1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

CATHERINE FRANÇOIS / FILÓSOFA Y TRADUCTORA

“El poder no es un mal en sí mismo, sólo lo es cuando se otorga a la persona inadecuada”

Esther Peñas 3/05/2021

<p>La filósofa y traductora Catherine François. </p>

La filósofa y traductora Catherine François. 

La huella sonora

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

En un momento (histórico, político, anímico, psicológico) en el que todo es tosco, (falsamente) unívoco, desmemoriado, en el que conceptos como la bondad, la verdad o la belleza son odres enjutos y cuarteados, la filósofa y traductora Catherine François (París, 1954) propone adentrarse en tres sabidurías antiguas, las tres escuelas de pensamiento chino: confucianismo, taoísmo y budismo. El resultado, un luminoso y sosegado ensayo, La senda de las nubes (Siruela), que convoca nombres y linajes conocidos, como Confucio, otros fascinantemente desconocidos, como Sima Qian, el historiador más importante de la Antigua China, y muchos capaces de avivar la lumbre del asombro, como los siete sabios del bosque de bambú.

A su juicio, ¿cuáles son las grandes diferencias de la sabiduría oriental respecto de la de Occidente?

Una de las grandes características del pensamiento oriental antiguo es, sin duda, la importancia que da al pasado como herencia necesaria para hacer viable el futuro. Los confucianos no apostaban por la idea de progreso, sino por la estabilidad de unos valores amplios y sólidos que no desapareciesen con cada generación. Preservar la memoria era un deber del sabio que le permitía resistir a las dificultades del presente, honrar a sus antepasados y transmitir sus conocimientos.

Otro aspecto que nos puede parecer extraño es, por parte de los taoístas y de los budistas, sobre todo, el aceptar al mismo tiempo la validez de una idea y de su opuesto. Las paradojas forman parte de sus enseñanzas y pretenden abarcar la complejidad de los problemas tanto como de sus posibles soluciones. Los sofistas griegos enseñaban a defender una idea y su contraria, pero con el fin de persuadir y acceder al poder.

Llegado el punto en que los rituales se convierten en obligación vacía, los jóvenes se rebelan contra ellos

Algunos valores propiamente chinos pueden parecer vagos desde la mentalidad occidental, como la insipidez, el vacío o el no-hacer. Todas esas ideas contienen e implican su contrario. El filósofo François Jullien las estudia en sus obras sobre China. El vacío, por ejemplo, nada tiene que ver con un límite absoluto, como el cero en matemáticas, que proviene de la India.

Los rituales ocupan un lugar destacado en estos relatos. ¿Cómo evitar que un ritual sea rutina, es decir, se vacíe de significado?

Confucio es el sabio que con más fervor defendía el valor de los ritos. Para él, no podían ser un comportamiento vacío, porque representaban la forma elaborada de la espontaneidad del ser humano. Eran la manifestación más idónea de un sentimiento natural, como el duelo, la piedad filial o el respeto, evitaban que la emoción fuera excesiva o insuficiente en el momento de exteriorizarse.

Hoy en día, el equivalente del ritual antiguo sería el protocolo, la cortesía o la liturgia religiosa, valores que pueden parecer anticuados si nos fijamos únicamente en su forma, en la gestualidad aprendida, y nos olvidamos de que se trata de un acuerdo tácito con nuestra comunidad que permite a cada uno manifestarse en unos límites aceptables e identificados por todos.

Llegado el punto en que los rituales se convierten en obligación vacía, los jóvenes se rebelan contra ellos, como hicieron los taoístas con respecto a los confucianos.

En uno de los primeros textos, Confucio dice: “Hoy en día los cargos están ocupados por gente sin escrúpulos”. ¿Qué tiene el poder que ya desde entonces corrompe a quien lo ocupa?

Para los confucianos el deber del poderoso es poner sus habilidades al servicio de la comunidad mientras recibe a cambio bienes en pago y el respeto de todos. El poder no es un mal en sí mismo, sólo lo es cuando se otorga a la persona inadecuada. Corrompe al individuo si este carece de las aptitudes que exige su cargo, “cuando el gobernante no actúa como gobernante o el ministro no se comporta como ministro”, dice Confucio. El que usurpa su posición siente que domina a los demás, su posición le otorga una libertad para actuar que antes no tenía, hará entonces todo lo posible para conservarla y gozar de beneficios que por sí solo no sería capaz de obtener. Servir a los demás es un deber para el confuciano. Para los taoístas, al contrario, el poder siempre alterará la condición natural de un individuo, porque le distrae de la única misión que vale la pena en esta vida: ocuparse de sí mismo.

Servir a los demás es un deber para el confuciano. Para los taoístas, al contrario, el poder siempre alterará la condición natural de un individuo

Uno de los pilares fundamentales de estas enseñanzas es la virtud, que ha de prevalecer frente a la pobreza y la humillación, se llega a decir. ¿Cómo podría definirse la virtud para la cultura china?

Según Confucio, la virtud es o bien un don innato o bien una sabiduría adquirida, pero en ambos casos es una fuerza eficiente. Las cualidades del hombre y su comportamiento tienen que ir en la misma dirección, es entonces cuando la virtud puede servir de modelo y actuar por sí sola como una enseñanza capaz de mejorar a los demás. Tal es el poder del sabio, el único apto para gobernar. Para los taoístas, la virtud es unir espontáneamente la naturaleza de cada uno con el curso natural de las cosas, y preservarla al mismo tiempo de todo. Al contrario de la actitud confuciana, el talento de uno no debe ponerse al servicio de nadie so pena de verse alterado. Para los budistas, la virtud consiste en alcanzar nuestro ser auténtico, despojado de las emociones e ideas que oscurecen su pureza. La virtud puede tomar un sentido ligeramente distinto en cada una de estas escuelas de pensamiento, pero en las tres se refiere a cuidar la naturaleza propia, no a un modelo externo o a una norma a los que debemos adaptarnos.

Asimismo, la belleza, que da la sensación de que tiene –para serlo– que estar unida a la verdad y la bondad, como en los griegos.

Los confucianos asocian más a menudo la verdad con la sinceridad que con la belleza. Un hombre verdadero, para ellos, es un hombre recto en el que los pensamientos están conformes con las palabras y éstas con los actos. La belleza es, a los ojos de los demás, el resultado de esta coincidencia, pero no tiene tanto valor como la bondad, fuerza innata que tiene su raíz en el corazón. Para el taoísmo o el budismo, no es una cualidad en sí, sino una apariencia. Lao Tse llega incluso a decir que la belleza que se sabe hermosa se convierte en fealdad.

Aunque a ojos de un occidental pudieran confundirse, ¿cómo distinguir estos tres ríos de la sabiduría que circundan el libro: confucianismo, taoísmo y budismo?

Resulta difícil contestar a esta pregunta porque sus puntos en común son tan sutiles como sus diferencias. En Occidente consideramos a Confucio como un maestro austero y conservador, apegado a los ritos; vemos a los taoístas como individualistas al margen de la sociedad y a los budistas como ermitaños meditando en soledad o como monjes agrupados en un monasterio. Tales estereotipos contienen algo de verdad, pero la realidad es más compleja, porque cada una de estas sabidurías no existe aislada de las demás ni totalmente pura. El confucianismo hereda del taoísmo la misma palabra Tao, que Confucio entiende como Senda de los Antiguos, y el taoísmo, que no ha dejado nunca de convivir con el confucianismo, forma parte de la cultura de los eruditos que participan en el gobierno. Por otro lado, el budismo tuvo que adaptarse al pensamiento chino para implantarse. Quizás sea el budismo la menos “china” de las tres sabidurías por su carácter más sectario, ya que impone valores y costumbres ajenas a la cultura china, como el culto de las imágenes y de las reliquias, la importancia de la salvación o el desprecio del cuerpo.

En el budismo Chan, al final de la iniciación el discípulo llegaba a ridiculizar a su Maestro y éste, en lugar de ofenderse, se regocijaba por ello

¿Cuál es el equilibrio entre el hecho de que nadie puede caminar en nuestros zapatos y la necesidad de escuchar al maestro?

La gran paradoja en la que confucianismo, taoísmo y budismo coinciden es, en efecto, la necesidad que tiene el individuo de un maestro y de una enseñanza para descubrirse a sí mismo. Esta paradoja está ligada con otra, más propia del maestro, que necesita las palabras para condenar la ineficacia del lenguaje. Conviene distinguir el objeto de la enseñanza de la práctica individual que depende del discípulo o del maestro. Si nadie te enseña el Camino, puede que nunca sepas de su existencia, pero una vez que lo hayas descubierto en ti mismo, tienes que abandonar lo aprendido porque el discurso no sirve. Palabras, libros y maestros son como la barca que sirve para cruzar el río. Una vez alcanzada la otra orilla, hay que dejarlos atrás para seguir avanzando.

Confucio, Sima Qian, los siete sabios del bosque de bambú… ¿Cómo se reconoce a un maestro?

El Maestro no aporta nada que el discípulo no posea, sólo descubre o despierta lo que estaba oculto en él. Al escuchar su enseñanza, el discípulo tiene que sentir una resonancia dentro de sí mismo, porque, al fin y al cabo, es a su naturaleza a quien se dirige el maestro. Una enseñanza puede parecer atractiva por ser más bella o más accesible, pero ante todo debe dar la sensación de que está hecha para uno mismo, independientemente de la cultura o de la época. Quizá lo más rico para el discípulo sería encontrarse reflejado en diferentes escuelas de pensamiento, lo que evitaría el sectarismo.

¿Cuándo sabe un maestro que su magisterio ha concluido?

Cuando comprueba que su discípulo le supera, el Maestro sabe que su enseñanza ha acabado. En el budismo Chan, al final de la iniciación el discípulo llegaba a ridiculizar a su Maestro y éste, en lugar de ofenderse, se regocijaba por ello. Confucio también da testimonio de un discípulo cuya sabiduría era superior a la suya. La Senda de los taoístas se anhela, su práctica se depura, pero alcanza su verdadero fin cuando se olvida. En el caso de un libro, el autor se da cuenta de que su trabajo ha acabado cuando siente que el silencio es la única cosa que puede ampliar el alcance de su texto.

De todas las enseñanzas que recoge el libro, ¿por cuál siente predilección?

Al considerar el hilo que veía correr entre ellas iba siguiendo probablemente alguna inclinación, pero una vez acabado el libro, me doy cuenta de que ese hilo va más allá del simple interés personal. A pesar de la distancia, estas tres sabidurías atraviesan los siglos, las diferentes culturas y las individualidades de cada uno para convivir, enriquecerse mutuamente y renovar nuestro pensamiento. Es nuestro deber confiar en las lecciones del pasado, dar lo mejor de nosotros mismos y transmitirlo a las generaciones futuras para que el hilo no se interrumpa.

Autora >

Esther Peñas

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí