1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

LITERATURA

La noche de plomo de Hans Henny Jahnn

‘La noche de plomo’ (Tresmolins), obra de referencia de la literatura homosexual, es el primer libro que se publica en castellano de uno de los grandes autores de culto del siglo XX, un escritor de portentosa y enigmática personalidad

Ibon Zubiaur 22/05/2021

<p>Hans Henny Jahnn (1930).</p>

Hans Henny Jahnn (1930).

Heinrich Stegemann

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

La noche de plomo es un relato de inusitada potencia expresiva y condensa en poco más de medio centenar de páginas a uno de los grandes autores de culto del siglo XX. En su marco de pesadilla reina una noche cerrada y el protagonista Matthieu no termina nunca de vencer el aislamiento, pero cada uno de sus encuentros y emociones se plasma con la nitidez sensorial de la mejor literatura. El tono viene a ser una especie de cruce entre el Kafka más perturbador y el Lorca de El público: tiene la concisión del genio de Praga y el vigor y la homosexualidad atormentada del granadino. Sus ejes temáticos son eternos y desasosegantes: la incomprensión y la dificultad de consumar el erotismo, la figura del doble, las heridas no ya anímicas sino truculentamente físicas.

Hans Henny Jahnn (1894-1959) fue ciertamente un autor a contracorriente. Sus dos principales obras narrativas disuaden a muchos por sus dimensiones: Perrudja tiene 800 páginas y Fluß ohne Ufer, su obra maestra, más de 2000. Pero aunque vivió mucho tiempo en la pobreza, no fue ni mucho menos un desconocido. Para el germanista suizo Walter Muschg, Jahnn era nada menos que el mayor autor alemán desde Kleist. Bertolt Brecht y Alfred Döblin lo admiraban, y Arno Schmidt se avenía a juzgarlo el segundo mejor escritor vivo (después de sí mismo, se entiende). Alguien tan ajeno a su estética y proverbialmente comedido como Peter Huchel veía en Jahnn a “uno de los más grandes narradores, muy por encima de Thomas Mann u otros autores contemporáneos, de una relación insólita con la naturaleza y una densidad en su prosa que a fin de cuentas no ha alcanzado nadie en los últimos cincuenta años”.

A los veinte años rechazó sumarse al fervor patriótico con que los intelectuales alemanes contribuyeron a la Primera Guerra Mundial y se autoexilió en Noruega

Sus líneas de fuerza y la recepción de su obra estuvieron estrechamente ligados a su singular biografía, y es que Hans Henny Jahnn fue todo un personaje. A los veinte años rechazó sumarse al fervor patriótico con que los intelectuales alemanes contribuyeron a la Primera Guerra Mundial y se autoexilió en Noruega con su novio Gottlieb Harms. Al volver, fundaron una secta, la Comunidad de Fe Ugrino, que aspiraba nada menos que a regenerar el mundo desde el arte: llegó a contar con 70 contribuyentes de cuota, pero no materializó ninguno de sus anacrónicos proyectos de catedrales y mausoleos. Aunque inicialmente estaba concebida como espacio homoerótico, cuando un miembro fundador se echó novia, Jahnn cambió de táctica e incorporó al grupo a otra mujer, Ellinor Philips (una bohemia muy sensual y algo psicótica), que compartió con Harms y con la que se acabó casando; luego Harms se casaría con la hermana de Ellinor, ambos tuvieron hijos, y vivieron en cuarteto con notable lealtad. El fruto más perdurable de Ugrino fueron las ediciones de compositores barrocos anteriores a Bach que rescataron del olvido (como Buxtehude o Lübeck), y la música, el otro ámbito preferente de este creador polifacético: Jahnn tenía oído absoluto, y solía deleitar a sus adeptos con improvisaciones al piano y pastiches de los grandes maestros. Desde 1923 logró hacerse cargo de la restauración del órgano de St.-Jacobi en Hamburgo y contribuyó a revolucionar el abordaje frente a la oposición feroz de la industria del ramo (su recurso a materiales históricos encarecía enormemente los costes). Pese a que su fama de pornógrafo pagano disuadió a numerosos párrocos, a lo largo de su vida construyó o restauró más de cien órganos en diferentes países, y hoy sus méritos en ese campo se consideran indiscutibles.

Los años del nazismo y la Segunda Guerra Mundial los pasó en una granja en Dinamarca. Aunque con su pacifismo, su liberalismo sexual y su espiritualidad no encarnaba el perfecto opuesto de la ideología nazi  –propugnaba además el mestizaje de razas–, nunca quiso romper del todo con el régimen: soñaba con poder seguir publicando en su país y le obsesionaba ser enterrado en Hamburgo junto a Harms (que había fallecido en 1931). Gustav Gründgens obtuvo para él la protección de Göring (Jahnn, que era muy dado a la leyenda, aseguraba que a éste le encantó Perrudja: con Göring todo es posible), pero lo cierto es que aunque no fue perseguido, ni una sola de sus obras se publicaría ya en Alemania hasta la posguerra.

Durante esa fase como granjero, inició sus experimentos con hormonas, por entonces un ámbito pionero. Jahnn elaboraba pócimas a partir de orina de yegua que daba a beber a todo el que se prestara y, desde su regreso a Hamburgo en 1950, pasó a una variante aún más escabrosa: convencido de que la creatividad se sustenta en un equilibrio entre hormonas masculinas y femeninas, bebía orina de adolescentes varones. No faltaron quienes encontraban plausibles sus teorías: para el estado de conocimiento de la época no resultaban descabelladas, aunque Jahnn, que no era ningún loco, se cuidó muy bien de reclamar estatus científico alguno para sus experimentos. En un colegio en que le permitieron seleccionar chavales de catorce años, se quedó prendado del entonces jovencísimo Hubert Fichte, al que pasó a proteger y que llegó a ser uno de los escritores alemanes más originales de su tiempo y un referente gay. Pero el gran amor del Jahnn maduro, platónico y en gran medida desinteresado (a fin de cuentas buscaba inspiración, y contó con la incondicional lealtad de su esposa y su hija), fue su ahijado Yngve Jan Trede. En el talentoso hijo de un musicólogo amigo quiso reconocer al “nuevo Mozart”, como no se cansó de proclamar por donde pudo; invirtió el dinero que no tenía en financiarle estudios e instrumentos al muchacho y se empeñó en sacarlo de su ambiente familiar, muy religioso. Y el hecho es que, frente a las reticencias de su madre, Yngve eligió irse a vivir con Jahnn en condiciones casi de indigencia, puso música a sus obras, y se acabó casando con su hija.

La heterodoxa vida familiar de Jahnn y su independencia política lastraron hasta el final el reconocimiento a su figura. Fue siempre un pacifista radical y un temprano y tenaz opositor a la energía atómica; también se empeñó en mantener los lazos con la literatura de la otra Alemania, la RDA, un auténtico tabú en aquellos años de la Guerra Fría. Pero, pese a la antipatía que suscitaban en algunos sus extravagancias, la ciudad de Hamburgo lo nombró académico y le otorgó el prestigioso premio Lessing. Murió de un ataque al corazón en noviembre de 1959; sus restos reposan hoy entre su amado Harms y su esposa Ellinor, en la blindadísima tumba que él mismo diseñara.

Su obra en prosa choca todavía a muchos con su acumulación de escenas homosexuales e incestuosas, crímenes y mutilaciones, sugerencias masoquistas

Las ideas de Jahnn sobre la estructura “armonical” del universo y su detallada estipulación de su propio entierro suenan hoy tan excéntricas como sus experimentos con hormonas; si bien muchas de sus tomas de postura resultan casi proféticas (en favor de los derechos animales o alertando contra la amenaza del cambio climático), no puede ignorarse que obedecían a intuiciones de tipo esotérico (“Creo entender algo, ya que no de agricultura, de su espíritu. [...] Me niego a reconocer sólo burdos procesos químicos en el suelo y los cuerpos animales”). Quizá no deba interesarnos tanto su congruencia como la radicalidad de lo que Hans Mayer denominó su triple negación: negación del cristianismo, del helenismo (en el sentido apolíneo que desenmascarara Nietzsche) y de la Ilustración burguesa. Lo que disuelven provocativamente sus dramas y novelas es la idea de responsabilidad individual: como en la tragedia griega o en tantas obras contemporáneas, los actos de sus personajes responden más bien a fuerzas que los preceden, sea la estructura “armonical” del universo, su bagaje hormonal, o la intromisión de ángeles y demonios. También hay algo de contradictorio en sus ideales estéticos: si en arquitectura ensalzaba las construcciones funerarias egipcias y babilónicas, en pintura su cima eran Grünewald y Rembrandt; despreciaba la música romántica, pero en su programa literario reclamaba (según la Constitución de Ugrino) “grito” y “gestos de honda tragicidad”. Sus dramas tempranos son de un expresionismo desatado y no hacen concesión alguna al público, y su obra en prosa choca todavía a muchos con su acumulación de escenas homosexuales e incestuosas, crímenes y mutilaciones, sugerencias masoquistas, estrambóticos rituales de emparejamiento (desde el tradicional pacto de sangre a la más sofisticada y moderna transfusión), un miedo pánico a la disección y una fobia casi virulenta a la maternidad. Todos estos motivos remiten a traumas biográficos concretos del autor: desde su caída en el sótano a los trece años, en la que se dañó gravemente un riñón y un testículo, a los cortes que se infligía en los muslos, siendo un adolescente aterrado por la beatería de su entorno, cada vez que se masturbaba.

Ese trasfondo nebuloso subyace a la pesadilla de La noche de plomo, que debía formar parte de una novela inacabada y Jahnn optó finalmente por publicar exenta sin su marco (renuncia así a identificar al personaje de Gari, al que se nombra por dos veces). Pero lo que ha de interesarnos no es tanto la reconstrucción de sus raíces privadas como la potencia universal de conmover a que las eleva su formidable prosa. Tampoco debe confundir el aire de parábola que lo emparenta con Kafka o Melville: la obra no encierra explicación ni mensaje, sólo hace desfilar casi todas las obsesiones de su autor (faltan el mar y los caballos, y en general la naturaleza). Aparecido en 1956, fue seguramente el texto de Jahnn que más difusión obtuvo.

Quien busque en la literatura consuelo escapista, jamás debería leer a Jahnn. Pero quien no tema a las profundidades de la existencia, ni a un estilo de precisión quirúrgica y ecos arcaicos, se verá enfrentado a algo que queda más allá de la razón y del lenguaje. Y, bajo su crudeza, reconocerá un anhelo de ternura que no se colma cerrando los ojos a las fuerzas que la coartan. Y es que “Sólo a través del conocimiento exacto podemos llegar a la distensión y por ella a la vida ingenua y generosa”.

-----------------------------

Este texto sirve de prólogo a la edición de La noche de plomo de Hans Henny Jahnn (Barcelona, Tresmolins, 2021), presentada y traducida por el mismo Ibon Zubiaur.

La noche de plomo es un relato de inusitada potencia expresiva y condensa en poco más de medio centenar de páginas a uno de los grandes autores de culto del siglo XX. En su marco de pesadilla reina una noche cerrada y el protagonista Matthieu no termina nunca de vencer el aislamiento, pero cada uno de...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Ibon Zubiaur

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí