1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

DERECHOS

PSOE: ¿el partido de las libertades sexuales?

Las socialistas presumen de liderar el progreso de las libertades sexuales en nuestro país. Analizando su trato a la filiación en el caso de parejas de mujeres vemos una realidad diferente

Ana Useros 26/04/2021

<p>Les deux amies (1895). Henri de Toulouse-Lautrec.</p>

Les deux amies (1895). Henri de Toulouse-Lautrec.

Foundation E. G. Bührle Collection

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

El pasado día 3 de abril, Sábado Santo, día tradicional de la legalización de realidades incómodas, como el PCE, supimos que el PSOE proponía, en el marco de la ley trans, que el cambio de sexo registral necesitara algún tipo de “certificación” social que “garantice la estabilidad y la persistencia” de la decisión. Nada grave, aclaran, una tontería, basta con que el vecino o tu jefe diga por escrito quién eres tú. Y luego, con ese papelito, vas al Registro Civil y ya no hace falta que digas nada; tú presentas el papelito y, si a la persona que te atiende le parece suficiente, pues apunta tu petición y ya está. Es una mera formalidad que asegura al conjunto de la ciudadanía española que no tienes intención de defraudar.

Aparquemos por ahora el hartazgo y la ira ante tanta obcecación y tiremos únicamente del hilo de la perplejidad. Si tan sencillo es el papelito, si tu compa de piso, la camarera del bar de abajo, tu hermano menor pueden acreditar a solicitud tuya tu condición trans, ¿qué valor de veracidad añade ese papel a tu propia declaración? Porque el requisito de un informe médico, si se piensa dentro de una ideología que considera la transexualidad como una aberración patológica, tiene sentido. Este, sin embargo, no lo tiene. Es, se diría, una humillación gratuita, una más. ¿Cómo se combina esta reiterada voluntad de humillar las disidencias con la aún más reiterada autopropaganda del Partido Socialista y de sus dirigentes, presumiendo de ser el partido que más ha hecho por las libertades sexuales en este país? ¿Es el PSOE el partido que más ha defendido las libertades sexuales en este país? 

Es cierto que la mayoría de la legislación al respecto se ha aprobado bajo gobiernos del PSOE, eso no se discute. Lo que nos preguntamos es sobre el papel del PSOE en esos procesos, siempre impulsados desde los colectivos de la sociedad civil y con el apoyo de los partidos de izquierdas. Nos preguntamos si, bajo la coartada de estar librando una batalla con la derecha (con la derecha cerril que todas conocemos, que hay partidos ahí englobados que a menudo se han sumado a algunas de estas luchas), el verdadero papel del PSOE no habrá sido, más bien, el de limar, coartar o desvirtuar la radicalidad y la lógica de las propuestas originales. Imagino que cada causa, cada reivindicación social podría aportar un relato en apoyo de esta hipótesis. El que yo aporto aquí, por la parte que me toca, trata de cómo se obstaculizó y se obstaculiza la filiación en el caso de parejas de mujeres.

Hablamos de la joya de la corona en el currículo del PSOE, del matrimonio igualitario. 1 de julio de 2005: España se situaba a la vanguardia de las libertades sexuales, con una ley sencilla, que ampliaba el matrimonio a las parejas del mismo sexo y que les permitía incluso, ¡oh, cielos!, la adopción, frente al escándalo moralista y pacato de la derecha. Cierto que quedaron unos flecos en lo que respecta a cómo establecer la filiación en el contexto de las parejas lesbianas, una discriminación, sí, pero que fue fruto de la inexperiencia, consecuencia lógica de la novedad legislativa, no se podía saber y se corregirá a su debido tiempo. Hasta aquí la propaganda. Vamos con la letra pequeña:

En el mes de marzo de 2005, en la ronda de presentación de enmiendas al primer texto propuesto por el PSOE, Esquerra Republicana de Catalunya proponía la modificación de varios artículos del Registro Civil. Y merece la pena, creo, citar por extenso la justificación a sus aportaciones:

“Las reformas contempladas sobre el derecho a la filiación compartida por parte de las personas del mismo sexo, se centran en el derecho de adopción, ignorando el hecho de que la mayoría de lesbianas pueden concebir hijos y quieren compartir la filiación con su pareja. […] Si no se modifican estos artículos de la Ley de Registro Civil, se puede dar la paradoja que por medio del matrimonio dos mujeres pueden ser consideradas madres en el Registro Civil, sin la necesidad de adoptar, pero dos mujeres no casadas no podrían hacerlo, hecho que representaría un retroceso a épocas en que los hijos eran considerados ilegítimos si no eran de una pareja casada. También representaría una discriminación de las parejas lesbianas respecto de las parejas heterosexuales, que pueden reconocer dos progenitores en el Registro Civil, sin necesidad de adopción, aunque la concepción se haya realizado por inseminación artificial”. (BOCG, 15 de marzo de 2005, 18-5).

No se puede argumentar que hubiera un desconocimiento de la situación que se creaba. El PSOE rechazó estas enmiendas y contestó dos cosas a esta exposición impecable. La primera, la clásica excusa: que ahora no toca reformar el Registro Civil, que hay que centrarse en el Código Civil (aunque sí se modificará el Registro Civil en el texto definitivo). La segunda respuesta dice: “La cuestión que plantea el enmendante queda compensada a través de un sencillo trámite de adopción”. Corramos un estupefacto velo sobre la palabra “sencillo”. Cualquiera que conozca un proceso de adopción sabe que “sencillo” no es la palabra. Ese sencillo trámite implicaba e implica que la madre no biológica debe hacer un escrito pidiendo adoptar a la hija que ya es su hija; que debe pasar una entrevista con una trabajadora social, que informará favorablemente o no sobre su idoneidad; que la familia debe abrir a la inspección las puertas de su casa y los armarios de su cocina y que, si tiene edad suficiente (¿más de tres años?), también se interroga a la criatura. Pero el PSOE escoge la adopción frente a la filiación directa. En su universo conceptual, la posibilidad de que las personas (por ahora las mujeres) puedan decidir libremente y afirmar por sí mismas, puedan ser autónomas (en este caso, en lo que respecta a la filiación), se sustituye siempre, sistemáticamente, por otra opción que pone nuestro destino en manos ajenas (la adopción, el informe, el certificado…). 

En diciembre de 2005 se empieza a discutir en el Congreso la nueva ley de reproducción asistida. Quizá pensando ingenuamente que ese sí era el contexto para tratar la filiación fruto de un proceso de reproducción asistida (pero ese contexto hace que por el camino se pierda, a la chita callando, la posibilidad de que los niños y las niñas vengan sin el marchamo de una clínica autorizada), ERC e Izquierda Verde-Izquierda Unida-Iniciativa per Catalunya Verds presentan unas modificaciones a la ley: que donde se lee “varón no casado” se lea “persona no casada” y que donde se dice “marido” se diga “cónyuge”. Pero, tras ese proceso conocido como “transaccionar”, sin duda un arte emparentado con la prestidigitación, no se cambia una coma con respecto al primer texto propuesto. La consecuencia es un rosario de casos en los que la justicia deniega u obstaculiza la adopción por parte de la madre no biológica de criaturas nacidas en el contexto de una pareja. Esto conduce al tercer acto de esta tortuosa cláusula, que, en una pirueta que no deja de ser curiosa, se produce en 2007, durante la discusión y aprobación de la ley 3/2007, de 15 de marzo, sobre la rectificación registral de la mención relativa al sexo de las personas, es decir, la primera ley trans.

Con independencia de este relato, hilado sobre la filiación, es interesante leer las enmiendas presentadas a esta ley. Sirve, una vez más, para refutar la idea de un partido socialista a la vanguardia social luchando denodadamente contra una derecha inmovilista. Hay una derecha inmovilista, sí, por supuesto, que proporcionará coartadas de por vida al PSOE. Pero hay una vanguardia que no es el PSOE y que se silencia. Se pide, por ejemplo, reducir el plazo de hormonación a seis meses. Y el PSOE rechaza una moción para sustituir el término “disforia de género” por “transexualidad”. 

En esta presentación de enmiendas, IU-IpCV propone añadir una cláusula a la ley de Reproducción Asistida: “En el caso de los matrimonios entre mujeres, si una de las cónyuges se ha sometido a técnicas de reproducción asistida, la otra cónyuge pasará a tener la filiación directa del hijo biológico de su pareja, igualmente, esta, tendrá los mismos derechos y obligaciones en lo que respecta al nasciturus al igual que una pareja heterosexual.” Así se consuma la paradoja de la ley del matrimonio igualitario para las mujeres: si quieren tener hijos en común, el matrimonio no es un derecho, es una obligación. Se diría que ya está, que la obsesión del PSOE por restar agencia y llamarlo libertad habría quedado ya colmada. Pues no. En el texto definitivo se cuela, una vez más, una transaccional en la que resuena esa obcecación por la tutela y la supervisión externa que hoy leemos en la propuesta de un “certificado” social de transexualidad. Esta es la definitiva: “Cuando la mujer estuviere casada, y no separada legalmente o de hecho, con otra mujer, esta última podrá manifestar ante el Encargado del Registro Civil del domicilio conyugal, que consiente en que cuando nazca el hijo de su cónyuge, se determine a su favor la filiación respecto del nacido.”

Y así seguimos, sin cambio alguno, a merced del criterio del funcionariado del Registro Civil y con una vaga promesa de cambio en el programa de coalición. Con suerte, en la próxima reforma progresista que nos coloque a la vanguardia del mundo mundial, bastará con la declaración de un tercero cualquiera. Recuerdo a una de mis vecinas mayores que, sorprendida de verme con un bebé en brazos sin haber detectado previamente señales físicas, me preguntó: “¿Es tuyo?” Y le dije que sí. “Pero ¿tuyo, tuyo?” “Sí”, le respondí. “¿Tuyo, tuyo, tuyo?” Y así, afirmando tres veces, en una inversión de las tres negaciones de Pedro el Jueves Santo, quedó establecido para siempre que yo era madre. Porque la sociedad civil, ya se sabe, está mucho menos preparada que el PSOE para aceptar la realidad diversa. 

------------------- 

Ana Useros es activista y traductora. 

Autor >

Ana Useros

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. itsasotsoa

    Lo del PSOE es mera autopropaganda dentro del reparto de papeles que tiene concertado con la derecha, a mayor estabilidad del sistema del 78. Hará una parte residual de lo que le pide la ciudadanía, siempre que se lo acepte la derecha por debajo de la mesa, es decir, que no sea nada esencial que pueda socavar las bases del sistema.

    Hace 3 meses 13 horas 23 minutos

  2. Marcoafrika

    Ningún partido político propugna "sensu stricto" las libertades sexuales. ¿Porqué?, me atrevería a decir que temen el desorden que implica y la verdadera revolución social que barrería con el orden de la civilización tal y como lo conocemos. Con este aserto no quiero decir que esté o no de acuerdo, Solo constato un hecho.

    Hace 3 meses 18 horas 30 minutos

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí