1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Evolución cultural

Todos los hombres son iguales

El cine después del MeToo: una mirada “puritana” a ‘Promising Young Woman’

Pablo Caldera 7/05/2021

<p>Carey Mulligan en una escena de 'Promising young woman'.</p>

Carey Mulligan en una escena de 'Promising young woman'.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Se ha reprochado a la mayoría de las integrantes de mi generación el estar allanando el camino a un nuevo conservadurismo sexual y moral. El hecho de decir “hasta aquí” –y con ello evidenciar ciertas formas soterradas de acoso–, discriminar entre lo que es consentimiento real y lo que consentimiento forzado por el poder, o entre lo que es ingenuidad y lo que es puro aprovechamiento, constituye para una multitud de voces una nueva ola de puritanismo. Casi todos conocemos a alguien cuya moral se ha visto sacudida ante la llegada de movimientos como el #MeToo y las denuncias públicas a depredadores sexuales; o a alguien que alguna vez calló algo vivido o algo conocido, por miedo a represalias o por simple naturalización, a alguien que afirma sentirse descolocado ante la limitación represiva de su deseo. Y casi todos conocemos a alguien que, aprovechando esa supuesta ola de puritanismo, se ha dedicado a rastrear en la historia del cine, como si esta constituyera una fuente de enseñanza moral, películas descarnadas, perturbadoras, incorrectas, machistas, racistas e incluso paternalistas, con el propósito no de defenderlas, ni siquiera de analizarlas o valorar su contexto, sino de señalar su evidente sincronía, emitiendo juicios del tipo “X [película de hace cuarenta años] no podría hacerse hoy en día”.

Pero ¿alguno de ellos piensa en el contrasentido de la frase? ¿Qué ocurre con ese punto sociológico (y estético) de no-retorno, el momento en el que un movimiento político (pongamos, el #MeToo) se desvela como algo cuyo peso histórico no solo cambia el prisma de comprensión de los artefactos culturales que lo preexistían (para eso están), sino que marca las pautas de una nueva producción cultural que lo toma como referente insuperable? Hay películas, como Promising Young Woman (2021), que solo se entienden, que “solo se podrían haber hecho” después del #MeToo. No es que en la película de Emerald Fennell se haga referencia al movimiento, es más, ni siquiera se verbaliza o se sugiere la relación de su protagonista con él o su contexto; no hace falta, al igual que no era necesario nombrarlo en La letra escarlata de Angélica Liddell, una de las obras más profundamente reaccionarias que el terremoto #MeToo ha producido. Si bien aquel espectáculo (estrenado en 2018) destacaba por su ataque irredento y oscuro al contexto del feminismo mainstream de entonces, no fue la Liddell, sino los medios de comunicación reaccionarios que celebraban el espectáculo antes del estreno, los que hablaron de “puritanismo”, “censura” o “valentía”.

El #MeToo también es un movimiento estético que altera el orden de lo sensible

El #MeToo también es un movimiento estético. No diré que es “ante todo” estético, aunque esté dispuesto a aventurarme, pues si atendemos a su origen, su repercusión y sus compromisos, veremos que surge de la esfera artística (ya se sabe: abusos en la industria cinematográfica y literaria) y que se traslada, redes sociales mediante, a los hogares comunes. Pero sí estético en el sentido de alteración del orden de lo sensible: modifica nuestra relación con los artefactos culturales preexistentes, con los cuerpos en el espacio público; afortunadamente, condena ciertas formas de vida (entiéndase aquí el profundo significado estético de la palabra forma) a la visibilidad pública (otro concepto estético) y luego a la imposibilidad de repetición.

Todo lo que enuncia y todo lo que afirma o desmiente Promising Young Woman forma parte de la lucha por la hegemonía estética del #MeToo. Es cierto que existen películas con argumentos no muy diferentes, como La fiancée du pirate de Nelly Kaplan, acaso más famosa por la canción que compuso Barbara para su banda sonora que por su audacia manifiesta, o Hard Candy, otra película independiente americana protagonizada por Eliot Page. Pero el acierto de Promising Young Woman está en jugar en la misma liga discursiva que el reaccionarismo “antipuritano”. Los ideólogos conservadores como Juan Soto Ivars o Juan Manuel de Prada insisten en señalar que hay obras de arte, musicales o películas que pertenecen a las jaulas de su tiempo y de ahí no salen y es ilícito mirarlas desde un prisma actual, contemporáneo, que una mirada que confiere temporalidad propia a las piezas culturales –y con ello, las somete a reinterpretación, a juicio estético, moral o político– las pervierte o las limita o las modela con un contorno ideológico que difiere al de su contexto originario. Por otro lado, una crítica coherente con el #MeToo defendería el derecho a pervertir y desustancializar las obras de arte, a someterlas a revisión política; defendería, en fin, una temporalidad propia para las imágenes. Películas como Promising Young Woman, tan necesarias (no en un sentido moral, sino como es necesario lo opuesto a lo contingente), discuten el argumento conservador con sus mismas armas: también son hijas de su tiempo, coágulos contextuales que se vuelcan sobre el pasado para afilar el futuro.

Promising Young Woman se escribe en presente, se ríe del anacronismo y de la aparente irreconciabilidad entre el nuevo puritanismo y el sistema cultural

Promising Young Woman (ojo, spoilers) cuenta la historia de una etnóloga del deseo masculino: una mujer que sale por las noches, se hace la borracha o la dormida y demuestra cómo ningún hombre del pueblo está libre de ejercer una potencial violencia ante su pérdida de autonomía. Es, en realidad, una película sobre los tipos de límites: los morales, que conducen al abuso, y los límites epistémicos de la conciencia que modelan el consentimiento. Al hacerse la borracha, la protagonista evidencia su opresión, niega su autonomía como mujer y hace visibles las relaciones de poder implícitas en cualquier acercamiento en el que medie el deseo. Por eso, aunque levantó una polémica importante, el Ministerio de Igualdad del Gobierno de España hizo suyo el lema “Sola y borracha quiero llegar a casa” para resumir su Ley de Libertad Sexual. Por eso Promising Young Woman se escribe en presente, se ríe del anacronismo y de la aparente irreconciabilidad entre el nuevo puritanismo y el sistema cultural. Y subraya, en una suerte de respuesta irónica a los críticos apocalípticos del #MeToo, que incluso el hombre más aparentemente bueno del barrio no es de fiar. La caricatura verosímil del hombre contemporáneo funciona igual para el violador no arrepentido y para el bonachón que participó en algún evento turbio en el pasado: ambos han normalizado conscientemente la violencia, uno sabe que los tiempos han cambiado y que, por suerte, aquello que hizo ya no está permitido para alguien como él, y otro cree que las cosas no han cambiado tanto, que basta con maquillar un poco el discurso público para seguir siendo el mismo. Promising Young Woman acierta al tejer un vínculo entre el tiempo y el trauma: la protagonista no persigue solo a los hombres que violaron e indujeron al suicidio a su mejor amiga, sino que transforma su desolación y su rabia en un veneno misantrópico que fuerza la irrupción de la memoria. Es una película sobre el poder de la activación de un pasado que se creía sedimentado y que perturba cualquier ambiente “normal”, es decir: cimentado en la injusticia.

Paradójicamente, una película que centra su discurso en la importancia de la temporalidad mantiene una relación de tensión con su propio contexto temporal. ¿De qué forma se ríe Promising Young Woman del “ya no se puede hacer nada”? Matando a su protagonista, haciendo que la violencia se visibilice únicamente ahí, en la cruel escena de asesinato. El tiempo que dedicas a decir que vivimos en una casa del ahorcado sin paredes, en tiempos de exceso, sentimentalismo e imbecilidad, Promising Young Woman lo dedica a enseñarte lo fácil que es matar a una mujer. Puede que la película apele a un victimismo algo irresponsable al retratar a una mujer en un estado de vulnerabilidad constante –salvo en el trabajo, un entorno seguro–; vulnerable incluso cuando tiene la fuerza y el poder y la está ejerciendo: un hombre esposado, en una evidente posición de falta de recursos, puede con ella y la ahoga hasta morir y con el abrazo de dos amigos frente a la hoguera donde queman su cadáver, se consuma la venganza imposible. Esa era la nueva inquisición: que todo siguiera igual. La película ni es optimista con el feminismo ni es severa con las dinámicas del #MeToo, simplemente es un aviso, una indicación a la vista: anima a no mirar hacia otro lado, sino a ese vídeo de una violación entre risas grabado en un móvil que ya se ha quedado “antiguo”. Porque es preciso que incluso lo antiguo se recupere, se vuelva a ver, esta vez desde un prisma novedoso (el que, por suerte, nos “impone” la fuerza de un movimiento social como el #MeToo), y mirar al pasado, sin afán celebratorio ni cínicamente claudicante, y activarlo o ensuciarlo o examinarlo críticamente.

Autor >

Pablo Caldera

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí