1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Catástrofe

Después del fuego, el infierno

El pueblo de Batres teme que la despoblación que vive desde hace años se incremente tras el incendio

Israel Merino Batres (Madrid) , 25/08/2021

<p>Rastros del incendio cerca de las viviendas en Batres.</p>

Rastros del incendio cerca de las viviendas en Batres.

I.M.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Una mujer con un vestido desgastado se fuma un cigarrillo en la puerta de su casa, en la calle de la Iglesia. “A nosotros nos evacuaron de los primeros cuando empezó a arder todo”, asegura entre calada y calada. “Mi madre es mayor. Había que irse. Por ella y por el resto. Nos fuimos a Serranillos. El humo lo inundaba todo. El ambiente era rojo. Parecía que las llamas estaban en todas partes. Pasamos mucho miedo. Claro que temimos por nuestra casa. No se quemó. No perdimos nada, pero podríamos haber perdido mucho”. A su alrededor, Batres. Un pueblo de los que llaman despoblado y que ahora se ha convertido en una aldea rodeada por un infierno negro que hace unos días era un infierno de llamas naranjas de hasta veinte metros. “Fíjate lo que ha quedado. En fin. Es lo que hay”. Antes de meterse de nuevo en su casa, se asegura de aplastar bien la colilla en un cenicero amarillo. No puede permitirse ni media brasa más.

El río Guadarrama baña Batres, una pequeña localidad con 1.800 habitantes y dos núcleos urbanos. A caballo entre los términos municipales de Arroyomolinos y Navalcarnero, el núcleo que está más cerca del segundo, a solo 37 kilómetros de la Puerta del Sol, se vio envuelto en el peor incendio forestal declarado en la Comunidad de Madrid en lo que llevamos de verano. Probablemente, no haya otro igual. Suena esperanzador decirlo.

En la avenida de los Olivares, la pequeña –pero a su modo, gran– avenida principal de Batres, los dos únicos bares del pueblo están cerrados. En las persianas de metal, hay un bando pegado con celo en el que se explican los pasos a seguir para solicitar una indemnización por los daños causados por el incendio. Advierten también de que se endurecerán las sanciones a aquellos que se pasen de listos con el fuego.

La tiendecita que corona el bodegón está cerrada. En el parque, una mujer con los brazos tatuados en tinta azul juega con sus hijos. Son pequeños y ella joven, muy joven: “Creo que entendieron muy bien que nos teníamos que ir de casa”, me explica. “Tienen dos y cinco años”. También los evacuaron cuando el incendio se volvió incontrolable.

La mujer lleva una blusa blanca que deja pasar el poco aire fresco que se mueve en el valle del Guadarrama a las cuatro y media de la tarde. Su acento no se parece demasiado al del resto de batreños. “Vivía en Madrid. El padre de mis hijos me dejó. Me mudé con mi novio aquí. Ya sabes. Es que no hay”, dice sin decir nada, solo haciendo con los dedos el gesto del dinero.

“Es muy diferente vivir aquí a hacerlo en Madrid. Hay que coger el coche todos los días para ir a cualquier sitio. Además, no suele haber gente en la calle. Es difícil acostumbrarse. Solo hay viejos”, termina de decir mientras reprime una risilla.

Batres es uno de los últimos pueblos de la Comunidad de Madrid. No solo por su posición en el mapa –prácticamente limita con la provincia de Toledo–, sino por su situación en la mente de los dueños de los despachos. Es una de esas aldeas que tan místicamente llamamos España vaciada.

“No es solo que Batres tenga pocos habitantes, es que está perdiendo los que tiene. Nos estamos despoblando”, asegura en conversación telefónica Víctor Manuel López, el alcalde del municipio. “El incendio nos ha rematado”.

Según las investigaciones que el Seprona está llevando a cabo, el incendio se originó en el barranco del Moral de Batres sobre las cuatro de la tarde del domingo 15 de agosto. ¿La principal hipótesis? Pues que, al igual que la mayoría de los incendios que se declaran en España en verano, fue provocado por el hombre, por el vecino, por nosotros. “Aunque creemos que ha sido por un descuido. Al menos no ha sido intencionado”, matiza López.

Para sofocar el fuego, que llegó a provocar llamas de hasta veinticinco metros de altura por estar sumergido Batres en un gigantesco paraje forestal, entraron en juego 50 dotaciones de bomberos de la CAM y 15 medios aéreos del Ministerio. 

El fuego se volvió peligroso cuando, después de arrear el monte y las granjas de la zona, empezó a asediar el pueblo. Llegó a las casas, llegó a la arbolada de la entrada del pueblo y, en este macabro caso, asedió el castillo, como si de un invasor armado y peligroso se tratara. Un castillo del siglo XV que, aunque se salvó, no pudo proteger su secadero de tabaco declarado patrimonio, que se achicharró. Además, quemó campos de cultivo, una granja y mató a varios animales.

El mismo domingo 15 por la noche, ante el avance de las llamas y la imposibilidad de controlar lo que en este siglo se ha vuelto incontrolable, hubo que desalojar el pueblo. “Yo me volví inmediatamente de Asturias y dejé a mi familia ahí, que estaba de vacaciones”, cuenta también el alcalde.

Otros vecinos empezaron a pelear contra el fuego como podían: mangueras, garrafas de agua, palanganas, recipientes, botellas incluso. Cualquier cosa era buena para impedir que un monstruo achicharrante de cientos de grados quemara lo poco que muchos tienen. Los hubo que estuvieron muy cerca del desastre.

El secadero de tabaco de Batres tras el incendio. | I.M. 

Un hombre de 40 años, un día después de que se declarara extinto el fuego, barre el porche de su casa. El fuego, literalmente, le quemó las puertas de su hogar. De su pequeña finca, salieron ardiendo las periféricas de pino y parte de su porche. Su casa está muy cerca de la arbolada que abraza el castillo y que ya no es arbolada, sino ramas y árboles muertos.

“Cuando ves el fuego cerca, no sabes bien qué pensar”, me cuenta sin soltar el cepillo ni un minuto. “Esto es lo único que tengo. He trabajado mucho. He luchado durante años para tener un trocito de tierra en el que caerme muerto. Y mira en lo que se podría haber convertido”, dice señalando su recogedor, que cargado de un polvo negro que se incrusta en todos los rincones de las casas.

Su drama y su miedo son humanos. Como los de todos los habitantes del pueblo, que a media tarde se encuentran en sus casas, refugiados del picante sol. No hay nada que hacer en sus calles. El tema de conversación es el incendio y muchos tienen ya ganas de apagar el fuego, por lo que prefieren no hablar. Como Romero, un hombre de mediana edad que siempre ha vivido con un pie colgando fuera de los límites de la pobreza y que ahora ha perdido parcialmente su pequeña granja. Han sido, en este caso, los propios trabajadores del ayuntamiento los que lo han ayudado con pequeñas aportaciones económicas. En Batres están intentando que se vuelva cuanto antes a la normalidad.

El fuego ha respetado a los muertos, pero no mucho. Las llamas se quedaron a pocos centímetros del cementerio. Tiznaron de oscuro la tapias del camposanto, que antes era del color blanco de la cal.

Esas mismas llamas que por poco destruyen las casas bajas de colores claros que se levantan en aquel pequeño paraje del valle del Guadarrama. Esas pequeñas casas que forman un pequeño núcleo urbano del que muy poca gente se acuerda. Está cerca de Madrid, pero no lo suficiente. Está lejos de Madrid, pero no lo suficiente.

“Ahora toca pelearse con la Comunidad”, vuelve el alcalde. “Nuestro objetivo es que declaren Batres como zona catastrófica. No queremos menospreciar a pueblos que están en situaciones peores que el nuestro, pero consideramos que esto es la España vaciada. Al menos, la España despoblada. Y no tenemos recursos. Solo con nuestro dinero no podemos hacer nada”.

Como suele pasar en estos casos, son los propios vecinos y las pequeñas administraciones locales las que se están encargando de todo. Necesitan fondos. Necesitan fondos de la Comunidad para poder paliar los efectos de unas llamas que han estado a punto de arrasar todo. Si no es que lo han hecho ya.

Un paseo por el municipio es lo único que hace falta para entender ciertas cosas. Su nombre es Batres, pero podría tratarse de Navalacruz. Está al sur de Madrid, pero podría estar en Ávila. Han ardido unas 200 hectáreas, pero podrían haber sido 17.000.

Siempre es lo mismo. Siempre es un pueblo destrozado. Casas muy juntas y muy bajas que estaban aisladas de todo, y que ahora lo estarán más. Antes, las aislaba el monte, los árboles, la despoblación, la falta de recursos. Ahora, las aislará un manto kilométrico de polvo negro que se mete en tus pulmones y te provoca una tos intensa si respiras más fuerte de lo que debes. Alrededor de Batres, todo está devastado.

Según los peritos del ayuntamiento, los daños materiales del incendio ascienden a 200.000 euros. 200.000 euros para un ayuntamiento con un presupuesto anual de poco más de un millón y medio.

Ahora, la prioridad de la administración municipal es arreglar el entuerto. Buscan ayudas de arriba, de otra administración que pueda evitar que, después del fuego, no se vean encerrados en un infierno del que no puedan salir. El infierno burocrático.

Una mujer con un vestido desgastado se fuma un cigarrillo en la puerta de su casa, en la calle de la Iglesia. “A nosotros nos evacuaron de los primeros cuando empezó a arder todo”, asegura entre calada y calada. “Mi madre es mayor. Había que irse. Por ella y por el resto. Nos fuimos a Serranillos. El humo lo...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí