1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Derechos humanos

Los deportistas se rebelan contra la mordaza del Comité Olímpico Internacional

Asociaciones y sindicatos reclaman que se elimine la Regla 50.2. Una norma que prohíbe cualquier manifestación “política, religiosa o racial, en ninguna instalación o lugar que se considere parte de los emplazamientos olímpicos”

Ricardo Uribarri 14/07/2021

<p>Gwen Berry protesta en el podio negándose a honrar la bandera.</p>

Gwen Berry protesta en el podio negándose a honrar la bandera.

MSNBC

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Cada vez hay más deportistas que aprovechan las competiciones para reivindicar alguna causa social o política, una circunstancia que no suele gustar a los organizadores de esos eventos. En los últimos tiempos hemos visto como equipos enteros se han arrodillado antes de empezar un partido o jugadores que han hecho lo mismo mientras se interpretaba el himno nacional para mostrar su rechazo al racismo. También, iniciativas y gestos en contra de la homofobia que no han sido apoyados por organismos como la UEFA. No sería extraño que durante la celebración de los próximos Juegos Olímpicos de Tokio haya participantes que realicen alguna acción en este sentido, algo que el Comité Olímpico Internacional (COI) quiere evitar imponiendo la regla 50.2 de la Carta Olímpica, una norma restrictiva contra la que batallan sindicatos y organizaciones de deportistas de todo el mundo.

El texto de la regla 50.2 dice que “no se permitirá ningún tipo de manifestación ni propaganda política, religiosa o racial, en ningún emplazamiento, instalación u otro lugar que se considere parte de los emplazamientos olímpicos”. Incumplir esta directriz conllevará una sanción que el COI no ha especificado. Una situación que rechazan asociaciones como la Federación Internacional de Futbolistas Profesionales (FIFPro), la Asociación Nacional de Jugadores de Baloncesto de Estados Unidos (NBPA), la Asociación Mundial de Jugadores (WPA), el movimiento Global Athlete y personalidades como el presidente del Atletismo Mundial, Sebastian Coe, o el presidente del comité organizador de los Juegos Olímpicos de 2028, Casey Wasserman. Incluso el Comité Olímpico y Paralímpico de Estados Unidos y la Asociación Olímpica Británica se han comprometido a no sancionar a los atletas que protesten pacíficamente en las pruebas olímpicas. 

El COI o la UEFA justifican sus decisiones como la defensa de la neutralidad política en cuestiones que pueden ser vistas como ofensivas para un país o un gobierno

Uno de los colectivos que más se está movilizando en contra de la postura del COI es EU Athletes, plataforma en la que participan 35 asociaciones y sindicatos de deportistas de 17 países europeos y diferentes deportes y que representa a unos 25.000 deportistas. Su secretaria general es Paulina Tomczyk, que explica a CTXT que la entidad considera que la prohibición de manifestación incluida en la regla 50.2 “no es compatible con los derechos humanos internacionalmente reconocidos, como el derecho a la libertad de expresión. Aunque la libertad de expresión no es un derecho absoluto y puede ser sometido a ciertas condiciones o restricciones, una organización deportiva no tiene competencia en esta materia. Los deportistas son, en primer lugar, personas. Es por ello que guardan sus derechos humanos, ya que no se pueden restringir o redefinir unilateralmente por las organizaciones deportivas”.

El COI pretende justificar su postura argumentando que, en una encuesta realizada entre 3.500 deportistas por su Comisión de Atletas, un 70% de ellos dijo que no era apropiado demostrar o expresar sus puntos de vista en el terreno de juego y en las ceremonias oficiales y un 67% se opuso a hacerlo en el podio. Al respecto de esto, Tomczyk, señala que no es aceptable utilizar los resultados de esta encuesta para justificar la regla 50.2. “Los derechos humanos son universales, irrenunciables e indivisibles. Cada persona puede tener opinión sobre lo que es apropiado y lo que no, pero eso no influye en los derechos humanos”, advierte para añadir que además, tienen dudas sobre la metodología de la encuesta y sus resultados. “Aunque 3.500 deportistas pueden parecer muchos, es importante recordar que solo en Tokio competirán unos 11.000 deportistas (y unos 4.400 paralímpicos). La edad media de los encuestados es de 33 años y el 62% indica que participará o espera participar en los Juegos. Eso significa que una gran parte de los encuestados ya están jubilados de su actividad deportiva y no les afecta la regla 50.2. Y el 14% de los encuestados son de China, donde es patente la oposición a la libertad de expresión, siendo un número que parece desproporcionado respecto al total de deportistas chinos que van a participar en Tokio”. 

La secretaria general de EU Athletes también deja claro que “organizaciones independientes de deportistas, como la nuestra, no fueron implicadas en la encuesta ni en otras consultas por la Comisión de Atletas del COI, que decidió ignorar las opiniones y posiciones de asociaciones y sindicatos de deportistas (lo que no es compatible con el derecho a la libertad de asociación), implicando solo para su encuesta a los comités olímpicos nacionales y sus comisiones de atletas”.

Las presiones recibidas por el COI en los últimos meses para que anule la regla 50.2 han llevado al organismo a plantear, apenas unas semanas antes de Tokio, algunas medidas que aligeran la norma y con las que espera que se conformen los demandantes de mayor libertad de expresión. Así, se permitirá que los deportistas expresen sus opiniones sobre cuestiones que pueden resultar controvertidas cuando hablen con los medios en las zonas mixtas, en el centro internacional de prensa, durante las entrevistas, a través de redes sociales y en los campos de juego siempre antes de que empiece la prueba y siempre y cuando no vayan dirigidas directamente contra personas, países –no se podrán realizar acciones de protesta durante la interpretación de un himno– u organizaciones. Sin embargo, tanto las ceremonias –la de apertura y la de clausura– como el desarrollo de las competiciones, la villa olímpica y los podios siguen siendo espacios vetados para realizar cualquier tipo de manifestación.

Al respecto, Paulina señala que estas cesiones siguen estando lejos de lo que debería fomentar una organización como el COI. “No creemos que esta modificación sea suficiente. El COI debería reformar la regla 50.2 y tratar el tema de la libertad de expresión mediante la ley de los derechos humanos, y en cooperación con todas las partes interesadas, incluyendo las asociaciones de deportistas. Aunque se habla de ‘permitir’ algunas formas de manifestación, la realidad es que el COI sigue restringiendo los derechos de los deportistas, tratando de controlar cómo, dónde y cuándo los deportistas pueden ejercerlos”.

Una de las recomendaciones de la Comisión de Atletas es que aparezcan palabras como paz, solidaridad, respeto, inclusión o igualdad en la ropa de los deportistas. Sin embargo, hacer referencia a ellas en las ceremonias, la competición o los podio estará prohibido. ¿No fomenta la inclusión o la igualdad, por ejemplo, portar un brazalete arcoíris? Pues con la reglamentación actual estará prohibido que un deportista lo lleve durante una prueba. La representante de EU Athletes cree que “el problema fundamental es que el COI intenta controlar la manera en que los deportistas puedan ejercer su derecho a la libertad de expresión. Sancionar a un deportista por manifestarse, de una manera respetuosa y pacífica, contra problemas como el racismo, la homofobia o la injusticia, es profundamente incompatible con los valores que el COI reclama defender. Creemos que el organismo debería promover el activismo de deportistas, quienes así podrían llamar la atención de causas importantes, crear conciencia sobre ellas y contribuir a que el deporte retenga una función social importante”.

Organizaciones como el COI o la UEFA justifican sus decisiones como la defensa de la neutralidad política en cuestiones que pueden ser vistas como ofensivas para un país o un gobierno en particular. Pero hay quien piensa que eso les está llevando a quedarse por detrás de la sociedad, a que sus normas resulten anticuadas y a no ser consecuentes con los valores que dicen defender. Tomczyk señala que “desgraciadamente muchas veces vemos que las acciones de las organizaciones deportivas no siguen sus declaraciones. Invocar la cuestión de la neutralidad del deporte no es correcto. Los derechos humanos, la igualdad y la tolerancia no son asuntos políticos. EU Athletes cree que las organizaciones deportivas tienen que comprometerse realmente con los derechos humanos, y no solo cuando es conveniente o para mejorar su imagen. Es esencial para que el deporte mantenga su importante papel como portador de valores”.

Ante esta situación, hay quién considera que los gobiernos y organizaciones internacionales deberían intervenir y pedir al COI que reconsiderara su postura. La secretaria general de EU Athletes comenta que “los gobiernos tienen la responsabilidad de respetar, proteger y promover los derechos humanos de toda persona bajo su jurisdicción. Creemos que los gobiernos europeos y las organizaciones internacionales como la Unión Europea y el Consejo de Europa juegan un papel importante para garantizar los derechos de los deportistas y les pedimos que alienten al COI a enmendar la regla 50.2”.

Hace 53 años, en los Juegos Olímpicos de México, dos atletas negros de Estados Unidos, Tommie Smith y John Carlos, recogieron sus medallas de oro y bronce, respectivamente, de la prueba de 200 metros con el puño en alto, cubierto con un guante oscuro, mientras sonaba el himno de su país. Reivindicaban los derechos de la población negra. Les costó ser expulsados de la villa olímpica. Apenas seis meses antes había sido asesinado Martin Luther King, el gran activista por los derechos civiles de la población afroamericana. Carlos es uno de los numerosos atletas norteamericanos que hace unos meses enviaron una carta al COI en la que reclamaban la supresión de la regla 50.2. En ella señalaban que “los atletas no volverán a ser reducidos al silencio. Nos encontramos ante una encrucijada. EL COI y el CPI (Comité Paralímpico Internacional) no pueden seguir penalizando a los deportistas que defienden sus convicciones, sobre todo cuando esas convicciones ilustran los objetivos del olimpismo”.

Unas cuantas décadas después del gesto de Smith y Carlos, parece que hay otros deportistas dispuestos a seguir su ejemplo sin importarles las posibles consecuencias. Entre ellos está el velocista británico Adam Gemili, que afirmó en Eurosport: “Entiendo que el deporte tiene que estar separado de la política. Pero esto es más que política; esto es humanidad y decencia. Tenemos un momento cada cuatro años. Y, con los ojos del mundo puestos en los Juegos, los atletas usarán su momento para protestar. Tengo claro que si estoy en el podio, haré una declaración. Si eso significa arrodillarme lo haré. Cualquier sanción que venga, que venga. Si todos los atletas lo hacen, ¿van a sancionar a todos? No. Nosotros, los atletas, tenemos el poder”. 

No es el único con ese pensamiento. Gwen Berry, atleta estadounidense negra especializada en lanzamiento de martillo, ya levantó en 2019 el puño tras recibir su medalla en los Juegos Panamericanos. Ahora, hace unos días, tras no mirar de frente a la bandera de su país desde el podio durante la interpretación del himno en la prueba de clasificación olímpica, ha dicho: “Creo que los deportes son una distracción. La parte más importante es ser capaz de representar a mi comunidad y a mi gente, a los que han muerto a manos de la brutalidad policial, a los que han muerto por este racismo sistémico. Cuando llegué allí (a los Juegos) encontraré algo que hacer. Mi propósito, mi voz y mi misión son más grandes que el deporte”.

Autor >

Ricardo Uribarri

Periodista. Empezó a cubrir la información del Atleti hace más de 20 años y ha pasado por medios como Claro, Radio 16, Época, Vía Digital, Marca y Bez. Actualmente colabora con XL Semanal y se quita el mono de micrófono en Onda Madrid.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí