1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

T.O.C. literarios

‘El Zahir’ de Borges y otros monumentos obsesivos

Sobre la neurosis obsesiva como fuente de inspiración artística

Manuel González Molinier 4/07/2021

<p>Detalle de un retrato de Jorge Luis Borges (1965).</p>

Detalle de un retrato de Jorge Luis Borges (1965).

Adolf Hoffmeister

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

La neurosis obsesiva, hoy más conocida por las siglas T.O.C (es decir, Trastorno Obsesivo-Compulsivo), ha sido habitualmente representada en la ficción por lo pintoresco de sus conductas reactivas: las compulsiones. Estos rituales absurdos, como poner las cosas en un cierto orden, preferentemente simétrico, lavarse las manos un cierto número de veces, o evitar pisar las líneas que separan las baldosas de la calle, hacen que el espectador, ante esta caricatura, salte de jolgorio y diga: “¡He ahí un T.O.C!”; para, inmediatamente después, preguntarse: “¿Soy acaso yo un poco T.O.C?”, y proceder a repasar todo el repertorio de pequeñas manías que tiene cualquier sujeto parlante. 

Así es; este rosario de actos aparentemente absurdos es el resorte habitual con el que la ficción busca la identificación de una parte del público. Cualquier persona suficientemente mayor (o suficientemente nostálgica) recordará su momento de apogeo con la hoy bastante olvidada Mejor… imposible (As good as it gets, 1997) en la que Jack Nicholson ganó su tercer Oscar gracias la caricatura de un escritor antipático, pero en el fondo tierno, preso de infinidad de rituales compulsivos. 

En tiempos de pandemia, el temor al contacto y al contagio o la recomendación de lavarnos las manos cada vez que tocamos algo, hace que nos acordemos de este tipo de personajes y sus aparatosas conductas. Sin embargo, son mucho menos frecuentes las obras dedicadas al núcleo primario de la neurosis obsesiva: la idea obsesiva. Existen, sin embargo, obras que son pequeños monumentos a la idea obsesiva, que no solo describen perfectamente este fenómeno psíquico, sino que la misma obra se construye con ese material ideico y, como dibujos de Escher, trazan una estructura circular que se remite a sí misma. 

Pocos autores transformaron la idea obsesiva en obras tan desasosegantemente hermosas como lo hizo Jorge Luis Borges

La neurosis obsesiva, que en la vieja fenomenología psiquiátrica había sido llamada “locura de la duda”, fue establecida por Freud como entidad clínica a finales del siglo XIX y definida, principalmente, por la presencia de las obsesiones. La obsesión es una idea que el sujeto vive como impuesta, irracional y desagradable; ajena a su propio ser (consciente); y de la que no se puede librar, puesto que retorna una y otra vez a su pensamiento. Es frente a estas ideas perseverantes y agotadoras que aparecen, como reacción, las conductas compulsivas: actos nimios y repetitivos que permiten desviar la atención frente a la idea original y que, a modo de ritual, son realizados para protegerse a uno mismo, y proteger a los demás, de un fin terrible, que el sujeto cree poder provocar con su pensamiento, como si se tratara de un contagio. De modo que la idea obsesiva y su reverso, el ritual compulsivo, se convierten, como dijo Freud, en una religión privada, que invade la vida de reglas y ceremoniales que tratan de mantener a distancia un destino ominoso, y acaban por esclavizar al sujeto.

Si tomamos la idea obsesiva como nuestro material predilecto, pocos autores la transformaron en obras tan desasosegantemente hermosas como lo hizo Jorge Luis Borges. Hay un cuento en especial (aunque no es ni mucho menos el único), que forma parte de El Aleph, y que es paradigmático en cuanto a su construcción obsesiva, y es El Zahir

El cuento empieza con una palabra, zahir, que a lo largo del tiempo toma distintos significados. En Buenos Aires es una simple moneda, pero en otros lugares y en otros tiempos esta misma palabra había sido un tigre, un astrolabio, una brújula, una veta de mármol, el fondo de un pozo... Borges ya sitúa de inicio el misterio del cuento, no sobre el significado, sino sobre el propio significante: zahir. Luego de mostrarnos el resorte lógico del relato, él se introduce a sí mismo, como narrador y protagonista, puesto que es a sus manos a las que llega el zahir en forma de moneda. Nos dirá: “No soy el que era entonces pero aún me es dado recordar (…). Aún, siquiera parcialmente, soy Borges”.

Luego, como un buen prestidigitador, desvía la historia a una mujer, Teodelina Villar, de la que el propio Borges había estado platónicamente enamorado, y la presenta como una mujer presa de una monomanía obsesiva en torno a la moda y los modales. Teodolina, dirá, se preocupaba “menos de la belleza que de la perfección”. Compara su relación obsesiva con la moda y los protocolos (lo que él llama “la irreprochable corrección de cada acto”) con los códigos talmúdicos y chinos que, según Borges, habían logrado codificar todas las circunstancias humanas. Sin embargo, la obsesión de Teodolina era más prosaica, y por ello, más dura, al no sustentarse sobre ningún ordenamiento religioso. “Las normas de su credo no eran eternas, sino que se plegaban a los azares de París o de Hollywood”, dirá. Borges, con esta observación, se pone del lado de Freud, al tratar la neurosis obsesiva del lado de la religión privada, y señala la condición cambiante, proteica, de sus rituales, debido precisamente a que no hay libro sagrado que fije sus normas. Este paralelismo entre la neurosis y la religión es el mismo que Freud había trazado en textos como Tótem y tabú.

La obsesión; ese es el mal del que parece contagiarse Borges al salir del funeral de Teodolina; y el zahir –una moneda que le dan al cambio en un bar– será el vehículo de este contagio. La moneda no es una moneda cualquiera, dado que se presenta en su pensamiento como un símbolo de todas las monedas existidas o inventadas. Rememora así las monedas que atraviesan la historia universal y literaria, las de Caronte y las de Judas, la onza de oro que Ahab clava al mástil y el florín de Leopold Bloom. Una vez que la moneda entra en su pensamiento, no como mero objeto, sino como puro símbolo, sabe que está perdido y no podrá librarse de ella jamás. Borges, ahora protagonista de su propio cuento, empieza a percatarse de la extrañeza de sus pensamientos. Sospechará entonces que estos pensamientos no son sino una primera defensa para librarse del influjo del zahir. Se pone del lado de Freud una vez más, que definió estos síntomas como una “neurosis de defensa”.

La moneda, al entrar en el ámbito de las ideas, pierde su condición de objeto concreto para convertirse en la totalidad de las monedas del mundo, y con ello, en el total de futuros posibles que una moneda supone. El concepto pierde amarre con su significado y se convierte en puro significante, capaz de representar la totalidad de las cosas, pasadas o futuras, iniciando así una oscilación dubitativa que tiende al infinito.

Esta misma idea fue cazada perfectamente por Astrud en su canción Cambio de idea, otro pequeño monumento –esta vez hecho de letra y melodía– a la neurosis obsesiva.

¿Y si cambio de idea sobre ti? 

¿Y si cambio de idea sobre lo nuestro y

Cambio de idea sobre ti?

Y mi nueva idea es el negativo fotográfico de la primera:

Negro igual a blanco

Blanco igual a negro.

Manolo Martínez enarbola perfectamente el lamento obsesivo. Busca, sin éxito, el motor inmóvil o el punto omega. O como diría Franco Battiato (que también cojea del mismo pie) un centro de gravedad permanente. Una idea que se fije definitivamente a algo y no esté sometida a una mutación perpetua. En esencia, habla de lo mismo que Borges.

Volviendo al cuento, Borges, preso ya del zahir como pensamiento obsesivo, trata de librarse de él de todas las formas posibles. Trata de olvidarlo voluntariamente, pero se sorprende a sí mismo jugando a invocar su recuerdo; acude a un psiquiatra; trata de deshacerse de la idea arrojando el objeto lejos de sí... pero todo resulta inútil. Esta moneda inmaterial está hecha, como el propio cuento, de pegajoso pensamiento y no hay manera de eliminarla sin eliminarse a uno mismo. Acude a consultar viejos tratados, y así llega a la fatal conclusión de que el zahir no es sino el inicio de una irreversible locura. Al conocer la vieja leyenda del Zahir, que se remonta a tiempos muy lejanos, este deja de ser una moneda, para ser otras cosas: un astrolabio de cobre que ocupaba para siempre el pensamiento de quién lo poseía; también un tigre cuya representación era imposible, y era plasmado en una pintura infinita hecho, a su vez, de infinitos tigres. En última instancia, el Zahir es una palabra que, como las dos caras de una moneda, representa dos conceptos inseparables y antitéticos y, por tanto, es uno de los nombres de Dios. 

También Astrud se ocupará de los cambios de forma, de la topología de la idea obsesiva en su canción Cambio de forma, reverso y continuación de Cambio de idea, donde dice:

Yo cambio de forma, yo cambio de aspecto 

y cambio de forma.

Y yo a vueltas con la perspectiva

Ya sabes que yo nunca pienso, yo me proyecto.

Miente Manolo Martínez cuando dice que nunca piensa (en realidad, lo que quiere decir es que nunca para de pensar), pero dice la verdad cuando matiza que su esfuerzo es proyectado hacia el infinito. Es un intento de dar un estatuto topológico al pensamiento. En la letra de Cambio de idea ya lo avisaba, cuando decía: “Y al final mi idea no es cóncava ni convexa sino un plano que se tensa y se destensa, sin que sirva para nada”. La idea, el tiempo y la forma se funden, como en el cuento borgiano, proyectándose mentalmente hasta el infinito.

Trato de hacer ver al lector como, tanto en el cuento como en estas canciones, lo que al final se revela es su estructura obsesiva y circular. Algo parecido sucede en el cine, por ejemplo, con las películas de Charlie Kaufman. Sus películas están llenas de homenajes a la fenomenología psiquiátrica (En Synecdoche, New York, su hipocondríaco protagonista se llama Sr. Cotard, el nombre del síndrome delirante más grave de la hipocondría), pero lo interesante, sin embargo, no es el chiste psicopatológico sino la estructura que revelan sus guiones. En su guión para Spike Jonze de Adaptation (El ladrón de orquídeas), narra el proceso de adaptación de una novela imposible de adaptar, y la película acaba girando en torno a la escritura del guión de la propia película que estás viendo. En la mencionada Synecdoche, New York, dirigida por él mismo, el protagonista trata de escribir una obra de teatro tan ambiciosa y real que narra su propia vida mientras escribe la obra que narra su vida mientras escribe la obra que narra su vida mientras escribe la obra… ¿Acaso no parece este argumento un cuento borgiano? ¿Acaso no es lo mismo que describe la canción de Astrud, una idea hecha de otra idea hecha de otra idea…, como una matrioshka rusa infinita? La misma estructura obsesiva late bajo estas producciones, y todas ellas introducen de alguna forma al autor dentro de la propia obra que se repliega sobre sí misma.

Una vez que la moneda entra en su pensamiento, no como mero objeto, sino como puro símbolo, sabe que está perdido y no podrá librarse de ella jamás

En el cuento Borges, finalmente la idea del Zahir desemboca en la propia idea de Dios. Ese “Dios todomisericordioso que no permite que dos cosas sean lo mismo al mismo tiempo”, dirá Borges. Este parece un axioma que puede servir como ancla, una suerte de cogito cartesiano del obsesivo, sobre el que poder empezar a articular una afirmación que no oscile en una duda eterna (¡al menos alguien garantiza que dos cosas distintas no pueden ser la misma cosa al mismo tiempo!). Sin embargo, esa solución condena a Borges a afrontar el dilema pensando para siempre: “Quizá yo acabe de gastar el zahir a fuerza de pensarlo y repensarlo; quizá detrás de la moneda esté Dios”.

Es curioso cómo irrumpe Dios, al final del relato de Borges, en forma, claro está, de pura idea. La idea del Otro que representa aquel a quien se dirige el pensamiento. La idea del Otro, con mayúsculas, que puede servir de garante de que hay una lógica por la cual se rige la realidad, y que permite así que esta no sea un puro absurdo. 

En la canción de Astrud no aparece Dios propiamente mencionado, pero sí ese mismo Otro velado, como un Deus ex machina, en el momento final,  cuando dice:

Y con estas cosas se nos va pasando el tiempo

Y no estamos nunca solos

No nos aburrimos nunca.

Si el neurótico obsesivo, en su cavilación privada, no está nunca solo, ¿quién es ese que le acompaña? Este es el lugar que, según el psicoanalista Jacques Lacan, ocupa el Otro. El mismo lugar que en el cuento de Borges ocupa Dios. El Otro de la palabra, el Otro a quien el sujeto dirige el discurso infinito, el íntimo Otro al que el obsesivo desea destruir pero al que hace existir a toda costa, puesto que de su existencia depende la existencia de uno mismo. Es ese gran Otro que, hábilmente, Manolo introyecta en su propia psique, y que le acompaña siempre mientras piensa. Ese Otro con quien el obsesivo sostiene su lucha eterna y que furtivamente, y esa es la magia de la creación, ocupamos los lectores, los oyentes, los espectadores…

La neurosis obsesiva, hoy más conocida por las siglas T.O.C (es decir, Trastorno Obsesivo-Compulsivo), ha sido habitualmente representada en la ficción por lo pintoresco de sus conductas reactivas: las compulsiones. Estos rituales absurdos, como poner las cosas en un cierto orden, preferentemente simétrico,...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Manuel González Molinier

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí