1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

derechos laborales

El mito de la moda “ética”: Cómo H&M descuidó a sus trabajadoras

La pandemia del Covid-19 se ha utilizado como excusa para ocultar las acciones en contra de lxs trabajadorxs de las cadenas de ropa y sus fábricas proveedoras.

Swathi Shivanand (Feminism in India) 12/06/2021

IndustriALL Global Union

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

“¿Dónde te escondes, H&M?... Si no sales y te pones a nuestro lado ahora, significa que eres cómplice de la represión sindical y del cierre de la empresa. Tus beneficios se obtienen con el sudor de nuestro trabajo... Por favor, pidanle a Gokaldas que reabra la fábrica”.

El 7 de julio de 2020, Shobha, una trabajadora despedida de la fábrica Euro Clothing Company-2 (ECC-2), propiedad de Gokaldas Exports, grabó un video en el que hacía este llamado. El video formaba parte de una campaña internacional emprendida por su sindicato –el Sindicato de Trabajadorxs de la Confección y el Textil (GATWU por sus siglas en inglés)– en la que se exigía a H&M, el único comprador de la fábrica, que respetara sus compromisos de protección de los derechos de lxs trabajadorxs.

Cuando el video de Shobha se difundió en las redes sociales, hacía ya un mes que lxs trabajadorxs habían iniciado su protesta contra el despido repentino e ilegal anunciado en la unidad ECC-2 por Gokaldas Exports. Lxs trabajadorxs estaban sometidxs a una inmensa presión. La empresa había recurrido a métodos ilegales y coercitivos para obligar a lxs trabajadorxs a renunciar. La creciente incertidumbre sobre una posible reapertura de la fábrica estaba debilitando la decisión de lxs trabajadorxs de resistir a la empresa. La ausencia casi total de ingresos durante la pandemia de Covid-19 había afectado gravemente a los hogares de lxs trabajadorxs de la confección. Todxs estaban desesperadxs por conseguir algún ingreso que les permitiera hacer frente a los gastos y pagar las deudas.

Indiferente a estas apremiantes preocupaciones, H&M, una marca internacional de ropa para la que Shobha y otros 1.300 trabajadorxs llevaban años trabajando, se negó a intervenir en el conflicto laboral. Desestimó la afirmación de Gokaldas Exports de que los pedidos de H&M se habían reducido considerablemente a causa de la pandemia de Covid-19; por el contrario, afirmó que los pedidos a Gokaldas Exports estaban al mismo nivel que el año anterior. Es importante señalar que no existe ningún mecanismo que permita verificar las afirmaciones de ambas empresas. Inicialmente, H&M declaró que la disputa era el resultado de “diferentes interpretaciones de la ley nacional” entre GATWU y Gokaldas Exports. Por su parte, H&M afirmó que estaba “facilitando” reuniones con las entidades en litigio para resolver la situación.

Esta afirmación daría la impresión de que H&M está actuando más allá de lo que necesita hacer realmente, como una especie de favor a lxs trabajadorxs.

Nada más lejos de la realidad.

Violación de su compromiso de proteger los derechos de lxs trabajadorxs

En su página web, H&M tiene una sección titulada “Prácticas de compra responsable” en la que afirma su compromiso para “salvaguardar el trato justo de lxs trabajadorxs de la confección y proporcionar un entorno de trabajo saludable”. H&M también hace gala de que es “miembro fundador” de ACT (Acción, Colaboración y Transformación) y que, junto con otras 20 firmas, ha firmado un acuerdo con IndustriALL, un sindicato mundial. El acuerdo tiene como objetivo “transformar la industria de la confección, el textil y el calzado y lograr salarios dignos para lxs trabajadorxs mediante una negociación colectiva a nivel industrial vinculada a las prácticas de compra”.

Esto constituyó la base de un acuerdo individual, denominado Acuerdos Marco Globales (AMG), entre H&M e IndustriALL. En el AMG, H&M se comprometió a utilizar “activamente” toda su influencia para garantizar que sus proveedores directos y subcontratistas productores de mercancías/artículos confeccionados que se venden en todas las operaciones minoristas de H&M respeten los derechos humanos y sindicales en sus lugares de trabajo”.

En su vídeo, Shobha y GATWU pedían que H&M cumpliera con este compromiso. Gokaldas Exports había tomado la decisión arbitraria de cerrar la única fábrica que contaba con mano de obra sindicalizada. Las demás fábricas de la empresa, donde se fabrican prendas de H&M y en las que no hay sindicato de trabajadorxs, han quedado intactas.

La campaña de GATWU en los foros internacionales se ha centrado en conseguir que H&M acepte su responsabilidad hacia lxs trabajadorxs. Para ello, ha intentado activar el mecanismo de resolución de conflictos, el Comité Nacional de Seguimiento (NMC) creado por H&M para resolver los conflictos laborales en sus fábricas proveedoras.

Un día después de que los vídeos de Shobha llegaran a internet, H&M convocó finalmente la primera reunión del NMC, un mes después de que comenzaran las protestas. El presidente del GATWU, R. Prathibha, nos dijo que en las reuniones y comunicaciones, H&M ha afirmado que solo era un “facilitador”, que no tenía ningún control sobre la unidad a la que Gokaldas Exports asigna los pedidos de H&M; y que su poder se limitaba únicamente a certificar las unidades de la empresa como aptas para producir sus pedidos y nada más. A pesar de las pruebas sobre las violaciones de los derechos de lxs trabajadorxs por parte de Gokaldas Exports y de los métodos coercitivos con los que conseguía las renuncias de lxs trabajadorxs, H&M se negó a condenar e imponer a su fábrica proveedora el respeto de los derechos de los lxs mismxs.

La falta de compromiso de H&M con el mecanismo tripartito (es decir, el NMC) fue evidente en el hecho de que la siguiente reunión del NMC tuvo lugar el 6 de agosto de 2020, dos meses después del inicio de la protesta. Para entonces, la mayoría de lxs trabajadorxs habían renunciado y el resto se había trasladado a otra fábrica de Gokaldas Exports en Mysore. Con su inacción, H&M se había asegurado de que Gokaldas Exports lograra su objetivo de cerrar la fábrica haciendo que lxs trabajadorxs presentaran sus renuncias. Solo gracias a la resistencia sostenida, encabezada por GATWU, lxs trabajadorxs lograron al menos obtener paquetes de indemnización más elevados que los de sus compañerxs que renunciaron en el transcurso de la protesta.

Las marcas de ropa durante la pandemia: insensibles, irresponsables y codiciosas

La conducta de H&M en este episodio no es una excepción. Varios informes de organizaciones internacionales de vigilancia han señalado cómo las cadenas de confección han actuado para limitar sus obligaciones con las fábricas contratadas. Dado que las fábricas no pueden permitirse demandar a las cadenas sin consecuencias negativas, la carga de los trastornos económicos causados por la pandemia del Covid-19 se ha trasladado al nivel más bajo de la cadena de suministro: las trabajadoras.

Un informe del Consorcio de los Derechos de lxs Trabajadorxs pide a las marcas que compartan la carga financiera de la crisis generada por la pandemia, “en lugar de hacer recaer todos los costos en los proveedores y, a su vez, en lxs trabajadorxs”. La pandemia ha sido aprovechada también por las fábricas proveedoras del sur y el sureste de Asia para atacar a lxs trabajadorxs sindicalizadxs en forma desproporcionada, según afirma en su informe el Centro de Recursos para los Derechos Humanos y las Empresas (BHRRC por sus siglas en inglés). El BHRRC descubrió que las marcas internacionales que se abastecen en estas fábricas no han resuelto estas cuestiones a pesar de su compromiso público de proteger la libertad de asociación de lxs trabajadorxs.

Estas acciones antiobreras de las marcas de ropa y de sus fábricas proveedoras, que utilizan la pandemia de Covid-19 como excusa, son posibles gracias a las deficientes estructuras reguladoras. Las fábricas proveedoras suelen trabajar en países o regiones donde la supervisión estatal de la normativa laboral es pésima, si no inexistente. Las marcas de producción de ropa no tienen ningún tipo de control sobre su conducta en los países en los que se fabrican sus productos, a excepción de los compromisos voluntarios que asumen para proteger los derechos de lxs trabajadorxs.

Pero, como demuestra la conducta de H&M en la fábrica ECC-2, las marcas pueden eludirlos cuando les conviene. Basándose en las crecientes pruebas de que estas formas de iniciativas multipartitas –como el AMF entre H&M y Gokaldas– han fracasado, un informe de MSI Integrity afirma: “Las iniciativas multipartitas no son herramientas eficaces para lograr que las empresas rindan cuentas por los abusos, para proteger a lxs titulares de los derechos contra las violaciones de los derechos humanos o para proporcionar a lxs supervivientes y a las víctimas acceso a la reparación”.

Mientras tanto, en respuesta a la presión internacional generada por la campaña de GATWU, H&M anunció tardíamente que consideraría la posibilidad de retirarse de su relación comercial con Gokaldas Exports en los próximos 18 meses.

Esta respuesta no supuso ninguna diferencia para Shobha, quien presentó su renuncia. Tampoco cuesta predecir que si H&M se retirara, solo se conseguiría que se perdieran más puestos de trabajo para las trabajadoras durante una pandemia. Está claro que el anuncio de H&M es para sus consumidorxs del Norte Global y no para las trabajadoras con salarios mínimos que fabrican su ropa.

--------------------------------------

Swathi Shivanand es consultora de investigación en ALF (Foro Legal Alternativo). Es doctora en Historia Moderna por la JNU (Jawaharlal Nehru University) y sus intereses se centran en los ámbitos urbano, regional, laboral y de género.

Este artículo fue publicado originalmente en Feminism in India.

Autora >

Swathi Shivanand (Feminism in India)

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí