1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Dolors Sabater / Diputada de la CUP en el Parlament

“Garantizamos la investidura, pero si ERC no hace valer nuestro acuerdo no contribuiremos a la gobernabilidad”

Lola Matamala 18/05/2021

<p>Dolors Sabater. </p>

Dolors Sabater. 

L.M.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Dolors Sabater (Badalona, 1960) fue una de esas mujeres que llegó a ser alcaldesa gracias a las candidaturas de unidad popular que tuvieron representación en muchos ayuntamientos después del 15M.  Hace unos meses cambió Badalona por Barcelona para ser diputada en el Parlament por la CUP-Guayem, organización política que se ha convertido en el apoyo necesario para que el Govern sea independentista. 

En esta entrevista valora el acuerdo de su formación con ERC como “la garantía del giro a la izquierda del Govern”; comenta su satisfacción por el acuerdo alcanzado entre ERC y Junts Per Catalunya y la reunión celebrada el miércoles 12 de mayo entre la CUP, ERC y Junts per Catalunya.

¿Qué le parece que Junts vaya a dirigir consejerías tan importantes como la de Economía y Sanidad?

A nosotros nos parece importante que la legislatura se inicie lo antes posible para poder comenzar un cambio de ciclo. Es habitual que el partido que no asume la presidencia dirija la consejería de Economía. Y aunque no podemos esconder que nos preocupa, desde la CUP-Guayem nunca nos hemos posicionado sobre quién tiene que ocupar cada una de las consejerías, porque lo prioritario para nosotros es que se cumpla el acuerdo al que llegamos con ERC hace ya algunas semanas, que es un acuerdo de mínimos y que no entenderíamos que Junts no compartiera. 

En ese sentido, los votos para la investidura de la CUP-Guayem no son un cheque en blanco, siempre hemos mantenido que nuestro acuerdo con ERC debe desplegarse desde el primer minuto, sobre todo en esos ámbitos donde se vulneran y se pisotean los derechos más elementales y básicos. Aragonès ha expresado que se han asumido íntegramente los puntos de nuestro acuerdo. Pese a que garantizamos su investidura, si ERC no hace valer el acuerdo no contribuiremos a la gobernabilidad. 

Si Junts per Catalunya va a dirigir consejerías tan decisivas, ¿cree que va a ser un Govern de izquierdas?

Deben haber cambios políticos desde el primer minuto. Nuestro acuerdo con ERC recoge los reclamos mayoritarios de la población, así que debe ser perfectamente asumido por el nuevo gobierno. Pero insisto: si ERC no hace valer el acuerdo por activa o porque permite un boicot a Junts, el nuevo gobierno no tendrá nuestro apoyo. Por ejemplo, si en las próximas semanas no se para la represión contra el movimiento por la defensa de la vivienda y no se busca la manera de retirar la policía militarizada de los desahucios, no contribuiremos a la mayoría parlamentaria del nuevo gobierno. En las próximas semanas, habrá retos y debates importantes en el Parlament como la ley de interinas, la posibilidad de internalizar el 061 y el transporte sanitario, o la moratoria de las incineradoras. Veremos cuál es la verdadera naturaleza de este gobierno. El objetivo de CUP-Guayem es que tenemos que virar esta legislatura hacia la izquierda.

¿Cuál fue el motivo por el que la CUP convocó el pasado miércoles a JuntsPerCat  y ERC? 

ERC juega con la ambigüedad. El acuerdo firmado es una muestra de fuerza y confrontación y, mientras, lanzan mensajes de calma

Intentar buscar una salida para calmar la tensión que había entre ambos partidos y así evitar una nueva convocatoria electoral. La propuesta que presentamos fue la de que, para formar gobierno, hay que dejar fuera la tarea de reconstrucción del espacio independentista tanto desde el exilio como desde el Consell de la República. Lo que había hecho encallar [la negociación] era cómo resolver el proceso independentista, así que, si lo separamos, resultará más efectivo. 

Es muy importante que haya un espacio para que el independentismo pueda hablar y que se acabe la pelea de patio. La población está cansada de esta situación. La esperanza está en salir de este bucle de criminalización mutua. Desde mi postura feminista y antimilitarista siempre he apostado por la resolución de los conflictos

Desde su punto de vista, ¿cuál fue la causa que provocó esta tensión entre ambos partidos?

El motivo más visible es la pugna de los dos espacios por liderar el independentismo. Aunque por parte Junts –en donde hay un sector muy neoliberal– se extiende a reticencias a algunos de los puntos del acuerdo que hicimos con ERC, como el de desprivatizar el sector público energético, porque estos apoyan a las mayorías en vez de a las élites.

¿Ha habido algún cambio en el acuerdo que firmaron con ERC?

No, pero ERC juega con cierta ambigüedad comunicativa. El acuerdo firmado es una muestra de acumulación de fuerzas y de confrontación y, a menudo, lanzan mensajes de calma y de tranquilidad.  Al mismo tiempo, hemos leído con preocupación el artículo de Oriol Junqueras en donde comenta las mejoras económicas que se reflejarán en Cataluña gracias a la gestión de los fondos europeos para los próximos veinte años pero ni siquiera nombra el proceso independentista. 

¿Cómo va a hacer la CUP el seguimiento de este pacto?

Observando con mecanismos de control, tomando decisiones en las comisiones de trabajo conjuntas y con la calendarización de las actuaciones. 

¿Cuáles son los plazos que han establecido en la CUP para el apoyo a este futuro gobierno

El acuerdo contempla que el plazo para seguir apoyando a este gobierno sería hasta el primer semestre del 2023. Si el gobierno no estuviera cumpliendo con lo acordado, no podríamos estar permitiendo una legislatura que repitiera los errores de la pasada, porque no daría respuesta a las necesidades del país.

¿Cómo está viviendo el paso de dejar el Ayuntamiento de Badalona a ser representante en el Parlament? 

Lo que más me ha costado ha sido renunciar a seguir trabajando para que Badalona no siga siendo gobernada por Albiol. El aspecto positivo e ilusionante es poder aportar en el Parlament. Lo mejor es que lo que he aprendido en Badalona a través de las redes municipalistas puedo aportarlo en esta etapa.  Es un reto interesante. 

Cuénteme cómo fue su experiencia municipalista en su ciudad.

En el 2015 comenzamos a gobernar junto con ERC e ICV y con el apoyo en la investidura del PSC. Esos cinco concejales fueron el fruto de las luchas de los últimos años en la ciudad y fue muy ilusionante. Tres años más tarde los socialistas cambiaron y se fueron al lado del partido del 155, con lo que consiguieron apuntalar a la derecha y volver a dar alas a Albiol que en esa época estaba acabado en Badalona porque la intención de voto que tenía había bajado muchísimo.

Pero ¿los vecinos no estaban contentos con la política que ustedes estaban haciendo? 

Creo que sí porque se hicieron políticas que jamás se habían hecho en Badalona. En ese gobierno deperroflautas e indepes comenzamos a hacer una política fiscal muy interesante, políticas de planificación ciudadana, de participación económica, estrategia feminista, etc., que generaron confianza. Lo que ocurrió es que el PSC comenzó a ver que temía perder su posición en la política local. En las elecciones de 2019, Guanyem y ERC creamos Badalona Valente y, a pesar de no contar con los Comuns, volvimos a ser la segunda fuerza del pleno. Intentamos reeditar la coalición de gobierno de 2015, pero el PSC se negó, vetándome personalmente a mí, por lo que decidimos dar un paso atrás y facilitar la investidura del candidato del PSC, Àlex Pastor. En 2020, tras la dimisión de Pastor, íbamos a permitir de nuevo que los socialistas desempeñasen la alcaldía, pero en el último momento Salvador Illa, como secretario general del PSC, bloqueó el acuerdo, permitiendo la investidura de García Albiol.

Y ahora, ya dado el salto, ¿cómo siente Barcelona?

Al ser de Badalona, Barcelona es un lugar cercano. Es una ciudad que ejerce, por un lado, como la Ciudad Princesa que reivindica Marina Garcés. Barcelona encarna la lucha por los derechos sociales y civiles, es una ciudad cosmopolita y a la vez muy arraigada al republicanismo, al feminismo y al ecologismo. Pero, por otro lado, ha marcado mucho la vida de las ciudades colindantes en su área metropolitana. Un doble efecto que tiene su perversidad. El polo positivo es que es capaz de transmitir esa riqueza que mencionaba arriba, pero para mantener su status, gentrifica su pobreza y expulsa de la ciudad los problemas sociales que no quiere ver. A veces, desde localidades que están a pocos kilómetros, como Sant Adriá, Santa Coloma o Badalona, nos hemos sentido como si fuéramos el patio trasero porque sus presupuestos y servicios públicos son muy inferiores a los que disfrutan quienes habitan en el área metropolitana. Es algo que se ha construido durante muchos años y cuya génesis está en el mismo modelo urbanístico del desarrollismo franquista que aún no se ha logrado corregir.

En la actualidad, ¿usted y Ada Colau conversan sobre esta cuestión? 

En su momento, conversamos sobre esto porque ambas compartíamos muchos puntos de vista para mejorar la vida de las personas en estas ciudades, pero ahora no estamos compartiendo este análisis. En esta etapa nueva, desde el 2019, el proyecto de Barcelona en Comú, que es faro para muchas políticas, ha perdido fuelle porque para mantenerse necesita los votos de Valls, los del PSC y tiene que hacer muchas concesiones. A pesar de eso, este debate sigue siendo pertinente y hay receptividad para hacerlo. 

Como candidata de la CUP-Guayem en estas últimas elecciones catalanas, ¿cuál es su análisis de la llegada de Illa? ¿Es un freno al procés o es un puente para el diálogo entre el gobierno central y el mundo independentista? 

La campaña que hizo el PSC fracasa estrepitosamente porque tenían un objetivo: el eslogan era pasar página, borrar estos años de historia, y no es que haya conseguido borrarlo, sino aumentarlo. 

Pero esa campaña ha convertido a Salvador Illa en el ganador en voto popular.

Illa es el ganador, pero no es un ganador por mucha distancia. Además, no ha tenido capacidad para formar gobierno. Lo único que ha obtenido el PSC en estas elecciones han sido los votos que en su día prestó a Ciudadanos. Creo que era el objetivo que tenía Salvador Illa, por eso Sánchez prescindió de uno de sus ministros más relevantes. Precisamente, creo que el PSC y el PSOE han cometido el error de haber pasado del espacio por el derecho a decidir a manifestarse públicamente con Vox y a estar comprometido con la represión y la persecución judicial. Lo que Illa no contemplaba era que lo que él venía a borrar ha aumentado.  

¿La represión de la que habla es la ejercida contra el procés?  

Las leyes tienen que adaptarse para dar respuesta a las necesidades y ha ganado el independentismo de izquierdas

Sí y, a pesar de que desde el Congreso de los Diputados han planteado una mesa de diálogo, en estos más de tres años el Gobierno no ha demostrado intención de dialogar. Es más, después de estas elecciones de febrero se han producido hechos como la revocación del tercer grado a los presos, la vía libre de Europa a la extradición o la apertura de la causa por desobediencia contra Roger Torrent. Todos estos hechos demuestran que la maquinaria represiva se ha vuelto a poner en marcha. El PSC se equivoca posicionándose contra un referendo en el que quien no quiera separarse del Estado español puede expresarse. Un 80% de los catalanes considera que ese referéndum tiene que celebrarse, y solo una mayoría independentista puede ofrecer la oportunidad de que la gente de Catalunya, quieran la independencia o no, pueda decidir libremente sobre ello.

¿De dónde sale ese porcentaje del 80%?

De las encuestas realizadas en donde se pregunta cómo debe resolverse el conflicto. Lo que estamos viendo es que, aunque la mayoría haya votado por partidos independentistas para que se pueda celebrar, la postura de la minoría que quiere unionismo es la que prevalece.  

Pero hay que contar con la baja participación en las elecciones del 14 de febrero.

Es normal, estamos en pandemia.

Lo que ocurre es que si hablo con otras personas, me comentan que la mayoría no es independentista

Independientemente de si hay mayoría o no, esta expresión debe permitirse tanto si lo quiere un 30% como un 80%.

No obstante, siempre van a encontrarse con un marco constitucional que frena esa posibilidad. 

Sí, pero cuando se quiere modificar, se hace ¿no recordamos la modificación del 135?  Las leyes tienen que adaptarse para dar respuesta a las necesidades y ha ganado el independentismo de izquierdas.

¿Deposita alguna expectativa en Miquel Iceta como nuevo ministro de política territorial?  

El ahora ministro sigue manteniendo el mismo estilo que lleva haciendo 30 años: el de equilibrista. Es capaz de ir con Vox a una manifestación contra el referéndum y a la vez dar a entender que es la persona del PSOE que intenta ser puente para resolver la cuestión catalán, pero aquí su crédito como puente ya lo ha gastado. Es un político que ni siquiera ha ido a visitar a ninguno de los presos y no ha empatizado con las personas represaliadas.  

¿Ustedes se sentarían con Iceta si convoca una mesa en la que no se hablara de autodeterminación pero sí de ensanchar las competencias para legislar en materias relacionadas con derechos sociales?

Para alcanzar la independencia, debemos tener más apoyo internacional, estructuras más preparadas y tener en cuenta cómo vamos a sostenernos

No. Nosotros no participaremos en una mesa si no se puede hablar de esta cuestión. El Estatut de Catalunya se aprobó en el Parlament, fue recortado y a pesar de ello, cuando se pasó por referéndum, fue aprobado por la ciudadanía. Un pueblo que ha vivido esto y al que se le ha sumado el desequilibrio en las balanzas fiscales, el parón del corredor del Mediterráneo o las deficiencias en las infraestructuras del transporte público que afecta de manera directa a los trenes de cercanías, hace un click y ya no puedes volver a engañarlo. Esto es muy es grave y hay que darle una salida urgente. Si hace unos años hubieran dejado que se celebrara un referéndum, el independentismo hubiera salido debilitado.

Pero la Generalitat puede ejecutar paquetes de políticas sociales y económicas que pueden beneficiar a la sociedad catalana sin depender del Estado Español.

El acuerdo que hemos aprobado con ERC trata algunas cuestiones que están limitadas por la injerencia del Estado español, pero sí que es cierto que otras lo están por las políticas neoliberales que ha ejercido la Generalitat. 

¿Por qué la CUP-Guayem se abstuvo en la elección de Laura Borrás como presidenta del Parlament? 

Nosotros nos ofrecimos para la presidencia, pero no se llegó a un acuerdo con Junts per Catalunya. Negociamos hasta el último minuto y favorecimos con nuestra abstención una presidencia independentista. Y tenemos una persona en la Mesa del Parlament que representa nuestro compromiso por la transparencia.

Si hubieran votado no, tal vez Junts podría haber presentado a otra persona.

Se intentó, pero Junts no quiso. La alternativa era un diputado del 155 y eso es imposible. 

Desde dentro y desde fuera del territorio catalán, personas más apartadas del independentismo consideran que el indulto es parte de la clave para desbloquear el conflicto…

El indulto solo se valora desde el punto de vista humano, para mejorar la vida de las personas presas. Pero para conseguir el indulto hay que arrepentirse, y eso no ensancha el camino hacia un futuro en el que pueda ejercerse el derecho de autodeterminación. La amnistía es, desde el punto de vista político, la única vía.  

¿Qué le parece el papel que están jugando Junqueras y Puigdemont? Aunque para el independentismo sean dos referentes importantes, ¿no le parece que sus declaraciones o acciones determinan demasiado lo que ocurre en Catalunya?

Junqueras y Puigdemont son símbolos importantes y es válido que sus opiniones marquen las directrices, pero debemos debatir cuál es el papel que deben tener las personas represaliadas e incluso la reforma del Consell porque pueden perjudicar la dinámica actual.

¿Qué le parece que Junts quiera ser tan veloz para conseguir la independencia en Cataluña?

Esa inmediatez de Junts es pura magia, no se puede llevar a cabo. Junts no es honesta poniendo en marcha la República al ritmo que quiere porque el proceso necesita un tiempo para prepararse. Haciendo un símil con mi convalecencia, si no entiendes que necesitas rehabilitación para superar la enfermedad, no consigues avanzar. Es lo mismo con Cataluña: si no se entiende lo que ocurrió, no podemos avanzar hacia el siguiente paso. Para alcanzar la independencia, debemos tener más apoyo internacional, estructuras más preparadas y hay que tener en cuenta cómo vamos a sostenernos. Desde la CUP apostamos por trabajar durante dos años para después hacer un referéndum.  

¿Percibe si Junts tiene una forma de gestionar el independentismo con aires trumpistas?  

No, no lo veo así. Puede que haya alguna voz, como en todas las organizaciones políticas, aunque sí que es cierto que Junts tiene un sector neoliberal muy importante. Realmente no sé identificarlo. Donde lo veo muy claro es en Ayuso.

Dolors Sabater (Badalona, 1960) fue una de esas mujeres que llegó a ser alcaldesa gracias a las candidaturas de unidad popular que tuvieron representación en muchos ayuntamientos después del 15M.  Hace unos meses cambió Badalona por Barcelona para ser diputada en el Parlament por la CUP-Guayem, organización...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí