1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

PENSADORES ESPAÑOLES, 1

La ética maravillosa de Adela Cortina

‘¿Para qué sirve realmente la ética?’, ensayo con el que Adela Cortina obtuvo el Premio Nacional en 2014, supone y desarrolla una interpretación económica de la ética

Ramón Mistral 3/07/2021

<p>Adela Cortina.</p>

Adela Cortina.

Luis Grañena

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Los que nos dedicamos a la filosofía sabemos lo que se cuece en los departamentos de Ética: los profesores más espantosos que uno pueda imaginar, individuos abyectos, de traje desgastado y tez amarillenta, maquinan complejísimas teorías cuyo único y verdadero propósito es ocultar su miseria moral. En privado, practican toda clase de aberraciones y se entregan al pecado, mienten, roban, asesinan y fornican con animales; en público, nos dicen a los demás cómo deberíamos vivir. Y si lo primero es dudoso, falso si quieren, lo segundo es verdad, y con eso basta. No se trata de que jueguen al despiste; de que, hablándonos una y otra vez de la virtud, la bondad y la auténtica felicidad, pretendan desviar la atención de sus incontables defectos. Sino que es el empeño por determinar qué son esas tres cosas, la insistencia con la que tratan de convencernos de sus supuestos descubrimientos, lo que los sitúa por debajo de usureros, proxenetas y verdugos. Permítanme un único ejemplo: ¿Para qué sirve realmente la ética?, ensayo con el que Adela Cortina ganó en 2014 el Premio Nacional de Ensayo. 

Me lo acabo de leer y casi me da un patatús. Se trata de un libro (como mucho) de divulgación, en el que se van recorriendo los problemas pretendidamente centrales de la disciplina, mientras se dan opiniones al respecto. Absolutamente todas están equivocadas, son mentira, carecen de justificación o pertenecen al género de la autoayuda. A lo largo de sus ciento ochenta y cuatro páginas, sólo he podido encontrar siete líneas en las que se intente demostrar algo, por supuesto sin éxito. ¿Debería haber escogido otro libro de la autora? Probablemente sí, pero eso cuénteselo a los que premiaron éste en lugar de Ética mínima o Ética sin moral –que están un poco mejor. Me dirán que, de todos modos, peco de injusto, porque si mi desacuerdo con Cortina es tan grande como parece, ¿no sería mejor haber escrito un sesudo comentario de su obra, que además podría intentar publicar luego en una revista peer-reviewed internacional? Esa es la trampa que nos tienden los libros de filosofía, en la que, lo digo ya y que valga para toda esta serie sobre pensadores españoles, trataré de no caer nunca. Consiste en lo siguiente: si la crítica que vamos a formular no se sustenta en una lectura y una argumentación rigurosas, entonces carece de legitimidad y no es efectiva; pero si se trata de una verdadera crítica, honesta y en profundidad, entonces tanto da su contenido, porque el libro se ve inmediatamente validado por el esfuerzo invertido en él. Y así debe ocurrir con algunos libros de filosofía, pero no con todos. Desde luego no con los malos, donde la veda está abierta y me parece que hay lugar para la exageración, la ironía, la diatriba y hasta para las frases sacadas de contexto, como, por ejemplo, éstas que Cortina pone en boca de su alter ego al comienzo de Por una ética del consumo: “El consumo es una forma de comunicarme a mí misma y a los demás que he triunfado en la vida y por eso llevo un Mercedes o compro la ropa en Valentino, que no he fracasado como otros. Es una forma de demostrar a los presuntuosos vecinos, colegas, conocidos, que soy por lo menos igual que ellos, porque yo también me voy de viaje al Caribe”. ¿Sabían, por cierto, que Adela Cortina dirige la Fundación para la Ética de los Negocios y las Organizaciones Empresariales? Quizás por eso escribe –esta vez sí, en el libro que nos ocupaque la ética sirve “para abaratar costes en dinero y sufrimiento en todo aquello que depende de nosotros, e invertirlo [sic, ¿el dinero o el sufrimiento?] en lo que vale la pena, sabiendo priorizar”.

Todo el libro supone y desarrolla esta interpretación económica de la ética. Cualquiera que alguna vez haya intentado ayudar al prójimo sabe, sin embargo, que es completamente falsa. Hacer las cosas bien entra frecuentemente en conflicto con nuestros intereses particulares. Aunque pueda resultar lucrativo –posibilidad remota pero real– actuar correctamente no tiene por qué ser rentable, y por lo general no lo es. ¿Por qué algunos individuos mienten, roban y faltan a sus promesas? No porque desconozcan los beneficios económicos de una conducta recta, sino porque están dispuestos a sacar provecho de su falta de escrúpulos morales. En su libro, Cortina parece, en cambio, sostener que sólo les haría falta un sencillo cálculo matemático para que se decidiesen a emprender la senda de la moralidad. Si echáramos cuentas, dice, nos percataríamos de lo caro que nos sale ser malvados. “Si las gentes no tomamos nota de lo cara que sale la falta de ética, en dinero y en dolor, si no nos negamos decididamente a pagar ese astronómico precio, el coste de la inmoralidad seguirá siendo imparable”.

Cortina insiste: la Ética debería dar dinero. ¿Ustedes se lo creen? Yo no. La esclavitud es un buen contraejemplo. Durante siglos, los pueblos se han esclavizado continuamente los unos a los otros

Cortina insiste: la Ética debería dar dinero. ¿Ustedes se lo creen? Yo no. La esclavitud es un buen contraejemplo. Durante siglos, los pueblos se han esclavizado continuamente los unos a los otros. Y lo han hecho, en gran parte, porque tener esclavos es mucho más barato que no tenerlos. Esto es, no porque carecieran de conocimientos económicos o porque ignoraran el sufrimiento que eso suponía para los afectados –los esclavistas se cuidaban muy bien de no ser ellos mismos esclavizados–, sino porque la esclavitud es rentable para el que se beneficia de ella. Hicieron falta otras cosas, todas bastante antieconómicas, para que, mucho tiempo después, empezara a retroceder. A esto se podrá objetar que Cortina habla de dinero… y de dolor. Que, si se compara el sufrimiento de los esclavos con las ganancias obtenidas de su explotación, se llegará a la conclusión de que el primero fue proporcionalmente mucho mayor, que la humanidad salió perdiendo, y que Cortina tiene, por tanto, razones para rechazar la esclavitud (¡solo faltaría!). Sin embargo, es la suposición de que dinero y sufrimiento son conmensurables (que la autora introduce para salvar los muebles, pues, en efecto, algo económicamente desastroso puede ahorrar mucho sufrimiento) la que, en el fondo, hay que rechazar. La ética no sirve para ahorrar, sino para decidir en qué momento no hacerlo. Aceptar el supuesto de Cortina tiene consecuencias desastrosas; implica, de entrada, reconocer la posibilidad de que hacer sufrir a los demás sería moralmente bueno si comportara el suficiente beneficio económico. Y como ya veo me venir a sus incondicionales, sepan que poner muy alto el umbral no cambia absolutamente nada. Un solo esclavo es suficiente para rechazar moralmente la esclavitud, aunque con su trabajo se pudiera alimentar a toda la humanidad. 

Este economicismo está presente desde las primeras líneas de la introducción. Cortina razona allí de la siguiente manera. Dado que todos los seres humanos disponemos de moralidad, es decir, de la capacidad para valorar, decidir, actuar y para reflexionar sobre nuestros valores, decisiones y actos, entonces “lo más inteligente” es “sacarle un buen rendimiento”. O como dice el refrán: aprovechar bien la lumbre es buena costumbre. “De esto quiere tratar este libro, de cómo sacar partido de nuestro irrenunciable ser morales”. Parece un punto de partida sensato, un buen consejo que tal vez valdría la pena seguir. Pero resulta que nuestras facultades no son unas patatas que se van a poner malas, ni unos ahorros que la inflación va a devaluar. No componemos música para aprovechar que tenemos orejas, no investigamos los fundamentos del universo para tener algo en lo que emplear nuestras neuronas, y tampoco nos comportamos con justicia para aprovechar nuestra capacidad de ser justos, porque también tenemos la capacidad de ser malvados… y entonces qué. De hecho, en el caso de la ética, la pregunta “¿para qué sirve?” tiene menos sentido que en ningún otro. Constituye un caso absolutamente singular, sólo comparable a preguntas como “¿adónde conduce conducir?”, “¿qué decido decidiendo?” y “¿para qué quiero querer?”, cuya respuesta es siempre la misma: adonde quieras, lo que quieras y para lo que quieras. Esto no significa, como a veces se sugiere, que la moral no sirva para nada, sino que se relaciona con el valor de otra manera, pues con ella se determina qué vale y qué no, qué sirve y qué no.

Aceptar el supuesto de Cortina tiene consecuencias desastrosas; implica, de entrada, reconocer la posibilidad de que hacer sufrir a los demás sería moralmente bueno si comportara el suficiente beneficio económico

Preguntarse para qué vale valorar es, por así decir, plantear la pregunta antes de tiempo, porque, antes de valorar, nada vale todavía. Igual que no hay nada decidido antes de decidir. Esta anterioridad, que Cortina no puede no conocer, sólo tiene sentido ocultarla si se considera que los valores ya han sido bien establecidos. O que no hace falta discutirlos. Y eso es lo que ocurre continuamente en ¿Para qué sirve realmente la ética? Al decir que “lo más inteligente” es sacarle rendimiento a cierta facultad, Cortina nos está escamoteando esa decisión previa, que es lo verdaderamente importante. Nos oculta así que dispone desde el principio de un criterio por el cual algo le parece o deja de parecer “inteligente”, un criterio que es tan cuestionable como cualquier otro. La expresión “lo más inteligente” esconde de este modo una regla práctica (y no teórica, como la alusión a la inteligencia sugiere), es decir, un principio capaz de orientar nuestras decisiones, eso que Kant llamaba una “máxima”. La prueba es que dicha expresión se podría sustituir perfectamente por expresiones como “lo correcto” o “lo que considero más útil”. ¿Cuál es ese criterio? ¿En qué consiste? Ya lo hemos dicho: en la rentabilidad. Para Cortina, de lo que se trata, al actuar moralmente, es de sacarle rendimiento a las cosas, abaratar costes y enriquecerse (uno mismo o en comunidad), aunque, es cierto, no exclusivamente con dinero, también con sufrimiento negativo, es decir, con bienestar o placer, por emplear los términos clásicos. 

Y no pasaría nada, o no mucho, si ésta fuera una decisión individual de Adela Cortina. En lugar de presentarla como una evidencia ética, podría habernos dicho que es ella la que ha decidido conducirse de ese modo y compartir con nosotros sus razones para hacerlo. Pondríamos el libro en la sección de autoayuda y ya estaría. Pero la autora pretende ir más lejos. Lo hace sin duda porque contempla un caso –el único– en el que sus previsiones acerca de los beneficios económicos, de ser moralmente buenos, se cumplen. Es posible, en efecto, imaginar una situación en la que una conducta recta sí tenga necesariamente consecuencias económicamente positivas, en que ser bueno sea siempre rentable. A saber, aquella en la que todos y cada uno de los individuos de una sociedad se comportasen como a Cortina le gustaría. Si nos cuidáramos los unos a los otros en lugar de comportarnos como lo hacemos ahora –es decir, a veces bien y a veces mal–, entonces, sostiene Cortina, habría menos sufrimiento y ahorraríamos dinero. Para ese viaje no hacían falta alforjas: si todos fuésemos buenos, estaríamos mejor. Cortina insiste. ¿Cuántos hospitales se podrían construir con lo que nos ahorraríamos en equipamiento militar? “Esos gastos en industria bélica, increíblemente elevados, que detraen para la defensa o la muerte lo que podría emplearse en educación, en atención a las enfermedades, en empoderar a las gentes para que puedan organizarse una vida feliz…”. Este es el nivel de la argumentación. Pero tampoco me sorprende. Cortina incurre en los dos errores más comunes entre los profesores de Ética: por un lado, al pasar del yo al nosotros sin cambiar de registro, la autora termina dando soluciones morales a problemas políticos – “las armas están mal, muy mal”–; por otro, nos dice lo que debemos hacer, cuáles deben ser nuestras normas morales, olvidando tanto que, para que se pueda simplemente hablar de moralidad, tiene siempre que haber varias normas igualmente válidas entre las que elegir –y no sólo las que a ella se le pongan–, como que es cada individuo el que debe decidir las suyas, lo cual resulta directamente incompatible con el deseo de que todos los demás actúen igual que uno mismo. 

Al pasar del yo al nosotros sin cambiar de registro, la autora termina dando soluciones morales a problemas políticos

El economicismo de Cortina tiene probablemente una explicación. Al recorrer las páginas del libro, uno sospecha con cierta frecuencia que la autora se dirige a un auditorio muy determinado, formado exclusivamente por empresarios infantiles –¡larga vida a la Fundación ETNOR!– a los que intenta convencer de que tienen que comportarse. “Si todos fueseis buenos, ganaríais más dinero”. “¡Empresarios, os lo suplico, actuad correctamente, por favor!”. Y no le hacen caso (ni se lo harán) por un único motivo: no son imbéciles. Todos ellos saben que se tiene el control sobre las propias decisiones (y a veces ni eso), pero nunca sobre las de los demás. Por eso, en lugar de pagar salarios dignos a sus empleados, cualquiera de ellos, si pudiese, evitaría hacerlo. No porque todos sean seres malvados (aunque un poco también), sino porque saben que, si sus competidores pagan mal, ahorrarán costes, obtendrán una ventaja competitiva y harán que sus propios negocios retrocedan hasta desaparecer. Así que harán lo mismo, pues saben que actuar moralmente acabaría con su modo de vida. Y si no lo saben, si lo ignoran o deciden ignorarlo, tarde o temprano dejarán de ser empresarios. Es por esto por lo que la ética nunca es suficiente: los demás pueden ser egoístas, descuidados o simplemente malos. Si como sociedad queremos que actúen correctamente hay que coaccionarlos. Y ahí entra la política. A los empresarios hay que obligarles a pagar salarios dignos, porque son individuos libres y si les dejásemos elegir, unos lo harían y otros, sospecho que la mayoría, no. Cortina piensa, por el contrario, que si no actúan correctamente por sí mismos es porque no son realmente libres. La verdadera libertad le parece incompatible con el individualismo, el egoísmo y la inmoralidad. “Este hacer sin responsabilidades, sin mirar a quién se daña no es libertad.» Está equivocada. ¡Cómo si la libertad no pudiera usarse para hacer el mal! “El relato del egoísmo inteligente”, escribe, “ha triunfado, como también el de creer que somos seres esencialmente egoístas. […] Pero también somos seres predispuestos a cuidar de nosotros mismos [sic, ¿esto no es el egoísmo?] y de otros”.

Alguien debería decírselo: el egoísmo, el mal en general no es un relato, sino una posibilidad que no puede suprimirse sin dañar algo fundamental. ¿Puedo ser bueno si no puedo ser malo? ¿Se puede obligar a alguien a ser moralmente bueno? Desde luego que no. Como mucho puedo intentarlo yo, obligarme a mí mismo. Y está bien que así sea. Todo el mundo lo acepta, al menos implícitamente. De hecho, es por ese motivo por lo que las sociedades democráticas instituyen procedimientos (leyes, jueces, policía… ya saben) que tienen por objetivo no tanto impedir que sus miembros sean egoístas o perversos, sino disuadirles de tomar ciertas decisiones indeseadas. El libro de Cortina es dañino porque expresa el deseo contrario: que no hagan falta leyes, que la sociedad sea moralmente tan homogénea que éstas puedan volverse un día innecesarias. Es verdad, la autora admite que la política es imprescindible… de momento. Pues en el fondo, lo que desea es renunciar a ella, quedarse con la ética. ¿Por qué si no empeñarse en proponer soluciones morales al mal uso que los demás hacen de su libertad? “Las leyes y los controles”, escribe, “con ser imprescindibles, no bastan para conseguir que se cumplan las leyes de la cooperación, hace falta la convicción personal”. En última instancia el problema no es político, sino moral.

Cortina piensa que si no actúan correctamente por sí mismos es porque no son realmente libres

Así, cuando, por ejemplo, analiza la crisis económica del 2008, Cortina termina declarando que “en el fondo de todo ello, [había] malas costumbres empecinadamente arraigadas”; que “mucho de lo que ha pasado podría haberse evitado si personas con nombres y apellidos, entidades y organizaciones con un nombre registrado hubieran actuado siguiendo las normas éticas que les corresponden, explícitas o implícitas”. Bien mirado, aquello sólo fue la consecuencia de nuestra pobre moralidad. Y la solución tiene, por consiguiente, que ser del mismo orden. ¿Para qué conformarse con obligar políticamente a las susodichas personas a acatar esas reglas? Es mejor soñar con el progreso ético de nuestra sociedad. Tiene sentido: como el delirio economicista sólo es verdadero si todos los miembros de una sociedad se comportaran adecuadamente, la ética debe ocupar el lugar de la política. Y su sujeto debe expandirse. Empieza ciertamente en las personas, pero se extiende hasta las instituciones y organizaciones empresariales y acaba en los pueblos.

Sí, han leído bien, Adela Cortina reivindica la moral de los pueblos. Lo hace porque, dice, del mismo modo que uno mismo se forja su propio carácter, también lo hacen los grupos de personas. Y añade que, en ambos casos, si se hace adecuadamente aumentan nuestras probabilidades de ser felices… Menuda gilipollez. Disculpen. Sigo. Con esto del carácter de los pueblos, Cortina asegura que no se refiere a la “historia de sus mentalidades”, la cual “tacha a unos [pueblos] de trabajadores, a otros de holgazanes, a unos de tolerantes y abiertos, a otros, de intransigentes y cerrados”, sino al hecho de que hay pueblos moralmente diferentes (que es exactamente lo mismo, sólo que introduciendo cierta maleabilidad en el asunto). “Me refiero a las costumbres que potenciamos libremente y que tienen efectos en la vida cotidiana, porque la ética es efectiva”. La idea de Cortina es que, igual que una persona mejora o se envilece, también lo hacen las comunidades a las que pertenecen y, por tanto, que hay pueblos moralmente mejores –es decir, más trabajadores, tolerantes y abiertos– que otros. Por supuesto, no da ni un solo ejemplo. ¡Con lo que al lector le habría gustado saber cuál de ellos ganaría los Juegos Olímpicos de la moralidad! 

Con todo, lo peor del libro es, como digo, el deseo, apenas disimulado, de limitar la libertad de los demás. En un determinado momento, la autora se pregunta: “¿Cómo se convence a la población de asumir obligaciones moralmente?”. La coacción política no sirve, porque no tiene efectos sobre la moral, y mientras sea posible eludirla –esto es, virtualmente siempre– los malvados tratarán de hacerlo. Además, explica, dicha coacción nunca es suficiente, porque siempre hay “un último punto que es incontrolable y depende de la convicción personal”. En lugar de aceptar esta indeterminación –la libertad de cada cual para actuar moralmente o no–, Cortina piensa que sería bueno poder determinar completamente la toma de decisiones de la ciudadanía. Su único problema es saber cómo. Examina tres opciones. La vergüenza social le parece un tipo más de coacción, y, por tanto, insuficiente, pero además especialmente peligrosa porque la ejerce el grupo, al que Cortina no considera (¡menos mal!) totalmente digno de confianza, o no tanto, al menos, como a las instituciones jurídicas de un régimen democrático. También está la llamada educación integral (escuela, familia, medios de comunicación, ejemplaridad pública…), que le parece el sistema más eficaz, sin duda porque resuelve el problema antes de plantearlo. Tener un sistema educativo, unas familias, unos medios de comunicación y unos personajes públicos moralmente buenos ya es tener una sociedad moralmente buena, que es lo que se pretende conseguir con todo ello. La última opción es sin duda la mejor. La he dejado para el final porque le permite a uno darse cuenta de la verdadera estatura moral de Adela Cortina. Con ella me despido: “[Otro] camino para convencer a la población de asumir obligaciones moralmente es el recurso a lo que se ha llamado ‘mejora moral’ con tratamientos biomédicos o genéticos. Si la moralidad humana tiene una base biológica, entonces algunos autores proponen mejorar la motivación moral con un tratamiento biomédico o genético, es decir, recurriendo a sustancias como la oxitocina, la serotonina o el ritalin, o interviniendo en el cerebro. Actuaciones como éstas permitirían, por ejemplo, fomentar nuestro sentido de la justicia y nuestra capacidad para el altruismo, complementando la propuesta que sigue teniendo más éxito, que es la educación”.

Dos más dos: la mejora moral biomédica hará que nuestro pueblo sea moralmente mejor. Y eso nos hará ahorrar dinero y sufrimiento. Seguro que cuando dije que los profesores de Ética eran seres abyectos pensaron que estaba exagerando. 

Los que nos dedicamos a la filosofía sabemos lo que se cuece en los departamentos de Ética: los profesores más espantosos que uno pueda imaginar, individuos abyectos, de traje desgastado y tez amarillenta, maquinan complejísimas teorías cuyo único y verdadero propósito es ocultar su miseria moral. En...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Ramón Mistral

Enseña filosofía de la religión y prepara una tesis sobre Jacques Derrida.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

3 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Miquel

    Un texto de pardillo chistoso muy por debajo del que publicaría una revista con un buen nivel intelectual y ético. La crítica es otra cosa. Si publicase muchos textos así el futuro de ctxt sería más difícil.

    Hace 2 meses 19 días

  2. triskel-pilar

    Ay, qué impresión. Me he quedado a cuadros, no se me había ocurrido leer a doña Adela Cortina y no se me ocurrirá en el futuro.  He empezado a leer el artículo y me han dado ganas de escribir “bravo” y así lo hago: ¡ Bravo!  Y hasta : “ Bravísimo”!! Para cuándo he llegado al final además de celebrarlo  - y de la congoja- no puedo menos que agraderlo: ¡?gracias!! Me hago cargo de lo difícil que debe sostener una postura como la del autor.   

    Hace 2 meses 21 días

  3. Aramis

    ¡La hostia Mistral!... pues si que es usted malvado debería usted tomarse seis pastillas al día de moralfix, el viagra de las morales bajas o malvadas. Dicen que tanto astraZeneca como Pfizer, Janssen y Moderna están ya en la fase de pruebas con humanos, ya que ha elevado mucho la moral de los ratones. Lamentablemente me dicen que no hay botica para curar las gilipolleces, un sector muy nutrido de toda clase de expertos, periodistas y juristas. Ha sido usted valiente arremetiendo contra la intelectualidad zombi. ¡Ya era hora!

    Hace 2 meses 22 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí