1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

La vita nuova

Adiós a –casi– todo eso

Hay que aplaudir el artículo de Junqueras y lamentar que no llegara antes. Para los amantes de la política sustentada en juramentos y ceremonias –el unilateralismo esp y cat–, esto es un arrepentimiento. Si lo querían, aquí lo tienen

Guillem Martínez 14/06/2021

<p>Desactivadoriol Junqueras.</p>

Desactivadoriol Junqueras.

Pedripol

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

1- Se ha finiquitado el procés. Bueno, eso es lo que parece. No se pierdan el punto 8.

2- La pregunta es, dos puntos, ¿cómo, desde dónde se finiquita el procés en una sociedad con medios degradados, al punto de que, si no lo estuvieran, el procés no hubiera existido nunca jamás? Pues a través de dos artículos periodísticos, aparecidos en el diario Ara y firmados por líderes procesistas. Es decir, a partir de un género del siglo XIX. Es decir, la cosa está tan desparramada que, para frenarla, se ha evitado los medios y formas del siglo XX y XXI, en los que nació, creció y vivirá, de algún modo, el procés. Lo que es un indicativo de que, para hablar en serio –algo que no ocurría desde hace diez años–, no son fiables los medios de broma. Ni siquiera para sus líderes. Este punto 2 es absolutamente inquietante, ahora que lo releo.

3- Aprovechando que, por fin, ha aparecido el verbo en el procés, el presente artículo interpretará esos dos textos. Esos dos textos no solo son el presente, sino indicios del futuro, no necesariamente brillante. Este articulete finalizará –y todo por el mismo precio– con un simpático –o no– popurrí sobre el minuto y resultado en los indultos. Bueno. Al tajo. El primer texto, el más importante, es Mirant el futur, de Junqueras. Es el más nítido y programático.

Junqueras y ERC han quedado a la altura del betún en el target procesismo-hegeliano y de las JONS. Para estos consumidores de fake, Junqueras y ERC son unos traidores

4- El texto, rico en fórmulas procesistaZzzz, de pronto opta por lo inaudito. La realidad. A) Dibuja un “Estado que –a lo largo del procés– ha sido cada vez menos legítimo y democrático”. Si bien B) y aquí empieza la juerga, “nuestra respuesta tampoco fue entendida como un planteamiento legítimo por una parte de la sociedad”. Vamos, y esto es importante, equipara la cultura democrática de ambas trincheras, sumamente chungas en ambas trincheras. Se dice rápido. Mola. Se apuesta por C) la vía escocesa, inaplicable e intraducible fuera del Reino Unido. Si bien con ese simbolismo escocés se rechaza, zas, el unilateralismo, esa cosa inaplicable e intraducible fuera de Cat. Y que es una suerte de unilateralismo simbólico, inoperante, electoralista, fundamentado en declaraciones y en información de medios acólitos. Se viene a explicar que D) la indepe consiste en “crecer en votos”. Vamos, en hegemonía. Y esto, a su vez, también lo cambia todo. Sin hegemonía –ese ha sido el caso desde el minuto 0 del procesismo–, todo lo hecho es opereta, propaganda al servicio de una minoría social, verticalidad, y todo ello sin el engorro agregado de emitir políticas públicas. Lo que en póker se llamaría un farol, en TV3 un procés d’autodeterminació Mare de Déu de Montserrat size, y en JxC, Vox, el pack brexit y el pack trumpismo, política. Se establece, E) un referéndum como punto final –sin fecha y tan amplio y genérico que puede serlo para un nuevo estatut, o para que David Bisbal salga de la Academia–. Se alude a la mesa de negociación como F) un momento para la “desjudicialización”. Y emplaza al Gobierno a que G) muestre su compromiso “con la reconciliación, el diálogo y la negociación”. Es decir, que indulte, rapidito.

5- Podría haber sido más lúcido pero, en su contexto –el procesismo/el fake–, es exótico. Reconoce un error táctico y lo minimiza, si bien solo eso da pie para que la ciudadanía del presente y del futuro pueda evaluar, por sí sola, la debacle ética que ha supuesto el procés, una prolongada mentira de Estado, la degradación del periodismo cat, la incorporación de las nuevas extremas derechas en Cat, y una subnormalización de la política y de la sociedad, tratada, durante años, como menor de edad. Hay que aplaudir ese artículo, lamentar que no llegara antes –el diagnóstico exhibido es antiguo; tanto como el procés–, y ver en él una disculpa. En la vida de los adultos, y más en la política, la disculpa se produce poco, y de manera formal incluso menos. Para el creciente segmento de amantes de la política sustentada en juramentos, ceremonias y renuncias públicas a las pompas y obras de Satanás –el unilateralismo ese; esp y cat–, esto es un arrepentimiento. Si lo querían, aquí lo tienen. Que luego no digan que no se produjo y que, por tanto, no ha lugar al indulto. Punto pelota. Por lo demás, Junqueras y ERC han quedado a la altura del betún en el target procesismo-hegeliano y de las JONS. Para estos consumidores de fake –el manjar de la nueva extrema derecha–, Junqueras y ERC son unos traidores. En todo caso, eso –traidores– es lo que necesitábamos y pedíamos. Alguien que traicionara a una industria política y comunicativa, diciendo algo muy parecido a la verdad, y exponiéndose con ello a ser corrido a boinazos. Lo que nos lleva al segundo artículo. La respuesta de JxC al artículo de Junqueras, firmada por Jordi Sànchez. L’1 d’Octubre no va ser un error.

6- Sànchez emite un artículo confuso. La confusión es el sello de los señores/as búfalo. Reivindica los indultos, observa el artículo de Junqueras como un giro radical y condenable, si bien, wala, no supone una ruptura en la coalición de Govern. No asume error ni ruptura social en Cat. Y se centra en dos conceptos importantes, que separan a ERC y a JxC en esta fase. Ojo. Concepto a): no es necesaria una mayoría social para la indepe –lo que es ya un decálogo de una idea restrictiva de democracia, cotidiana–. Concepto b): la unilateralidad es irrenunciable. Es decir, la propaganda, el mito –en eso ha consistido la unilateralidad en Cat–. Entre medias, y consciente de que el artículo de Junqueras emite algo de realidad, Sànchez se plantea jugar en esa liga. Y la lía. Afirma que el 1-O “fue concebido para forzar al Gobierno a abrir una vía de diálogo y negociación”. El 1-O era, vamos, un objeto con el que negociar con el Estado cualquier otra cosa, salvo la indepe. Defendiendo que Junqueras era un traidor, un mentiroso, Sànchez aporta una prueba de la gran mentira del procés. Una manifestación, duramente reprimida y judicializada, pero defendida como referéndum, de pronto, y contradiciendo toda la información oficial –no hay otra en Cat–, no era un referéndum, como se podía apreciar usando los ojos.

7- A Sànchez, por eso, le ha caído la del pulpo. Sectores de JxC –un partido sin sectores, con capillitas, todas centralizadas en Waterloo– han firmado un manifiesto para que dimita. Kim II Sung, desde Waterloo, ha desautorizado ese manifiesto, que sólo puede existir con su autorización y promoción, por otra parte. La sensación es que Sànchez tiene los días contados, antes de ser fusilado –mediáticamente– por ser un espía al servicio del capitalismo y de Corea del Sur. Lo que dibuja un JxC sumamente inestable, y aún más inestabilizado por los indultos, que todavía no se han producido. No existe unidad en el procesismo. Tan solo la mínima: seguir en las instituciones. No les es precisa ninguna más, pues nunca se trató de nada más.

8- Uno de cada dos artículos sobre indultos, por tanto, reclaman unilateralidad. La unilateralidad es, para el procesismo, lo que el chicle sin azúcar para los dentistas. Creo que está todo dicho sobre ella –es un símbolo; propaganda; es cursi; idiotiza; es el constitucionalismo en Cat–, pero se han dicho cosas tan divertidas que merece la pena dedicarle un punto. El 8. Sànchez afirma que el Estado es unilateral –en efecto; te puede unilateralizar en toda la frente en un plis-plas, como señaló Hobbes–, por lo que también debe serlo el procesismo. Entiende la unilateralidad como una forma propagandística que, en el Estado o en la Gene, no está sujeta a derecho. Es su elisión. Es, por ejemplo, lo que dijo Ayuso en Colón –supéralo si puedes, Puigdemont–. Elsa Artadi –tal vez la futura presi del Parlament, en cuando empuren a Laura Borràs, un juguete que ahora nadie quiere, después de confiar en él para otra partida judicial; el procés es, también, inhumano–, afirma, sic, que la unilateralidad es como el derecho a la huelga. Es decir, como una huelga en la Diagonal, ese día en el que no puedes comprar un huevo Fabergé. Es, vamos, una molestia. En este caso, simbólica, y con la que molestar al Estado –el Estado, en general, es esa cosa a la que resulta difícil molestar– y a todo lo contrario a él, una mayoría de la sociedad Cat. Por lo mismo, no creo que desaparezca. Por selección negativa, el periodismo y la política cat consiste, en muchos casos, en eso. Habrá que convivir con ello. Y reírse. Se nos olvida, pero hemos reído mucho con la unilateralidad, el bufalismo local. Y no se me ocurre otra. Si ríes, el yuyu no vendrá.

9- Bueno. Indultos. Calentitos, al punto que igual salen del Consejo de Ministros esta semana. Me alegro de que el Gobierno apueste por ellos. Pero ignoro la razón. Lo que el procesismo va a hacer con Junqueras y con Sànchez no será nada comparado con lo que le hará el constitucionalismo al Gobierno. Es un combate desigual. Y el beneficio es poco. Dos años de negociaciones y relativa tranquilidad, hasta que la mesa de negociación –todo pinta así– se agote. No hay cambio constitucional posible, ni interpretación nueva en el TC, ni mayoría para una reforma constitucional que cree un reconocimiento a la plurinacionalidad, o a un Estado Cat federado. Será necesario imaginación y símbolos –el procesismo se conformaría, incluso, con eso último, siempre que el premio quede repartido, de forma asimétrica, entre JxC y ERC/el pupas–. El Gobierno podría haber optado por el tercer grado como solución, que llegaría en breve. Lo ha hecho por los indultos. E, importante, por la reforma del Código Penal. Un indicativo de que no lo tiene claro con los indultos, y que no descarta una sorpresa en el TS. En ese sentido –lo veremos en breve– puede tener razón.

10- El informe del TS sobre los indultos es inquietante. Lo inquietante: es un dictado, unas instrucciones de uso para la Sala III, la que tendría que evaluar los indultos como dotados de argumentario por parte del Gobierno, y nada más. El texto de Marchena es, así, un indicio de que la Sala III puede practicar huelga a la japonesa con los indultos. El asidero sería el concepto motivación, introducido en 2004 por Ramón Trillo –jurista, como todos los del pack constitucionalismo, prestigioso en el pack constitucionalismo; al punto que, no te digo más, en 2011 recibió la prestigiosa Orden de la Vieira–. Utilizado, desde entonces y hasta ahora, para aceptar o negar cargos, ese principio puede utilizarse en este momento –ese sería el riesgo democrático– para aceptar o negar indultos, esa facultad del Ejecutivo. La Ley de Indultos –muy razonable; creada en el periodo revolucionario de 1868– no establece que el TS tenga que valorar un indulto. Pero el TS puede elaborar doctrina. O sus símiles. Sin otro límite que el TC, ese ente que no se mete en política. “No somos los últimos porque seamos infalibles, somos infalibles porque somos los últimos”, dijo, en ese sentido, Robert Jackson, miembro del TS USA para explicar un TS. Glups. Un señor muy listo me señala que el punto para ver si el TS la lía, o no, será ver si admite, o no, recursos de partidos contra los indultos. Algo, en principio, inadmisible. 

11- El argumentario del Gobierno frente al constitucionalismo es la ley –algo que, visto lo visto, no es tan importante en el constitucionalismo–. Y la percepción internacional. El hecho de que la UE, el Consejo de Europa, votos particulares en el TC, y Amnesty International avalen o, incluso, pidan los indultos, con todas las letras. Es un combate con el constitucionalismo, ese golpe de Estado latente, unilateral, lento, sustentado en la percepción, como se vio el domingo en Colón, cuando el staff PP presentó la posibilidad –inconstitucional, como el grueso del constitucionalismo– de que el rey no firme los indultos. El rey, tan expansivo en 2017, debería decir algo al respecto. Es decir, pedir que le refrenden un discurso compensatorio al suyo de 2017, que le permitiera alejarse del constitucionalismo y del pack ultra-derecha esp. Ahora, que sólo se han embarcado PP, C’s y Vox en esta involución, sería el momento. Por lo que sea, el Gobierno Sànchez sólo refrenda discursos del rey en modo Miss América. Igual, glups, es buena idea.

12- Más sobre el combate aludido en las alturas del Estado. No sólo es entre el constitucionalismo y un punto de vista no integrista del Estado-nación, sino entre la Responsabilidad de Estado esa y la Irresponsabilidad de Estado. El PSOE es el valedor de la Responsabilidad. En solitario. Se preocupa, en este caso, por el prestigio, sumamente erosionado, de la Justicia esp. Por otra parte y en general, el PSOE es fiel, responsable, ante los pactos no escritos del R’78. Esta semana, verbigracia, parece que se pelará la ley cat que regula los alquileres. En tanto el Parlament no tiene competencia. Es decir, que el Gobierno debería legislar una para todo el Estado. La Irresponsabilidad de Estado, la política consagrada a mitos no integradores es, a su vez, el constitucionalismo –y, en menor medida, en tanto es muy menor, el procecismo–. La Responsabilidad y la Irresponsabilidad de Estado son, esta mañana a primera hora, y en términos generales, dos tipos de inmovilismo –lo de los alquileres, ya es de guasa–. Uno de esos inmovilismos es, incluso, regresivo –lo de los indultos haría reír, si no hiciera llorar.

1- Se ha finiquitado el procés. Bueno, eso es lo que parece. No se pierdan el punto 8.

2- La pregunta es, dos puntos, ¿cómo, desde dónde se finiquita el procés en una sociedad con medios degradados, al punto de que, si no lo estuvieran, el procés no hubiera existido nunca...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo) y de 'Caja de brujas', de la misma colección. Su último libro es 'Los Domingos', una selección de sus artículos dominicales (Anagrama).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí