1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Patriarcado

La rebelión de las británicas

El 71% de las mujeres han sufrido algún tipo de agresión sexual en el espacio público en Reino Unido, según ONU Women. El secuestro y asesinato de Sarah Everard ha desatado un clamor colectivo contra la violencia machista y la inacción del Estado

Ángeles Rodenas Londres , 9/04/2021

<p>Un grupo de jóvenes lee los mensajes en el homenaje a Sarah Everard. </p>

Un grupo de jóvenes lee los mensajes en el homenaje a Sarah Everard. 

Ángeles Rodena

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Algunas semanas después, cientos de ramos de flores todavía rodean, intactos y descoloridos, el quiosco de música del parque de Londres donde se celebró el tributo a Sarah Everard. Son la imagen del dolor y la frustración, pero también del grito y la denuncia de quienes sufren a diario violencia machista en Reino Unido ante la pasividad de las instituciones. Un hombre raptó y asesinó a la joven de 33 años el pasado 3 de marzo. Sus restos fueron hallados días después en un bosque al sur de la capital británica. Wayne Couzens, de 48 años, con dos hijos y agente de la policía metropolitana, ha sido acusado del crimen, que ha desatado un clamor colectivo contra la violencia patriarcal y el machismo estructural.

Según el último Censo de Feminicidios, en Reino Unido una mujer muere a manos de un hombre cada tres días. La cifra no ha variado desde que la activista Karen Ingala Smith empezara a recolectar los datos hace más de una década.  Las estadísticas de la ONG que dirige indican además que el 62% de todas las mujeres víctimas (888 de 1.425) fueron asesinadas por una pareja actual o anterior y que al menos el 34% de las mujeres asesinadas tenían hijos menores de 18 años. 

Son, por tanto, muchos los casos de feminicidios que pasan inadvertidos en Reino Unido, pero este último ha sacudido a la sociedad británica por varios motivos. Todas las mujeres se identifican con las precauciones que tomó Everard en su último trayecto de vuelta a casa: caminaba por una calle transitada, llevaba las llaves en la mano, habló por teléfono con su novio durante parte del recorrido… Un rapto en apariencia aleatorio que le podría haber ocurrido a cualquiera, y el perfil de la víctima, una mujer blanca de clase media, han contribuido a la enorme repercusión social y mediática del caso. “Otras desapariciones de mujeres negras o personas trans no han conducido a la misma reacción pública. Debería ser motivo de reflexión para nuestro sector y para la sociedad en general”, denuncia Claire Barnett, directora de ONU Mujeres en Reino Unido. 

 

Pero además, el que el supuesto autor sea un policía ha causado un estupor generalizado. “La gente no debería sorprenderse tanto”, señala Heather Harvey, directora de Investigación y Campañas de Nia, una organización dedicada al acompañamiento de mujeres víctimas de violencia doméstica o sexual. “En la policía existe una cultura muy machista porque ha estado dominada por hombres durante mucho tiempo. Sabemos que hay altos niveles de violencia doméstica, sucede lo mismo en las Fuerzas Armadas. Pero, en este país, la clase media siempre ha confiado en la policía para proteger a la sociedad. Por eso resulta tan asombroso cuando se desenmascara (esta creencia). Tenemos que aceptar que los policías pueden ser tan perpetradores o más que cualquier otro hombre”. Para Harvey es necesario que se lleve a cabo una investigación sobre el machismo institucional. “Todavía vivimos en una sociedad patriarcal y probablemente muchas de las grandes instituciones son misóginas. En algunos casos se trata de un sexismo indirecto en el que los hombres ni siquiera son conscientes de las micro agresiones que cometen y en otros casos se trata de una discriminación de género activa”.

Dos investigaciones de otra ONG, el Centre for Women’s Justice, arrojan algunos datos sobre el machismo en las fuerzas de seguridad:  666 denuncias de abuso doméstico cometidos por miembros de la policía en tres años y fallos sistemáticos en la protección de víctimas de la violencia de género. Irregularidades y prácticas muy cuestionables que también ha encontrado la doctora en Criminología de la Universidad de Roehampton y co-presidenta de la Coalición Para el Fin a la Violencia Contra las Mujeres (EVAW Coalition), Aisha K. Gill, en su larga andadura: “En los 21 años que llevo haciendo campañas para conseguir justicia para distintas comunidades he lidiado con innumerables casos de violencia contra las mujeres en los que la policía o el fiscal ha retirado los cargos contra el abusador. Al apelar la decisión, he descubierto que la acusación fiscal se caía por malinterpretaciones, destrucción o registro inadecuado de pruebas por parte de la policía y, en ocasiones, incluso por falta de recopilación de pruebas. Con frecuencia, la policía da más credibilidad al acusado que a la víctima. Otras veces el sistema judicial desacredita a la víctima si hay un retraso en la denuncia. Y rara vez se recrimina a los agentes que ignoran los testimonios de la víctima, aunque esa acción tenga consecuencias nefastas”, concluye. 

Fallos y defectos como estos en el proceso judicial explican que, por ejemplo, solo el 3% de los violadores denunciados sean procesados, lo que en la práctica equivale a la despenalización del delito. Como consecuencia, la mayoría de las víctimas ha perdido fe en la justicia. “Tiene que haber más apoyo a la víctima durante todo el proceso, incluyendo soporte económico para que pueda rehacer su vida”, señala Harvey, para quien  “no es justo que la responsabilidad de iniciar la demanda recaiga sobre la mujer –con la presión emocional y familiar que conlleva. Le debería corresponder al Estado”. Puntualiza, sin embargo, que muchas personas preferirían una alternativa a la ruta judicial que “reconociera a la víctima, porque las mujeres tienden a culparse de la situación”.    

Las imágenes de una de las asistentes a la vigilia esposada en el suelo y rodeada por agentes de la policía metropolitana han dado la vuelta al mundo: las fuerzas de seguridad, a las que pertenece el presunto asesino, aplicando “mano dura” a las mujeres congregadas para llorar a la víctima. Según las autoridades policiales, la vigilia se transformó en protesta y trataron de dispersarla por motivos de salud pública. Sisters Uncut, el colectivo que mantuvo la convocatoria, a pesar de haber sido prohibida, defiende el derecho de asamblea y la necesidad de mostrar el dolor y la rabia colectiva. Tras propagarse los vídeos por las redes sociales, incluso la ministra de Interior, Priti Patel, se sumó al aluvión de críticas a la actuación policial. Luego rectificó cuando la investigación policial que había ordenado concluyó que los agentes actuaron de forma “apropiada”. 

">

Cartel con la frase "Estamos exhaustas" en el homenaje a Sarah Everard. | Ángeles Rodena

La conmoción pública causada por este caso ha reabierto el debate sobre la seguridad de las mujeres en espacios públicos y la falta de compromiso institucional para solucionarlo. Muchas mujeres han compartido en internet sus experiencias de acoso sexual para reflejar la alta incidencia de casos y la frecuencia con la que son ignorados. Un reciente informe de ONU Mujeres en Reino Unido indica que el 86% de las mujeres entre 18 y 24 años y el 71% de todas las mujeres han sufrido algún tipo de agresión sexual en el espacio público –desde comentarios en la calle, tocamientos en el transporte público o imágenes íntimas compartidas en internet sin consentimiento– . “El resultado no nos sorprende porque sabíamos que esto está pasando a gran escala”, explica la directora de la organización, Claire Barnett. “Sí nos sorprendió escuchar a muchas mujeres decir que creen que nadie intervendría para ayudarlas si les pasara algo peligroso”, señala. “Estamos normalizando comportamientos abusivos de personas cercanas. ¿Cómo puede ser que todas las mujeres hayan sufrido acoso sexual pero nadie conozca a un perpetrador?”, cuestiona.

Un altísimo porcentaje de casos (95%) no son denunciados porque la víctima piensa que el incidente no es lo suficientemente serio o cree que informar a la policía no evitaría que volviera a ocurrir. Además de la percepción de que las instituciones no protegen a la víctima, la ausencia de una definición clara crea confusión sobre lo que es o no es aceptable. Desde el movimiento MeToo no se había vuelto a hablar de las constantes amenazas e inseguridad que viven las mujeres y las personas no binarias y trans. Al debate se suma ahora el acoso sexual en los colegios después de que una iniciativa online recogiera 12.000 testimonios de estudiantes de centros principalmente privados pero también públicos.

Para Barnett es fundamental entender que la violencia machista es “un espectro de comportamientos interrelacionados” y que abordar “unas conductas concretas también soluciona otras”. Del mismo modo, al normalizar comportamientos considerados inocuos también se normalizan otros más serios. El principal sospechoso del asesinato de Everard había sido denunciado por exhibicionismo en un restaurante de comida rápida tres días antes de cometer el ataque. Todavía no está claro si estas denuncias fueron investigadas.

Los eventos de las últimas semanas han llevado a los colectivos y organizaciones de mujeres a calificar el momento como un “punto de inflexión” que brinda la oportunidad de introducir cambios radicales para acabar con la violencia de género, que ha aumentado considerablemente durante la pandemia. El gobierno de Boris Johnson ha respondido, sin embargo, con un plan para mejorar la iluminación en las calles e incrementar la presencia policial en bares y discotecas. “No tengo palabras”, confiesa Harvey ante la propuesta de los conservadores. “Es totalmente inapropiada. No es que no haya que poner más farolas… pero lo que realmente necesitamos es ratificar la Convención de Estambul –el tratado internacional vinculante para prevenir y combatir la violencia contra las mujeres y niñas–, dotar de fondos a los servicios especializados de mujeres y comunidades racializadas, investigar las actitudes machistas en todas las instituciones, revisar los procedimientos y la formación y depurar responsabilidades”.

Homenaje a Sarah Everard. | Ángeles Rodena

Para Bryony Beynon, fundadora de la campaña Good Night Out, centrada en el acoso sexual en bares, discotecas y festivales, el incremento de policía uniformada y de incógnito en espacios nocturnos es una idea “insultante” que no funciona. “Quienes trabajamos en este sector sabemos que se trata de crear un ambiente seguro en el recinto, de educación y  de un marco legal más claro para que la gente sepa cuáles son las consecuencias. La policía no previene la violencia”, asegura. 

La primera estadística de feminicidios, publicada en 2016, tras siete años de investigación ya mostraba con cifras que estos crímenes no eran  casos aislados, sino que seguían patrones de violencia y eran premeditados. Concluía además que era posible reducir el número de casos. Barnett está convencida de que el acoso sexual se podría disminuir considerablemente en un corto periodo de tiempo: “Fumar era un hábito muy enraizado en la sociedad británica hasta que se prohibió en lugares cerrados. De pronto la cifra de fumadores se desplomó. Los análisis científicos del comportamiento indican que hay distintas formas de cambiar las conductas, pero no se han aplicado a la eliminación de la violencia contra las mujeres”. 

Cansada y decepcionada por la ausencia de compromiso político durante más de una década, Harvey asegura que “si el Estado quisiera realmente abordar la violencia machista tendría que invertir mucho dinero pero lo que quiere es ahorrar”. Y no se trata tan solo de una cuestión económica: “Habría que reconocer que hay un problema de discriminación y hay una auténtica reticencia a aceptar que existe desigualdad de género. Este gobierno ha apostado por la ‘neutralidad de género’, no habla específicamente de violencia contra las mujeres”, denuncia. “La violencia machista es inherente a la forma en la que criamos a nuestros hijos, los hombres aprenden que usar la fuerza para conseguir algo es parte de la masculinidad y eso conduce a violencia sexual, matrimonios forzosos, crímenes de honor, mutilación genital femenina, tráfico de personas… Es discriminación y al gobierno no le gusta oírlo porque vivimos en una sociedad patriarcal en la que las estructuras de poder están dominadas por hombres”, insiste. Un diagnóstico que comparte Barnett: “En Gran Bretaña quedan muchos problemas por resolver y muchos de ellos son más serios de lo que la gente piensa”.

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí