1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

El relato

La masacre de Gaza: el trasfondo político

Como presidente saliente al borde de la cárcel, es fácil pensar que Netanyahu apostó a que sólo un resurgimiento del conflicto latente podría devolverle el control de la situación

Miguel Álvarez-Peralta 25/05/2021

<p>Benjamin Netanyahu en una rueda de prensa junto al secretario de Defensa estadounidense en Washington.</p>

Benjamin Netanyahu en una rueda de prensa junto al secretario de Defensa estadounidense en Washington.

Staff Sgt. Jack Sanders

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Charlando sobre Palestina en la Facultad, compruebo hasta qué punto, incluso entre profesores interesados, saben cuántas escuelas ha derribado Israel, pero no recuerdan cómo empezó este bombardeo hace doce días. Conocen datos de fallecidos, heridos, edificios, pero no un relato que permita entender la lógica del conflicto. La ausencia de narrativa reduce su posibilidad de posicionamiento, e impide captar el fondo político del asunto.

Preguntados por Gaza, los periodistas en ciernes se ubican, como tantos medios de información, en una cauta equidistancia. “Unos y otros tiran bombas”, “veo mal que Israel derribe el edificio de la prensa, pero entiendo que tengan que defenderse de Hamas”. Víctimas de la falta de relato, no caen en el fanatismo hooligan de Toni Cantó, pero sí se refugian en la simetría. Esta ausencia deja un campo abierto a la arabofobia y a la propaganda sionista.

La importancia del relato

¿Tanto importa saber cómo empezó la escalada? Cuando pedimos a dos niños que dejen de pelearse, por ejemplo, y ambos responden que el otro pegó primero, los adultos no solemos aceptar ese argumento. Evitamos entrar ahí por tres motivos: admitimos nuestra incapacidad para indagar y establecer ese hecho; nos negamos a aceptar que pueda haber agresividad gratuita en un niño; y en consecuencia, elegimos enseñarles que lo importante es focalizar en la solución, que adquieran habilidades para rebajar y resolver conflictos en vez de jugar a hacer de jueces. Pero una riña entre dos niños no es un conflicto internacional.

Que los medios de masas no se interesen por el origen de un conflicto favorece los intereses del polo agresor

Que los medios de masas no se interesen por el origen de un conflicto, en cambio, favorece los intereses del polo agresor. En este caso, la falta de relato es la condición de posibilidad para la estrategia de Israel: esgrimir su derecho a la legítima defensa contra los cohetes de Hamas. Establecer un origen ayuda a entender qué beneficio obtiene cada parte en el conflicto, para poder posicionarse más allá de prejuicios, o de un ingenuo “todos son lo mismo, haya paz”. Los periodistas debemos siempre preguntarnos, ¿realmente ejerce Israel su legítima defensa? Si este es el relato correcto, ¿por qué comenzó Hamas las recientes hostilidades? ¿Qué ocurrió antes y qué motivación política hay de fondo? ¿Podemos quedarnos en la versión oficial, sin contexto, sabiendo que las FF.AA. de Israel tienen un cierto historial de haber engañado al mundo con operaciones de falsa bandera, desde la histórica Operación Susannah hasta el más reciente caso de los disturbios de Metzada?

Está de moda entre los apóstoles de la corrección política criticar el uso periodístico del “relato” y ensalzar la utilización estricta de los hechos. “Dato mata relato”, dicen. Pero lo cierto es que, si esos hechos no quedan hilados por una narrativa coherente y comprensible, además de ajustada a los hechos, nos arriesgamos a descontextualizar el dato aislado. Relatar es la tarea clave del periodismo en un conflicto. Los datos no hilvanados por una trama tampoco reflejan la realidad, se pierden en el viento como cuentas de un collar roto.

Los hechos

Estos son algunos de los sucesos clave previos a la declaración de guerra de los que poco han hablado los medios españoles:

  • El pasado 23 de marzo hubo elecciones en Israel por cuarta vez en dos años. Netanyahu, que llegó por primera vez a la presidencia hace 25 años, busca mantenerse en el gobierno mientras enfrenta un juicio por crímenes de corrupción como fraude y soborno.
  • Su partido conservador de derechas perdió un 12% de escaños y casi trescientos mil votos. A sus exsocios del ultraortodoxo Shas (‘La Guarda Sefardí’) también les ha abandonado un 10% de sus votantes. Sus potenciales socios sionistas y militaristas de Kajol Lavan perdieron aún más, pese a estrenar coalición.
  • Este revés electoral provocó que Netanyahu no lograse formar gobierno dentro del plazo, que terminaba el pasado 4 de mayo. Una semana antes de que estallara la guerra.
  • El 5 de mayo, el presidente de la república encargó formar gobierno a Yair Lapid, líder del partido de oposición Hay Futuro, que se define como de centro y laicista, lo que en el arco parlamentario israelí es casi tanto como decir progresista.
  • Lapid tiene hasta el 2 de junio para formar gobierno. Netanyahu se resiste explícitamente a perder la presidencia que le protege de la posible pena de cárcel. Si Lapid no consigue la investidura, los israelíes volverán a votar por quinta vez en sólo dos años.

En este escenario, como presidente saliente al borde de la cárcel, es fácil pensar que Netanyahu apostase a que sólo un resurgimiento del conflicto latente podría devolverle el control de la situación. Efectivamente, la situación de guerra ha dificultado enormemente formar coalición contra él. Cualquier pacto de investidura que le excluya podría leerse como traición a la patria en tiempos de guerra. Ante la amenaza terrorista, el líder exige unidad y cierre de filas, en un país militarizado y ultranacionalista como Israel. Pero en el momento de la investidura no había guerra todavía, más allá de los frecuentes roces y la tensión habitual en Palestina, que nunca es poca.

Los palestinos se manifiestan frecuentemente en defensa de sus hogares porque desde hace años las leyes israelíes avalan bajo diversos supuestos el desalojo de familias palestinas y la ocupación de sus viviendas por parte de colonos, en un goteo constante que disputa el terreno calle a calle, cuadra a cuadra.

En los tres días siguientes al fracaso de la investidura, el ejército tomó el barrio de Sheik Jarrah, en Jerusalén Este, para avanzar la colonización, disolviendo brutalmente las protestas ciudadanas contra esos desahucios y acelerando los desalojos extrajudiciales de familias palestinas. Las autoridades oficialistas fueron explícitamente a provocar a los líderes vecinales de Jerusalén Este, se convocó una marcha de ultraderecha para atravesar el barrio palestino (finalmente desviada a última hora), y las intervenciones militares adquirieron un nivel de violencia insoportable en pleno mes de Ramadán palestino, justo en la víspera de la noche más sagrada, Laylat al-Qadr. La diputada demócrata estadounidense Ocasio-Cortez fue una de las voces internacionales que reaccionó de manera inmediata aquellos días, pero no fue la única.

El mismo 5 de mayo, previendo hacia donde se movían los acontecimientos, la Unión Europea condenó los desalojos para tratar de atajar a tiempo la escalada de provocaciones, y pidió a Israel que detuviera la construcción ilegal de viviendas para desconectar Jerusalén Este de la zona sagrada de Belén. El 6 de mayo continuaron las protestas de los palestinos y las provocaciones militares interrumpiendo la celebración del Ramadán.

En el diario israelí Haaretz, el periodista Nir Hasson acusaba a las autoridades israelíes de conceder aquellos días “libertad sin restricciones a la policía en las calles, donde el viernes actuaron como si los hubieran enviado para avivar las llamas, no para apagarlas”.

Ocupar Al-Aqsa, el detonante perfecto

El 7 de mayo los musulmanes estaban llamados a reunirse en la mezquita de Al-Aqsa, el tercer lugar más sagrado del mundo islámico. Celebrarían Ramadán y expresarían también su rechazo a las provocaciones, desalojos y ocupaciones en curso. Netanyahu vio aquí la oportunidad definitiva de detonar el conflicto y alterar el curso de la historia.

El ejército entró a fuego en la mezquita mientras estaba llena de miles de musulmanes provenientes de todo Israel y Cisjordania, bombardeando el interior de la mezquita con granadas y gases lacrimógenos, interrumpiendo las oraciones. Jordania, país encargado de custodiar los sitios cristianos y musulmanes en Jerusalén, describió el ataque como “una barbaridad”. Más de 205 palestinos y 17 antidisturbios israelíes resultaron heridos. La compañía Facebook bloqueó las imágenes sobre este ataque en la red Instagram, alegando que pensaron por error que Al Aqsa era un grupo terrorista.

Al día siguiente, Netanyahu, que ya ni siquiera estaba encargado de intentar formar gobierno, rechazó en un discurso televisado la posición de Naciones Unidas, afirmando su derecho a construir y ocupar donde decida, en contra del derecho internacional. Mantuvo las tropas ocupando la mezquita de Al Aqsa en una provocación sin precedentes al conjunto del mundo árabe e islámico. Al conjunto del mundo, en realidad.

El candidato Lapid, mientras negociaba contrarreloj su nuevo gobierno, aseguró que la escalada de tensión no podía ser excusa para mantener a Netanyahu en el poder

Creo no equivocarme si afirmo que tenía más miedo a la prisión que a una nueva guerra con Palestina. El candidato Lapid, mientras negociaba contrarreloj su nuevo gobierno, aseguró que la escalada de tensión no podía ser excusa para mantener a Netanyahu en el poder: “Al revés. Esta es la razón exacta por la que debe ser reemplazado cuanto antes”. Hamas, el grupo islámico radical que gobierna Gaza desde las elecciones de 2006, dio dos ultimátum a Israel: si no sacaba al ejército de la mezquita sagrada antes de 48 horas, comenzarían a lanzar cohetes. El resto es ya más conocido.

Israel mantuvo militarmente ocupada la mezquita hasta el lunes 10 por la noche, y Hamás cumplió su amenaza. La respuesta de la aviación y artillería israelí ha sido la brutal destrucción de Gaza que hemos visto durante once días, mientras Hamas lanzaba cerca de 4000 cohetes contra la famosa Cúpula de Hierro israelí. Más de 240 palestinos muertos, unos 2.000 heridos y 75.000 desplazados. La cifra oficial en Israel, que asciende a 12 fallecidos y 200 personas heridas, evidencia la previsible asimetría del conflicto, y por qué no le interesa a Palestina iniciarlo.

¿Cómo nos cuentan el conflicto?

Mientras diarios internacionales de referencia como The Guardian titulaban “La policía israelí asalta la mezquita de al-Aqsa antes de la marcha del Día de Jerusalén”, aquí nuestros medios han titulado en general con fórmulas como “enfrentamientos en la Explanada de las Mezquitas”, “violentos disturbios en la mezquita”, “choques con la policía tras el rezo”, etc. El dato sin relato, sin origen, sin dirección. El dato que desorienta. Mientras medios como BBC informaban en directo sobre los sucesos de Sheij Jarrah que estaban en el origen de las protestas, aquí eso sencillamente no constituyó noticia en el momento. Tan solo, y en contadas ocasiones, se comentó a posteriori, pero nunca en titulares, ni en televisión.

Mientras no salgamos de las versiones basadas en datos “secos”, sin mojarnos en reconstruir contexto, sin señalar estrategias políticas criminales, flaco favor haremos tanto al pueblo palestino que sigue padeciendo la ocupación y la vulneración sistemática de derechos, como al propio pueblo israelí que trata de deshacerse por las urnas de un régimen militarizado y corrupto que desde hace 25 años viene articulando una ideología nacional basada en el miedo, el apartheid y la guerra permanente.

¿Qué derecho tiene un gobierno saliente a iniciar una guerra? Si Netanyahu puede, cuando debiera abandonar ya el despacho, decretar la ocupación militar durante días de un lugar sagrado en pleno Ramadán, desoyendo las condenas internacionales. ¿Qué opciones le quedan al gobierno de Gaza para proteger los derechos de su población que están siendo vulnerados ante los ojos de todo el mundo?

Hay muchos ejemplos de prensa internacional e israelí que sí analizaron y condenaron el enroque. Louis Fishman, profesor del Brooklyn College, escribía que el genial “truco de magia” de Netanyahu había sido ocultar a los israelíes la represión de su Estado contra sus vecinos. “Pero hasta el castillo de naipes mejor construido finalmente comienza a desmoronarse, y eso es exactamente lo que está pasando. El inexpugnable Netanyahuismo, la gran obra de un maestro del ilusionismo, se está viniendo abajo”.

No son ‘disturbios’: mueren 65 niños en Gaza para estirar una presidencia en Israel

Finalmente, la presión externa e interna ha hecho efecto y se ha firmado un alto el fuego, esperemos que duradero y respetado por ambas partes sin trucos. Netanyahu hizo lo posible por esquivarlo y alargar el bombardeo. Prometió “continuar por todo el tiempo que sea necesario hasta restaurar la tranquilidad de toda la ciudadanía israelí”, pero finalmente no pudo y su estrategia comenzó a derrumbarse. El propio establishment israelí le abandona en su enloquecida huida personal de la justicia. Seguiremos con atención la evolución.

Sin embargo, sorprende el contraste entre cómo en el caso de Trump la reacción mediática internacional fue unánime al condenar su intento de aferrarse al despacho oval, pero apenas hay críticas hoy al intento de Netanyahu para alargar artificialmente su mandato iniciando una guerra a sus 71 años. La presión internacional es clave en la resolución de este conflicto enquistado, pero el primer paso para que exista es que la ciudadanía del mundo esté informada más allá de la última cifra de muertos y cohetes, de la última declaración oficial. Que tenga el relato, además de los datos.

Autor >

Miguel Álvarez-Peralta

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí