1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

LIBROS

Literatura en euskera: lo que no hay (y lo que hay) en castellano

En la última década se han abierto más posibilidades para los autores en euskera de ser traducidos y editados en España, pero está por ver si esa tendencia se consolida y se refuerza en los próximos años

Beñat Sarasola 6/06/2021

<p>Librería.</p>

Librería.

Maria teresa Toledo

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

¿Qué es lo que falta por traducir (al castellano) del euskera? ¿Qué autores vascos desconocidos (para el gran público español) merecerían la pena ser traducidos? Son preguntas que se escuchan cada vez más en boca de lectores, periodistas, editores (novelistas, mejor), agentes (autores jóvenes, mejor), programadores, comisarios, curadores, curators, y curiosos de todo tipo. Uno podría elaborar una lista de autores y libros –de hecho, a menudo no hay otro remedio–, pero quizás sea literariamente más relevante (además de eso) leer los últimos treinta años de literatura vasca en función de lo que se ha traducido al castellano y lo que no, para tratar de plantear algunas tendencias, a modo de hipótesis, de estas políticas de traducción.

Aquí me tocaría decir que las obras y los autores que se mencionarán a continuación no tienen voluntad alguna de conformar un canon, y en un sentido franco es así, aunque tampoco somos tan ilusos como para obviar que todo ejercicio crítico, en su sentido estricto, tiene cierta fuerza prescriptiva. En cualquier caso, este será un camino que trata de profundizar en lo literario más allá de otras consideraciones, canonizaciones, contracanonizaciones, etc., y teniendo presente que, cuando uno se enfrenta a una tarea así, lo más probable es que reciba a partes iguales el enfado de los no mencionados y la irritación de los que sí se mencionan por no aparecer como a ellos les gustaría. Pero vaya, como dictan los tiempos actuales, el enfado es libertad y la libertad es enfado.

España, Nuevo Mundo

La historia comienza en 1989, cuando Obabakoak de Bernardo Atxaga gana el Premio Nacional de Narrativa y se convierte en el primer autor en euskera que llega de manera más amplia allende el Ebro. Esa traducción, y el éxito del libro en general, conduce a que sea traducido a muchos otros idiomas, con lo que Atxaga se convierte en el gran autor vasco. A lo largo de la década de los noventa sigue escribiendo libros fundamentales en su obra como El hombre solo, y se traducen trabajos anteriores como la antología poética Poemas & Híbridos. Es también en esa época cuando se da a conocer la obra de Manuel Rivas fuera del ámbito gallego (empujado por otro Premio Nacional de Narrativa en 1996), cosa que refuerza una idea: en el marco de la literatura española, solo hay sitio para un autor por cada una de las literaturas (mal)llamadas periféricas (dejamos de lado el caso catalán, aunque podría decirse que son también los años de Quim Monzó).

Autores vascos importantes nacidos en los cuarenta o cincuenta como Juan Garzia, Koldo Izagirre, Edorta Jimenez, Anjel Lertxundi, Pello Lizarralde, Xabier Montoia, Lourdes Oñederra, Ramón Saizarbitoria, Joseba Sarrionandia o Arantxa Urretabizkaia no han tenido la oportunidad de salir más allá del ámbito vasco. Saizarbitoria, el mayor de todos ellos y perfectamente equiparable al nivel literario de Atxaga, tuvo su oportunidad a finales de los noventa con la traducción de Los pasos incontables, traducido por Jon Juaristi y publicado por Espasa-Calpe en 1998. Es un libro referencial dentro de la literatura vasca (para muchos, la mejor novela escrita en euskera), que tuvo una cobertura mediática considerable en los medios españoles, pero que pasó más bien sin pena ni gloria en cuanto a su recepción. Sin desdeñar el aspecto inconmensurable que tienen estas cuestiones, uno puede pensar que una novela que se vertebra sobre el fusilamiento del miembro de ETA Ángel Otaegi (en la novela, Daniel Zabalegi) en 1975, y que está escrita, además, usando ampliamente técnicas modernistas, no podía tener un encaje fácil en el panorama editorial español de finales de los noventa. Su siguiente gran obra, Guárdame bajo tierra, que esta vez fue editada por Alfaguara en 2002, tuvo una suerte similar. Algo parecido ocurrió con Lertxundi. A finales de los noventa se publicaron algunos títulos suyos en Alfaguara: Un final para Nora, Cuaderno de tierra firme, y Los días de la cera (traducción los tres de Jorge Giménez). Sin embargo, la apuesta editorial no cuajó, muestra de ello es que sus libros posteriores se han publicado en castellano en Alberdania (su editorial en euskera). En 2010 le otorgaron el Premio Nacional de Ensayo por Vida y otras dudas (traducción de Jorge Giménez), pero eso no supuso ningún cambio, como sí ha sucedido con los premiados en narrativa.

La falta de apuestas del mundo editorial español ha imposibilitado que el lector conociese la amplitud de una literatura vasca que está en el momento más fértil de su historia

El resto de autores arriba citados o han sido muy poco traducidos al castellano, o mal editados y distribuidos (casi exclusivamente dentro del País Vasco), o directamente han desechado ser traducidos al no encontrar una editorial que edite sus textos como ellos o ellas desearían. Libros importantes de estos autores que aún no han sido publicados al castellano serían, entre otros: Sua nahi, Mr. Churchill? (¿Quiere fuego, Mr. Churchill?) de Izagirre, Argiantza (Penumbra) de Lizarralde, la trilogía Hilen bizimoldea (La vida de los muertos) de Montoia y Lagun izoztua (El amigo helado) de Sarrionandia.

Atxaga ha sido, pues, el gran y único escritor en el ámbito español, cosa que también ha tenido su lado negativo. No en vano, el propio Atxaga ha sufrido, dentro del contexto vasco, una presión excesiva y un escrutinio –a menudo de cariz político– poco deseable a ningún escritor. Además, la falta de apuestas por parte del mundo editorial español por traducir otros autores vascos ha imposibilitado que el lector español conociese la amplitud de una literatura vasca que está, sin ninguna duda, en el momento más fértil de su historia. Ejemplo de ello es lo que ha sucedido con el fenómeno de Patria de Fernando Aramburu. Cualquier lector en euskera podría nombrar no pocas novelas y libros de cuentos escritas en euskera en estos 30 últimos años que tratan la Cosa (como diría Iban Zaldua) de una forma literariamente mucho más honda y sugestiva que la novela de Aramburu, mientras que el lector en castellano ha recibido por tierra, mar y patria aquello de que “por fin alguien que se atreve a escribir sobre el terrorismo vasco”.

Después de Atxaga, han sido Unai Elorriaga y Kirmen Uribe los siguientes que han conseguido llegar a los lectores en castellano, ambos con sendos Premios Nacionales de Narrativa. Elorriaga con Un tranvía en SP en 2002 y Uribe con Bilbao-New York-Bilbao (trad. Ana Arregui) en 2009. El hecho de que los escritores vascos hayan conseguido traspasar los límites del País Vasco gracias a Premios Nacionales de Narrativa es significativo en muchos sentidos. Por un lado, el premio se ha caracterizado por premiar autores canónicos y propuestas literarias harto consagradas, que usualmente tienden hacia lo más bien convencional (paradójicamente, los casos de Elorriaga y Uribe serían unas de las excepciones, ya que lo lograron con sendas primeras novelas), por lo que la imposibilidad de ser traducido y leído fuera de esa vía no muestra sino la estrechez con la que se ha considerado la literatura vasca. Además, la entidad literaria de Obabakoak y su posición fundamental dentro del canon literario vasco no es comparable con las de Un Tranvía en SP y Bilbao-New York-Bilbao.

El “Pelotón”

Entre la generación de Atxaga y la de Elorriaga y Uribe existe toda una serie de escritores, nacidos más o menos en los años sesenta, que han escrito libros fundamentales a lo largo de las últimas tres décadas que, sin embargo, no se han dado a conocer en España. Esta sería la generación que, utilizando el símil ciclista, se ha denominado como “Tropela” (Pelotón) porque, precisamente, ha quedado en una suerte de tierra de nadie entre la generación canónica de los nacidos en los años cuarenta-cincuenta y la generación más joven de Elorriaga, Uribe y compañía.

Entre ellos el único que la logrado ser traducido y editado fuera del País Vasco con cierta continuidad ha sido Iban Zaldua, que, gracias a sus libros publicados en Lengua de Trapo y Galaxia Gutenberg, se ha hecho un sitio entre los cuentistas, género en el que destaca especialmente, aparte de por ser autor de textos desenfadados e inteligentes sobre literatura y el mundo literario (por ejemplo, su reciente Panfletario editado en Pepitas de calabaza). Con todo, la recepción de la literatura de Zaldua, que se ha movido por espacios más o menos independientes y minoritarios, no puede compararse con las de Atxaga, Elorriaga y Uribe. Algo parecido sucede con Karlos Linazasoro, otro gran escritor, en especial en géneros breves, que ha publicado algunos libros en editoriales españolas (el último, Versus, en Jekyll & Jill), pero sin llegar a la recepción que ha tenido Zaldua en estos últimos años.

Así, ningún otro escritor en euskera de los sesenta ha logrado despertar el interés del mundo editorial español, pese a ser escritores bastante más sustanciosos que algunos escritores vascos de éxito.

Uno de ellos sería Jokin Muñoz, con obras como el libro de cuentos Letargo (Jorge Giménez) (2005) o la novela El camino de la oca (trad. Jorge Giménez y Jokin Muñoz) (2008), ambos editados en Alberdania. Recientemente, Edurne Portela ha rescatado y analizado las obras de Muñoz en el libro El eco de los disparos, pero hasta entonces, apenas nadie había reparado en ellas.  

La recepción de la literatura de Zaldua, que se ha movido por espacios más o menos independientes, no puede compararse con las de Atxaga, Elorriaga y Uribe

Miren Agur Meabe es una escritora que ha cultivado casi todos los géneros literarios: la literatura infantil y juvenil, poesía, novela, narración corta. Gran parte de su obra se mueve dentro de la literatura del yo, pero, lejos de caer en la autocomplacencia y la exacerbación del ego, realiza un ejercicio implacable de disección de lo humano, con todas sus miserias incluidas. Además de su poesía, es destacable su novela Un ojo de cristal, publicada en castellano en 2014 en la editorial Pamiela. Su último libro, Hezurren erretura (La quema de los huesos) está aún inédito en castellano.

Otro escritor con una amplia e interesante obra es Iñigo Aranbarri. Después de haber escrito poesía de gran valor como Harrien lauhazka (El galope de las piedras), recientemente ha destacado en el género narrativo. Su segunda novela, Cavando agua, fue traducida y editada en la editorial Mettok en 2011, pero, desgraciadamente, no logró la atención merecida. Es muy recomendable también su único libro de cuentos, Munduko tokirik ederrena (El sitio más hermoso del mundo), publicado en 2018 e inédito en castellano.

Quizás, si existe un escritor total en esa generación, esa sea Itxaro Borda. Autora prolífica donde las haya, no ha dejado un género literario por tocar. Desde sus letras emblemáticas para grupos como Hertzainak hasta su obra de teatro Odolak su gabe diraki (La sangre hierve sin fuego), Borda tiene una de las obras más extensas de las letras vascas, con más de diez poemarios y más de una docena de novelas. Nacida en la parte vasco-francesa, algunas de sus obras han sido traducidas al francés o las ha publicado en ediciones bilingües. La editorial Meettok publicó en castellano su libro 100% Basque (traducción de Bego Montorio), una de sus novelas más celebradas, aunque, como en el caso de Aranbarri, no logró la acogida esperada. Una de las líneas más interesantes de su obra la conforma la serie de novelas que tiene como protagonista a la detective Amaia Ezpeldoi, que se mueven entre el humor, la farsa y la crítica social.

Jon Alonso y Aingeru Epaltza son quizás los narradores más natos de su generación. Alonso es, precisamente, quien bautizó a su generación, irónicamente, con el nombre de Pelotón. De oficio traductor (ha traducido, entre otros, a Julio Cortazar, Claude Levi-Strauss y José Saramago al euskera), destaca por sus novelas que se mueven entre lo noir y la crítica (a menudo satírica) política, con la serie de novelas negras protagonizadas por Enekoitz Ramirez Lanbas. La cumbre de su novelística es, a mi parecer, Hodei berdeak (Nubes verdes), novela que recrea el ambiente antifranquista de posguerra en Pamplona. Epaltza, por su parte, es autor de excelentes novelas como Agua turbia (trad. Bego Montorio), Cazadores de tigres o Rock'n'roll.

Finalmente, se podría incluir también en este grupo a dos de los poetas vascos más importantes de la actualidad: Rikardo Arregi Diaz de Heredia y Jose Luis Otamendi. Arregi ha sido más traducido que Otamendi; su último libro, por ejemplo, Debe decirse dos veces (traducción de Angel Erro), lo publicó la editorial Salto de Página en 2014. Otamendi, sin embargo, no ha sido traducido al castellano. Autor de ocho libros de poemas (y uno de cuentos), es creador de grandes obras como Lur bat zure minari (Tierra para tu dolor) o Erlojuen mekanika (La mecánica de los relojes).

Fragmentos de la generación ‘Lubaki’

Pese a que para el lector en español son Elorriaga y Uribe los escritores más conocidos en euskera nacidos en los setenta, en el País Vasco el escritor más influyente y laureado es, sin duda, Harkaitz Cano. Autor de una extensa obra, fue uno de los miembros más destacados del grupo literario Lubaki (Trinchera) en los noventa (también la integraron Xabier Gantzarain, Ander Izagirre y Asier Serrano, entre otros). Este fue la primera plataforma literaria importante de esa generación. No obstante, Cano no ha logrado, hasta ahora, en España el reconocimiento que tiene en el País Vasco. La mayor parte de su obra está traducida al castellano, y su obra narrativa más importante, además, en una gran editorial como Seix Barral. En 2004 le editaron Jazz y Alaska en la misma frase, deslumbrante novela escrita siendo todavía un universitario (el original es de 1996), y después han publicado tres libros más, entre los que destacaría Twist (traducción de Gerardo Markuleta), novela que ha sido traducida también al búlgaro, al inglés y al italiano. 

Mikel Peruarena es autor de una de las mejores novelas que ha dado este siglo: Su zelaiak (Campos de fuego). Se trata de una novela coral situada en el campo de batalla de la I Guerra Mundial y contada a través de soldados vascos que lucharon con el ejército francés. Escrita con una prosa fascinante, en el dialecto navarro-labortano, se vale de técnicas modernistas para representar, de una forma cruda pero a la vez lúcida, la atrocidad de aquella guerra. Peruarena es autor de otra notable novela, Ez obeditu inori (No obedezcas a nadie), pero ninguna de sus obras ha sido traducida.

Otra autora destacable es Ixiar Rozas. Comenzó destacando en el relato, pero en los últimos años ha explorado la escritura más allá de lo literario en sentido convencional, a menudo en el linde de otras expresiones artísticas (especialmente las artes vivas). Fruto de ese camino son Negutegia–Invernario (2014) y, sobre todo, Beltzuria, traducción de Jose Luis Padron, (2017). La primera fue editada en la editorial Pamiela, como sus libros en euskera, y Beltzuria en Enclave de Libros, pero no tuvieron gran repercusión en el ámbito español.

Nora de Irati Jimenez y Neguko argiak (Luces de invierno) de Irati Elorrieta son también dos libros relevantes desde el punto de vista literario. El primero, publicado en euskera en 2009, fue traducido al castellano en la editorial Ttarttalo en 2015, editorial que difícilmente consigue traspasar las fronteras del País Vasco. Neguko argiak de Elorrieta, por su parte, aunque sea una novela con ciertos altibajos, logra construir una voz particular, poco común en la literatura en euskera.

No podemos pasar por alto el trabajo de Eider Rodríguez, autora que, junto con Katixa Agirre, Karmele Jaio y Amets Arzallus/Ibrahima Balde, ha logrado superar las lógicas de traducción del euskera-castellano que regían hasta ahora, en el que un autor en euskera difícilmente conseguía resonancia fuera del País Vasco si no era mediante el Premio Nacional en Narrativa. Rodríguez lo ha logrado, además, escribiendo en un género literario subestimado (respecto a la novela) como el cuento. Autora de cuatro libros de cuentos, es, probablemente, la maestra del cuentismo vasco contemporáneo. Random House publicó en 2019 su último libro, acompañado de una antología de cuentos anteriores: Un corazón demasiado grande (traducción de Lander Garro y Eider Rodríguez). Siguiendo con el cuento, Ana Malagón es también otra excelente escritora, especialmente brillante en los microrrelatos. Autora de dos libros, pronto publicará su tercero, y todavía no ha sido traducida al castellano.

Entre los poetas, Leire Bilbao, Angel Erro, Jon Gerediaga y Castillo Suarez son cuatro sobresalientes poetas que apenas han sido traducidos. Gerediaga tiene un único libro, La luz, la tierra, el árbol, el cielo (2017) editado en Pamiela, y la poesía de Bilbao, Erro y Suárez es inédita aún en castellano más allá de algunos poemas traducidos en antologías diversas.

¿Nuevas vías de traducción?

En los últimos años parece que se están abriendo otras vías distintas a las de Atxaga, Elorriaga y Uribe. Además de los citados cuentos de Rodriguez, Katixa Agirre ha logrado editar sus últimas dos novelas en editoriales españolas más que interesantes como Pre-Textos y Tránsito. La última, Las madres no, para mí la mejor de las dos, se publicó en 2019 en castellano y sigue traduciéndose a otros idiomas como el catalán y el francés.

El nuevo proyecto editorial de Consonni, que consiste en traducir al castellano a autoras que escriben en euskera, también está ofreciendo su oportunidad a textos en euskera para que puedan encontrar nuevos lectores fuera del País Vasco. El primer libro editado ha sido Jenisjoplin (traducción de Irati Majuelo) de Uxue Alberdi que ha suscitado un interés más que notable, y acaban de editar el segundo, la estupenda novela X ha muerto (traducción de Xabier Mendiguren) de Alaine Agirre. Pronto verá la luz también la novela Basa (Silvestre) de Miren Amuriza. Es una editorial que viene a convertirse en referente para la literatura en euskera traducida al castellano, especialmente centrada en nuevos nombres.

Con todo, no todos los autores literariamente destacados han corrido la misma suerte. Algunos han sido traducidos en editoriales más o menos pequeñas y otros ni siquiera han sido traducidos.

Un ejemplo de ello sería Entrañas de Danele Sarriugarte, excelente ópera prima que fue publicada en euskera en 2014 y traducida al castellano por Miren Iriarte en la editorial Reikiavik en 2019. Obra en la que lo visceral se convierte en escritura, es una de las novelas referenciales de las nuevas generaciones.

Uxue Apaolaza es quizás la escritora de cuentos más interesante entre los autores nacidos en los ochenta. En 2005 escribió su ópera prima que ha sido traducida recientemente al catalán y al español por la editorial Godall: Desde que los niños mienten. Una de las mentes más lúcidas (es también una excelente columnista), en breve publicará en euskera su esperado segundo libro de cuentos.

En poesía, Jon Benito, autor de dos libros de poesía a cada cual más referencial, es, probablemente, el poeta más influyente y sólido de los años ochenta. Tampoco ha sido traducido al castellano. Lo mismo que Iñigo Astiz, autor de otros dos magníficos poemarios.

Pese a que parece que en la última década se han abierto más posibilidades para los autores en euskera de ser traducidos y editados en España, está por ver si esa tendencia se consolida y se refuerza en los próximos años, ya que no han sido hasta ahora sino pequeñas muestras puntuales. Todo parece indicar que la creciente diversidad editorial del panorama español ha ayudado a que se pudiesen editar libros como los de Agirre o Zaldua, pero está por ver si esta diversidad no terminará, de crisis en crisis, en un nuevo panorama editorial cada vez más concentrado, cosa que, presumiblemente, no beneficiará a una literatura como la vasca. La otra vía sería que editoriales del País Vasco que publican en español trataran de cuidar las traducciones del euskera y no quedaran en textos anecdóticos destinados a lectores vascos que solo leen en español. Los ejemplos catalanes de Anagrama, Acantilado/Quaderns Crema, Raig verd, Rata, están ahí, y dentro del panorama vasco solo editoriales como Meettok y, ahora, Consonni, han tratado de potenciar esa vía.

Libros no faltan; lo que falta es, como dirían aquellos, “voluntad política”.

¿Qué es lo que falta por traducir (al castellano) del euskera? ¿Qué autores vascos desconocidos (para el gran público español) merecerían la pena ser traducidos? Son preguntas que se escuchan cada vez más en boca de lectores, periodistas, editores (novelistas, mejor), agentes (autores jóvenes, mejor),...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Beñat Sarasola

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí