1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

REBELARSE CONTRA LA HISTORIA

América Latina, condenadas venas

Se cumplen 50 años de la publicación de ‘Las venas abiertas de América Latina’, la obra de Galeano que cambió el relato sobre una región, que sigue siendo la más desigual del mundo

César G. Calero 9/06/2021

<p>Puerta del este (1935).</p>

Puerta del este (1935).

Xul Solar

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

“¿Es América Latina una región del mundo condenada a la humillación y a la pobreza? ¿Condenada por quién?”. Siete años después de la publicación de Las venas abiertas de América Latina, Eduardo Galeano (1940-2015) incluyó un epílogo en una reedición aumentada de su obra. Explicaba ahí el escritor uruguayo las razones que lo habían llevado a escribir el libro que cambiaría el relato sobre la región. Se trataba de difundir ideas y despejar interrogantes. ¿A quién había que culpar por esa condena impuesta a tantos países? “¿No será la desgracia un producto de la historia, hecha por los hombres y que por los hombres puede, por lo tanto, ser deshecha?”, se preguntaba de forma retórica. Cincuenta años después de la aparición de la obra, América Latina continúa desangrándose. Y aunque hoy son otras las condenas, “el pasado aparece siempre convocado por el presente, como memoria viva del tiempo nuestro”.

A los miembros del jurado del premio cubano Casa de las Américas el texto del joven Galeano les pareció demasiado irreverente para tratarse de un ensayo sobre economía y política en la región. Su prosa se alejaba del encorsetado lenguaje de los pensadores marxistas. Las venas abiertas podía leerse como una novela de amor o de piratas, según su autor. La obra no ganó el galardón de 1971, pero se llevó una mención honorífica. “Era un periodo en el que todavía la izquierda confundía la seriedad con el aburrimiento. Por suerte, eso fue cambiando y en nuestros días se sabe que el mejor aliado de la izquierda es la risa”, declararía Galeano 30 años después en una visita a la isla. Poco a poco, el libro se convertiría en la biblia latinoamericana, una obra indispensable para varias generaciones, leída a escondidas en los países del Cono Sur regidos por dictaduras, elogiada por la crítica internacional y reeditada una y otra vez (la última, este mismo año por Siglo XXI como homenaje a ese medio siglo de vida).

Pese a la crisis, o quizás gracias a ella, la lista de los milmillonarios ha crecido. Ya son 107 hasta mediados de mayo. Su patrimonio conjunto supera el PIB de toda Centroamérica

Galeano tenía razón. El pasado aparece constantemente convocado por el presente. Hoy como ayer, América Latina es la región más desigual del mundo y estos tiempos pandémicos han exacerbado las diferencias sociales. Los más ricos se reproducen. La revista Forbes les ha seguido la pista. A comienzos de 2020 había 76 latinoamericanos con un patrimonio superior a los mil millones de dólares (unos 820 millones de euros). Pese a la crisis, o quizás gracias a ella, la lista de los milmillonarios ha crecido. Ya son 107 hasta mediados de mayo. Su patrimonio conjunto (480.000 millones de dólares) casi se ha doblado en ese periodo y supera con creces el PIB de toda Centroamérica. Cuando el magnate boliviano Simón Patiño, conocido como el rey del estaño, murió en 1947, la revista Fortune lo incluyó entre los diez primeros multimillonarios del planeta. “Desde Europa –escribe Galeano en Las venas abiertas–, durante muchos años alzó y derribó a los presidentes y a los ministros de Bolivia”. Hoy los apellidos son otros: Slim, Salinas Pliego, Larrea (México), Fontbona (Chile), Telles (Brasil), Sarmiento (Colombia)… Y antes que derribar presidentes, prefieren asociarse con ellos.

Mientras crece de manera obscena la riqueza de unos pocos, el PIB de la región se ha contraído un 7,7% por efecto de la pandemia. La pobreza va en aumento y ya afecta a uno de cada tres latinoamericanos, indican los datos más recientes de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL). Con un 8% de la población mundial, el subcontinente registra uno de cada cinco contagios del coronavirus. ¿Quién alimenta esa condena? A las deficientes condiciones de vida de millones de ciudadanos se ha sumado la nefasta actitud de ciertos líderes. En Brasil, esa condena tiene nombre y apellidos: Jair Bolsonaro, el negacionista de ultraderecha que ha llevado a su país a un abismo socio-sanitario.

Pero la mala gestión de la pandemia es solo una más de las muchas venas abiertas de América Latina. Determinadas políticas económicas encienden el malestar de los más desfavorecidos. Ayer fue Chile. Hoy es Colombia. La reforma fiscal regresiva del derechista Iván Duque prendió la mecha de una indignación que ha extendido el pliego de sus demandas a otras deficiencias históricas del sistema: pensiones, sanidad, educación, racismo... Paradigma del neoliberalismo latinoamericano, Colombia lleva décadas sin atender las necesidades básicas de sus ciudadanos. La respuesta del mandatario, delfín de Álvaro Uribe, ha sido la represión. Los muertos ya se cuentan por decenas mientras se promete diálogo a los sindicatos. La revuelta no es comparable al célebre Bogotazo de 1948, del que da cuenta Galeano en su obra. Pero nos recuerda que la paciencia de los condenados, su prolongada resignación, siempre tienen un límite.

Afortunadamente, hay venas que también se cierran. La acumulación de oprobios puede generar un estallido social en el momento menos pensado. En Chile, después de tantos años, la profecía de Allende está a punto de cumplirse. Pero las grandes alamedas, antes de dejar paso al hombre libre, contabilizan 400 tuertos en sus aceras, cortesía de un presidente, Sebastián Piñera, que no dudó en nombrar ministros pinochetistas en su gabinete. Los tuertos, los muertos, los torturados de finales de 2019 son el altísimo precio que debería consignarse en el frontispicio de la nueva Constitución. Sus redactores fueron elegidos recientemente en una consulta popular en la que ganaron las listas de independientes y de la izquierda. La Convención Constitucional, encargada de enterrar la vigente Carta Magna de Pinochet, será paritaria y contará con la presencia de movimientos indígenas. Galeano estaría feliz: Chile, al fin, despertó.

En la vecina Argentina, las venas se abren y se cierran según el viento político de la temporada. El gobierno neokirchnerista de Alberto Fernández se las prometía felices hace un año y medio, pero la pandemia ha trastocado sus planes para enderezar el país que heredó del derechista Mauricio Macri, expresidente de Boca Juniors e hijo de un potentado que hizo fortuna con malas artes. La operación de Macri con el Fondo Monetario Internacional ocuparía un capítulo entero en un remake de Las venas abiertas. El texto de Galeano era, entre otras cosas, un tratado de la historia económica de la región. Su autor pidió disculpas por la intromisión de un lego en disciplinas que requieren de músculo académico. Lo cierto es que las muchas y variadas fuentes que utilizó respaldaban su relato. La condena de Argentina es un paquidermo que la acompaña desde siempre. La deuda externa agrieta las venas de un país rico en recursos naturales. Los genocidas del 76 perpetraron también un saqueo financiero que hizo aumentar la deuda un 365% cuando dejaron el poder en 1983. Néstor Kirchner se propuso emprender el sendero contrario a partir de 2003 con un progresivo desendeudamiento del país. Una década después, Macri dilapidó hasta el último dólar de las reservas y, con nocturnidad y alevosía, anunció el rescate millonario del club más temido en tierras latinoamericanas. Junto al bastón presidencial, Macri le entregó a Fernández en 2019 una joroba financiera por valor de unos 50.000 millones de dólares (el mayor crédito otorgado por el FMI en toda su historia) para que Argentina no se olvide nunca de su condena. El caso argentino ejemplifica a la perfección por qué Latinoamérica camina todavía con argollas en los pies.

Lawfare

El lawfare  –la guerra jurídica– es una de las más recientes condenas de la región. Su libreto se aplicó en Brasil al pie de la letra. Hoy lo sufren millones de brasileños. Otros muchos millones votaron en 2018 a Bolsonaro, convencidos de que Luíz Inácio Lula da Silva era un ladrón y Sergio Moro, el juez que lo llevó a prisión, un superhéroe del siglo XXI. El lawfare llevó a Lula a la cárcel y lo inhabilitó para presentarse a unas elecciones en las que partía como favorito. Los grandes medios de comunicación hicieron su trabajo para ensuciar la imagen del expresidente que había sacado a millones de brasileños de la pobreza. Los bulos llegaron a todos los móviles a través de WhatsApp. Y una mayoría compró el relato del mandatario carcomido por la corrupción. El Tribunal Supremo Federal ha anulado ahora su condena y ha reconocido que Moro (fugaz ministro de Justicia con Bolsonaro) no fue imparcial al juzgarlo. Pero el mal ya está hecho. Brasil es, otra vez, un país a la deriva. Y para muestra, un botón: la deforestación de la Amazonia crece a pasos agigantados para beneficio de sojeros, ganaderos y madereros, y perjuicio de los pueblos indígenas.

Ningún país de la región está en guerra pero en México muere más gente de forma violenta que en muchos países inmersos en conflictos armados

Endeudamiento, lawfare, lobbies económicos, extractivismo salvaje, golpes parlamentarios… Todo vale para que las venas sigan abriéndose. Ya no hacen falta pronunciamientos militares como los de Videla o Pinochet. Basta, por ejemplo, con un informe manipulado de una comisión electoral de la OEA (Organización de Estados Americanos) para desprestigiar a un presidente constitucional (Evo Morales) y aupar al poder en Bolivia, de un día para otro, a una arribista de la oposición (Jeanine Añez). Simón Patiño se debió revolver de satisfacción en su tumba. Morales se vio obligado a exiliarse a finales de 2019. Un año tardó Bolivia en recobrar su democracia gracias a la llegada al poder de Luis Arce, del MAS.

La violencia es otra arteria inflamada en América Latina. Ningún país de la región está en guerra pero en México muere más gente de forma violenta que en muchos países inmersos en conflictos armados. La brutalidad del narcotráfico se ha escenificado una vez más en la reciente campaña electoral, donde 36 candidatos municipales han caído a manos de sicarios del crimen organizado y de caciques locales de distinto signo. Pero esa no es la única forma de violencia que oprime a México. En el río Bravo se desvanecen miles de sueños cada año. Allí confluyen almas en pena no solo de México, también de Centroamérica. El calvario de los menores migrantes, abandonados a su suerte en el desierto, confinados en centros de internamiento, desprotegidos y sin familia, debería atormentarnos tanto como una matanza del sanguinario cártel Jalisco Nueva Generación.

Esa cenicienta de la región que es Centroamérica mira al río Bravo como único salvavidas. No es una tierra maldita por ley divina, aunque la United Fruit Company llegó a ser todopoderosa en su día. Con el beneplácito de la compañía estadounidense, un puñado de familias se repartían el poder en cada uno de los países de esa enorme plantación bananera. Los Somoza fueron dueños de Nicaragua durante décadas. Paradojas de la historia, las venas de hoy se abren en ese país por culpa de uno de los libertadores de ayer. El caudillo Daniel Ortega nada tiene ya que ver con los muchachos que derrotaron al último de los Somoza. La revolución sandinista tuvo una corta vida. Pero, ¿quién condenó a aquella revolución romántica? ¿Cómo sería hoy Nicaragua de no haber sufrido en los años ochenta una guerra financiada por Washington? La historia de Centroamérica está atravesada por una agresión continua de Estados Unidos. Desde la ocupación armada de mediados del siglo XIX por parte del filibustero William Walker y su “falange americana de los inmortales”, el vecino del norte no ha dejado de intervenir en el destino de los centroamericanos.

Pese a todos los agravios, externos e internos, América Latina se rebela contra la historia una y otra vez. En un rincón de las selvas chiapanecas resurgen las voces zapatistas (tan irreverentes como la de Galeano) para anunciarnos que vienen a Europa a hablarnos y escucharnos. Y en Chile, un puñado de hombres y mujeres (los constituyentes) se conjuran para hacer realidad ese cántico que recorrió las calles de Santiago a finales de 2019 y que bien podría resumir el sentimiento de millones de latinoamericanos: “Hasta que valga la pena vivir”.

Autor >

César G. Calero

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí