1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Noemí Sabugal / Autora de ‘Hijos del carbón’

“En las cuencas mineras hay una mirada llena de nostalgia”

Marcos Pereda 23/06/2021

<p>Noemí Sabugal.</p>

Noemí Sabugal.

Cultura LEOTOPÍA

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Noemí Sabugal (Santa Lucía de Gordón, León, 1979) creció entre piedras de color negro. Lo mismo calentaban la casa que daban trabajo a la familia. Zona minera, cuenca del carbón, una de tantas. 

Noemí Sabugal creció y, como les pasa a muchos, se puso a escribir. Ficción y no ficción, como si ambas cosas no fueran la misma. Novelas y reportajes periodísticos. En estos se colaban, a veces, los recuerdos de esos hombres que siempre tenían los ojos pintados, porque los traían así de la mina. Una vida particular, una que viene agotándose desde hace varias décadas. La de tantos, la suya misma. Vidas por contar.

Así que se puso a hacerlo. A contarlas. O, mejor aún, a escuchar cómo se las contaban a ella para luego ponerlas por escrito. Fruto de aquello es Hijos del carbón (Alfaguara, 2020), un libro que bucea entre memorias personales y comunitarias para construir rompecabezas de historias que acaban formando, trenzadas unas con otras, la Historia. Así, con mayúsculas, aunque Noemí, intuyo, prefiere el pequeño detalle en el habla antes que la grandilocuencia del relato. Hablamos con ella de las minas, del despoblamiento rural, de cómo eran vistas las mujeres en aquel mundo de carbones y vagonetas. También, claro, de finales y recuerdos, que a veces son la misma cosa...

Tienes una relación familiar con el carbón... Me interesa saber si a la hora de preparar este libro has querido hacerlo con una base en la experiencia o te has intentando abstener de cualquier ligazón de tipo sentimental. 

El rastro de la muerte está muy presente en las cuencas mineras, donde siempre hay memoriales y homenajes a los mineros muertos

Mi padre y mis abuelos fueron mineros y yo nací y crecí en una cuenca minera, así que el libro parte de mi propia experiencia, aunque es un ensayo que busca lo colectivo, hay muchas voces en él. En ese sentido, aunque buscaba una reflexión sobre la vida en las cuencas carboníferas, no he rechazado la emoción. Es un tema ligado a mi propia vida y me parecía que eso también era valioso para la escritura. 

¿Crees que el carbón crea una sociedad e incluso un modo de vida distinto al que pueda aparecer en otro tipo de minas? 

Depende del tipo de minas y de su importancia en los territorios en los que se asientan. En el caso de las cuencas carboníferas, el modo de vida es muy diferente de otros lugares. En las cuencas mineras, el carbón era un sector tan poderoso que arrastraba un montón de empleos y tenía muchas industrias asociadas. Todo se hacía por y para la mina. Se construyeron pueblos enteros para dar viviendas a los mineros y las grandes empresas creaban colegios, equipos deportivos y hospitales. Es un microcosmos particular, para lo bueno y para lo malo.

La muerte era algo siempre posible, siempre tan pegado a la vida del minero. El carbón resultaba especialmente trágico en ese sentido. Te pregunto más por recuerdos casi personales... ¿latía esa sensación en las casas de los mineros? El presagio de lo funesto. 

Sí, claro. No es lo mismo ir a la mina que trabajar en una oficina, eso se lo puede imaginar cualquiera. El rastro de la muerte está muy presente en las cuencas mineras, donde siempre hay memoriales y homenajes a los mineros muertos. Y muchas familias tienen la gran herida de un muerto en la mina o un familiar fallecido tempranamente por la silicosis.

Aparece también en tu libro una metáfora maravillosa, que coges prestada, y es la de los “labios apretados”... ¿Podrías explicárnosla? 

Esa expresión la utilizó el periodista y escritor argentino Roberto Arlt y con ella se refería a las dificultades que estaba teniendo para encontrar a alguien que le hablara de la represión que siguió a la Revolución de Octubre de 1934. Cuando Arlt llega a Asturias, le cuesta conseguir testimonios e incluso le niegan el alojamiento en algunos sitios cuando saben que es periodista. Él escribe que la gente “recuerda aquellos días siniestros con los labios apretados”. 

El último accidente múltiple de la minería en España tuvo lugar, según recoges en el libro, el 28 de octubre de 2013, en Santa Lucía de Gordón. Seis muertos. Quería preguntarte si manejas algunas cifras sobre este tipo de sucesos en otros lugares donde la minería del carbón aún está en marcha... pienso, por ejemplo, en Polonia, que es un estado de la Unión Europea. 

En Hijos del carbón escribo sobre los accidentes mineros y cito los más graves. Hacer la lista completa sería imposible. Te puedo poner un ejemplo: los historiadores asturianos estiman que el número de muertos en toda la historia de la minería en esta región alcanza los cinco mil. No sé cómo son las cifras en Polonia, donde todavía hay cerca de dos millones de mineros del carbón, pero estoy segura de que son elevadas.

Mujeres y minas... papel decisivo en las huelgas, trabajo duro primero fuera de la tierra, más tarde en las mismas entrañas... ¿Cómo es la relación de las mujeres con la mina de carbón? 

La explotación del carbón es un trabajo muy masculinizado, pero las mujeres siempre trabajaron en la minería. Durante años, la limpieza y el escogido del carbón estuvo en manos de mujeres. También otros trabajos como el descargue de los baldes aéreos en los que se transportaba el carbón. Además, de las mujeres dependían muchos servicios necesarios para acoger a los mineros jóvenes que iban a trabajar a las cuencas, como las pensiones y las fondas. Hubo décadas en las que las mujeres estuvieron más alejadas de las minas. Con la democracia vino un caso que las devolvió a las minas, pero ya con derechos laborales: en 1985, Concepción Rodríguez, una mujer de familia minera de Asturias, no fue aceptada para uno del millar de puestos de ayudante minero que había sacado Hunosa, a pesar de haber pasado las pruebas, y denunció esta situación. La sentencia salió años después y confirmó que había existido discriminación. Eso dejó la puerta abierta para las que quisieran cruzarla. 

Durante un fragmento de Hijos del carbón hablas de la tensión entre la mina y el campo, provocada en muchas ocasiones por los propios dueños de la explotación, que buscaban eliminar cualquier elemento de distracción para el minero... ¿Se llegó a llevar a cabo en la práctica o siempre hubo una reticencia por parte de quienes no eran sino campesinos reconvertidos? Te lo comento porque he visto ese mismo intento aquí en Cantabria y los mineros acababan trabajando las vacas incluso de noche con tal de no quitarlas… 

No hay que olvidar que las cuencas mineras son zonas rurales. Ahora, más precisamente, rural-industriales. La mina era un trabajo que requería muchas manos y toda la energía posible, así que se intentaba que el campesino fuera obrero y nada más, porque si no se producían bajas o ausencias en las épocas de siega o recolección. Lógicamente, muchos mineros preferían mantener ganado o tierras, para no depender exclusivamente de la mina. Pero al final esa transformación se produjo, y eso también hizo que en las cuencas mineras las labores del campo se fueran abandonando. Ahora que las minas están cerradas, están surgiendo más proyectos ligados al campo, sobre todo explotaciones ganaderas y empresas de agroalimentación.

Al hilo de lo anterior siempre me llamó la atención esa filosofía de “empresa paternalista”, tan de principios del XX, que hay en algunas industrias... abrir el casino, el cine, lugares de esparcimiento como cafeterías o bares, potenciar los deportes... Ello creaba una cierta dependencia, incluso emocional, que a veces parecía casi (entiéndeme bien el símil) servidumbre. ¿Has visto que continúe esa idea en la actualidad o ya pertenece al pasado? O, dicho de otra forma, ¿se sigue añorando a la empresa minera como “el patrón que repartía prebendas” o solo como aquel para quien trabajabas? 

Muchas empresas actuales también pretenden la dualidad padre-patrón. Se trata de una idea de empresa que produzca la identificación del trabajador. Lo hace Google, por ejemplo

La idea del paternalismo industrial no es exclusiva de las cuencas mineras, aunque en estas fue algo muy marcado. También ha pasado en territorios donde había actividades de otro tipo, como grandes empresas textiles o en pueblos construidos para la creación de un pantano. Hay que entender este paternalismo industrial con las características propias de su época, con lo bueno que podía tener y también con lo malo. Pero muchas empresas actuales también pretenden esta dualidad padre-patrón. Se trata de una idea de empresa que produzca la identificación del trabajador. Lo hace Google, por ejemplo.

Siguiendo con la idea, siempre me ha llamado la atención el reparto de viviendas entre mineros (u obreros, en otras empresas), capataces, ingenieros, etcétera... Los arrendatarios, ¿se han quedado con ellas al cierre de las minas? ¿Han tenido problemas para seguir viviendo en aquellos lugares a los que siempre llamaron hogar? ¿Se podían vender? 

En la mayoría de los pueblos de las cuencas se ha llegado a un acuerdo con los arrendatarios y estas casas mineras se han vendido. Pero están recientes algunas circunstancias difíciles ligadas a esto, por ejemplo la que ocurrió en Ciñera de Gordón, en León, donde salieron a subasta más de un centenar de casas para hacer frente a las deudas que quedaban tras la liquidación de la empresa minera. Al final se solucionó, pero todavía hay infraestructuras que están en una especie de limbo y sin uso público: campos de deporte, cines, piscinas y otras. 

Hablas de Ponferrada como la “Ciudad del Dólar” durante unos años... Yo mismo he conocido esa denominación para Torrelavega, el sitio donde nací, ahora inmerso en una grave crisis que tiene su origen en la reconversión industrial... ¿Cómo describirías ese vigor económico en aquellos lugares que dependían del carbón? Porque para los más jóvenes puede ser algo difícil de entender. 

El carbón era el pan de todas las industrias. No había comida caliente sin carbón ni tampoco transporte: los trenes y los barcos se movían con carbón. Eso hacía que el país necesitara mucho carbón y mucha mano de obra para sacarlo. Por eso las cuencas mineras eran lugares a los que llegaban miles de trabajadores de todas las provincias de España. Y así se han creado: son zonas en las que se ha formado una identidad común a partir de cientos de identidades. Eran pueblos y ciudades cuya población se multiplicaba cada año.

¿Crees que grandes huelgas como las que protagonizó el sector minero hasta hace bien pocos años son posibles ahora? ¿O existe un cambio de punto de vista desde la opinión pública? Dicho de otra forma... ¿piensas que se criminalizaría una huelga como la de 1991? 

No veo por qué. Las huelgas en el sector de la minería siempre han sido fuertes y bien visibles, es algo que está en la propia historia de las cuencas y que es evidente para quien las conozca. También se ha dado esta fiereza laboral en otros sectores, sobre todo en el de la industria. La huelga es un recurso del que disponen los trabajadores para protestar por algo que les parece injusto. En los últimos años ha habido mareas blancas, por la sanidad; y mareas verdes, por la educación, y pensionistas que han protestado por sus pensiones. Salir a la calle a protestar es un derecho.

También he visto el emblema casi sentimental que para muchos era la mina... una ligazón familiar que es compartida con fábricas, talleres, etcétera... Creo que hoy en día ya no tenemos esa sensación de familiaridad con el trabajo, quizá porque hay menos estabilidad, ya es difícil encontrar empleos “para toda la vida”. ¿Lo ves así también? 

Durante años, la limpieza y el escogido del carbón estuvo en manos de mujeres. También otros trabajos como el descargue de los baldes aéreos en los que se transportaba

Lo que ocurre en el caso de la minería del carbón es que, de alguna forma, era un trabajo que pasaba de abuelos a padres y a hijos, lo que le daba un carácter identitario. Va más allá de lo laboral. Ahora, como dices, se pueden tener varios empleos a lo largo de la vida. Los motivos son dos: el malo se debe a la precariedad de los empleos; el bueno a que los trabajadores suelen tener más posibilidades para cambiar de trabajo. 

Hablas de lugares donde la misma empresa dedicada a la minería se hacía cargo del 80% de los salarios de todo el pueblo... ¿cómo es posible sostener eso tras la pérdida? Más aún, ¿se puede hacer una preparación paulatina para la desaparición del carbón si hay un porcentaje tan alto de vecinos dedicados a él? ¿No es una especie de tautología (no podemos preparar el futuro sin la mina porque todos estamos, ahora, trabajando en la mina)? 

Precisamente esa es la enorme dificultad que han tenido, y tienen, las cuencas mineras. La falta de diversificación económica se producía porque la minería suponía tantos empleos y creaba tantas empresas asociadas que no era necesario nada más. Pero si no se han buscado otras alternativas, cuando cierra la mina lo que queda es la nada. De ahí la expresión “monocultivo del carbón”. Eso es lo que hay que evitar, pero es difícil, y lo que después provoca pérdidas demográficas y económicas que son difíciles de revertir. 

¿Cuál ha sido el impacto demográfico de la pérdida del carbón en aquellos sitios que dependían de él? 

Los municipios mineros fueron lugares en los que la población, durante décadas, no dejaba de incrementarse. Así fue durante los años cincuenta, los sesenta, los setenta. A partir de los ochenta y de los noventa empezaron a cerrarse minas y esos territorios comenzaron a perder población. Hoy en día, menos algunas excepciones, son pueblos en los que se ha perdido la mayoría de los habitantes.

A veces las personas a las que entrevistas muestran una especie de pesimismo resignado... ¿crees que es el sentimiento mayoritario en esos lugares? 

En las cuencas mineras hay una mirada hacia atrás llena de nostalgia, y es normal. Pervive el recuerdo de un pasado muy reciente en el que los pueblos bullían de gente y de negocios y eso ahora ya no existe, lo que produce una mirada amarga hacia el presente. Como digo en el libro, no hay que olvidar el pasado porque la memoria es parte de lo que somos y esa nostalgia es comprensible, pero para avanzar hay que mirar hacia adelante. Es más fácil decirlo que hacerlo, claro.

Señalas también en el libro varios casos de derroche de fondos que debían paliar el efecto adverso del cierre minero. Algunos son cosa de la administración central (autovías que no llegan, por ejemplo), pero otros los podemos meter en la cultura del pelotazo, si me permites la expresión... ¿crees que se perdió una oportunidad? ¿O puede volverla a haber? 

En Hijos del carbón hay ejemplos negativos y positivos del destino de esos fondos mineros. En algunos casos, los fondos han creado empresas que se han arraigado en los territorios y que mantienen empleos, y en otros ha sido un “pilla la subvención y corre”. Ahora mismo estamos en un momento en el que la transición energética traerá fondos europeos para crear alternativas económicas. Ya veremos si se invierten con acierto. Ojalá que así sea. 

Una vez analizados todos los elementos que señalas en el libro, ¿crees que eran inevitables los cierres de las minas de carbón? ¿O piensas que es osado hablar “en general” sobre problemáticas que son muy distintas de unas a otras? 

Las ayudas europeas a la producción de carbón finalizaban en diciembre de 2018, así que esa es la respuesta. Las empresas podían seguir, pero devolviendo las ayudas, y decidieron no hacerlo. Era un fin previsible.

Noemí Sabugal (Santa Lucía de Gordón, León, 1979) creció entre piedras de color negro. Lo mismo calentaban la casa que daban trabajo a la familia. Zona minera, cuenca del carbón, una de tantas. 

Noemí Sabugal creció y, como les pasa a muchos, se puso a escribir. Ficción y no ficción, como si ambas cosas...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Marcos Pereda

Marcos Pereda (Torrelavega, 1981), profesor y escritor, ha publicado obras sobre Derecho, Historia, Filosofía y Deporte. Le gustan los relatos donde nada es lo que parece, los maillots de los años 70 y la literatura francesa. Si tienes que buscarlo seguro que lo encuentras entre las páginas de un libro. Es autor de Arriva Italia. Gloria y Miseria de la Nación que soñó ciclismo y de "Periquismo: crónica de una pasión" (Punto de Vista).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí