1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

La desigualdad que nunca termina

Antes de la llegada del virus, España era el cuarto país más desigual de la Unión Europea. Tras la pandemia, las rentas pobres han perdido, proporcionalmente, hasta siete veces más que las más ricas

José Luis Marín / Manu Garrido 18/07/2021

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Cuando la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, aseguró hace apenas unas semanas que “de desigualdad no se muere nadie”, no parecían faltarle motivos. De algún modo la líder regional tenía que justificar –en la fundación Rafael del Pino, ligada a la segunda familia más rica del país– que Madrid sea la Comunidad Autónoma donde mayor distancia hay entre el 20% más acaudalado de la población y el 20% más pobre. Eso, en el cuarto Estado con mayor desigualdad de renta de la Unión Europea, no es poca cosa.  

No era la primera vez que la presidenta autonómica entra en laberintos discursivos que desembocan en un ataque frontal contra las políticas de redistribución. Pero en la presentación del nuevo libro de Daniel Lacalle, uno de esos gurús económicos del Partido Popular obsesionado con Laffer y su curva y que nunca ha escatimado saliva para afirmar que en España hay pocos ricos, Díaz Ayuso se movió como pez en el agua a la hora de defender las bondades que ofrece la desigualdad extrema:  emprendimiento, prosperidad o, incluso, fortalecimiento de los servicios públicos.

Entre tanta catarsis, Ayuso tuvo tiempo de matizar sus palabras asegurando que, si existe una condición social de consecuencias mortales, esa es la pobreza. El primer problema para la presidenta regional es que la desigualdad, efectivamente, sí que acorta la vida. Según un estudio publicado este mismo mes de junio, una persona con estudios de primaria vive entre tres y cinco años menos que una persona con estudios superiores. En el caso de las grandes ciudades como Madrid, la probabilidad de fallecer por cerca de quince patologías es mucho más alta en los barrios pobres que en los acomodados. 

En grandes ciudades como Madrid, la probabilidad de fallecer por cerca de quince patologías es mucho más alta en los barrios pobres que en los acomodados

El segundo escollo para el discurso de la presidenta es que, lejos de las aflicciones que pueda generar el escaso número de millonarios, la realidad es que España es un país rico en el que existe de forma generalizada la pobreza. Así lo denunció Philip Alston, relator especial de la ONU, tras visitar nuestro país –incluida la CAM, donde viven un millón de pobres– durante varios días a comienzos de 2020. 

Alston abandonó España el 7 de febrero y no tuvo oportunidad de conocer las interminables colas del hambre ni las residencias de ancianos arrasadas por el virus, pero en sus conclusiones finales, diametralmente opuestas a las que suele construir el laboratorio neoliberal madrileño, el experto internacional ya alertaba sobre un país con unos “niveles escandalosamente altos de desigualdad”, en el que se beneficia de forma sistemática a los estratos más ricos de la sociedad y donde una parte importante de la población había quedado excluida de la recuperación de la crisis de 2008.

No es necesaria una investigación profunda para comprender el poco encaje que ofrece que la cuarta economía de la Unión Europea mantenga, incluso en los periodos de bonanza económica, a un cuarto de su población en situación de exclusión. Tampoco para deducir que hay poco de igualitario en que exista una capa de dos millones y medio trabajadores pobres mientras el PIB crece por encima del 2%.  

Para el turbocapitalismo madrileño, todas estas cifras solo ponen de manifiesto un problema de diagnóstico reducido –el desempleo– y de fácil solución –el crecimiento económico–. Entre indicadores de productividad y cifras de negocio, mientras tanto, se ocultan o desprecian hechos como que, entre 2008 y 2014, en lo peor de la crisis, el índice de pobreza se incrementó en 2,4 puntos. Desde ese momento, y a pesar de la aplaudida recuperación, apenas se ha reducido en 0,6 puntos –una cuarta parte–. Tampoco es habitual escuchar hablar sobre el creciente abuso que se hace de las guaridas fiscales o el desajuste cada vez mayor que se registra entre las rentas del capital y del trabajo.

Economistas como Gabriel Zucman, Branko Milanovic o Thomas Piketty llevan años insistiendo en el carácter estructural y resiliente de la desigualdad. Tras la larga lista de abstracciones macroeconómicas que se extienden por la ortodoxia académica, aseguran, se esconde un fenómeno inherente al propio capitalismo, de fuerte base política e ideológica, para el que las crisis actúan como catalizadores de los peores vicios y corrupciones del sistema, aunque rara vez como verdaderos puntos de inflexión. 

Según un estudio publicado por investigadores de la Paris School of Economics para el caso de España, el crecimiento de la desigualdad en nuestro país, además de un problema subestimado, ya era perceptible desde bastante antes del estallido de la burbuja inmobiliaria y financiera de 2008. Aupados por las rentas del capital, el 1% más rico del país ha pasado de absorber el 11,6% de la cuota de ingresos nacional en 2003 a acaparar el 15,5% en 2014. Desde ese año y en adelante, precisa el informe, las personas más ricas han estado obteniendo más ingresos que el 50% más pobre.

Hoy, cuando queda poco para que se cumpla un año y medio de la explosión de la crisis sanitaria, y de la enésima tormenta económica, la realidad ha vuelto a poner al descubierto las raíces más persistentes de la desigualdad casi al mismo tiempo que se asiste al colapso de muchos de los dogmas más repetidos de los últimos meses.

Frente ‘al virus que nos iguala a todos’, los primeros acercamientos a los nuevos indicadores socioeconómicos elaborados por Oxfam señalaban que, en apenas nueve meses, las personas más pobres en nuestro país habrían perdido, proporcionalmente, hasta siete veces más renta que las más ricas. España, según la OIT, fue el país de la UE donde más aumentó la desigualdad salarial a lo largo de 2020. La última Encuesta de Condiciones de Vida del INE, por su parte, revela que el coronavirus ha provocado que el volumen de población que sufre carencias materiales severas haya crecido del 4,7% al 7%, elevando la cifra total a 3,3 millones.

“La covid-19 ha revelado falacias y falsedades, como el mito de que todos estamos en el mismo barco. Pues si bien todos flotamos en el mismo mar, está claro que algunos navegan en súper yates mientras otros se aferran a desechos flotantes”, dijo António Guterres, secretario general de la ONU, durante una conferencia el verano pasado

España, la cuarta economía de la Unión Europea mantiene, incluso en los periodos de bonanza económica, a un cuarto de su población en situación de exclusión

Guterres no hablaba sin conocimiento de causa. Por aquellas fechas, y al contrario de lo que había sucedido con las personas más desfavorecidas, la población más enriquecida del planeta ya había tenido tiempo de sobra para demostrar una formidable capacidad de resiliencia ante la crisis. En el mismo mes de agosto, las veinte personas más ricas del mundo, de los que el 80% son hombres, ya registraban un patrimonio 300.000 millones de euros más alto que antes de que estallase la pandemia. 

En el caso de España, el informe que Oxfam publica cada año con motivo del Foro de Davos señalaba que, tras el batacazo inicial provocado por el virus, a 31 de diciembre de 2020 los milmillonarios de nuestro país habían conseguido recuperar la mitad de lo perdido –unos 32.500 millones de dólares– durante las primeras semanas de la crisis sanitaria.

En esta economía abrupta de dos velocidades, pocos ejemplos son capaces de reflejar mejor hasta dónde puede escalar la asimetría como el de Amancio Ortega. En junio de 2020, la prensa económica aseguraba, con pesadumbre, que el magnate gallego era la fortuna mundial que más dinero había perdido debido a la pandemia, unos 11.200 millones de euros. Cuatro meses después, los nuevos cálculos sugerían que sus pérdidas se habían reducido a los 6.000 millones. Finalmente, en abril de este año la revista Forbes comunicó que, lejos de menguar, la fortuna del dueño mayoritario de Inditex ha terminado creciendo un 40% durante el funesto año de la pandemia, pasando de 55.100 millones a 77.000 millones, en este caso de dólares.

En el vasto océano de la riqueza, donde los grandes patrimonios viven sumergidos en la volatilidad del capital, de los flujos internacionales de dinero y de la especulación, poco importan las cifras concretas. De un día para otro, personas como Jeff Bezos son capaces de ganar 13.000 millones de dólares en un solo día. Las pérdidas, eso sí, rara vez no son compensadas con enormes crecimientos y ajustes financieros pocos meses después. Por algo, el número de millonarios no ha parado de crecer en los últimos años. 

El verdadero fondo de la cuestión, tal y como sugieren los economistas encuadrados en torno al World Inequality Lab, tiene que ver con las decisiones institucionales y gubernamentales que, desde hace cuatro décadas, están precipitando esta ingente acumulación de riqueza en pocas manos y favoreciendo la creciente desigualdad que inunda el mundo. 

La influencia política del dinero, como define Branko Milanovic, tiene mucho que ver con que hasta nueve países de la OCDE hayan abolido el impuesto de sucesiones desde los años 70, o con que apenas un 4% de lo que recaudan los Estados a nivel global provenga del impuesto al patrimonio. 

En su informe sobre España, Alstom recordaba, al igual que hacen Piketty y compañía, que la pobreza es, ante todo, una decisión política. En nuestro país, la configuración de las políticas públicas permite que cerca del 30% de las ayudas sociales que recibe la población en edad de trabajar vayan a parar al quintil más rico de la población, mientras que lo destinado a la población más pobre apenas ronda el 12%.

También es la normativa fiscal la que facilita que, gracias al amplio catálogo de exenciones, un 11,69% de la población que pertenece al grupo más rico nunca llegue a pagar el deteriorado impuesto sobre el patrimonio, dando como resultado que España sea uno de los países de Europa que menos redistribuye la riqueza después de impuestos.

Y mientras se anuncia el histórico acuerdo de la OCDE para establecer un tipo mínimo global del 15% para las multinacionales, también es pertinente recordar que ha sido la ortodoxia política y económica la que ha posibilitado que las grandes empresas, gracias a los ajustes contables y las deducciones fiscales, paguen de media un 5,11% de impuesto de sociedades, la mitad que las pymes. 

En un momento en el que la retórica del ascenso social se ha vuelto incapaz de compensar los niveles de desigualdad, como señala el filósofo Michael J. Sandel, la llegada de la pandemia y sus desastrosas consecuencias han parecido animar a instituciones y gobiernos a hacer las cosas de otra manera: menos austeridad, más mecanismos públicos de protección y una nueva política fiscal más redistributiva.

Las lecciones de la última crisis –cuando se prometió que todo cambiaría y nada lo hizo– invitan con fuerza a la prudencia, sobre todo cuando ya hay indicios de que, una vez más, el sistema ha tendido a rescatarse a sí mismo mediante gigantescos estímulos financieros.  

De momento, en España, la red construida en torno a los ERTE o el IMV pervive con algunos de los mantras más corrosivos del pasado: antes que subir el salario mínimo, aseguraba la vicepresidenta Nadia Calviño hace unos días, la prioridad del Gobierno –o una parte de él– pasa por el crecimiento económico y la creación de empleo. La última vez este plan solo benefició a unos pocos. 

------------------------

La escala de la desigualdad en España está basada en el trabajo de Matt Korostoff, que ha publicado el código original de One pixel wealth en Github.  

Cuando la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, aseguró hace apenas unas semanas que “de desigualdad no se muere nadie”, no parecían faltarle motivos. De algún modo la líder regional tenía que justificar –en la fundación Rafael del Pino, ligada a la segunda familia más rica del país– que Madrid...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

José Luis Marín / Manu Garrido

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí