1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Oscuras profundidades

Catábasis: descensos en la tierra y en la historia

Una reflexión sobre las cadenas de explotación perpetuadas durante siglos en dos territorios de naturaleza telúrica que son también escenarios de violencia: Riotinto en España y Chocó en Colombia

Regina de Miguel 8/07/2021

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Mi última película, Catábasis (2020), reflexiona sobre las cadenas de explotación perpetuadas durante siglos en dos territorios de naturaleza telúrica que son también escenarios de violencia: Riotinto en España y Chocó en Colombia. En ambos, el Estado, la población local y las corporaciones internacionales se han enfrentado históricamente por la propiedad de los minerales, la riqueza subterránea que contiene elementos como el oro. Un componente alienígena, un objeto del mal asociado a la riqueza, al deseo y al ensañamiento, no solamente sobre los territorios sino también sobre los cuerpos.

Catábasis muestra aspectos de la colonialidad extractivista, ejemplificados en la matanza del “año de los tiros” en Riotinto (1888), pero también prácticas de resistencia o de activismo feminista, representado en figuras como la trabajadora social Yuli Correa. Visibiliza también víctimas de masacres como la de Bojayá, sucedida durante el proceso de paz colombiano, y ofrece una relectura crítica –basada en Mi museo de la cocaína (2004) de Michael Taussig– del Museo del Oro de Bogotá y sus protocolos de ocultación.

 1. Los brazos del torbellino

La mayor parte de los elementos químicos de los que se componen desde los grandes planetas hasta los pequeños paramecios son forjados en los hornos nucleares que constituyen estrellas como el Sol. Sin embargo, el origen cósmico de algunos elementos pesados, a veces muy valiosos como el oro, ha sido desde siempre un misterio. Los científicos acaban de descubrir que las estrellas de la antiquísima y cercana galaxia Reticulum II contienen cantidades enormes de estos metales. El hallazgo sugiere que hace miles de millones de años tuvo lugar un acontecimiento, el Proceso R, ocasionado por la colisión de dos estrellas de neutrones, objetos ultradensos, produciendo así gigantescas cantidades de metales pesados que se vieron esparcidos por todo el yacimiento de gas y polvo que contiene esa galaxia enana.

Una estrella de neutrones es una estrella pulsante, un púlsar que emite señales de radio de corta duración y extremadamente regulares –algo así como el latido de un corazón–, cada uno de los cuales es absolutamente singular. De esta manera, el oro se habría originado en el calor abrasador resultante del impacto entre dos estrellas moribundas. Lo cierto es que, por lo tanto, no podemos fabricar oro. No tenemos ese poder, no poseemos esa energía necesaria. El único laboratorio del oro es el cosmos. 

 2. Riotinto

También lo llamaron Palus Erebea, Laguna Erebea o Estigia, aquella que daba entrada al Hades, es decir, al Infierno. Y en el mismo estuario de los ríos Odiel y Tinto, cada primavera y con los primeros tallos de trigo, Perséfone, doncella, reina de Hierro, diosa del inframundo, recibía sus sacrificios humanos.

Riotinto se encuentra en la provincia de Huelva, en el suroeste de España, y debe su nombre al color rojo de sus aguas contaminadas de toda clase de metales, hierro sobre todo, con un pH entre el 1,7 y el 2,5 debido a la presencia también de ácido sulfúrico. Se trata, de esta manera, de un entorno sumamente ácido y tóxico.

Su suelo es uno de los más explotados en la historia desde que hace más de 5.000 años comenzaran a utilizarlo los tartesos y los íberos, aunque el verdadero empuje minero en el territorio empieza a mediados del siglo XIX. La Europa rica necesitaba hacer inversiones para seguir multiplicando ganancias, y encontraron en España, parte de la Europa tercermundista, la posibilidad de crear colonias dentro de nuestro propio continente. En ese momento, Riotinto se consideraba el mayor centro minero del mundo. En esta colonia se construyó un lujoso y exclusivo barrio para el personal inglés, mientras que la localidad española original fue enterrada bajo la escoria de las excavaciones. El personal obrero vivía en una suerte de apartheid al otro lado de un muro. Haciendo caso omiso a los problemas de salud provocados por los agresivos procedimientos extractivos, y a pesar de los frecuentes conflictos obreros que reivindicaban paliar las terribles condiciones de trabajo, los gobiernos tendían una alfombra al inversor a cambio de sus desiguales aportaciones a la descalabrada Hacienda española.

La Rio Tinto Company literalmente compró el territorio, tanto el suelo como el subsuelo, y aunque el contrato establecía un límite de extracción de 500.000 toneladas al año, en el fatídico año de 1888 ya se extraían 350.000 toneladas al día. Una manta de humo lo cubría todo hasta perderse la vista: los gases ocasionaban una densa niebla que provocaba asfixia generalizada. Ninguna muerte se reconocía por este motivo, disimulándose habitualmente bajo la denominación de “muerte por falta de vida”. Las calcinaciones de mineral al aire libre trajeron también las primeras lluvias ácidas en la historia de España, con resultados palpables: cosechas arruinadas y suelos improductivos.

El 2 de febrero de 1888 tuvo lugar una gran huelga que puso de acuerdo por primera vez al campesinado, a los caciques tradicionales y a los obreros en su mayoría anarquistas. La huelga estalló con una manifestación que podemos considerar una protesta pionera de carácter ecologista, saldándose con uno de los episodios más sangrientos sufridos por el movimiento obrero en Europa: al llegar al ayuntamiento, fue atacada con bayonetas por un regimiento que dejó la plaza cubierta con más de 200 muertos y numerosos heridos. La instrucción del caso constó de varios tomos que fueron presentados ante el Tribunal Supremo. Sin embargo, no existe actualmente constancia alguna en sus archivos. El caso desapareció sin que se señalaran responsables. La gente se vio obligada a ir enterrando a sus muertos en las escombreras a escondidas, intentando ocultar su participación en la protesta para evitar de esta forma la estigmatización y los despidos.

 3. Chocó

Se dice que la selva del Chocó, en el noroeste de Colombia, es la región más intransitable y peligrosa de América Latina. A la llegada de los europeos estaba poblada por kunas, chocoes, emberas y waunanas, pueblos que fueron sometidos. La historia del territorio está unida a la del oro, y es una historia de explotación de los lechos de los ríos ejecutada mediante el empleo de fuerza de trabajo esclava originaria del occidente africano. Esta es otra historia de explotación territorial y humana, sucedida en un espacio que contiene la mayor biodiversidad endémica de toda la Tierra, y que ha sido atravesado por cadenas de violencia atroces y centenarias, una tras otra.

La densidad de la selva hace imposible la continuidad de la carretera Panamericana, de manera que su aislamiento ha convertido al Chocó en un escenario de impunidad. La tragedia del conflicto armado se entrecruza con el extractivismo. La historia de la modernización en la selva chocoana ha sido una historia de desplazamientos forzados, limpiezas étnicas, secuestros, torturas y masacres. Aquí, la idea de modernidad ofrece su rostro más horrendo. Entronizada sobre la tradición extractivista como un espectro, su pretensión grandilocuente de universalidad ha impedido otras formas de organización social, económica o política, otros sentidos para el mundo. Ha herido de muerte al río caudaloso inyectándole mercurio.

 4. Y a mí misma me da miedo

Bojayá: testimonio de Dilia María López, miembro del Consejo Local de la Comunidad de Playa de Gûia:

En 2005 fuimos desplazados, por rumores de enfrentamientos entre las FARC y los paramilitares, a la cabecera municipal en Bellavista. Entonces, para evitar un choque y no quedarnos en medio del enfrentamiento nos desplazamos dejando todo, nuestras casas, nuestras fincas. Fueron nueve meses sufriendo en casas ajenas, pasando hambre, humillaciones. Pudimos retornar el 5 de diciembre del 2005 y nuestras casas estaban totalmente destrozadas, se llevaron todo lo que teníamos adentro. Después de un desplazamiento, la gente queda con un trastorno mental. A mí no me gustaría que nuestros niños sufrieran lo mismo que he sufrido yo a los 16 años cuando nos tocó desplazarnos.

No tenemos a nadie que diga: esta comunidad necesita una mano. Nos dieron un proyecto de mejoramiento en el 2006, después de que retornamos, pero no fue suficiente: las casas no nos duraron, en dos años ya estaban dañadas. Yo digo que es como falta de conciencia de los mandatarios. Como si no les importara lo que estamos viviendo. Nosotros protestamos y pedimos, pero no tenemos profesor, no tenemos puesto de salud dotado. No tenemos acueducto y estamos usando el agua del río. Todos los que vienen nos prometen pero nunca llega nada.

Testimonio de Yuli Correa, activista y líder social en la Comunidad de Bojayá:

Aquí las mujeres van a la fiscalía o a la personería y dicen: mira, fui golpeada por mi marido o fui abusada sexualmente por él; y nadie hace absolutamente nada. La persona que está ahí para escucharla, lo único que hace es agravar la cosa: “No, es tu compadre, piénsalo bien, hay que perdonarlo”. Y entonces la mujer piensa: “Bueno, nada se puede hacer”. Ahí se pierde la confianza hacia esas entidades. No existe un registro claro de cuántas mujeres y menores han sido abusadas en los últimos años. No se ha hecho un acompañamiento ni una supervisión real.

Las comunidades siempre han quedado en mitad de la guerra, independientemente del bando. Por eso huyen o se deciden por uno u otro grupo [paramilitar] por su ideología o porque es su familia quien está ahí. Hay una gran cantidad de factores que han dado pie al conflicto colombiano, pero son las comunidades las que siempre están en medio, perseguidas todo el tiempo, a veces sufriendo prácticas crueles: descuartizamientos, empalamiento de las mujeres...

Las mujeres hemos jugado aquí un papel importante, porque nuestro primer territorio de paz es el cuerpo. Este es el que corre, el que sufre, el que carga los niños, las gallinas. Si tu compañero pertenece a un grupo, se considera que tú eres su cómplice. Así que algo te van a hacer. Hay una gran cantidad de testimonios de mujeres acerca de las prácticas de violencia que han hecho los paramilitares.

Hacer memoria es muy importante. ¿Quiénes estuvieron dentro de esos hechos? ¿Qué papel jugó la población civil? Eso no se ha reparado. Cuando hablamos del tema de la reparación hay que preguntarse: ¿cómo se humaniza la paz? No basta con tomar a un grupo de guerrilleros y meterlos en una cárcel como si fueran animales. No, el perdón y la reconciliación van de la mano con la verdad. Esas masacres, esas torturas, esos cuerpos desaparecidos, ¿dónde están? Las madres lloran ante una foto, pero también quieren llorar ante un ataúd. La reconciliación y el perdón no son lo mismo. Nos reconciliamos para encontrarnos, para generar espacios de diálogo y confianza entre nosotros, para que empecemos a reconocernos. Sólo a partir de ahí podremos llegar a un estado de perdón. Es todo un proceso. Pero el Estado todavía no lo ha entendido. Por eso es lamentable que el gobierno no nos garantice la vida. Ha habido una gran cantidad de asesinatos desde el 2018, de líderes sociales o de excombatientes de las FARC que han decidido dejar las armas. No hay garantías. Entonces, dime, ¿hasta dónde va a llegar el trauma? Quienes estamos liderando estos procesos de paz tenemos miedo. Los grupos paramilitares no tienen piedad, sobre todo si una está velando por los derechos del pueblo.

 5. El museo del oro

La violencia colonial tiene sus herederos. Son ellos los que cuentan la historia del pasado y la transforman en los cimientos de una nueva identidad nacional. Así se imponen las negaciones y llegan los nuevos sueños febriles. Entre las cosas negadas se incluyen los logros indígenas, el acto fundacional de violencia que inaugura todo Estado colonizador y el vínculo causal entre los actos de injusticia histórica y las formas de injusticia social contemporáneas. Los sueños febriles se refieren a los nuevos órdenes de riqueza, la visión de futuros brillantes que mantienen lazos míticos entre las élites históricas y las contemporáneas. Así sucede en el Museo del Oro de Bogotá [Michael Taussig, Mi museo de la cocaína].

 

Este es el Museo que oculta la acumulación originaria,

la acumulación por desposesión.

 

Sólo podemos esperar

que los dioses dormidos en ese museo despierten

y vuelvan a la vida con el campanilleo

de las vitrinas que se despedazan.

 

Junto con los antes invisibles fantasmas de la esclavitud,

los dioses despertados despertarán pasados y lugares remotos

antes congelados como suaves murmullos

en los libros de contabilidad de los bancos.

——————————

Regina de Miguel (Málaga, 1977) reside desde hace largo tiempo en Berlín. Su trabajo como artista la ha llevado a filmar en lugares como el desierto de Atacama, la selva colombiana o la Antártida. Su obra, que expone internacionalmente, consiste en la creación de escenarios de clima futurista, con frecuencia basados en la historia de la colonización, los desajustes de la modernización, las violencias políticas o la ambivalencia de los procedimientos científicos.

 


Mi última película, Catábasis (2020), reflexiona sobre las cadenas de explotación perpetuadas durante siglos en dos territorios de naturaleza telúrica que son también escenarios de violencia: Riotinto en España y Chocó en Colombia. En...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Regina de Miguel

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí