1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Extraño combinado

¿Por qué no ilusiona España?

Muchos aficionados se muestran poco interesados por la participación de la selección en la Eurocopa. De los 24 convocados, 14 juegan en el extranjero. Y es la primera venz, desde 1928, que no hay ningún jugador del Madrid

Ricardo Uribarri 11/06/2021

<p>Partido amistoso entre la selección española y la selección portuguesa en el Wanda Metropolitano.</p>

Partido amistoso entre la selección española y la selección portuguesa en el Wanda Metropolitano.

Pablo García/RFEF

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

No hay más que ver las redes sociales, leer los mensajes que llegan a los periódicos digitales, escuchar los comentarios que se mandan a las radios, o, simplemente, hablar con conocidos, para darse cuenta de que hay mucha gente, aficionados habituales al fútbol, que se muestran poco o nada interesados por la participación de España en la Eurocopa que se está disputando en diferentes sedes a través del continente. Mientras en otros países el apoyo que reciben sus respectivos equipos nacionales es prácticamente unánime cuando llega una gran cita, en el nuestro podemos encontrar hasta seguidores que reconocen estar más atraídos por otras selecciones en las que milita algún jugador de su gusto. ¿Por qué existe esa desafección, ese desapego hacia el combinado español?

Esta sensación resulta más llamativa, si cabe, por estar ante una de las citas, junto con el Mundial, más importantes a nivel futbolístico y que solo se celebran cada cuatro años. Ya no se trata de partidos de clasificación o de amistosos que tienen lugar durante la temporada y que molestan a algunos porque paralizan competiciones tan seguidas como la Liga o la Champions. La causa no es sencilla de encontrar, pero es muy posible que influyan motivos tanto deportivos y puntuales, que afecten a esta ocasión en concreto, como extradeportivos y estructurales de más largo recorrido.

Entre los primeros cabría incluir el poco consenso que ha habido con los elegidos para disputar esta Eurocopa. Es habitual que cada vez que el seleccionador de turno da una lista para un gran acontecimiento se produzca un debate por la decisión de llevar a algunos jugadores en lugar de otros que se han quedado fuera. Se suele decir que hay 47 millones de seleccionadores. Pero no recuerdo una convocatoria que haya ilusionado menos a tanta gente que la actual. En general hay poca afinidad de los aficionados con un número importante de los 24 seleccionados. ¿Por qué? Hay quien discute el nivel futbolístico y los méritos que han demostrado en los últimos meses varios de los convocados. Quizá también influya que hasta 14 jueguen en el extranjero y eso provoque que el seguidor español no se identifique con ellos y pierda ese componente extra de ver al jugador de su equipo, al que anima durante toda la temporada, en la selección.

Resulta llamativo que el club que más futbolistas aporta sea el Manchester City, con cuatro

Resulta llamativo que el club que más futbolistas aporta sea el Manchester City, con cuatro. Y luego hay representantes del Manchester United, Liverpool, Leeds, Chelsea, Wolverhampton, Napoles, Leipzig, Juventus o PSG, equipos que no son seguidos habitualmente por el aficionado medio español. Tan solo seis equipos son nacionales –Athletic, Valencia, Barcelona, Atlético, Villarreal y Real Sociedad– tienen presencia. Muchos echan en falta a jugadores con un nombre importante en el fútbol español, que además han rendido a buen nivel esta última temporada, como Navas, Hermoso, Canales o Aspas.

En esta lista se da, además, una circunstancia que no ocurría en una competición importante desde 1928: no hay ningún jugador del Real Madrid. Eso ha molestado a algunos aficionados del club blanco, mayoría en el país, que ven al seleccionador como alguien con poca simpatía por su equipo, cuando no directamente un antimadridista. La ausencia de Nacho después de sus buenas actuaciones y del capitán, Sergio Ramos, que ha estado lesionado buena parte de este año, ha sido el detonante para que haya madridistas que reconozcan no tener interés en la Selección. Curiosamente, hay quién lo perdió en el pasado por el motivo contrario: la excesiva identificación, a su juicio, de la selección con el equipo blanco, sustentada en la labor y el apoyo de un sector de la prensa. Ahora, en cambio, vemos seguidores de otros equipos, como los atléticos, que encuentran un mayor aliciente en seguir al conjunto nacional por no haber jugadores merengues. La polarización que existe con el Real Madrid y el FC Barcelona, a nivel de afición, pero, sobre todo, en los medios de comunicación, termina contaminando también a la selección.

Por otra parte, muchos echan en falta a futbolistas referentes, a estrellas que sean un aliciente para los hinchas. Ya no hay jugadores con el carisma de los que llevaron a España a ganar grandes títulos hace unos años, los Casillas, Puyol, Ramos, Xavi, Iniesta, Villa o Torres, entre otros. En Francia tienen a Mbappé, Griezmann o Benzema; en Portugal cuentan con Cristiano; en Bélgica se ilusionan con De Bruyne… En España hay muy buenos jugadores, pero no hay uno o dos que sobresalgan especialmente. Más bien al contrario, un buen número responde a un perfil más bien bajo de cara al seguidor. Se diría que el más mediático de España no está dentro del campo de juego, sino en el banquillo y se llama Luis Enrique.

La mala noticia de los positivos por covid de Busquets y Diego Llorente, que provocaron que el último partido amistoso previsto antes de la Eurocopa lo tuvieran que disputar integrantes de la sub 21, y la llamada por parte del seleccionador a otros jugadores que ya estaban de vacaciones para que entrenaran en burbujas aparte del grupo principal, no hizo más que generar sorpresa y confusión a los aficionados, que ya se pierden en esta sucesión de hechos anómalos y terminan por desconectar de la Selección. La polémica surgida tras estos contagios sobre si los internacionales debían recibir la vacuna contra el virus, una posibilidad que no es bien vista por un sector de la población, tampoco ha ayudado a crear el mejor clima posible en torno al equipo.

Estas son algunas de las razones de tipo deportivo y puntual que pueden estar detrás de la frialdad de los seguidores hacia el actual combinado nacional. Pero hay otras causas que vienen de tiempo atrás y que tienen más difícil solución. Empecemos por decir algo con lo que muchos hinchas se van a ver reflejados. España es un país más de clubes que de selección. Ejemplos de ello podemos encontrarlos en algunas opiniones vistas en estos últimos días en las redes sociales: “Cero interés por la selección. No encuentro ese sentimiento que me aporte algo inexplicable”; “Con mi equipo me emociono, sufro, disfruto, estoy deseando que juegue, Con la selección estoy tranquilo, sin tensión. Prefiero un partido de Liga”; “Me interesa poco, muy poco. La prensa me está generando muchísimo desinterés. Cada vez me hago más de mi club”; “Me interesa lo justo. ¿Motivo? Mi pasión es por mi equipo. A la selección no la vivo de la misma manera y muchas veces no me identifico con ella”. Y podríamos poner muchos más…

Hay otros países donde también los seguidores se identifican mucho con su equipo, pero, en cambio, existe un arraigado sentimiento hacia su selección nacional. Inglaterra, Italia, Alemania… por no hablar de los países sudamericanos. En Argentina, Uruguay o Brasil no influye, además, que la gran mayoría de sus internacionales jueguen en Europa, algo a lo que están acostumbrados, para hacer piña con sus futbolistas y que cuando juegue su selección sea lo más importante. Julen Lopetegui, durante su etapa como seleccionador, ya hizo mención a este asunto: “Es posible que en otros países haya otro tipo de actuaciones en torno a la selección nacional”. Aquí, en Madrid, se pita y se falta al respeto a Morata por fallar un gol y en el mismo partido se aplaude al defensa luso Pepe, integrante de la selección rival, por su pasado madridista.

El último partido de España en Cataluña fue hace 17 años. Y en el País Vasco hace nada menos que 54

Se suele decir que no hay que mezclar deporte y política, pero tampoco se puede obviar la realidad social de nuestro país, en el que hay regiones donde el nacionalismo local está arraigado en un número muy importante de personas, que no se identifican con la selección por representar al Estado. El último partido de España en Cataluña, por ejemplo, fue hace 17 años. Y en el País Vasco hace nada menos que 54. Resulta inevitable que esta cuestión salpique en ciertos momentos a la selección y juegue en su contra. No hay que olvidar que hace pocos años hubo un debate nacional sobre si Piqué debía ir o no vestir la camiseta nacional por su posicionamiento político.

Este cóctel de factores negativos solo tiene un bálsamo que podría mitigar sus efectos y que, ahora mismo, da la impresión de estar lejano: la victoria en la Eurocopa. Esta es la vez que menos opciones de ganar parece haber de los últimos grandes campeonatos. Pero quién sabe. De lograrse, entonces quizá volvería a aparecer aquel sentimiento de afinidad con la selección que hubo hace años con los triunfos en las Eurocopas y el Mundial. Aunque mucho me temo que su efecto sería temporal y que la herida podría volver a abrirse en cualquier momento.

No hay más que ver las redes sociales, leer los mensajes que llegan a los periódicos digitales, escuchar los comentarios que se mandan a las radios, o, simplemente, hablar con conocidos, para darse cuenta de que hay mucha gente, aficionados habituales al fútbol, que se muestran poco o nada interesados por la...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Ricardo Uribarri

Periodista. Empezó a cubrir la información del Atleti hace más de 20 años y ha pasado por medios como Claro, Radio 16, Época, Vía Digital, Marca y Bez. Actualmente colabora con XL Semanal y se quita el mono de micrófono en Onda Madrid.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí