1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

BIPARTIDISMO IS BACK

Una democracia sin el pueblo

Los niveles de abstención récord marcan las elecciones regionales y departamentales en Francia. Un desierto electoral que refleja el hartazgo y la desconfianza hacia la clase política del país

Enric Bonet París , 28/06/2021

<p>La líder de Rassemblement National (RN) Marine Le Pen vota en la segunda vuelta (27 de junio de 2021).</p>

La líder de Rassemblement National (RN) Marine Le Pen vota en la segunda vuelta (27 de junio de 2021).

@MLP_officiel

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

“La gente de Roubaix ya no se interesa por la política”. Ania Semoussi, 20 años, resume la mezcla de apatía y hartazgo que rodea las elecciones regionales y departamentales francesas. Es más fácil encontrar una aguja en un pajar que hallar a un elector en esta localidad neurálgica del norte de Francia. “Mi familia piensa que votar no servirá para cambiar gran cosa”, añade Inès Moulay, 19 años, mientras toma un refresco con su amiga Ania, ambas estudiantes universitarias, en una cafetería delante del monumental Ayuntamiento, vestigio de cuando esta ciudad era la capital gala del textil.

Situada en la periferia de Lille, Roubaix simboliza los estragos que el neoliberalismo y la globalización causaron en la franja septentrional del territorio francés. Las fábricas se fueron y con ellas los puestos de trabajo. Una rica ciudad, en la que venían familias migrantes en busca de mejores oportunidades, se convirtió en la más pobre del país. Este ostracismo económico vino acompañado por el político, con el declive de la izquierda y el alejamiento de los socialistas y otras formaciones progresistas de las clases populares. El capitalismo dio la espalda a sus habitantes y estos hicieron lo mismo con las democracias de baja intensidad europeas. El resultado de ello: 84% de abstención en la primera vuelta y 82,4% en la segunda de las elecciones regionales.

La bajísima participación –que rondó el 34% en ambas vueltas– es, sin duda, la gran protagonista de los comicios del 20 y 27 de junio. Unos niveles récord de abstención en la Quinta República, promovidos por motivos coyunturales, como el complejo entramado territorial que desconcierta a muchos franceses o una campaña totalmente eclipsada por el desconfinamiento y el horizonte de las presidenciales del año que viene.

Más que el pasotismo de los franceses, la abstención muestra hartazgo, desconfianza y la convicción de que los políticos son impotentes para resolver los principales problemas

“Esta fuerte abstención es una señal inequívoca de la crisis de la democracia en Francia”, sostiene el economista y analista político Stefano Palombarini, coautor del libro L’illusion du bloc bourgeois, sobre la configuración sociológica del macronismo. “En los últimos once comicios en Francia, hubo al menos siete en los que la participación quedó por debajo del 50%”, recuerda el politólogo Patrick Lehingue, profesor en la Universidad de Picardie. Aunque este desencanto podría parecer transversal en el conjunto de la sociedad, “la abstención también depende de categorías sociales”, explica el sociólogo Raphaël Challier, quien ha publicado recientemente el libro Simples militants, comment les partis démobilisent les classes populaires.

“Siempre acabamos decepcionados”

Según este investigador del prestigioso Centre National de Recherche Scientifique (CNRS), esta huelga electoral “se debe, sobre todo, a la crisis de representación, a la gran distancia entre los representantes y los representados”. “Entre las clases populares hay un sentimiento creciente de pérdida del margen de maniobra de la política institucional. Una disminución de la capacidad de acción vinculada a la globalización y a la construcción europea”, afirma el politólogo Julien Talpin, también investigador del CNRS y especialista de los distritos y localidades populares y multiculturales, las famosas “banlieues”, siendo Roubaix un ejemplo emblemático de ellas.

Más que el pasotismo de los franceses, la abstención muestra hartazgo, desconfianza y la convicción de que los políticos son impotentes para resolver los principales problemas, como el paro o la precariedad. En Francia, este sentimiento se vio acentuado por la pandemia. Su gestión ha sido percibida por muchos ciudadanos como digna de un país de tercera, y reflejo de la falta de transparencia de las élites.

Así lo evidencia un paseo por las calles de Roubaix durante este periodo electoral. “He dejado de votar. Cuando las promesas no se cumplen, la gente termina harta de la política”, declara Guardia, de 38 años, una experta en seguros en paro, quien dice que solo acude a las urnas “para impedir que gobierne la extrema derecha”. “Siempre acabamos decepcionados por los políticos, además han gestionado muy mal la crisis sanitaria”, añade Sabrina, de 38 años, otra abstencionista que en estos momentos está realizando un periodo de prácticas en un gabinete de abogados.

“En un momento de salida generalizada de la crisis, la prioridad de la gente no es ir a votar, sino resolver sus problemas cotidianos”, afirma Nawri Khamallah, miembro de la Francia Insumisa y director de campaña de uno de los candidatos insumisos en las departamentales. Junto con un grupo de jóvenes militantes de izquierdas de Roubaix, salieron a repartir propaganda electoral a mediados de esta semana en uno de los barrios de clases medias bajas. Se pasearon por largas calles con las típicas casas de ladrillo de cara vista, emblema del pasado industrial del norte. Llamaban en cada una de ellas y preguntaban: “¿Van a ir a votar el domingo?”. Recibían casi siempre una respuesta negativa, a menudo, con el argumento de que no disponen de la nacionalidad francesa.

Le Pen, también víctima del malestar y la abstención

“El objetivo de la militancia consiste en mostrar a la gente que la respuesta a muchos de sus problemas es política”, reivindica Nassim Sidhoum, un joven  militante ecologista que ocupa uno de los puestos de cola en la lista unitaria de la izquierda en la región de Hauts-de-France (norte). Las fuerzas progresistas se presentaron bajo una única candidatura –desde los insumisos hasta los socialistas, incluyendo los verdes y los comunistas– liderada por la eurodiputada ecologista Karima Delli, y ha sido el único territorio en el que no ha habido fragmentación de la izquierda. Pese a ello la lista solo consiguió el 19 % de los votos en la primera vuelta y el 21,9 % en la segunda, unos modestos resultados en una región que antaño fue un bastión de comunistas y socialistas.

El presidente regional saliente, el conservador Xavier Bertrand, que ha revalidado su victoria, con un 52,3 % de los votos, ya ha anunciado su voluntad de presentarse a las presidenciales de 2022. La lista ultraderechista de Rassemblement Nationale obtuvo apenas el 24 % en el primer turno y el 25,6 %, a pesar de que Hauts-de-France es uno de los feudos del lepenismo, en su versión chovinista social. Un fracaso de la extrema derecha que se debió, en gran parte, a los elevados niveles de abstención. La baja participación, mucho más acentuada entre los jóvenes que la gente mayor, catapultó a las fuerzas del bipartidismo francés. En todas las 13 regiones metropolitanas –siete de ellas en manos de Los Republicanos (derecha), cinco de los socialistas y una de los nacionalistas corsos–, repiten las actuales mayorías salientes.

La baja participación, mucho más acentuada entre los jóvenes que la gente mayor, catapultó a las fuerzas del bipartidismo francés

“Aquellas categorías sociológicas que se abstienen más los jóvenes o los obreros– son las más propensas a apoyar a la extrema derecha”, recuerda Lehingue. Por una vez, el partido de Le Pen no se aprovechó del malestar y el desencanto, sino que fue víctima de ellos. “Después de haber sufrido meses de restricción de vuestras libertades, os pido que desconfinéis vuestras ideas y reconduzcáis el resultado de esta primera vuelta”, pidió, en vano, con un tono bronco la líder de la Reagrupación Nacional durante la noche electoral de la primera vuelta. Tras haber logrado el 27% de los sufragios en las regionales de 2015, esta vez la ultraderecha cayó hasta el 20%. Un batacazo acentuado por la derrota en Provence-Alpes-Côte d’Azur, donde el frente republicano le cerró el paso al ultraderechista Thierry Mariani.

“El debate político de estas regionales ha estado monopolizado por el duelo Macron contra Le Pen con la mirada puesta en las presidenciales del año que viene. Casi todos los debates versaban sobre  seguridad,  inmigración y  laicidad”, explica Palombarini. No obstante, “la mayoría de los franceses no quieren la repetición del mismo duelo que en 2017, ni se interesan por este tipo de temáticas securitarias”, sostiene este profesor en la Universidad París VIII.

Cuando el debate político-mediático se ve inmerso en una espiral derechista, una abstención masiva resulta casi una bocanada de aire fresco. Una huelga cívica, aunque no sirva para construir una alternativa. No obstante, este desierto electoral invita a pensar que el paisaje político francés no se encuentra tan petrificado como parece. La participación suele ser masiva en las presidenciales y seguramente las clases populares hablarán electoralmente en 2022.

¿La izquierda aún puede tener una oportunidad? Dividida y sin candidatos carismáticos e intachables, sus perspectivas resultan modestas. Pero quizás su remontada podría empezar interesándose por territorios como Roubaix, donde Mélenchon obtuvo el 37% de los votos (por una media nacional del 19%) en la primera vuelta de 2017. “La reconquista de estos barrios populares representa una gran oportunidad para las fuerzas progresistas. Debería ser uno de los grandes objetivos de la izquierda si quiere representar de nuevo los intereses de los oprimidos”, afirma Talpin.

“La gente de Roubaix ya no se interesa por la política”. Ania Semoussi, 20 años, resume la mezcla de apatía y hartazgo que rodea las elecciones regionales y departamentales francesas. Es más fácil encontrar una aguja en un pajar que hallar a un elector en esta localidad neurálgica del norte de Francia. “Mi...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí