1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Misoginia

Joan Harrison, la brillante cineasta oculta tras Hitchcock

El tan publicitado estilo del “maestro del suspense” se creó, en buena medida, gracias a esta hoy desconocida guionista y productora. En 1941 logró dos nominaciones al Óscar por los libretos de ‘Rebeca’ y ‘Enviado especial’

Iván Reguera Pascual 27/07/2021

<p>Joan Harrison, segunda por la izquierda, junto al matrimonio Hitchcock (1937).</p>

Joan Harrison, segunda por la izquierda, junto al matrimonio Hitchcock (1937).

Biblioteca del Congreso de EE.UU.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Muchas mujeres de valía han sido ocultadas por la historia, y la historia del cine no es una excepción. Si hablamos de Alfred Hitchcock, nos viene a la mente su mujer y gran colaboradora de toda la vida, Alma Reville. También sus discusiones con David O. Selznick y Raymond Chandler, su amistad con el guionista Ernest Lehman y sus actrices rubias. Pero nadie piensa en una desconocida Joan Harrison (Guildford, 1907 – Londres, 1994), guionista, productora y una belleza que nada tuvo que envidiar a las estrellas femeninas de Hitchcock.       

Harrison fue una brillante cineasta a la que le encantaba lucir elegantes trajes de las mejores tiendas de Beverly Hills. Fue amante de Kirk Douglas, Gilbert Roland y Clark Gable, precursora del thriller moderno y también una de esas mujeres de cine que fueron olvidadas por la historia, una historia contada por hombres que ocultó durante décadas a cineastas como la francesa Alice Guy, la primera persona en dirigir una película de ficción, o directoras y guionistas como la japonesa Kinuyo Tanaka, la rusa Larisa Shepitko, la belga Agnès Varda o la española Ana Mariscal.  

En Hollywood, la mayor industria de cine del siglo XX, no solo hubo brillantes actrices, guionistas, modistas y maquilladoras, también hubo mujeres productoras, ejecutivas, representantes, publicistas, montadoras, lectoras y correctoras de guion e investigadoras. Mujeres que, además, participaban en gremios, sindicatos, protestas y huelgas en pro de las reivindicaciones del sector.    

Una de ellas fue la británica Joan Harrison, íntima amiga de Billy Wilder, Charlie Chaplin, John Huston, David Niven y Marlene Dietrich y nominada al Oscar en dos ocasiones el mismo año, 1941. Fue por los guiones de Rebeca y Enviado especial, la primera escrita junto al Premio Pulitzer Robert E. Sherwood y la segunda junto a Charles Bennett. Harrison empezó de guionista y acabó siendo una gran productora-autora con un universo particular lleno de ambigüedad moral, humor elegante y socarronería contra la familia tradicional y la pareja. 

Antes de lograr, con tan solo 34 años,  el reconocimiento de la Academia, su vida siempre estuvo enfocada al cine, su gran pasión. Empezó, por supuesto, acudiendo a los cines (su preferido era el londinense Electra Cinema) y escribiendo en el periódico de su colegio. Más tarde, logró publicar críticas de estrenos de cine en el diario Surrey Advertiser, lo que le permitió ampliar sus conocimientos cinematográficos además de pases gratuitos para cada sesión. 



Tras estudiar en la Sorbona y en Oxford, en 1933 su vida cambió por completo. Harrison leyó un anuncio en el que se buscaba una secretaria para trabajar en los estudios Lime Grove de la compañía Gaumont, en West London. No tenía ni idea de secretariado, pero vio en ello una manera de entrar en el mundo del cine. Lo que no sabía es que el que había publicado el anuncio era el mismísimo Alfred Hitchcock, el director más célebre de Gran Bretaña, aunque todavía no el Hichcock mundialmente conocido tras el éxito de Rebeca. El maestro del suspense ya había rodado películas mudas como El enemigo de las rubias o Vida alegre y sonoras como Asesinato.

No era fácil que la eligieran, competía con decenas de aspirantes. Al más puro estilo Hitchcock, como en una de esas escenas en las que el protagonista improvisa para salir de un grave apuro, Harrison se acercó al encargado y le susurró al oído.

—Perdone, caballero. Mi hermana va a tener un bebé y debo regresar corriendo al hospital. ¿Podría ser la próxima en ver al señor Hitchcock?

—Está bien, póngase la tercera en la fila —dijo el encargado sin pensárselo demasiado. 

Harrison tenía dos hermanas, pero ninguna estaba de parto. Era mediodía y Hitchcock estaba frustrado, cansado y hambriento. Observó a  la candidata. 

—Quítese el sombrero. 

Harrison mostró sus rubios cabellos. Hitchcock los observó deslumbrado antes de continuar. 

—Estoy trabajando en una película que se llama El hombre que sabía demasiado. Necesitó a alguien para comunicarse con Peter Lorre y el director de arte Alfred Junge. ¿Habla alemán?

—No, pero hablo francés —contestó rápida, pero intuyendo que no tenía nada que hacer. 

—Da igual, está contratada siempre que almuerce conmigo. ¡Me muero de hambre! 

Hitchcock descubrió que Harrison había visto muchas películas en el Electra Cinema y en Oxford. Y  también que su tema favorito era el crimen, había seguido juicios de macabros sucesos gracias a que su tío Harold trabajaba en el londinense tribunal de Old Bailey, un lugar que el director conocía muy bien porque también había sido testigo de sórdidos juicios. Hitchcock acabó de convencerse del talento de Harrison al saber que, además, había leído decenas de libros sobre todo tipo de asesinatos. Los dos compartían doble pasión: el cine y el crimen. De hecho, cuando ella decidió casarse, en 1958, no lo hizo con alguien del cine, sino con el escritor de novela policíaca Eric Ambler, autor de Topkapi e inventor del thriller de espías moderno.      

Su familia, de Guildford, un pueblo al sur de Inglaterra cuna del matemático Alan Turing y del escritor P. D. Wodehouse, veía con recelo su trabajo en Londres. Eso del cine no les parecía nada serio. Harrison no estaba hecha para las labores de secretariado, pero tenía talento y mucho olfato para encontrar y corregir buenas historias, algo que también intuyó la escritora y mujer de Hitchcock, Alma Reville, conocida como Lady Hitchcock, que había conocido al director al trabajar con él en el Famous Players-Lasky Studio de la Paramount. Alfred, Alma y Joan se llevaron tan bien que hasta compartieron vida privada. Iban a cenar juntos, de viaje o al cine con total naturalidad.   

El talento de Harrison empezó a destacar asesorando a Hitchcock en Inocencia y juventud (1937), la típica historia de falso culpable que al director le encantaba, y repitió en Sabotaje (1942), Falso culpable (1956) o Con la muerte en los talones (1959), y en el thriller Alarma en el expreso (1938). Su primer trabajo como guionista acreditada fue Posada Jamaica (1939), última película británica de Hitchcock antes de su salto a Hollywood. El guion estaba basado en una novela de Daphne Du Maurier, la misma autora de Rebeca y Los pájaros.

La guionista debutó en Hollywood por todo lo alto, a lo grande: con Rebeca y Enviado especial logró dos nominaciones al Oscar en un solo año, algo totalmente insólito. Curiosamente, fue su único momento de gloria académica porque Harrison no volvió a ser nominada al Oscar ni a ningún otro premio cinematográfico en toda su carrera. 

El tan bien publicitado estilo del “maestro del suspense” se creó, en buena medida, gracias a Harrison. Las siguientes películas en las que trabajó como guionista y asesora junto a Hitchcok y Alma fueron Sospecha (1941) y Sabotaje (1942). Tras aprender muchos aspectos de la producción de una película de estudio y tras trabajar en nueve películas de Hitchcock, Harrison se pasó a la producción, en concreto de policiales como La dama desconocida, Nocturno o Persecución en la noche. En esta nueva etapa, se convirtió en la mujer productora más conocida de Hollywood y ayudó al cineasta alemán Robert Siodmak a ser reconocido como el gran director de cine que era.

Fue en una película de Siodmak, Pesadilla, en la que sacó a relucir su insobornable personalidad. Universal Pictures organizó un preestreno con cinco finales diferentes y los ejecutivos eligieron uno que nada tenía que ver con la obra de Thomas Job en la que estaba basado el film. La decisión se tomó por razones de censura y por la respuesta popular en la proyección, pero Harrison, a pesar de tener otras dos películas firmadas con el estudio, abandonó Universal Pictures para siempre. No fue el único estudio que abandonó. Cuando el magnate Howard Hughes emitió una directiva general a los empleados de RKO declarando que a partir de ese momento todas las películas del estudio serían solo “sobre lucha y fornicación”, Harrison también abandonó el estudio. Sabía que aquella nauseabunda directiva del multimillonario estaba escrita para ella.

Tras producir las series Janet Dean, Registered Nurse y Suspenso, a mediados de los años cincuenta, Harrison se reencontró con su amigo y descubridor en Alfred Hitchcock presenta y La hora de Alfred Hitchcock. Las dos series se hicieron famosas por las bufas presentaciones del director, que realizó nada menos que diecisiete episodios. Uno de ellos iba a ser Psicosis, pero el maestro prefirió convertirlo en largometraje y acabó siendo el mayor éxito de taquilla de su larga carrera: 50 millones de dólares de recaudación con un presupuesto de 806.947 dólares.    

Harrison fue una de las tres únicas mujeres, con Harriet Parsons y Virginia Van Upp, que trabajaron como productoras para los estudios entre 1943 y 1955. Y fue un referente para las productoras que trabajarían en Hollywood a partir de los años sesenta. Además, fue un referente porque logró decirle a muchas jóvenes que la industria del cine no solo necesitaba costureras, maquilladoras, peluqueras y actrices. También había hueco para guionistas, montadoras, productoras y diseñadoras de producción. Y, por supuesto, para directoras. En definitiva, una pionera a reivindicar.       

Muchas mujeres de valía han sido ocultadas por la historia, y la historia del cine no es una excepción. Si hablamos de Alfred Hitchcock, nos viene a la mente su mujer y gran colaboradora de toda la vida, Alma Reville. También sus discusiones con David O. Selznick y Raymond Chandler, su amistad con el guionista...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Iván Reguera Pascual

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí