1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Libertad de expresión

Coto privado de caza o el derecho a réplica

Sobre cuando la réplica en redes sociales se considera una “cancelación” y los intentos de reprimirla

Paquita Aparicio 1/08/2021

<p>Pasajeros usan el móvil en el metro. </p>

Pasajeros usan el móvil en el metro. 

José María Andrés

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

“The simple narrative taught in every history class

is demonstrably false and pedagogically classist”

Bo Burnham

De pequeña, recuerdo que tenía miedo a la oscuridad. Era meterme en la cama, apagar la luz y caer en el abandono, un limbo habitado por bichos grandes, peludos, con cuernos y varias cabezas, que conocían mi nombre y mis pasiones, que estaban atentos al primer descuido. A que se saliera un brazo o una pierna de aquella balsa viscoelástica. Preparados para tragarse mi lengua. Las noches eran una batalla, un aguantar la respiración para que el orangután de la silla de la ropa me creyera dormida, muerta. Así él no se movería nunca.

El otro día lo estuve pensando, hace mucho que las viejas quimeras no me visitan, desde que tuve la certeza de que una lamparita bastaba para deshacerse del monstruo. La certeza de que los peores engendros atacan a plena luz del día. La certeza de que podemos ser nosotros.

Según un informe publicado por Statista en 2018, las redes sociales se han convertido en la principal plataforma de acoso en Europa. Por otro lado, una encuesta del Pew Research Center publicada este año señala que, en septiembre de 2020, al menos el 41% de los americanos habían sufrido algún tipo de acoso online. 

En España, la revista Pikara Magazine, en colaboración con la abogada Laia Serra, desplegaba un estudio sobre la violencia online y cómo se vierte, en especial, sobre las mujeres que tienen relevancia pública: comunicadoras, periodistas, activistas, etc. Esto constituye un ataque directo contra la visibilidad de las mujeres, su plena participación en la vida pública y cómo se construye el relato online, que no deja de ser parte de la crónica social de nuestro tiempo. Porque las redes sociales son ya un pedazo de la vida e identidad de, al menos, la sociedad occidental. 

Somos adictos. Y se nota. Se nota en la búsqueda del zasca, en el provocar, en el querer conseguir interacciones a toda costa

Y el relato lo es todo. En buena medida vivimos de narrativas. La historia universal, grosso modo, no deja de ser un cuento de lo que fue. La memoria de unos pocos. Una perspectiva, un punto de vista que se transmite de generación en generación hasta que alguien protesta. Hasta que, poco a poco, historias que estaban en los márgenes empiezan a ser recordadas y reconocidas. En otras palabras, no se quiere quitar importancia a Lorca, Cervantes o Lope de Vega. Se la quiere dar a Martín Gaite, Concha Espina o Rosalía de Castro. Por poner un ejemplo literario. 

Y es que el tema que nos ocupa es el más leve de todas las capas de fango que ahondan las relaciones entre internautas: el acoso que no es consciente de su propia cualidad, el que sin pretender serlo lo es. Y no lo reconoce, aunque se lo pongan delante, porque sus lentes están deformadas.

Cuenta la periodista y escritora Marta Peirano en El enemigo conoce el sistema (Debate, 2019) que las redes sociales son las máquinas tragaperras de nuestro tiempo: una amalgama de colores y sonidos que nos pega a la pantalla, nos tuerce el cuello, nos seca el ojo. Y nos suministra breves subidones de dopamina. Es decir, activa el sistema de recompensas del cerebro con muy poco. Solo tienes que deslizar el dedo por la pantalla, como si fuera una palanca, y un mundo de contenidos infinitos se abrirá ante ti. Y siempre querremos más. Somos adictos. Yo soy adicta.

Y se nota. Se nota en la búsqueda del zasca, en el provocar, en el querer conseguir interacciones a toda costa. En el burlarse de gente normal con la creencia de que el mundo de internet no es parte de la vida, no afecta. Cuando sí lo hace porque todo es físico. La angustia, la ansiedad y el miedo son reacciones físicas: ¿cuánta gente se ha ido de Twitter en los últimos meses? ¿Cuántos y cuántas se han sentido abrumados, sobrepasados, cuando el ‘debate’ ha saltado al ámbito de lo personal?

Quizá sea un tanto inocente pretender construir una plaza pública en el terreno de una empresa privada. Sin embargo, es posible

Quizá sea un tanto inocente pretender construir una plaza pública en el terreno de una empresa privada cuyo objetivo es el lógico: su rédito, su crecimiento. Sin embargo, es posible. Se puede porque sus moradores somos las personas. Instagram, Facebook, Twitter, no son nada sin nuestra atención. Y ya que la tienen, tratemos de utilizar lo que nuestra época nos da en beneficio propio, beneficio común.

Un buen punto de partida podría ser el limar las luchas por la atención en el debate y el discurso cultural. Que no deja de ser cíclico. Nuestras ideas no son más que ideas sobre las ideas de los demás. Y no se tiene la costumbre de ser respondido, de ser rebatido. Sobre todo por alguien que no tiene otro altavoz más que el propio: sus redes sociales. Que no son nada, que son desdeñadas como si para tener una opinión propia, una voz, un sistema tuviera que validarla. Como si la cualidad de ser humano no fuera suficiente. Como si solo fueran válidas algunas experiencias. Y si nos dejaran contar la historia solo a nosotros, siempre saldríamos guapos.

La libertad de expresión es un derecho fundamental en España. Y no atañe tan solo al columnista o escritor estrella de un medio. También implica que este pueda recibir una réplica igual de legítima. Eso es obvio. Pero no estamos acostumbrados a que nos repliquen en tiempo real, a que nuestra audiencia le saque las costuras a nuestros textos. A que incluso a veces lleven razón.

Es difícil encajar una crítica y más si es descarnada y va sin el cariño con el que alguien que te quiere te dice que te has pasado de frenada. Pero es más difícil todavía ser señalado desde arriba, desde quien tiene el lujo de tener un hueco en un periódico, radio o televisión, porque no se está en igualdad de condiciones.

Sirva como ejemplo un episodio reciente:

En un párrafo de una crónica sobre una ponencia, cuyo contenido no viene al caso, se ponía en el centro la importancia de “la economía, el trabajo, sindicatos y búsqueda de lo que une a la mayoría” en detrimento de “los cuidados”, tarea tradicionalmente femenina que está siendo reivindicada en la actualidad. Y no cayó bien entre el público. Fue largamente afeado en redes.

Ahora bien, se critica la idea, el trabajo, nunca a la persona. Es lícito atacar el trabajo de otros, así como es lícito que te critiquen el tuyo. Y cuando ocurre hay que saber encajarlo. No pasa nada. La vida sigue. 

Sin embargo, lo que ocurrió, lo que lleva ocurriendo de forma habitual en estos intercambios, es que se puso el foco en una persona anónima que expresó su desacuerdo. Y se la sacó del anonimato, se averiguó su correo electrónico y se le exigió una justificación. ¿En qué momento podemos cruzar la barrera de lo íntimo para exigir una explicación a alguien que se ha expresado libremente?

Todo esto se conoce por la propia afectada y porque el autor lo publicó en una columna, molesto, ante el revuelo suscitado por su anterior artículo. Es decir, se parapetó tras la primera persona que encontró. La mejor defensa nunca es un buen ataque. Y menos si es desproporcionado o injusto.

Desvelar la identidad de alguien que ha decidido ser anónimo en internet por disentir intelectualmente es un acto violento. Sobre todo cuando se hace para señalar desde un lugar autorizado como es una tribuna en un medio de comunicación. La palabra importa. Y lo que se dice en internet, también. Detrás de los usuarios, los avatares, hay vidas, hay personas. Y muchas veces no nos damos cuenta. Son despreciadas automáticamente porque la realidad solo está en los medios, lo que no está no es. Y tiene que ser.  

Si desde la élite, desde el púlpito de la esfera cultural, se dan actitudes disciplinarias ante un público que tiene voz y criterio propio, ¿qué no se hará desde otros ámbitos por obtener interacciones?

De pequeña, recuerdo que tenía miedo a la oscuridad. Ahora el miedo es a la luz. Una luz palpitante, azul, encerrada en un rectángulo oscuro de siete pulgadas. Porque los peores monstruos operan a la luz del día. Y te pueden devolver la mirada en el espejo. 

“The simple narrative taught in every history class

is demonstrably false and pedagogically classist”

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Paquita Aparicio

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí