1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

LECTURA

¿Platón feminista?

Fragmento del capítulo ‘La totalidad del bello sexo’. Los autores reflexionan sobre si la experiencia del mundo desde un cuerpo de hombre o de mujer afecta al pensamiento

Francisco Caballero / Maite Larruari 11/04/2021

<p>Detalle del mosaico del siglo I hallado en Pompeya que representa a la Academia de Platón.</p>

Detalle del mosaico del siglo I hallado en Pompeya que representa a la Academia de Platón.

Museo Arqueológico Nacional de Nápoles

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Nos conocemos desde hace más de treinta años y hemos trabajado juntos, dando clase, escribiendo o en diferentes cursos y seminarios. Aunque nunca hemos perdido el contacto, hacía unos años que no habíamos desarrollado ningún proyecto juntos. Una serie de coincidencias favorables, algunas personales –¡ahora somos un par de profesores jubilados!– y otras intelectuales –la lectura de un mismo libro–, nos han llevado a emprender este ensayo a dos voces que lleva por título Un sujeto inesperado. Diálogo sobre filosofía y feminismo (Los Libros de Fronterad, 2021). Decidimos escribir el libro a modo de diálogo, porque el asunto es controvertido y porque la amistad entre nosotros lo permitía. Las líneas que ahora presentamos están transcritas del capítulo 2, “La totalidad del bello sexo”, páginas 42-50.

Paco.- [...] se me ocurre también que, del mismo modo que algunos filósofos han sido tachados de misóginos o de machistas, sin muchas contemplaciones y sin más matices, ¿se puede haber actuado al contrario en otros casos? Por ejemplo, he leído (sin ir más lejos en los libros de texto que se usan en los institutos) que Platón fue un filósofo feminista, ya que consideraba a hombres y a mujeres como iguales. Yo mismo, al explicar el libro VII de la República a los grupos del último curso del bachillerato, me detenía siempre en este texto del final:

“—¡Has hecho completamente hermosos a los gobernantes, Sócrates, como si fueras escultor!

—Y a las gobernantes, Glaucón; pues no pienses que lo que he dicho vale para los hombres más que para las mujeres, al menos cuantas de ellas surjan como capaces por sus naturalezas.”

De esta afirmación de Platón (representado por Sócrates) se ha deducido en ocasiones que, ya que el papel de gobernante es el más importante que se puede ejercer en la polis, el filósofo no hace distinción entre los sexos y se le puede considerar sin remilgos feminista o al menos un precursor, una especie de feminista avant la lettre.

Maite.- Definitivamente está de moda el feminismo, cuando se hacen esfuerzos por poner en ese terreno a pensadores como Platón. 

Como tú bien recuerdas, Platón, en el libro VII de la República afirma que las mujeres también pueden ser gobernantes. Aparentemente es una afirmación a favor de la igualdad de los sexos en lo que respecta al gobierno de la polis. La totalidad de nuestros bachilleres en algún momento se enfrentan a la lectura de estas páginas de la República, y de entre ellos un 50% más o menos son chicas. Me puedo imaginar los comentarios que pueden acompañar la lectura de este texto: Platón, como dices tú, “adelantado a su tiempo”, el “platonismo como feminismo”.

Valdría la pena que leyeran o conocieran con detenimiento qué ha pasado, antes de llegar a esas afirmaciones de igualitarismo. En el libro V, se aborda la cuestión más amplia de si hombres y mujeres poseen la misma naturaleza o no, y si la ciudad ideal debería clasificar a sus ciudadanos teniendo en cuenta la diferencia sexual.

El libro V comienza con la premisa fundamental de que las mujeres son, en todo lo que hacen, más débiles que los hombres. Se trata de una afirmación a priori, asumida por todos los participantes en el diálogo, que Platón no va a poner en duda en absoluto. Pero al mismo tiempo quiere sostener que las mujeres, en su conjunto, no poseen una diferencia de naturaleza que pudiera llevar a la conclusión de que su lugar social tiene que ser diferente del de los hombres.

Por tanto, Platón quiere una sociedad organizada según un principio de eficacia (gobernantes, soldados y trabajadores) y no según un principio de diferencia sexual. Se enfrenta al sentido común de la época, diciendo, por ejemplo, que hay mujeres cuya organización mental las hace superiores respecto de otros hombres con menos capacidades intelectuales: puede haber mujeres cuya mente las haga aptas para ser gobernantes y serán superiores a los hombres que solo pueden ser soldados. Ahora bien, entre hombres y mujeres soldados, o entre hombres y mujeres gobernantes, siempre serán más fuertes los hombres que las mujeres. No hay diferencia cualitativa entre hombres y mujeres, sino diferencias cuantitativas. Todo lo que hagan los hombres en la polis ideal lo harán con más eficacia que las mujeres destinadas a realizar la misma tarea.

Platón calcula la distancia que hay entre su propuesta y las costumbres de su sociedad contemporánea, y sale al paso de posibles objeciones. Por eso, en los primeros párrafos del libro V se refiere a lo que en una sociedad se considera ridículo. Considera que la risa es algo históricamente determinado, y que, por eso, a los griegos antiguos les parecía vergonzoso ver a los hombres desnudos en la palestra y sin embargo ahora (en el presente del diálogo) no. En la misma lógica, añade Platón, también les parecerá ridículo pensar que, en la polis ideal, las mujeres, que seguirán un proceso de educación igual que el de los hombres, también tendrán que hacer gimnasia desnudas.

Todos, hombres y mujeres, pueden ser educados por igual según su mente, es decir que los hay más aptos para unos estudios o para otros, pero no en función del sexo. Ahora bien, en todas estas actividades que pueden ser practicadas por ambos sexos, puesto que las mujeres son más débiles que los hombres, se les tiene que asignar la parte más ligera de esas funciones.

Platón quiere una sociedad organizada según un principio de eficacia (gobernantes, soldados y trabajadores) y no según un principio de diferencia sexual

Platón quiere justificar la igualdad mental de hombres y mujeres y desafía a los participantes en el diálogo a que encuentren en la sociedad alguna ocupación en la que las mujeres, en su conjunto, fueran claramente superiores a los hombres. Si la encontraran, quedaría demostrado que la superioridad de unos (hombres) u otras (mujeres) se debe a una diferencia cualitativa y que la mente humana posee un dimorfismo sexual. ¿Hay algo que separe claramente, funcionalmente, a hombres y mujeres?

Paco.- Parece evidente: las mujeres tienen hijos y los hombres no. Esa es una diferencia muy significativa que Platón no puede negar y que es imposible no tener en cuenta. ¡Incluso Platón nació de una mujer!

Maite.- Ese obstáculo ya lo ha despejado Platón casi de entrada. Es verdad que las mujeres dan a luz, pero los hombres en el proceso de la fecundación tienen su papel, por lo que, tanto monta, monta tanto, cada uno tiene su participación activa en la reproducción. Y no se hable más.

Dejando pues de lado la diferencia sexual basada en la procreación, viene este párrafo que voy a citar textualmente:

“Ahora bien, ¿conoces alguna de las actividades que practican los seres humanos donde el sexo masculino no sobresalga en todo sentido sobre el femenino? ¿O nos extenderemos hablando del tejido y del cuidado de los pasteles y pucheros, cosas en las cuales el sexo femenino parece significar algo y en la que el ser superado sería lo más ridículo de todo?”

Este fragmento es muy interesante. Porque sí que hay ocupaciones que las mujeres hacen mejor, a saber, tejer y cocinar, pero porque solo ellas las realizan, porque sería ridículo que también los hombres las realizaran y compitieran con las mujeres para hacerlo mejor. La conclusión es que querer superar a las mujeres en cuanto a cocinar y tejer es ridículo porque esas tareas no valen nada. Y eso explica que los hombres no las realicen, que sean tareas exclusivamente femeninas.

Así pues, para poder proponer que las mujeres tengan un papel social como el de los hombres, Platón ha tenido que minimizar el papel de las mujeres en la reproducción, haciendo equiparable estar embarazada y dar a luz con la fornicación necesaria para que el proceso sea posible; y después ha tenido que considerar ridículas las tareas exclusivas de mujeres (en las que ellas son excelentes y superiores) como cocinar y tejer, sin opinar en este caso que la risa podía estar históricamente determinada.

Todos los estudiantes deberían conocer estos pormenores de la argumentación de Platón, entre otras cosas no solo para no decir a la ligera que Platón es feminista, sino también para entender algunas cosas de hoy en día. ¿No te parece que la historia ha superado ese ridículo con el que eran vistos los trabajos de cocinar y tejer? Pero es curioso que se cambien las denominaciones: las mujeres cocinan hoy como también cocinaban ayer, pero los hombres que cocinan no son “cocineros” sino “chefs”. Como si el que una tarea la lleve a cabo un hombre la colocara en un plano superior.

Quizá hasta estos últimos tiempos no hemos sabido ver que la irrupción de las mujeres como sujetos en el mundo del saber exige un análisis que no habíamos hecho antes

¿Y no crees que cuando se habla de la desigualdad salarial entre hombres y mujeres, algo de esto también está presente? Porque las feministas han dicho en múltiples ocasiones que el origen de la desigualdad salarial no estriba en que trabajos denominados con la misma palabra sean pagados mejor a los hombres que a las mujeres, sino en no menospreciar trabajos de características iguales, aunque denominados con palabras diferentes. Por ejemplo entre limpiar cristales y limpiar suelos en una empresa, o entre colocar elementos embellecedores del interior de los coches y ocuparse de las tapicerías. 

Se podría decir que la actual ley española sobre la igualdad retributiva (Real Decreto del 13 de octubre del 2020) juzga los trabajos realizados desde una subjetividad feminista capaz de cuestionar el valor asignado, y postulando el principio de que la retribución debe ser igual “por trabajos de igual valor”. La cuestión es esta: ¿quién establece el valor de un trabajo? Si lo hacen Platón y sus seguidores actuales, ya conocemos el resultado.

Paco.- En cualquier caso, ¿no convendría que dejemos claro, a modo de conclusión provisional, qué queremos demostrar con el caso de Platón? No creo que queramos demostrar que la filosofía es fruto de un cierto contexto inexorable, es decir, que los filósofos y todo lo que pensaron y escribieron son fruto de una perspectiva de sexo, de cultura, de historia. Si llegáramos a esa conclusión, estaríamos afirmando que no debe enseñarse la filosofía, o que debería enseñarse como la física de Aristóteles: como un saber determinado históricamente, y por tanto superado, que informa de la visión de una época pasada, pero cuyas teorías nada tienen que decirnos en la actualidad.

Por el contrario, hemos sido entusiastas docentes y seguimos leyendo filosofía apasionadamente. Hemos comprobado cuánto interpela y cuánto interesa la filosofía a todo el mundo que quiera acceder a ella. Pero quizá hasta estos últimos tiempos no hemos sabido ver que la irrupción de las mujeres como sujetos en el mundo del saber exige un análisis que no habíamos hecho anteriormente. Seguramente habíamos dado por sentado que la filosofía era universal, que hablaba a todos y a todas por igual.

Maite.- Creo que los filósofos y las filósofas son visionarios en muchos sentidos. Como si vieran la trama del envés de un bordado, (ese envés del que Walter Benjamin se enamoraba a medida que se hacía cada vez más enredado). Sus escritos ponen en entredicho las evidencias, y son un ejemplo práctico de lo que significa pensar: vuelven una y otra vez sobre problemas que se van presentando con matices nuevos cada vez, pero que parecen unidos por el mismo eje. La imagen que me sugiere la historia de la filosofía no es la de un círculo en la que siempre se vuelva a los mismos asuntos, sino la de una espiral que en efecto gira, pero en cada vuelta se encuentra en un punto diferente del punto de partida.

En la lectura y estudio de la filosofía, hay conceptos, ideas, teorías con las que me quedo y otras que sobrevuelo y a las que presto poca atención. No son declaraciones machistas o misóginas las que me llevan a rechazar los escritos de un filósofo. Porque he entendido que los filósofos son de carne y hueso, tienen cuerpo –tú decías antes que hasta Platón tenía cuerpo y había nacido de mujer– y ojos en la cara. 

Cuando Kant declara que las mujeres no pueden dejar de estar tuteladas, cuando Rousseau solo piensa en los deseos naturales de los hombres y ni se plantea saber si los de las mujeres son los mismos, cuando Platón se ríe de ciertas tareas tradicionalmente femeninas, no están viendo la trama del envés sino que se quedan con el dibujo del bordado. 

Otro asunto diferente y complicado es saber si la experiencia del mundo desde un cuerpo de hombre o de mujer afecta al pensamiento. O sea que lo difícil es reconocer si en la visión intelectual de la trama que hay por debajo del dibujo, persiste la marca de los ojos corporales del pensador.

Autor >

Francisco Caballero

Autor >

Autor >

Maite Larruari

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí