. Esto ha tenido repercusiones devastadoras, incluida la violencia xenófoba y racista contra las personas de Asia del Este en Estados Unidos y en el resto del mundo.

También se han etiquetado de manera informal nuevas variantes según los países donde se detectaron por primera vez, replicando una antigua y errada práctica de denominación (como cuando la pandemia de 1918 se atribuyó a lo que comúnmente se conoce como “la gripe española”). Referirse a ellas como la “cepa nigeriana” (B.1.1.207) o la “variante brasileña” (P.1) posiblemente reforzará las asociaciones negativas entre esos países e ideas de infección, impureza, y muerte. A medida que estas denominaciones se consoliden, indudablemente plantearán desafíos adicionales para las regiones que ya luchan contra las ideas preconcebidas y los prejuicios, como el hemisferio sur, en el mundo post-covid.

Asimismo, las políticas de muchos países han generado situaciones problemáticas con respecto al desplazamiento a través de las fronteras del “capital humano”. Un ejemplo importante es el hecho de que, como se ha informado ampliamente, los estudiantes universitarios internacionales se han enfrentado a restricciones y retrasos en sus visados, un asunto con graves repercusiones, y no solo para los propios estudiantes. Estas políticas han privado a un grupo entero de enriquecer sus vidas estudiando en el extranjero. Para muchos, una temporada en el extranjero es el resultado del duro trabajo y mucho sacrificio. Visto desde la perspectiva de las instituciones de acogida, la presencia de estudiantes internacionales en el aula es esencial para cultivar una visión del mundo tolerante y de mente abierta, incluso cuando la formación se lleva a cabo por internet. Además, reducir el número de matrículas de estudiantes internacionales perjudica a nuestras sociedades, que ganan tanto cuando los estudiantes dejan una huella positiva en sus nuevas patrias al comenzar de nuevo o regresan a sus países de origen.

El futuro no es una nación

Ahora que la fase de vacunación está totalmente en marcha en países como Estados Unidos e Israel, cada vez queda más patente que la pandemia se sigue pensando principalmente a escala nacional. El desarrollo, la venta, y la distribución de vacunas han estado muy ligadas a los países donde se producen. De hecho, el carácter nacional distintivo –la nacionalidad, incluso– de cada una de ellas ya es visible, con la vacuna Oxford-AstraZeneca asociada al Reino Unido, Sputnik V a Rusia, BBIBP-CorV a China, BBV152 a India, y Moderna a EE.UU. Sin embargo, la inoculación contra el virus revela una dinámica en la que los recursos están sujetos a las fronteras y soberanías nacionales en formas que favorecen a ciertos países y exacerban las desigualdades existentes. Puesto que la pandemia solo será vencida con un esfuerzo concertado a escala mundial, es probable que el rencor y la rivalidad nacionales constituyan un grave obstáculo para vacunar a toda la población mundial. E incluso cuando unas naciones ofrezcan a otras sus recursos de vacunación, las alianzas internacionales que dan pie al tratamiento preferencial o la exclusión solo lograrán que el virus sea más difícil de erradicar.

También ha comenzado una carrera entre las naciones del mundo para acceder a los suministros de vacunas. La lógica competitiva del mercado, que recompensa a los estados-nación por utilizar la innovación científica, el poder adquisitivo, y las tácticas de negociación para ejercer presión, obstaculiza el hecho de que hay que hacer frente al virus como un ataque de alcance global a la vida humana. Además, puesto que algunas vacunas son el resultado de investigaciones subvencionadas por el estado, mientras que otras son producto de la empresa privada, los problemas relacionados con la financiación enturbian aún más la cuestión del acceso a la vacuna. Por supuesto, la organización de los recursos y las infraestructuras varía de una nación a otra, pero hay algo seguro: fenómenos como el “nacionalismo de vacunas” permitirán que el virus continúe propagándose, mutando, y marcando el ritmo de vida en el planeta.

Las alianzas internacionales que dan pie al tratamiento preferencial o la exclusión solo lograrán que el virus sea más difícil de erradicar

Otro motivo de preocupación guarda relación con los peligros de la desinformación pública. Las teorías de conspiración y las campañas de desinformación (incluidas las impulsadas por los gobiernos) han proliferado, acusando a  actores internacionales (ya sea un estado o algún otro representante con suficiente influencia mundial) de trabajar para desestabilizar los esfuerzos para combatir el virus. Otras conspiraciones afirman que los “enemigos internos”, los actores extranjeros, o los conciliábulos internacionales están conspirando mediante una serie de pretensiones, falsedades, y ficciones para ejecutar proyecto corruptos. Esto pone al descubierto un tipo de autodefensa nacionalista que puede tener consecuencias nocivas, a la vez que las narrativas conspiratorias utilizan el virus como vehículo para articular antagonismos nacionales y el miedo al otro.

Por su parte, las agencias y medios de comunicación atienden los intereses de sus consumidores en la producción y difusión de la (des)información. Del mismo modo que la información sobre sucesos funestos en el extranjero, como accidentes aéreos, a menudo identifica y separa a los ciudadanos del país del resto de víctimas, gran parte de la cobertura sobre la pandemia en todo el mundo se ha centrado en los efectos de fronteras adentro. Al mismo tiempo, los proveedores de contenidos en línea utilizan la personalización y la geolocalización para dirigirse a los usuarios, lo que a menudo determina cómo conceptualizan la pandemia y el papel que desempeñan.

Pensar en la covid-19 a través de dicho prisma nacional no es accidental. Los gobiernos tienen el mandato de promulgar políticas que conciernen a los territorios dentro de sus fronteras. Como ya he señalado, se trata de un paso bastante lógico teniendo en cuenta el carácter urgente de la pandemia, al menos en lo que respecta a la gestión inmediata de la emergencia. Sin embargo, no debemos pasar por alto el hecho de que las respuestas nacionalistas al virus por parte de los gobiernos probablemente tendrán una influencia tangible en el desarrollo de conflictos nacionales e internacionales.

Una humanidad compartida

Estas y otras formas de enmarcar la covid-19 a escala nacional establecen en nuestra imaginación una separación artificial entre países que choca con el hecho de que el virus “no sabe de fronteras”. Al reflexionar sobre este fenómeno, es posible replantear la crisis actual a pesar de las disparidades existentes entre las naciones respecto a su capacidad para combatir el virus. En un sentido más amplio, la covid-19 nos ha obligado a repensar qué significa el ser humano al presentarlo como una forma de vida mucho más vulnerable de lo que se imaginaba anteriormente. Únicamente si se ocupan de la población mundial –en lugar de porciones específicas demarcadas por diferencias nacionales– los gobiernos y las instituciones podrán superar el reto de volver a cualquier versión de normalidad que permita una pandemia controlada.

No hay que olvidar que el coronavirus es una fuerza absolutamente determinante que, paradójicamente, nos une y separa a todos, como demuestran muchas de las entradas del nuevo léxico de la covid-19. La “propagación comunitaria”, la controvertida “inmunidad colectiva”, y el “distanciamiento social”, por nombrar algunas expresiones, presentan un panorama comunitario de contagio y aislamiento, proximidad y separación, dolor compartido y supervivencia individual. Estos términos ilustran las formas en que el virus juega cruelmente con los cuerpos individuales y colectivos, obligándonos a enfrentarnos a nuestra propia humanidad y a la de los demás.

A pesar de la aparente distancia que podría existir entre un resultado positivo de una prueba PCR y uno negativo, estamos inevitablemente vinculados los unos a los otros, dado que el virus ya ha alcanzado dimensiones planetarias a través de sus huéspedes humanos mientras amenaza con infiltrarse en más territorios. Las fronteras nacionales desempeñan un papel fundamental en la batalla por superar la pandemia, pero no pueden determinar la forma en que entendemos la covid-19, especialmente cuando somos testigos de cómo, día tras día, los seres humanos son los vehículos biológicos de un virus que, hasta donde sabemos, está aquí para quedarse.


Imagen de portada: Estación de tren del aeropuerto de Copenhague durante la COVID-19. Foto de Sigfrid Lundberg, 2020.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en Edgeeffects.net. Es el segundo de la serie 2020 Visions: Imagining (Post-) COVID Worlds, cuyo objetivo es reflexionar sobre las dispares repercusiones del “año de la pandemia” y plantear los nuevos futuros que se podrían propiciar a partir de este. Editores de la serie: Weishun Lu, Juniper Lewis, Richelle Wilson y Addie Hopes.

Juan Meneses es profesor  de literaturas globales, teoría crítica y estudios visuales  en la Universidad de Carolina del Norte, Charlotte, y traductor.  Su trabajo se centra en el rol de la cultura en cuestiones relacionadas, entre otras cosas, con la erosión de lo político, la globalización, el potscolonialismo, y el medio ambiente. Es autor de Resisting Dialogue: Modern Fiction and the Future of Dissent.

Traducción de Paloma Farré.

Autor >

Juan Meneses

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí