1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Federalismo

Madrid no es (toda) España

Al mensaje de Ayuso, cristalino en su nefasta simplicidad, hay que contraponerle medidas concretas de salud pública como bien común y un proyecto en el que se visualice Madrid inserta en un Estado federal plurinacional como objetivo necesario

José Antonio Pérez Tapias 23/04/2021

<p>Nacionalismo español.</p>

Nacionalismo español.

La boca del logo

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Si de muestra vale un botón, la campaña electoral para el parlamento de la Comunidad Autónoma de Madrid es todo un botonazo que hace patente que España, realidad política compleja y compuesta, aún se ve secuestrada por un centralismo político del que no acabamos de salir. Y eso es así a pesar de un Estado autonómico –así solemos considerar al Estado español haciendo referencia a su organización territorial–, el cual, digan lo que digan, está lejos de ser un Estado federal que, en nuestro caso, tendría que ser además plurinacional si se quiere que realistamente corresponda a esa composición suya que hoy por hoy sigue viéndose orillada. 

La candidata ultraderechista a la presidencia de la comunidad, la señora Díaz Ayuso –no me refiero, pues, a la candidata de Vox, que es fascista, sino claramente a la del PP, cuya filiación política no mengua su ultraderechismo, sino que lo incrusta en el populismo de un partido que falsamente se presenta como de centro-derecha–, con su aplomo habitual, basculando entre la frivolidad y el cinismo con el arte que le es propio, situó hace meses ante la opinión pública una pieza nuclear de su mensaje con la fórmula “Madrid es España”, añadiendo a tan concentrado epítome de su ideario la coletilla “dentro de España” –¡faltaría más!–. La conjunción entre conservadurismo en moral y costumbres, por una parte, y nacionalismo españolista a ultranza, por otra, adobada con ingredientes fascistas, antifeministas, xenófobos y despreciativos hacia los que el capitalismo arroja a la pobreza, encuentra su más lograda síntesis en esa visión de España que en la mentalidad derechista de la candidata Ayuso ve condensada su realidad en el Madrid para el cual ella y los suyos trabajan con tanta insolencia como denuedo. Lo grave de tal correlación entre España y Madrid así vistos es que cuela como si tal cosa, cual si fuera asunto menor, como un exceso poco menos que folklórico de candidata tan popular-populista, al que no se le presta mayor atención porque bastante hay con neutralizar su soflama electoralista en torno a bares y cervezas, remitiéndose a las terrazas donde el madrileñismo tiene su privilegiado campo de expresión. ¡Craso error!

Recordar que hay una España periférica que no quiere ser periférica es de la máxima importancia política para nuestro Estado

No hace falta preguntarles a ciudadanas o ciudadanos catalanes, por ejemplo,  qué piensan de ese desatinado tomar la parte por el todo que comentamos –los independentistas está claro que sinécdoque tan descarada la perciben como inesperado argumento a su favor, proveniente de lo más hondo del imaginario españolista–, pues su opinión vendría a remachar la que merece una política madrileña que tiene a gala estar en desleal competencia permanente con una Cataluña a la que dice estar superando en todo. El que escribe estas líneas es andaluz, de la periferia, pues, como se considera la realidad política hispana desde un centro incapaz de imaginarse de una manera excéntrica. Pero es muy probable que me encuentre al lado de muchos conciudadanos y conciudadanas también periféricos que nos asombramos –es un decir–  de que de la misma comunidad de Madrid no salgan voces más audibles criticando la visión centralista de España que la enfática declaración de la señora Ayuso deja ver, es más, que expresa haciendo ostentación de ella. Por eso mismo es de agradecer que, como contrapunto a los discursos –algunos de ellos antidiscursivos– que se dan en la campaña electoral de Madrid, una voz como la de la presidenta de la Comunidad Autónoma de las Islas Baleares, Francina Armengol, en acto compartido con el presidente valenciano Ximo Puig, diga expresamente que “España no es Madrid y muchas veces se le olvida a todo el mundo”.  ¡Bravo por palabras tan refrescantes!

Recordar que hay una España periférica que no quiere ser periférica es de la máxima importancia política para nuestro Estado. A este respecto, sería interesante a la vez recoger las voces de quienes en Madrid se oponen a las derechas españolistas presentándose como alternativa a ellas. Es cierto que el necesario balance de la nefasta gestión que ha hecho el gobierno de Díaz Ayuso en medio de la crisis sanitaria de la covid-19 ha de acaparar por fuerza buena parte del debate electoral, como así mismo las políticas que se proponen en contraposición al darwinismo social alentado por las medidas privatizadoras de lo público  aplicadas por el PP, con caldo de cultivo donde se impone la insolidaria ley del más fuerte. Pero eso no quita que se pueda poner también en el punto de mira de la crítica el papel jugado por la Comunidad Autónoma de Madrid en el desconcierto generado por su Gobierno en lo que respecta a la falta de coordinación y acuerdo entre comunidades autónomas y con el Gobierno de España a la hora de afrontar la crisis sanitaria y sus consecuencias socioeconómicas. Es decir, es palmaria la contradicción de quien dice “Madrid es España” y se desentiende del resto de España –es, por cierto, lo que ha hecho desde hace siglos un centralismo político que no ha querido entender la realidad de España…, porque no le ha interesado ni le interesa–. 

¿Cómo se quiere situar a Madrid en la España actual con sus realidades nacionales y su diversidad cultural? Parecería que la cuestión bien podría merecer alguna línea en los programas de las izquierdas, pues la covid-19 plantea importantes urgencias que atender, pero no hace que se disipe el agotamiento del modelo autonómico ni la crisis en que se halla el Estado español. Muchos nos resistimos a pensar que las izquierdas madrileñas estén metidas en el bucle de un centralismo que inconscientemente también les atrapa. El caso es, sin embargo, que quienes se dicen federalistas no lo muestran en modo suficiente. Y si ya fue un desliz dejarse pillar por la iconografía de la sobredosis de españolismo que presidió hace meses el encuentro del presidente del Gobierno con la presidenta de la Comunidad de Madrid, preocupante es que se transparente tal endeblez del federalismo que se dice propugnar de forma que lo hace poco creíble –lo cual, por otra parte, no extraña cuando el mismo candidato Illa aparcó tal cuestión en la campaña del PSC para el parlamento catalán–.  Es una pena que no haya ninguna palabra sobre eso, pues si así fuera sería de especial relevancia para romper el marco ideológico en el que la candidata Ayuso se coloca y sitúa a los demás. 

Dado que las elecciones a la Asamblea de Madrid tienen efectivamente relevancia para el conjunto de España, habría que lograr que ello no fuera meramente por el empeño de las derechas en hacer de ellas un plebiscito contra Sánchez y el Gobierno de coalición de izquierda que preside, sino porque en ellas se formula una palabra sobre España y su realidad compleja y compuesta, haciéndose cargo del federalismo plurinacional que nuestro Estado necesita. No me digan que es mucho decir y más esperar. Ya lo sé. Pero también podemos saber que no estamos para mucho aguantar en una crisis del Estado en la que, obviamente, están inmersas sus comunidades autónomas, y que no se puede prorrogar indefinidamente. También para derrotar al conservadurismo, al neoliberalismo y a las tentaciones fascistas de la derecha es necesario remover el marco de pensamiento centralista, asociado por lo demás a la monarquía que de él mismo se aprovecha desde que lo impuso, en el que se mueve desde hace siglos. Al mensaje de la señora Ayuso, cristalino en su nefasta simplicidad, hay que contraponerle medidas concretas de salud pública como bien común y a la vez un proyecto, por ejemplo, en el que se visualice la comunidad de Madrid inserta en un Estado federal plurinacional como objetivo necesario. Hablando de España es un mensaje lanzado desde periferias que están dispuestas a dejar de serlo y que deseamos tanto una comunidad abierta,  y una ciudad de Madrid cosmopolita, como aborrecemos una centralidad rancia como la que hoy se promueve desde un casticismo regresivo y clasista. 

Autor >

José Antonio Pérez Tapias

Es catedrático y decano en la Facultad de Filosofía de la Universidad de Granada. Es autor de 'Invitación al federalismo. España y las razones para un Estado plurinacional'(Madrid, Trotta, 2013).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. itsasotsoa

    100% de acuerdo. Yo creo que Madrid más bien es el agujero negro que está vaciando España. Pero si Madrid es España, por lo menos que nos dejen votar a todos.

    Hace 15 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí