1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Trabajadores esenciales (I)
Laura Martínez / Ganadera sostenible

“La ganadería sostenible no es viable económicamente”

Gorka Castillo 20/07/2021

<p>Laura Martínez con sus cabras.</p>

Laura Martínez con sus cabras.

G. C.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Bustarviejo es un municipio de 2.500 habitantes situado en las faldas de la Sierra de Guadarrama (Madrid). A la entrada del pueblo hay un camino de tierra que acaba a las puertas de La Caperuza, una cuidada finca que la suave brisa de la montaña refresca en las calurosas tardes del verano. Su dueña es Laura Martínez (Madrid, 1992), veterinaria de campo, pastora,  “y ganadera sostenible de un hermoso rebaño de cabras” que evitan que los incendios se vuelvan fieros e incontrolables. Son 175 cabritas bomberas, cada una con su nombre en wólof, el idioma de su marido, también pastor. Brincan ladera arriba y limpian un área de 18 hectáreas de vegetación indómita. Un trabajo esencial para un mundo que se resiste a alterar su modo de vida y sus hábitos de consumo. “Creo que lo mejor es reducir el consumo de carne y que la que se consuma sea de calidad, procedente de proyectos sostenibles, de ganadería extensiva que trabaje con una orientación ecológica”, confiesa esta mujer que cuando habla de estas cosas mira a los ojos con la dureza que le exige el campo. “El principal problema son los precios que impone el mercado. Son ridículos.  Y no podemos hacer nada porque quienes lo imponen son los distribuidores y las grandes factorías”. Madre de un niño de nueve meses, compagina con su marido la conciliación de las tareas domésticas y profesionales. “No es que haya pocas mujeres ganaderas, sino que hemos estado silenciadas. Nadie nos tenía en cuenta. Y aunque eso está cambiando sigue siendo complicado”, concluye con una sonrisa de felicidad. “Es que soy feliz. Me siento libre”. 

¿Qué es “ganadería ecológica”?

La denominación correcta de nuestro proyecto es “ganadería sostenible”. No estamos certificadas como “ecológica” aunque la hemos equilibrado en todos los aspectos para que funcione sin exprimir los recursos naturales y sin causar daño al medio ambiente ni a los animales ni a las personas que trabajamos en ella. Nos importa muchísimo el trato a los animales. Las cuidamos, las queremos y trabajamos con ellas de forma que estén lo más a gusto posible. Y luego está el respeto a las personas que trabajamos aquí. Todos tenemos nuestro horario, nuestro salario digno y nuestras vacaciones.

Usted, además de ganadera, es pastora.

Sí. En la ganadería extensiva hay que salir todos los días a pastorear. Las cabras mantienen y regeneran la biodiversidad de la finca y contribuyen a la sostenibilidad del medio ambiente en toda esta zona.

Mantienen el monte limpio.

Sí, conservamos una franja cortafuegos de 18 hectáreas.

Es decir, lo que usted pastorea son cabritas-bombero.

Efectivamente (risas). Estos tres últimos años hemos mantenido esas 18 hectáreas sólo con la acción de las cabras. No hemos necesitado introducir máquinas, que son las que se cargan la biodiversidad. Pero es que, además, las cabras favorecen la resemillación del monte, abonan el campo y aportan un montón de beneficios a la sostenibilidad que sólo se pueden conseguir mediante la ganadería extensiva.

¿Cuántas cabras tiene?

Ahora 175. Tenemos 140 adultas en producción, cuatro machitos y el resto son chivas de reposición, es decir, cabritas pequeñas que se quedan en la granja por si se produce alguna baja y hay que sustituirla.

Supongo que cada una tendrá su nombre.

Las conozco a todas. Mi marido, que es de Senegal, les pone nombres muy bonitos. En wólof.

¿Habla con ellas?

Muchísimo. Luego digo, ¡cualquiera que me oiga! (risas). Pero, bueno, mantengo con ellas una relación diferente a la que puedo tener con un perro, que para nosotras es un compañero de trabajo imprescindible y forma parte de la familia. A las cabras las quiero mucho. Cada vez que una muere, me llevo un disgusto enorme.

También tendrá que sacrificarlas. ¿No le apena cuando llega ese momento?

Sí, los cabritos. A mí me cuesta mucho, y más procediendo de la ciudad. Al principio me decía pero cómo voy a sacrificar yo a un animal así. Pero todo es hacerte. La muerte es una consecuencia de la vida y la gente demanda carne. Quiero decir que la consume.

¿Cuál es su opinión sobre la reducción del consumo de carne?

Estoy de acuerdo. Creo que lo mejor es reducir el consumo de carne y exigir calidad. Es decir, que la que se consuma proceda de proyectos sostenibles, de ganadería extensiva que trabaje con una orientación ecológica que evite utilizar productos químicos en su producción. La carne de la ganadería extensiva, pastoreada y vendida directamente al consumidor es muchísimo más sana y está muchísimo más rica que la que usted puede encontrar en un supermercado.

Pero la competencia de las macrogranjas industriales es brutal, ¿cómo se las arreglan para sobrevivir?

Sacando los permisos para vender carne directamente al consumidor, que es la única manera de sacar rentabilidad a proyectos como este. Y también trabajamos con otros ganaderos que manejan los mismos ideales que nosotros. Colaboramos con un ganadero de Bustarviejo a quien da gusto ver cómo cuida sus terneras. Además, pertenezco al colectivo “Ganaderas en Red”, un grupo de mujeres de toda España que trabaja la ganadería extensiva y que estamos unidas para prestarnos ayuda mutua.

Sin embargo, las dificultades para introducir sus productos en un mercado dominado por las grandes empresas deben de ser enormes.

El principal problema para nosotras son los precios que impone el mercado. Son ridículos. Vendes la carne y la leche por debajo de su coste de producción. Y no podemos hacer nada, porque quienes determinan esos precios son los distribuidores y las grandes factorías. Con esos parámetros, la ganadería sostenible no es viable económicamente. Así que para darle la vuelta tienes que exprimirte, transformar la leche en quesos y comercializar la carne directamente con el consumidor. Otro hándicap es que tampoco contamos con mataderos disponibles y para rematarlo están el lobo y el oso.

¿No me diga que le causan problemas?

No. Nosotras guardamos las cabras de noche y tenemos mastines que las cuidan. Así que no hemos tenido problemas. Si implantas medidas de seguridad, el riesgo de ataque es mucho más bajo. Además, esta zona no es de influencia directa del lobo. Suelen estar en el Puerto de Canencia y, aunque a veces pasan cerca, no viven aquí. Sin embargo, tengo compañeras que conviven con el lobo y el oso y para ellas es un inconveniente.

Pero el lobo y el oso son especies amenazadas. No podemos sacrificarlos en aras de la producción ganadera. ¿Es imposible convivir con ellos, como siempre se ha hecho? 

Por supuesto que se puede. Que exista el lobo, el oso y el lince es imprescindible para la vida. Es que son depredadores necesarios para la fauna que tenemos. Pero a la hora de aplicar medidas se debería tener en cuenta la opinión de la gente que trabajamos en el medio rural. No puede ser que introduzcan estas especies en áreas donde son incompatibles con la subsistencia de agricultores y ganaderos. En lugar de introducirlas por decreto, deberíamos hablar entre todos para ver cómo podemos hacerlo sin que nadie sufra perjuicios por ello. Que sea bueno para la especie y bueno también para la gente que trabajamos en el campo. Le aseguro que ningún ganadero quiere que se extingan el oso y el lobo, pero ver como un día se comen todo el esfuerzo, el físico y el económico, invertido en tus animales sin que nadie te pague por ello resulta un poco duro. Es complicado, pero entre todos podemos encontrar un equilibrio.

¿Considera necesario el movimiento asociativo y el sindicalismo agrario?

Me parece imprescindible potenciarlo. En el campo deberíamos desarrollar más la mentalidad asociativa. Por eso me gusta tanto Ganaderas en Red. Es cierto que no peleamos lo suficiente en la mejora de los precios, pero trabajamos mucho en visibilizar la ganadería extensiva y en el protagonismo que tiene la mujer en este sector. La reivindicación es la única forma de hacerte oír y de que te hagan caso. Sólo unidas tendremos fuerza.

El mundo del campo sigue estando muy estereotipado. Es un sector tradicionalmente asociado al hombre. ¿Por qué no hay tantas mujeres ganaderas?

No es que haya pocas mujeres, sino que hemos estado silenciadas. Hay tantas como hombres pero eran ellos los que estaban dados de alta y los que daban la cara en las gestiones. La mujer siempre ha estado ahí,  trabajando con los animales, cuidando de la casa y de los niños, pero sin reconocimiento. Nadie nos tenía en cuenta. Y aunque eso está cambiando, sigue siendo complicado. Bustarviejo, por ejemplo, es un pueblo muy emprendedor, con un montón de iniciativas de gente que vino de la ciudad para tener una vida mejor y hay bastantes negocios gestionados por mujeres. Sin embargo, a veces parece que no te toman en serio cuando pides información y te preguntan por el marido, por el jefe, para cerrar un acuerdo. Cuando ven que la responsable es una mujer siguen quedándose un poco sorprendidos.

Hay tantas mujeres como hombres en la ganadería, pero eran ellos los que estaban dados de alta y los que daban la cara en las gestiones

Es madre de un niño de nueve meses. ¿Cómo lleva la conciliación una mujer ganadera?

Es difícil porque siendo tan pequeñito creemos que es mejor que esté con nosotras que en una guardería. Es verdad que es complicado, que tenemos que hacer una especie de tetris con nuestros quehaceres diarios para estar con él, pero es lo que toca en estos momentos. Yo me lo llevo todos las mañanas a la quesería y dos días a la semana se lo queda mi pareja para que esté con él. Nos turnamos según las necesidades de cada uno, porque con los animales hay veces que va todo bien pero otras, todo se tuerce.

¿Es caro el acceso a la tierra?

El acceso a la tierra es supercomplicado. Para mí fue la principal barrera para sacar adelante este proyecto. El problema es que los dueños no quieren vender terrenos ni tampoco alquilarlos. Y luego hay extensiones que ya no tienen propietario, que están abandonadas, pero no hay forma de acceder a ellas. Esta finca, por ejemplo, tiene 150 hectáreas y pertenece al Ayuntamiento de Bustarviejo. Por lo tanto es pública, pero se adjudica cada cuatro años. También tenemos los pastos comunales de toda la vida pero, claro, cuatro años de margen para que fluya un negocio es insuficiente. Por eso le digo que entre que es difícil encontrar tierra y que las condiciones que te ofrecen no son las más adecuadas, los proyectos sostenibles son inestables. Respecto al precio, depende. En Madrid, muchos son inasequibles. Te obligan a hacer grandes inversiones.

¿Qué es para usted vivir bien?

Pues tener una vida sencilla y digna. Para mí no es tener una mansión sino vivir como quiero. Tenemos una casa estupenda, en alquiler, con jardín pero no por capricho sino porque me gusta el campo. Contamos con el apoyo de mis padres. Mi madre, por ejemplo, viene por aquí y lo mismo ordeña a las cabras que las pastorea. Y mi padre, igual. Ahora lo que quiero es que mi hijo pueda tener todas las oportunidades posibles para que pueda elegir libremente qué quiere ser de mayor.

¿Es feliz?

Mucho, muchísimo. No cambiaba un sitio así por nada del mundo. Quitando el invierno, que en Bustarviejo es un poco duro y se hace largo, el resto es felicidad. Me siento libre.

Bustarviejo es un municipio de 2.500 habitantes situado en las faldas de la Sierra de Guadarrama (Madrid). A la entrada del pueblo hay un camino de tierra que acaba a las puertas de La Caperuza, una cuidada finca que la suave brisa de la montaña refresca en las calurosas tardes del verano. Su dueña es Laura...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí