1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

LIBROS

Peligrosa intimidad

Notas sobre vacaciones terroríficas en Joyce Carol Oates, Mariana Enríquez, Ian McEwan y Milan Kundera

Daniela Farías 8/05/2021

Constanza Aravena.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

“Puedes hacerme el favor de hacer menos ruido al respirar”. La imagen de una pareja, ambos con cara de cabreados y este texto que la acompaña. Me la comparten unos amigos durante la pandemia y, con los ojos clavados en la foto, revivo antiguas crispaciones cotidianas. Mi cabeza siempre dispuesta a atesorar lo malo me hace sentir a salvo porque esos momentos están muy lejos en el tiempo, porque ya lo dice Mary Karr en Iluminada, sus memorias, “La pelea a grito pelado o el insulto impropio duran para siempre, mientras que la dulzura cotidiana se disuelve como azúcar en agua1”. Sin embargo, eran tantos los desencuentros, que ahora miro esa clase de intimidad con desconfianza. Como la gente que dice que al mar no le tiene miedo, le tiene “respeto”, pero en realidad es miedo. Cómo van a respetar al agua, qué absurdo. Entonces, lo mío no es desconfianza, es miedo, concluyo. Con toda razón, porque puede ser terrorífica la intimidad, como el mar. Más aún porque vengo del Pacífico, donde todo es más revuelto, al contrario del mar del Mediterráneo, hermoso y más cálido pero en exceso calmo. No te arrastra, no hay riesgo, ni juego. Parecido a las parejas bien avenidas que viven juntas y no se ven. Las cosas convenientes, ordenadas: el conformismo.

“Marido-mujer ni una sola estrategia nueva que descubrir en esa afianzadísima tradición clásica. Las discusiones son como el chirrido de hojas oxidadas, como el viejo motor y su molesto golpeteo2”, escribe Elizabeth Hardwick en el maravilloso libro Noches insomnes, que llegó a mis manos gracias a mi amigo el poeta Juan Santander, siempre tan certero en sus recomendaciones. Hardwick escribió el libro a los sesenta y tres años y después de la muerte de Robert Lowell, su exmarido, con quien tuvo un divorcio envuelto en escándalo, que son los que valen la pena. “La copa de oro se ha roto, pero era de oro”, escribió Francis Scott Fitzgerald a propósito de Suave es la noche, más bien de Zelda3.

Un duro golpe para Hardwick, además del desamor, fue la publicación, tras el divorcio, de fragmentos de las cartas que ella envió al poeta durante los dos años que duró la tortuosa separación, en el libro The Dolphin (1972). Robert Lowell había vulnerado la intimidad de la escritora sin su consentimiento. Hardwick perdonó finalmente al poeta infidelidades, alcoholismo, abandono y estaba dispuesta a recibirlo tras el fracaso con su segunda mujer por quien la había dejado. Pero, cosas del destino, él muere en el taxi que lo lleva al reencuentro con su exesposa.

Los viajes en pareja, como parte de las prácticas para compartir tiempo y espacio, han dado a la literatura hermosos y macabros ejemplos de una intimidad por lo menos complicada

Leer a mujeres grandes que ya han vivido siempre me ha gustado y casi lo he preferido. Aun cuando hoy encuentro escritoras jóvenes estupendas, como Rosa Moncayo Cazorla, con su libro titulado, precisamente, La intimidad, de la editorial Barrett. Novela llena de sabiduría que explora una relación autodestructiva que agoniza. Da en el clavo: la intimidad contradictoria. “¿Qué es lo que me hace feliz? Mucho más importante ¿qué es lo que me hace estar triste?4”.

Poner tanta energía en lograr la intimidad, desnudarnos ante el otro, compartir los secretos, la vivienda, la cama, especialmente el tiempo de ocio, en una suerte de carrera obsesiva por revelar las capas más profundas del yo ante el otro. ¿Es necesario? ¿Y a qué precio?

En los modelos de convivencia hasta mediados del siglo XIX, al menos en la alta burguesía, los matrimonios no tenían que compartir habitación necesariamente y las actividades recreativas eran segregadas, ni siquiera era necesario verbalizar constantemente los sentimientos. Hoy en día la esfera de ocio es un punto que se considera primordial para crear experiencias compartidas en las parejas y así afianzar lazos de familiaridad. Por eso los viajes en pareja, como parte de las prácticas para compartir tiempo y espacio, han dado a la literatura hermosos y macabros ejemplos de una intimidad por lo menos complicada, si es que existe una simple.

La intimidad como un objetivo envenenado, que puede llevar directo a la irritación profunda, a veces irremediable, y al comienzo del desamor. Por otra parte, ¿qué es, cuándo arranca y cuándo se hace intolerable hasta el punto de ver al otro como nuestro enemigo? Así ocurre en Ecuatorial, de Joyce Carol Oates.

En este relato, un matrimonio emprende unas vacaciones a las islas Galápagos. A ella le da mal de alturas y la falta de preocupación que muestra el marido por su sufrimiento despierta sus recelos. ¿Cómo es posible que muestre tal insensibilidad?, se pregunta. Subiendo una montaña, el esposo da zancadas sin mirar hacia atrás, mientras, ella, sin aliento, intenta alcanzarlo. En su agonía recuerda todas las veces que él se burló de su estado físico, en privado y en público. Antes, él le había prometido que era un camino sencillo, lo que interpreta como una trampa mortal.

“El marido sujetaba a la mujer como si fuera una criatura adorada y a la vez mostraba su impaciencia con ella. Sus dedos, que le sujetaban con fuerza el brazo, transmitían una suerte de furia capaz de mandarla escalones abajo si él lo decidía5”.

Constanza Aravena.

Oates, aquí como en otros escritos suyos, trata la violencia en la vida cotidiana presente en pequeños gestos. La manipulación del marido y la culpa constante de la mujer por estar arruinando las vacaciones debido a su malestar físico y a su desconfianza tensa la relación entre ambos. El pensamiento de ella oscila entre la certeza de que su marido la quiere matar para quedarse con un dinero que ha heredado y empezar una nueva vida con su amante –de cuya existencia tampoco está del todo convencida– y la idea de la propia locura.

“Sólo la mujer era vulnerable a su desagrado, su odio. Ella, que veía al hombre demasiado íntimamente, que siempre estaba allí. Aquel había sido el defecto fatal de las anteriores esposas, supuso. Aquella intimidad conyugal, que resultaba intolerable6”.

En Tela de araña, de Mariana Enríquez, es la esposa quien fantasea con matar a otro insoportable marido. La autora construye un relato sin perder el humor tan característico que utiliza para contar cosas tremendas. Hay humedad en el aire y falta de oxígeno desde el principio de la historia, que narra la visita de la pareja a los tíos de ella, en Corrientes, nordeste de Argentina, cerca de Brasil y Paraguay. Ella se ahoga y parece llevar un corsé desde el día de su boda.

“Pero yo seguía sintiéndome abandonada y, por culpa de la soledad, me enamoré demasiado rápido, me casé con desesperación y ahora estaba viviendo con Juan Martín, que me irritaba y me aburría. Decidí llevarlo a conocer a los tíos para ver si otros ojos conseguían transformarlo7”.

Transformarlo en otro que no fuera el sujeto que le avergonzaba y que aborrecía, a quién debía pedir perdón constantemente para evitar discusiones. Callar al tiempo que, en palabras de la esposa, “crecía en mi estómago una piedra blanca que le dejaba poco espacio al aire8”. Pasar un día completo junto al marido, que no deja de quejarse y gruñir durante todo el paseo a la ciudad de Asunción, desata sus criminales fantasías: envenenarlo, clavarle un destornillador en el cuello, o que simplemente se quemara en un incendio accidental.

Constanza Aravena.

Una amiga me contó una vez que nunca ha odiado tanto a nadie como a su ex cuando pasaron las vacaciones en un pequeño barco cerca de Martinica. Y por no llevar la contra, y a pesar de lo desastrosa que resultó la primera vez, siguieron repitiendo el plan hasta la separación. Ahora cada uno vive en continentes diferentes, separados por un océano, y ella no ha vuelto a pisar un barco. Lejos de ser una experiencia romántica, estar solos en altamar fue el horror. Parecido a un confinamiento, pero con náuseas añadidas. De día se la pasaban limpiando y trayendo cuerdas de allá para acá y de noche caían exhaustos en un cuartucho en el que apenas cabían ambos, atentos a cualquier sonido extraño que pudiera derivar en una tragedia náutica.

En El placer del viajero, la novela de Ian McEwan, Mary y Colin hablan sobre el atractivo que ejerce el agua sobre la gente, como posible memoria sepultada de remotos ancestros del mar. Se acaban de fumar un porro. Obvio. Ellos son otro ejemplo del infierno en que pueden convertirse las vacaciones, primeras y segundas lunas de miel. Lo agotador que resulta estar en una ciudad desconocida y no manejar los códigos, desde a qué hora cierra la cocina en los restaurantes hasta perderse en un barrio chungo y encontrarse a la merced de desconocidos que no siempre tienen buenas intenciones.

Pero ya llegan cargados con pesados equipajes a un viaje hecho para componer una relación gastada. Están agotados de ellos mismos. Fuman hierba, hacen el amor sin ganas, siempre en búsqueda del restaurante perfecto, “auténtico”, porque el turista nunca quiere parecer que lo es. Así es el viaje de esta pareja, en el que no logran encontrarse; cuando uno desea algo, el otro va en dirección contraria. “Se conocían el uno al otro tanto como a sí mismos y esa intimidad agobiante hacía que se irritaran con facilidad en situaciones en las que estando solos no lo hubieran hecho9”.

De una proximidad excesiva surge la dificultad de considerar a la pareja como una persona aparte, gemelos pero que no se soportan

La idea, nuevamente, de que la intimidad, que busca acortar la distancia entre dos personas haciendo que el otro se vuelva cada vez más conocido, familiar y predecible, es la que lleva inevitablemente a la irritación.

El nombre original de la novela es The Confort of Strangers, traducido al español como El placer del viajero, pero la adaptación cinematográfica dirigida por Paul Schrader y musicalizada por Angelo Badalamenti quedó como El placer de los extraños (1990). En el título de la película se priorizó por la acepción de ‘desconocido’ y no por la de ‘extranjero’ como turista, aunque todas forman parte del universo de la otredad, palabras que usamos para designar al otro. El encuentro con una pareja de extraños les devuelve a Mary y Colin, los viajeros, el deseo.

De una proximidad excesiva surge la dificultad de considerar a la pareja como una persona aparte, gemelos pero que no se soportan. “Cuando se miraban, veían en un espejo velado. Cuando hablaban de sexualidad, cosa que hacían a veces, no se referían a sí mismos. Precisamente era esa confabulación lo que les volvía vulnerables y susceptibles el uno con el otro, y les dolía redescubrir que sus necesidades e intereses eran distintos10”.

Acortar la distancia hasta el punto de parecer mellizos es lo que obsesiona a Catherine Bourne en Jardín del Edén, de Hemingway, durante la luna de miel en la Costa Azul y España. Ella se corta y tiñe el pelo como el esposo con la intención de convertirse en su hermana melliza y se lanza a un juego de roles de género que en principio el marido no sabe bien cómo encajar, hasta que se harta de ella, de los celos de su trabajo y de la nueva chica que entra al baile, que Catherine ha seducido primero y a quien convence de cortarse el pelo como ellos.

“De modo que así estamos, se dijo a sí mismo. Has hecho esto con tu pelo y dejado que lo corten igual que a tu chica y ¿cómo te sientes?, preguntó al espejo ¿Cómo te sientes? Dilo. Miró al espejo y vio a otra persona, pero ya no le pareció tan extraña11”.

Otro juego de roles, pero que busca lo contrario, distanciarse del otro, es el que desarrolla la pareja de Falso autostop de Milan Kundera12. El primer día de vacaciones ambos fingen ser desconocidos. Quieren escapar de la rutina durante el viaje, por eso el chico toma el desvío de la ruta. Ella, de carácter más dulce y retraído, finge ser una mujer seductora que hace autostop en medio de la carretera y le coquetea al conductor, que en realidad es su novio. El juego se les va de las manos y caen presos de los celos de imaginarse cómo se comportan, respectivamente, cuando no están juntos. En ambos surge la duda sobre quién es el auténtico, si acaso no han vivido engañados y realmente la verdadera personalidad se ha revelado en este juego. Añoran la familiaridad de antes, al tiempo en que el deseo era mucho más intenso siendo y viendo al otro diferente.

Se acerca el verano y, escrito esto, me descubro buscando destino para dos, con mar por supuesto, para sumergirme, otra vez, con los ojos cerrados en la peligrosa intimidad. Mientras, suena Daft Punk:

I might not be the right one / It might not be the right time / But there’s something about us I’ve got to do / Some kind of secret I will share with you.

(Puede que yo no sea el correcto. / Puede que no sea el momento adecuado / Pero hay algo sobre nosotros y lo tengo que hacer. / Algún tipo de secreto que compartiré contigo).



1. Mary Karr, Iluminada, Periférica & Errata naturae, Madrid, p. 155. 2019.

2. Elizabeth Hardwick, Noches Insomnes, Navona, Barcelona, 2021, p. 13.

3. Pietro Citati, La muerte de la mariposa: Zelda y Francis Scott Fitzgerlad, Gatopardo, Barcelona, p. 72.

4. Rosa Moncayo Cazorla, La intimidad, Barret, Sevilla, 2020, p. 77.

5. Joyce Carol Oates, El señor de las muñecas y otros cuentos de terror, Alba, Barcelona, 2017, p. 114.

6. Ibídem, p. 138.

7. Mariana Enríquez, Las cosas que perdimos en el fuego, Anagrama, Barcelona, 2016, p. 153.

8. Ibídem, p. 155.

9. Ian McEwan, El placer del viajero, Anagrama, Barcelona, 2001, p. 17.

10. Ibídem, p. 17.

11. Ernest Hemgway, El jardín del edén, Debolsillo, 2004, Barcelona, p. 97.

12. Milan Kundera, El libro de los amores ridículos, Grijalbo Mondadori, Barcelona, p. 39.

Autora >

Daniela Farías

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí